ALEJANDRA OROZCO

En realidad gozo como nadie estar fuera de Guadalajara, es por eso que este viaje lo planeé desde hace poco más de año, pero nunca pensé que fuera a ser tan diferente y gratificante.

Vivo en Washington DC en una residencia con alrededor de 450 estudiantes que vienen a hacer prácticas profesionales igual que yo. Aquí hay una concentración infinita de diversidad de caracteres y profesiones, lo cual provee al lugar de un toque diverso y único. Tengo que confesar que algo tiene que ver mezcla de razas, lenguas y costumbres, ya que provenimos de más de 30 países alrededor del mundo.

Trabajo en TASSC (Torture Abolition and Survivor Support Coalition) Internacional, como relacionista pro-derechos humanos. TASSC es una pequeña, pero poderosa organización no gubernamental sin fines de lucro. Tiene como último fin erradicar la tortura donde quiera que se lleve a cabo. Aparte de eso, también tenemos un contacto muy intenso con los sobrevivientes de tortura que están buscando asilo político aquí
en Estados Unidos.

Movemos (realmente cuando digo movemos es porque soy parte elemental del proceso) cielo, mar y tierra para conseguirles abogados, doctores, casa, comida y trabajo ya que su circunstancia se los complica en exceso. No tienen el tiempo, la energía, la red social ni la paz mental para hacerlo.

Mi trabajo como interna es bastante diverso. Por ejemplo, soy secretaria bilingüe, editora de documentales, redactora de reportes, asistente personal del director ejecutivo, localizadora de organizaciones proveedoras de fondos y sostén de los sobrevivientes en los juicios.

Como se pueden imaginar estos dos meses que llevo trabajando aquí me han enseñado más que varios vividos allá [Guadalajara]. Estoy expuesta a muchas formas de pensar, que por la falta de multiculturalismo en nuestro país, no tenemos oportunidad de vivir y aprender de ello. Todavía me quedan algunos meses aquí, espero seguir mejorando aún más como persona y ayudando a los demás de la mejor manera que me sea posible.

Deja un comentario