Angie Flores trae el yoga ashtanga a La Perla

El otro día tuve el gusto de entrevistar a Angie Flores, maestra de Ashtanga Yoga, quedé fascinada con todo lo que me compartió. Yo también soy yogui, llevo cinco años haciendo yoga, un poco de todo, también medito y me encanta. Hay algo de la filosofía budista que simplemente me fascina, sin embargo me parece que en los últimos años hemos industrializado esa cultura en Occidente.

Queriendo que todos tengan acceso a ello, hemos dejado atrás todos sus detalles y significados trascendentales. Pero así suele pasar en nuestro lado del planeta, nos encanta encontrar la manera de comercializar todo lo bueno; llegarle a los más en el menor tiempo posible y en ese proceso muchas veces se pierde la dedicación y autenticidad que a muchas prácticas puras se les debe dar.

C23_TalentYoga_03

Entre ellos se encuentran la meditación y el yoga que la mayoría de los occidentales no tomamos tan en serio como lo hacen los orientales con total disciplina y entrega. Meditamos cuando tenemos tiempo y en cuanto a nuestra práctica de yoga pues, hacemos un poco de todo perdiendo la oportunidad de perfeccionarnos en alguna rama en específico. Aquí es donde entra Ashtanga Yoga.

«Ashtanga es un método ortodoxo tradicional que viene de un linaje puro transmitido de maestro a alumno, en el cual por medio de las posturas, técnicas de atención y respiración se crea calor interno, con la finalidad de dar terapia al cuerpo y eliminar toxinas» me explica Angie. «Hay tres grupos de secuencias en el sistema de Ashtanga y cada una tiene su función. La primera serie (yoga chikitsa) desintoxica y alinea el cuerpo. La serie intermedia (nadi shodhana) purifica el sistema nervioso abriendo y despejando los canales de la energía. Las series avanzadas A, B, C y D (sthira bhaga) integran la fuerza y la tolerancia de la práctica requiriendo niveles más altos de flexibilidad y humildad. Estas secuencias se practican exactamente igual en todo el mundo; sin embargo realizar la primera serie puede llevarte hasta 5 años para perfeccionarla e integrar todos los elementos de la práctica que no son sólo hacer posturas.»

Entonces en tu primera clase de Ashtanga empiezas desde cero y sigues un orden especifico A, B, C, D, etc. lo que ayuda a crear hábitos de sueño, alimentación, resistencia y conciencia corporal. Angie me comenta que es muy distinto poder hacer una postura salteada que hacerla dentro de la secuencia completa puesto que necesitas de mucha condición física, resistencia y fortaleza mental para hacer toda la serie.

3E1B5483

Angie tiene 38 años de edad -pero les juro que se ve 10 años más joven- y lleva 10 años haciendo yoga, desde el 2007 realiza puro Ashtanga y después de cinco idas a la India acaba de ser autorizada para enseñar. «Vas a la India al instituto de Ashtanga Yoga ‘K Pattabhi Jois’ que se encuentra en Mysore y es la meca del Ashtanga, pero vas a practicar, no puedes ir con la expectativa de que te den un diploma o de que te autoricen ser maestro porque eso ocurrirá hasta que estés listo.

«Hay gente que lleva 10 años yendo y aún no son profesores de Ashtanga, tienes que ir mínimo en 4 ocaciones al instituto en Mysore entre uno y tres meses para ser otorgado la bendición de dar clases, además de tener la disciplina de practicar diariamente. Esto garantiza que los maestros de verdad estén especializados y puedan ayudar a sus alumnos a digerir la clase.»Además Angie me cuenta que con la industrialización del yoga en Occidente y la tendencia de la sociedad a vivir sólo en zonas de confort, placer y ego -reflejo de nuestros tiempos- es fácil para los practicantes de Ashtanga ver claro y convencerse con la experiencia del por qué de esta práctica diaria, de los maravillosos resultados de esta sabiduría ancestral. Angie recuerda cómo la vida le ha cambiado positivamente en todos los aspectos.Es todo un estilo de vida no sólo un deporte e implica ir transformando varios aspectos internos entre los cuales se encuentran tu alimentación, tus amistades, tus patrones de sueño y disciplina en general.

C23_TalentYoga_02

Para Angie es un sentido de reverencia que fortalece tu espíritu porque no es fácil despertarte diario temprano a practicar, es difícil empezar pero luego te sientes lleno de energía. Tu cuerpo lo agradece, se mantiene fuerte y no se enferma, «es una conexión espiritual muy bonita contigo y con Dios, aunque a simple vista parezca ser puramente física tiene una filosofía detrás muy profunda de preceptos morales, sacrificio y retos que fortalecen el espíritu.»

Es una increíble alternativa si quieres que el yoga para ti también sea algo trascendental y no una mera actividad física para mantenerte en línea. Angie es una de los pocos maestros autorizados oficialmente a dar clases de Ashtanga en México y las imparte en Punto Yoga, dentro de Casa Brasilia en la colonia Providencia, Guadalajara.

«Gracias al interés de la gente Punto Yoga se ampliará y será el único estudio de Yoga en providencia con más de 35 opciones de horarios a la semana,» añade Angie «Tendremos promociones todo abril en nuestras clases de yoga restaurativo, iyengar yoga, vinyasa flow, yoga para niños y Ashtanga Mysore.»

3E1B5649

Punto Yoga
T – (33) 3201 9396
puntoyoga.com.mx
Facebook: Ashtanga Punto Yoga
Instagram: @puntoyoga

Deja un comentario