DSC_7015

Arte y diseño: Alejandro Magallanes y el cruce de ambos caminos

La disyuntiva arte versus diseño trajo a Alejandro Magallanes como artista invitado a la más reciente edición de la feria Wit, que se celebra en la ciudad desde hace tres años y que busca ser un espacio de exhibición de proyectos locales, de artistas consolidados y emergentes. Cream platicó con él en el marco de su realización, y la charla fue lúdica, dicharachera, amable, espontánea, rica en aprendizaje, como lo es el mismo Alejandro.

Alejandro en Wit, Alejandro y Wit: una decisión inmediata

WIT_2016_0787Para Daniela Cordero y Felipe Covarrubias, coordinadores de Wit, el perfil de Alejandro embonaba perfecto con el tema de la feria de este año: “Arte versus Diseño”. Él personifica esta contradicción y esta realidad. Ambas expresiones son y no son a la vez. Pueden ser entidades conflictivas, pero también pueden sobrevivir juntas e incluso pueden maridarse y volverse una. Alejandro es todo eso, con una trayectoria de más de veinte años como ilustrador, fotógrafo, escritor, etcétera: artista y diseñador, finalmente.

Con motivo de la feria, el resultado de esta mezcla fue divertido y sencillo: instalaciones artísticas que representan la idea de Wit, cuando el arte y el diseño se fusionan, cuando se cuestionan entre sí o cuando se diferencian. Las instalaciones artísticas y creaciones de Magallanes demostraron esta encrucijada, esta colisión y este entrelazamiento.

WIT_2016_0982Diseñador, artista, aprendiz y maestro

Alejandro es espontáneo, natural, interesado e interesante. Su obra (carteles, libros, instalaciones, ilustraciones, o todo a la vez) conlleva una carga emocional, dramática, humorística. Sus proyectos, ya sea por petición o propios, son congruentes con su identidad; para él la parte más importante de todo proceso de creación es la idea: “Cada proyecto lleva su propia dirección”, menciona Alejandro, y le parece tan claro y tan simple este motto, que si uno ve su obra, puede identificarlo.

En todo proyecto, Alejandro pone el corazón y los sentidos, y como espectadora de sus instalaciones en Wit, pude constatarlo. La instalación en la fuente, el futbolito en el que arte y diseño son contrincantes, etcétera, parecían explicar por sí mismos la manera en la que él visualiza y materializa cada propuesta, ya sea independiente o por encargo.

Alejandro jugó toda la entrevista con las palabras y con lo que su actividad significa para él. Una idea que se me quedó muy impresa es la manera en la que respeta y cuida el uso tipográfico en sus proyectos: “las imágenes están en las palabras”, “lo que sucede entre las palabras y las imágenes crea un tercer contenido”, “escoger una tipografía para un libro, para un cartel, va a hacer que ese libro se lea mejor, o que el mensaje de ese cartel tenga cierto significado”, “la tipografía es de alguna manera lo que vamos a escuchar cuando vemos o leemos”.

WIT_2016_0829Alejandro es único como diseñador en su manera de expresarse sobre su trabajo y para él el diseño también lo es, pues lo hace una persona en específico. Materializar, primero en la imaginación y luego en una idea, lo que quieres que en un futuro sea la experiencia del espectador o del lector, es una empresa importantísima: “Los diseñadores aspiramos a que nuestros diseños sean atemporales, que puedan habitar la memoria del espectador una vez que han cumplido una función útil, como un cartel de una película, por ejemplo.” El diseño es efectividad y contundencia, pero también es conocimiento y memoria.

El color es otro elemento que emociona a Alejandro, pues acompaña la forma y la carga de sentido. Sin embargo, desde su perspectiva, a veces hay reticencia al usar ciertos colores: “Al color se le usa con prejuicios”, y argumenta que el uso del color no necesariamente conlleva una carga cultural: gracias a él se pueden romper reglas y no necesariamente asociar significados. En general en el diseño “hay que cuestionarlo todo”, dice Alejandro.

Es ese mismo estado de la cuestión lo que lo trajo a Wit y lo que convirtió una participación en la feria en una idea materializada sobre arte y diseño, que habla por sí sola. Alejandro, el diseñador y artista que alguna vez quiso ser filósofo, es sin duda un filósofo y artista del diseño, un diseñador artístico, un artista cuya filosofía es aprenderlo todo y todo el tiempo, aprovechando los sentidos, jugando con los sentidos, admirando lo que está a su alrededor, como lo hicieran los llamados primeros filósofos. Ha sido un placer platicar con Alejandro Magallanes y apreciar algo más de su obra este año en Wit, Feria del Diseño.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario