WordsDemian

Carrera presidencial en Estados Unidos por Demián Bichir

El mundo entero tiene los ojos puestos en la carrera por la presidencia en Estados Unidos. Y no porque se logre hacer de las campañas un espectáculo tan atractivo como los reality shows, sino porque cuando Estados Unidos estornuda, al resto del mundo le da influenza. Hay temas centrales que siempre acaparan reflectores: economía, empleos, seguridad nacional y, por supuesto, inmigración. Este tema es tan importante que la promesa de Obama de concretar una reforma migratoria integral, que permita finalmente sacar de las sombras a millones de seres humanos que viven en ellas, fue lo que lo llevó a la Casa Blanca en dos ocasiones, gracias al voto hispano. Pero el presidente Obama quedó a deber esa reforma. Nunca llegó. Y se ve muy pero muy difícil que la lleve a cabo en lo que resta de su mandato.

La comunidad de trabajadores indocumentados en Estados Unidos, ha sido utilizada como carne de cañón por la clase política de ese país. Unos prometen brindarles el reconocimiento y el respeto que merecen y otros simplemente los tachan de ser el enemigo a vencer. A este grupo de seres humanos se les ha estigmatizado de tal forma, que un sector muy amplio de la población cree que efectivamente han llegado a quitarles el trabajo a los estadounidenses. Se les ha acusado de saquear las arcas de la seguridad social y de no pagar impuestos. Nada más lejano a la realidad. Ellos le dejan muchísimo más dinero a la seguridad social del que toman. Pagan miles de millones de dólares en impuestos sin derecho a recibir algo a cambio. Personajes como Donald Trump les han llamado asesinos y violadores. Tales afirmaciones no son producto de una perversa maldad sino de una enorme ignorancia.

C26_DBichir_webLos trabajadores indocumentados le dan mucho más a Estados Unidos de lo que Estados Unidos les da a ellos a cambio del trabajo arduo y honesto que desarrollan. El problema no es solo Trump, sino la gran cantidad de gente que piensa como él, incluyendo a políticos con más poder que Trump. La triste realidad es que México y Estados Unidos se benefician de esta comunidad de seres humanos. Al gobierno mexicano le conviene no brindarle a su pueblo las condiciones mínimas para desarrollarse en paz, con justicia y dignidad, porque de esa forma continuará el éxodo de paisanos hacia el país del norte, y así México seguirá recibiendo las remesas, que el año pasado rebasaron los 24 mil millones de dólares. Y a Estados Unidos le conviene mantener a estas personas sin documentos, porque de esa manera no pueden organizarse ni exigir salarios justos por trabajos que los estadounidenses no solo no quieren hacer, sino que no podrían realizar tan bien como nuestros paisanos.

Somos muchos los que luchamos por que esa reforma migratoria se logre. No solo para que millones de mujeres, hombres y niños vivan sin miedo, sino para agradecerles que además de fortalecer la economía de Estados Unidos, hacen la vida de todos mejor, más feliz y más fácil. Políticos recalcitrantes como Trump y la mayoría de los republicanos, tienen que dejar de mentirle al pueblo estadounidense. La gente deberá ser más activa en investigar cuánto ayudan los inmigrantes indocumentados para hacer America great (again), como dice el eslogan de Trump. La ignorancia genera miedo y el miedo, odio. El futuro de más de doce millones de seres humanos está en juego. Una amenaza como Trump abarca a muchos millones más, por eso dudo que llegue a la Casa Blanca. Trump es como los programas de chismes: la gente los sintoniza para ver qué tonterías dicen, pero nadie los toma en serio.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario