© Undine Pröhl  (56)

Casa Fayette

El pasado septiembre en Guadalajara se llevó a cabo la apertura del nuevo hotel de Grupo Habita: Casa Fayette. Ese fin de semana estuvo muy divertido, lleno de grandes amigos, arte, diseño y fiestas. En los meses anteriores todos habíamos ya escuchado que Grupo Habita tendría un nuevo hotel. Los tapatíos sabíamos y presumíamos que sería en Guadalajara, así que cuando recibí la invitación me emocioné mucho, no solo por el gran cariño que le tengo a mi amigo Rafael Micha, uno de los dueños de Grupo Habita, sino porque sé el proyecto tendrá siempre mucho que ofrecer en cuanto a diseño, arte, fiestas, etcétera, en mi ciudad natal.

Así llego el momento, nos alistamos para las distintas actividades, empacamos la hermosa invitación que incluía un pin con el logo del hotel, el programa de actividades, y partimos. Llegamos el viernes al aeropuerto que ya daba rastros de cómo sería el fin de semana: diseñadores, socialités, medios, artistas plásticos, celebridades, todos en la Terminal 1 del aeropuerto de la Ciudad de México. Nuestra primera parada: el delicioso restaurante Alcalde que es desde ya uno de mis favoritos. Ahí nos encontramos a varios amigos que venían a la inauguración y que, igual que nosotros, estaban disfrutando de unos frijoles charros, lechón al pipián, pulpo a las brasas y un magret de pato que estaban para chuparse los dedos.

© Undine Pröhl  (30)De ahí nos fuimos a descansar un rato porque en la noche comenzaría la bacanal. Asistimos primero al taller del artista local Jose Dávila, quien presentaba su libro, echamos unas cervezas y unos tequilas, platicamos con todos los invitados que pertenecían en su mayoría a la escena artística nacional. Esa noche Grupo Habita había organizado una cena para los foráneos en el Palacio de las Vacas, una casona espectacular en donde se respiran todavía las grandes épocas del porfiriato: Dan Ragone presidente de Interview Estados Unidos (la revista que fundó Andy Warhol), junto a grupo Habita, recibió a 120 invitados en una deliciosa cena. Entre ellos estaban Patrick Charpenel, Waris Ahluwalia, Mia Moretti, Rodrigo Ramos y Tessa Brockman (los nuevos socios de los Micha), Carlos Couturier, Moisés Micha, Joanna Farías y Héctor Pacheco, Brenda Díaz de la Vega, editora de Harper’s Bazaar, su esposo Rudolph, Ariadne Grant, editora de Marie Claire, y Kelly Talamas editora de Vogue México.

Después de la cena todos nos fuimos al Rusty, un speakeasy bar de varios artistas contemporáneos locales. Esa noche tocó el DJ Mathiew. Todos tenían la mejor actitud, felices de estar en mi querida ciudad. Más tarde nos fuimos a seguirla a varios antros y algunos terminaron en la famosa Copa de Champagne, cantando a la orilla del bar con el piano de fondo. Ya con los primeros rayos del sol en el horizonte nos fuimos a dormir con una sonrisa en la cara y preocupados por poder estar listos para lo que se veía venir para ese sábado.

© Undine Pröhl  (46)Despertamos tardísimo, con un hambre feroz y decidimos irnos directo al brunch que organizaba Habita en el nuevo hotel. Sería la primera vez que lo veríamos e íbamos llenos de emoción y grandes expectativas de conocer la nueva joya de la corona. Al llegar nos dieron un recorrido por las nuevas instalaciones, que me encantaron, aunque su diseño es muy Miami: la luz de sus espacios, sus varias terrazas, el área de la alberca, su restaurante ArtDeco y las habitaciones sencillas, como todas las del grupo, pero con todas las comodidades necesarias y los colores que me recordaron una época que adoro. Los diseñadores de Milán Dimore Studio, Emiliano Salci y Britt Moran, también se anotaron un diez. El hotel respeta el diseño de la propiedad original, la arquitectura de la zona, que es la colonia Lafayette (por eso el nombre del hotel). En fin, disfrutamos la tarde con drinks, música puesta por DJ Titina Pezini y comida deliciosa del chef del hotel, que viene de Nueva York. Así entre pizzas, hamburguesas, bagels, ensaladas, comimos hasta morir. Me encanta que haya una nueva opción en Guadalajara para comer.

Después del brunch decidimos ir a Travesía Cuatro, la galería madrileña que tiene sucursal en la ciudad y que presentó obra de Walead Beshty quien, solo como dato cultural, es de los artistas más representados en la bienal de Venecia de este año, según palabras de la directora de la Galería, mi querida Inés López. De verdad valió mucho la pena la exposición: presenta unas pantallas de plasma intervenidas y una pieza que reúne piezas desechadas por artistas contemporáneos que han trabajado con Cerámica Suro. La obra titulada Payasos consta de un montón de piezas de cerámica de distintos artistas, en verdad increíble. Salimos de ahí corriendo a comer a La Docena, otro de mis lugares favoritos de la ciudad: ostiones, camarones, mariscos, muy recomendable. Lo siguiente fue irnos a descansar un rato pues en la noche sería la fiesta de inauguración de Casa Fayette y había que ponernos guapos, así que después de una siesta nos comenzamos a pimpear para salir a la fiesta.

© Undine Pröhl  (12)La fiesta organizada por Habita fue en Villa Esperanza, una casona hermosa de la colonia Lafayette (coloquialmente conocida como Americana). Aunque no había gran decoración, estuvo increíble. Una de las cosas más divertidas era una instalación en uno de los cuartos, donde un mayordomo estaba todo el tiempo limpiando todo el espacio en donde dos señoras encopetadas fumaban y tomaban toda la noche hasta perder el estilo, por dios, nada que ninguno de nosotros no hagamos. Y así, con los beats de la DJ Mia Moretti que venía acompañada de una violinista, todos bailamos hasta las cinco de la mañana. Como los Micha piensan en todo, había un puesto con tacos que a más de uno nos hicieron el paro para poder sobrevivir la noche. Con mucho tequila encima, los más de 600 invitados tuvimos una de las mejores noches de la ciudad en mucho tiempo: foráneos, angelinos, neoyorquinos, chilangos y tapatíos convivimos por una noche de excesos, maravillosa como las que nos gustan.

Con el domingo llegó el momento de regresar a la vida cotidiana, descansar de un fin de semana increíble, curarnos las fiestas y guardar en nuestras memorias esos días de amigos y grandes producciones. Ya solo me resta decir: ¡Bienvenida, Casa Fayette!

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario