DSC_9049

Cecilia León de la Barra: todos los colores en sus venas

20170113_0014Cecilia, diseñadora industrial y curadora de diseño, de voz amable, se inició en este ámbito en la universidad sin saber lo que realmente significaba, y lo que el destino le depararía: una vida repleta de objetos con sentido, llenos de color. Al terminar la licenciatura, siendo generación 2000, se integró a un grupo de personas para dar nacimiento a MOB, el despacho/taller que evolucionó a showroom/tienda para exhibir la propuesta de diseño de los creativos. Si bien la idea nació como un espacio básico en la Condesa en el DF, hoy día es un despacho que ofrece una tienda online para adquirir objetos, y hasta atender proyectos en donde se involucra la creación o la asesoría.

Comenta ella: “Estuve 5 años con MOB. Somos un grupo de esa nueva generación que se presenta con el cambio de siglo, y cambia las ideas que había, dándoles más humor y color.” Posteriormente en el 2004, y durante unos cinco o seis años, le dedica su atención a NEL, un colectivo que cofundó de la mano de Óscar Núñez, bajo un objetivo de carácter lúdico para generar objetos que cuenten una historia, o que tengan una carga emocional, o una misión tal vez más política, no con el afán de rebeldía, sino de transmitir un mensaje que puede ser ambiental.

IMG_8245Una de las últimas piezas que creó para NEL fue su “Piso-Ciudad”, el cual fue instalado recientemente como mural en el nuevo Mercado México en Guadalajara, y que fue creado en el 2010 para una exposición en la Casa del Lago de Chapultepec. Hablando de piezas que dejaron huella, también plasmó su creatividad en el piso que diseñó para el Mercado Roma en la Ciudad de México, por invitación del reconocido despacho del Arquitecto Michel Rojkind: “Es una delicia hacer pisos, y transmitir la experiencia de llegar a un lugar que te recibe, y te llena de color y luz.”

Durante y después de NEL, Cecilia, como independiente, se ha dedicado a los proyectos y la consultoría de diseño, y además lleva once años contribuyendo a la academia: “Disfruto mucho la parte educativa de mi trabajo porque no solo compartes, sino que te nutres de los estudiantes por sus ganas de conocer, experimentar y aprender.” Fue la academia lo que la adentró tiempo después en la curaduría de diseño, ámbito que como la educación, involucra la investigación y también se comunica: “Me atrajo desde el inicio porque complementaba la parte de compartir a otro público lo que es el diseño, lo que hacen los diseñadores y el valor de lo que crean… La curaduría es muy interesante porque generas más preguntas que respuestas.”

plastico fino chicoSu primer proyecto como curadora fue “Hecho a Mano, nuevos procesos colaborativos de diseño”, del año 2010, que describe como “una exposición muy bonita”, pensada como un diálogo entre diseñadores, artesanos y comunidades, y que mostró artesanías como piezas casi únicas. Entre sus muestras destacadas, cabe mencionar que en 2014, con Jorge Gardoni, montó una exposición para Archivo Diseño y Arquitectura: “COPIAS, transformación y evolución de procesos creativos.” Ella dice no tener ninguna exposición preferida en su currículo, ni tampoco una pieza preferida de su creación, pero confiesa que le provoca una sonrisa ese florero que replicó en cerámica utilizando como molde aquél de plástico, usado para las lápidas de los cementerios, o aquella famosa silla inspirada en el banquito Bangladesh que vio en Londres en un viaje con su hermano, ese de colores hecho a mano con la técnica del polivinilo y que hoy se conoce como la silla Acapulco.

2-x-1_4stool.Un proyecto muy relevante para Cecilia los últimos tres años ha sido Zona Maco, a través del cual siente aportar su grano de arena como curadora del pabellón de diseño en el impulso del talento mexicano y del mundo: “Es un proyecto interesante e importante para exponer y comercializar diseño. El objetivo de promover que la gente compre y coleccione diseño se está logrando; es cierto que falta tiempo y se está consolidando, pero esta es una labor larga y de paciencia que siembra. Poco a poco es más coherente y más sólida la sección de diseño, y estoy satisfecha del avance.”

Cecilia, la diseñadora que se encanta por el color de los objetos, pero dice no tener un color favorito. Es la creativa que no solo concibe piezas, sino busca difundir y transmitir el trabajo de otros: “Me encanta que la gente conozca el trabajo de todos, así me doy cuenta de que no voy sola, y me gusta compartir lo que va descubriendo alguien más, e incentivar que la gente siga también creando.”

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario