ARTcynthia

CYNTHIA GUTIÉRREZ Y JUAN CAPISTRÁN

Zona Maco no es sólo la feria de arte contemporáneo más grande del país, sino de toda Latinoamérica. Dirigida y fundada por Zélica García, la feria nació con el propósito de acercar tanto a coleccionistas como a público en general, al trabajo de los principales artistas representados por las galerías concurrentes.

La feria se llevó a cabo del 18 al 22 de abril en la Ciudad de México, y contó con la participación de 95 galerías de 19 países, representando a más de 900 artistas.
Una de las exposiciones paralelas dentro de la feria fue Zona Maco Sur, sección de proyectos, bajo rigurosa invitación. Después de tres años consecutivos, curada y coordinada por el brasileño Adriano Pedrosa, Zona Maco Sur se renovó y enriqueció bajo la tutela de Patrick Charpenel, curador y coleccionista a cargo de la Colección Júmex.

Charpenel nos platicó sobre el planteamiento que germinó en la selección de proyectos que tendremos oportunidad de apreciar en la feria.
“Para la edición 2012 se planteó enriquecer la muestra de dos maneras: una, al romper con la monotonía de la distribución arquitectónica lineal, ofreciendo ahora espacios diseñados para cada obra, y al generar un diálogo en el que que dos artistas de generaciones opuestas se confrontan estratégicamente; así, el primer grupo se conformó con once personas menores de 36 años, y el segundo, con once mayores de 54. Como consecuencia quedaron excluidos los creadores que van a la mitad de sus carreras, para concentrarnos exclusivamente en productores jóvenes o artistas maduros.

El presente proyecto muestra veintidós galerías internacionales con artistas que trabajan en condiciones material y culturalmente difíciles. La estructura del montaje permite resaltar así, posiciones críticas y exaltadas, a la vez que universos subjetivos y personales. Zona Maco Sur 2012 ofrece una visión distinta del concepto hemisferio sur, permitiendo así que el público descubra nuevas o consolidadas perspectivas de nuestro presente histórico.”

Dentro de estos proyectos, dos pertenecen a artistas tapatíos. Citando las palabras de Charpenel, tanto Cynthia Gutiérrez, como Juan Capistrán “abordan sus proyectos desde una posición crítica y de resistencia”.

Cynthia Gutiérrez

The material of memory, then, cannot be a
concrete image of plenitude, but only an
image of loss.

Hartwig Isernhagen

Para Cynthia Gutiérrez, la contemplación es un hábito diario. Una peregrinación que nos invita a ver los objetos cotidianos para, después, mirarlos de nuevo y percibir aquello que no habíamos observado. La obra de la artista nos revela los secretos más sublimes de las cosas e ilumina esa fuerza desconocida que encierran: la memoria. La memoria como visión dualista, como apreciación distintiva a la comprensión unitiva, como ausencia que crea materia, forma y función, como construcción truculenta que condiciona nuestra interacción con la realidad.

¿Cuándo nace tu pasión por el arte? He tenido un acercamiento con el arte desde chica, mi papá es escultor y una tía pinta, así que siempre estuve próxima al ámbito creativo.

¿Qué estudiaste y dónde? Estudié Artes Visuales, con orientación a Escultura, en la Universidad de Guadalajara.

¿Cómo le explicarías a un niño qué es lo que haces para vivir? Hago conexiones entre mi cabeza y el mundo, y las muestro de alguna forma. Muchas veces son preguntas o posibilidades. Cuando tengo cierta preocupación o interés, empiezo a buscar y, aunque a veces parece que no sucede nada durante esas búsquedas, el material se va acumulando, y en algún momento funciona.

¿Qué rituales te ayudan en tus procesos creativos? Los ratos de esparcimiento sin un fin específico me ayudan mucho a poder pensar en ideas nuevas, a poder generar conexiones con otras cosas… Tener tiempo libre para caminar.

Aparte de la producción de tu obra personal, sé que has colaborado en la consolidación de diversos proyectos artísticos ¿recuerdas alguno que hayas disfrutado mucho? El proyecto del jardín botánico de Culiacán.

Platícanos un poco sobre el proyecto que presentas en Maco Sur. Es un proyecto que he titulado El fracaso de la memoria, que pretende cuestionar los sistemas centralistas impuestos que nos rigen, ofreciendo una visión alterna que ponga en entredicho la historia unilateral. La idea es recuperar elementos con cierto valor artístico, histórico o social, y desplazarlos, contrastarlos, desarticularlos y rearticularlos en una nueva forma o en un contexto distinto que los resignifique. La carga intrínseca de estos símbolos, traslapada y conjugada con distintos tiempos y contextos, genera fuertes choques y dinámicas distintas.
Un conjunto de obras, en diferentes medios y soportes, que desarrollé en torno al Obelisco de Aksum (en realidad una estela funeraria) que, en 1935, fue llevado a Roma por el ejército de Mussolini como trofeo de guerra. Después de muchos años de negociaciones, trámites y trabajo arduo, en el 2008 finalmente se erigió de vuelta en Etiopía.

¿Cuáles son tus proyectos a futuro? Pienso seguir trabajando sobre El fracaso de la memoria, seguir explorando el tema desde otros ángulos y ver a dónde me lleva.

¿Qué galería te representa? Plataforma Arte Contemporáneo.

¿Cuáles son tus lugares favoritos en la ciudad? Mi casa, la Comercial Mexicana, Karnes Garibaldi, Fantasías Miguel y el Diente.

¿Qué te gusta hacer en tus ratos libres? Descansar, caminar, pensar, comer botana y ver películas; ver plantas y leer.

¿Tienes algún guilty pleasure? ¿Cuál? Acomodar las cosas por colores o materiales…. Cuando compro productos, a veces me importa más el envase porque imagino dónde lo voy a colocar y cómo se va a ver entre las cosas que ya tengo allí.

¿A quién admiras? A la gente trabajadora y justa.

¿Has conocido a alguien a quien admires mucho? A mis padres.

Juan Capistrán

“We declare our right on this earth…to be a human being, to be respected as a human being, to be given the rights of a human being in this society, on this earth, in this day, which we intend to bring into existence by any means necessary.”
Malcom X

¿Dónde naciste? Nací en Zapopan, pero el resto de mi familia es de un pueblo fuera de Guadalajara llamado Tecolotlán.

¿Cuándo te fuiste a vivir a California? Cuando cumplí tres años, mi familia y yo alcanzamos a mi padre en Los Ángeles.

¿Qué estudiaste y en dónde? Tengo una licenciatura en New Genres, en la Universidad de Arte y Diseño Otis, y una maestría en Studio Art, en la Universidad de California, en Irvine.

¿Cuándo supiste que querías ser artista? Creo que desde muy pequeño lo supe. Recuerdo que siempre dibujaba; deseaba aprender a dibujar todo aquello que veía. Como a los trece años empecé a grafitear, y no fue hasta entonces que me interesé en el arte de una manera más formal. Tal vez si no hubiese sido por el grafiti, jamás hubiera entrado a la escuela de arte.

He observado que la mayoría de tus proyectos se relacionan con la música ¿podrías hablarnos un poco al respecto? Así es. Casi todos mis proyectos, de alguna u otra manera, están relacionados con la música, ya sea en el título o porque hay una referencia directa a la letra de alguna canción, género musical o subcultura. La música ha jugado un papel muy importante en mi vida. He sido partícipe de distintas subculturas musicales, así como dj durante mucho tiempo. Hasta cierto punto, estas subculturas me han ayudado a definir mi identidad.

¿Cómo te relacionas con la identidad mexicana al haber crecido en Los Ángeles y cómo influye esta circunstancia en tu trabajo? La identidad mexicana con la cual yo me identifico es muy distinta a la de mis padres y a la cultura de la cual provienen. Por ejemplo, el español que yo hablo es el español que se habla en Los Ángeles. Creo que mucha gente se aferra a una idea, a un ideal, de lo que significa ser mexicano y, como resultado, se crea una cultura totalmente distinta a ésta. Yo crecí en un área de Los Ángeles que era principalmente afroamericana y, por lo mismo, siento que esta cultura me ha marcado más que cualquier otra.

¿Cómo es tu proceso creativo? Leo y escribo mucho, también veo un montón de películas. Constantemente estoy observando las cosas y escucho música todo el tiempo. Además, mantengo un diálogo constante con otros artistas.

¿Cómo y cuándo comienzas a trabajar con Curro y Poncho? Fue gracias a Patrick Charpenel que comencé a trabajar con ellos el año pasado. Patrick vio mi obra y sintió que la galería y yo podríamos trabajar bien, juntos.

Gran parte de tu trabajo contiene fuertes referencias personales y subculturales. Pensando en las piezas que exhibirás en Zona Maco Sur, me gustaría preguntarte ¿qué inspira este proyecto, cuál es la idea que lo determina? Toda la obra que realizo proviene de un espacio muy personal. El proyecto para Zona Maco Sur conmemora dos eventos que acontecieron hace veinte años. El primero es el asesinato de Latasha Harlins, una amiga de la infancia; y el segundo, los disturbios ocurridos en Los Ángeles en 1992. Las piezas abordan las ideas de justicia y rebelión, ideas con las cuales todos podemos relacionarnos.

¿Qué opinas de la escena artística en Guadalajara? Encuentro muchas similitudes entre Los Ángeles y Guadalajara. Creo que la ciudad tiene mucho que ofrecer. A pesar de que la escena artística continúa siendo pequeña y creciendo poco a poco, tiene muchísima energía. Creo que es un excelente lugar para que los artistas jóvenes trabajen, ya que tiene un gran potencial.

¿Cuáles son tus lugares favoritos en Guadalajara? Anita Li y Karnes Garibaldi, también tuve la fortuna de probar la nueva cerveza de Eduardo Sarabia, Ventura y ¡me encantó!

¿Qué te inspira? Creo que hay muchísimas personas y cosas que me inspiran. Todos y todo tienen algo que ofrecer.

¿Has tenido la oportunidad de trabajar con alguien a quien admires? Sí, uno de los mejores artistas con quien he tenido la oportunidad de trabajar es con Daniel Joseph Martinez. Él vive en Los Ángeles y fue uno de mis mentores durante la carrera.

¿Qué consejo les darías a los artistas que apenas comienzan? Que lean, observen y que nunca dejen de aprender ¡ni de cuestionarse!

 

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Un comentario

  1. Marledoc1969 dice:

    Hola Cynthia. Felicidades por tu obra.
    No soy artista, de hecho me dedico al arte pragmático de la ciencia, pero gracias a Dios he podido superar mis miedos hacia la cultura y últimamente me dedico a observarla y dejarme llevar por ella. Cuando veo tus obras, me provocan un sentimiento de ausencia y de búsqueda, pero hacia el pasado, no hacia el presente. Algo parecido a la sensación de caer hacia atrás solo basándonos en la teoría de que alguien podrá sostenernos. No logro ubicar el tiempo en ellas, es como si hubiese un vacío de minutos por todos lados, no hay crónica, más bien hay un silencio grave. Gracias por darme la profundidad que necesitaba hoy.
    Por cierto, das algún tipo de Taller ó me pudieses recomendar uno?

Deja un comentario