c29_212_03

Escenario Panamérika

c29_212_04Las gotas caían sin parar, como el número de asistentes que llenaba avenida Chapultepec. Era sábado 12 de noviembre y Guadalajara se bañaba en rock con en el Festival 212 rmx. La temperatura descendía y seguía lloviendo, aun así la gente salió a las calles abrigada con sus chamarras de piel, botas Dr. Martens y jeans rotos, para deleitarse con horas y horas de buena música. La adrenalina se comenzaba a sentir varias cuadras y calles antes de llegar al escenario Panamérika: la gente entusiasmada, la música en las venas, las alas en el corazón, y mucha pero mucha buena vibra. En este escenario se presentaron grandes bandas como cnvs, We Are The Grand, The Guadaloops, Pedrina y Rio, Denver, Dawn Avenue y Pumcayó, entre otros.

c29_212_02Fue entonces momento para un cuate llamado Berny de llegar al escenario, nervioso, preocupado, mojado y entusiasmado. No era de sorprender pues tener la oportunidad de estar cara a cara con sus ídolos musicales lo hacía temblar, como le pasaría a cualquiera. Bernardo llegó con su cuaderno en la mano, como un niño que hace su tarea. Tenía anotadas todas las preguntas que les haría a estos intérpretes. Tocó el turno de entrevistar a uno de sus grupos favoritos aquel día, The Guadaloops… poder platicar con los chicos raros del hiphop; fue un momento mágico pues esta breve pero concisa plática se dio minutos después de que ellos bajaran del escenario, cuando aún todo el público gritaba “¡Tino! ¡Tino!”, pues aclamaba al vocalista de la banda. Corriendo y entre las multitudes llegaron The Guadaloops a sus camerinos donde ya Bernardo los esperaba para entrar en acción y entablar conversación.

“¿Qué piensan ustedes cuando son considerados los chicos raros del hiphop?”, le preguntó Bernardo a Sam Mendoza, baterista de la banda, y él contesto muy seguro de sí mismo y con una sonrisa de oreja a oreja: “Pues está chido, está bien mientras hablen. Siempre las cosas especiales crean un poco de tensión, no nos catalogamos en ningún lado ni nos encasillamos en un género sino que somos una banda de independientes que mantenemos nuestro camino”. The Guadaloops tienen en su último disco una canción llamada “Alma nueva” cuyo tema es la esperanza. Durante la conversación ellos mencionaron que se trata de volver a nacer, de volver a creer, siempre hay una luz, toda alma nueva se trata de renacer en todos los sentidos “tanto en nuestra música como en nuestro país, de volver a los principios importantes de donde estamos, a la esencia”.

c29_212_01Salí corriendo del camerino pues los bajos no dejaban de sonar. Era turno de We Are The Grand, grupo chileno que en 2015 se presentó en el Vive Latino, compartiendo escenario con Babasónicos y Franz Ferdinand. La gente bailaba, gritaba, y cómo no si los chicos chilenos llenaron de energía la Perla Tapatía. Acto seguido Pedrina y Río, dueto mexicano con más de seis millones ochocientas mil reproducciones en Spotify, con su canción “Enamorada”, puso eufórica a toda la audiencia. El siguiente turno fue para la banda tapatía Pumcayó, que lleva puliendo sus shows en vivo por más de tres años. Prueba de esto fue su más reciente presentación en el parque mirador de la Barranca de Huentitán. Ellos comentaron que anteriormente la banda tenía una alineación distinta y que ahora ya cuenta con una postura medular correctamente calibrada. Para finalizar la noche y cerrar con broche de oro, Denver salió al escenario y la rompió. Años atrás la banda había tenido que cancelar su show en el mismo festival, a causa de la lluvia, y esta edición esto no iba a ser problema. Estos chilenos cuentan con una trayectoria artística que data del dos mil cuatro, cuando se unieron como agrupación. En el dos mil seis lanzaron su primer ep, y actualmente cuentan con un cover de Juan Gabriel: la canción “Pero que necesidad”.

c29_212_05Eran pasadas las doce de la noche cuando el festival llego a su fin. Todos los asistentes estaban satisfechos, felices y también Bernardo lo estaba. Guadalajara una vez más nos demostró a todos que es un gran escenario para la música y la cultura. No es necesario viajar a otras ciudades del mundo para poder disfrutar de tanto talento musical, basta con salir a las calles, caminar unas cuantas cuadras y dejarse deleitar. Gracias a RedBull y a Panamérika por esta maravillosa experiencia. Bernardo espera con ansias la siguiente edición de este festival que, está seguro, será otro rotundo éxito como este lo fue.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario