DSC_5957

Fermín Jiménez Landa

El artista Fermín Jiménez Landa, originario de Pamplona, España, realiza acciones, intervenciones públicas, video, dibujo… Con motivo de “El nadador”, su más reciente exposición en el Museo de Arte de Zapopan (MAZ), nuestra colaboradora Karla Cova Villa conversa con él.

DSC_5982¿Cómo decidiste ser artista? ¿Siempre lo supiste?

Creo que en general los humanos más bien decidimos dejar de ser artistas. Lo que quiero decir es que todos los niños dibujan, juegan, hacen formas, y de repente, poco a poco, sin querer la gente va dejando de ser artista.

Como decía Picasso, que le tomó toda la vida volver a pintar como pintaba de niño…

Sí, sí, pero no es lo mismo, más bien simplemente creo que el proceso es seguir haciendo ciertas cosas que hacías de chico. Los niños dibujan, crean. No conozco a ningún niño que no lo haga. Eso por un lado. Y por otro lado, sí que es verdad que hubo un momento definitivo. Yo era de familia de ciencias, mis padres son muy de ciencias puras. Uno era ingeniero y otro químico. Yo tenía una tendencia a las bellas artes o al teatro o tal, pero pensaba que iba a estudiar una carrera de ciencias, y justo en el año en que debía tomar la decisión, de repente dije: “no, voy a estudiar bellas artes”. No es que haya cambiado nada más allá de la decisión profesional, o por lo menos estudiantil. Quiere decir que en mi día a día no era ni más ni menos artista porque de repente decidí estudiar bellas artes.

DSC_6213Me perece que tu trabajo obliga al público a imaginarse el destino de las obras. ¿Por qué te gusta encomendarle a la audiencia esa responsabilidad?

Pues porque no creo en una jerarquía del tipo artista/espectador. En general a casi nadie nos gusta ser demasiado tajantes en el sentido de las obras y normalmente eso, como espectador, te gusta. Creo que cuando más te llenan las cosas es cuando te dejan parte de la tarea a ti.

Hay en tu obra una constante búsqueda de fricciones entre mundos distantes, por ejemplo, entre lo romántico y lo sucio. ¿Qué encuentras en los polos opuestos, por qué te atraen?

Ya… pues me lo he preguntado yo también. Creo que en general pasa en casi todas las creaciones, o sea, le pasa a mucha gente, pero es verdad que a mí más a menudo. Desde luego que una de las grandes fuerzas de la creación es la unión de opuestos, entre otras cosas porque la vida es así. O sea, la vida no es nada lineal, estás comprando en un supermercado y de repente te llaman por teléfono y te dicen que se ha muerto tu abuela; es decir, nunca hay nada tan lineal…

DSC_5998Pero hay algo muy poético entre tus opuestos… ¿lo haces adrede?

Sí, sí, sí… llega a haber varios asuntos ahí, ¿no crees? Yo creo que la vida es así y una de las cosas que les da energía y tensión a los trabajos es ese equilibrio. Más que equilibrio, ese desequilibrio. También estoy continuamente preocupado precisamente por que las obras estén en equilibrio… en uno muy precario. Ahí a veces el humor me da miedo, que se me quede demasiado humor. Por ejemplo, utilizo el humor para hablar de cosas graves, pero al mismo tiempo existe un riesgo de pensar que tal vez me estoy pasando, que se me está cayendo el chiste.

Esta manera de ligar asuntos aparentemente ajenos entre sí, también está presente en el proyecto que realizaste en 2006, centrado en el peso de personajes famosos. ¿Adónde querías llegar con esos opuestos?

A poner encima de la mesa esas distintas capas de la realidad que se oculta. Quizás por eso de que estudié ciencias hasta el último minuto, pues me fascinaba, en este caso, cómo podría haber una conexión, que al final la hay, entre algo tan sencillo como que las masas se atraen entre sí, y estamos en una gran masa, por tanto la gravedad nos atrae hacia el centro. Todo eso acaba configurando las metáforas que utilizamos al hablar, como el peso de la historia, todo lo que tiene que ver con un hacia abajo. La lucha del hombre contra la gravedad acaba permitiendo que todas las metáforas sean: todo lo que siempre va hacia abajo es malo y lo que va hacia arriba es bueno. De repente había algo ahí, en cuanto a los personajes y su peso simbólico: era tomar un solo elemento de esos personajes, muy frío y empírico, que era su peso físico y trasladarlo a otra cosa.

DSC_5938¿Qué te llevó a escoger ese tipo de personajes, como Kirk Cameron? ¿Por qué ellos?

Hay un equilibrio entre los personajes, de no querer pasarse de tocar la alta cultura. Incluso me atreví a rozar el kitsch al citar por ejemplo a Glenn Medeiros o a Kirk Cameron, y sin embargo la operación era muy fría y muy de otro ámbito. El hecho de irse hacia este extremo tan kitsch y estar creando una imagen tan visual… Estás visualizando a Kirk Cameron pero no lo ves, estás viendo otra cosa.

¿Podrías platicarme de tu proceso creativo de producción? ¿Dónde empieza y dónde termina?

Pues ni empieza ni termina porque viene de otras obras que derivan en otras, que va a haber después y, simplemente, lo que desde luego hay es una manera de pensar en común o algo así, y ya cuando se va acercando el día de la exposición, pues vas seleccionando y equilibrando.

DSC_6320Platícame de “El nadador”, ¿de donde surge?

Había visto la película El nadador (Sydney Pollack y Frank Perry, 1968) cuando era muy niño, y luego unos añitos después vi el anuncio de Levi’s inspirado en la película. Pasaron los años y vino el recuerdo de una película muy rara en la que un tío iba nadando en línea recta de alberca en alberca, y mi mente lo asoció con el anuncio. Esta imagen me parecía súper potente: trazar una línea recta en donde vas saltando vallas, y encima con los años descubres toda una tradición del arte, como Richard Long, la línea recta y el minimal. Yo estaba fascinado con las albercas verticales que se venden en los costados de las carreteras, las prefabricadas… siempre que las veía, quería hacer algo con ellas pero no sabía qué. Lo que detonó el proyecto, fue una noticia muy sensacionalista: la policía británica había alertado sobre un grupo de jóvenes que utilizaba Google Maps para localizar piscinas interesantes, y cuando los dueños de la casa salían, hacían fiestas en sus casas, utilizando las piscinas. Ahí acabé de unirlo con Burt Lancaster (protagonista de El nadador). La invasión de la privacidad con el satélite me parecía muy interesante.

Me encanta que hayas ido metiendo la nariz en albercas ajenas de la zona metropolitana de Guadalajara, en correspondencia con una línea recta trazada por Google Maps. ¿Existe como cierto morbo, o de qué va que estés merodeando en la privacidad de otros por medio de una aplicación?

Es muy interesante cuando la gente se queda en shock y al abrirte la puerta te pregunta: “¿Pues cómo sabes que tengo alberca?” Procuro no decir que soy un artista, y si la cosa empieza a ir mal entonces digo que es para un proyecto en el maz. El planteamiento es muy sencillo: coges un plano y trazas una línea. Empiezas a encontrarte con cómo está distribuido el espacio, ¿quién es el dueño de esos lugares?, ¿quién tiene alberca y quién no?, ¿qué tipo de seguridad hay en la puerta? Al final hay un planteamiento muy naive y la verdad hasta morboso. Acabas encontrando unas respuestas mucho más interesantes, sociológicas, incluso hasta políticas. El morbo y esta cosa humorística te ayudan como espectador a meterte en otras cuestiones que pueden ser después más serias, pero que están ahí y que van de la mano del humor y del morbo.

¿Cuál es el cuestionamiento al que quisieras que llegaran los espectadores?

No hay un solo acercamiento, sino que de un asunto pueden dispararse varios sentidos a la vez. El sentido político, el sentido social, el performático, el situacionista. No quiero que exista un solo sentido, pero en cuanto a Guadalajara sobre todo, hay una conclusión relacionada con cómo se está haciendo esta ciudad. El tema de los cotos y privadas me parece terrible. Lo imposible que es hacer esa línea recta, lo curva que me ha salido, da pie a reflexiones sobre qué tipo de ciudad se está construyendo, que tiene que ver al final con cosas más drásticas como la violencia y la seguridad. Creo que es esto lo que más se me ha quedado de este viaje.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario