FERNANDO LEBRIJA

Para Fernando, el cine es lo más importante en su vida. Es su pasión, hobby, trabajo, diversión, sufrimiento, locura, meta y gran sueño. Actualmente se encuentra filmando en Puerto Vallarta I Brake for Gringos, una comedia irreverente de dos chavos americanos que vienen a México por primera vez.

¿Cómo nació tu interés por el cine? Gracias a mi padre, quien me llevaba al cine desde muy chico. Yo era su partner viendo películas, series de TV y todo lo audiovisual. Y también gracias al apoyo que siempre me dio mi madre.

¿Qué estudiaste? Comunicación y Fotografía. Después hice una maestría de Producción de Cine en el AFI, en Los Ángeles, también hice un año de estudios de Guionismo en UCLA, cursos de Dirección en USC y cursos de Dirección de Actores con Judith Weston.

Platícanos de tu Coqueteando con la muerte. Fue el cortometraje que hice como tesis en la maestría en el AFI. Después de cinco años, lo convertí en una serie de televisión que estoy a punto de hacer. Es una comedia oscura con una visión cómica y muy peculiar sobre lo que hay después de la muerte.

¿Cómo fueron tus inicios? Comencé en la televisión en Guadalajara, mi primer programa como director y productor fue Generación X, después hice muchos programas de TV para Televisa, MTV y Fox, durante nueve años. Al mismo tiempo me metí a hacer videos de música y comerciales. Mi inquietud por el cine nunca cesó, entonces formé mi primera compañía de producción de cine con Mantarraya producciones, pero por diferencias creativas nos separamos después de un año. Eso me hizo tomar la decisión de irme a vivir a Los Ángeles a estudiar y a prepararme para hacer cine a nivel global. Después de casi diez años empecé mi nueva compañía productora Irreversible Cinema, con la que hice Amar a Morir, ahora I Brake for Gringos y todo lo que hago hoy en día.

¿Qué es el cine para ti? Es mi vida, mi hobby, mi trabajo, mi diversión, mi sufrimiento, mi locura, mi meta, mi gran sueño.

Platícanos de tu ópera prima. Amar a morir fue una experiencia muy padre, dura, pero de mucho aprendizaje, mucha determinación y mucha garra. Fue difícil hacerla, pero fue el proyecto que me dio seguridad para seguir adelante y aferrado en este negocio tan complejo que es el cine. Fue un proyecto que me prometí terminar pasara lo que pasara, ya que se lo dediqué a la memoria de mi padre. Fueron cinco años de empujar y de lucha constante, pero con un final muy feliz. Fue el proyecto que me puso en el mapa ante la industria, a pesar de que ya tenía más de quince años de experiencia en los medios audiovisuales. Digamos que Amar a morir fue el inicio de mi carrera como director de cine.

¿Cuál de los proyectos en los que has trabajado ha sido el más interesante? Todos, cada proyecto es muy distinto de los demás. La belleza de hacer lo que hago es que nunca me aburro, cada proyecto es un reto nuevo y diferente.

¿De qué trata I Brake for Gringos? Es una comedia irreverente, con algo de drama, de dos chavos americanos que vienen a México por primera vez, a perseguir a la mujer de sus sueños al Spring Break de Puerto Vallarta. Cuando llegan las cosas cambian de dirección y se sumergen en una aventura llena de matices y contrastes que jamás hubieran imaginado. Esta experiencia les cambia la vida y los ayuda a pasar de adolescentes a adultos. Va dirigida a todos los jóvenes del mundo.

Nos puedes contar alguna anécdota de algo que les ha pasado en el rodaje? Hay muchas, pero te platico una reciente. En una secuencia de acción de persecución de coches, necesitábamos más coches para ponerlos en la calle como obstáculos, por lo tanto presté el mío a un stunt driver. Cuando empezó la escena, me subí a operar una de las cámaras a una patrulla donde se llevaba a cabo la acción. Íbamos a toda velocidad persiguiendo al coche que llevaba a los actores. En el trayecto el stunt que manejaba mi coche no midió bien, y se nos estrelló de frente. Así que, como quien dice, filmé mi coche chocándome, sin manejarlo yo. No me pasó nada, y seguimos rodando.

¿Cuáles son las dificultades a las que te has enfrentado en la producción de cine? Ha habido muchísimas: cambios de clima; conseguir fondos es un de los retos más grandes de este medio, mantener el presupuesto, sacar las escenas en el tiempo que te propones, mantenerte fuerte por más de tres meses sin parpadear, controlar a 500 extras, etcétera.

¿Qué opinas de la violencia que se vive actualmente en nuestro país? Es una realidad, aunque siempre ha existido, pero ahora, debido a la guerra mediática, nos enteramos de más cosas que antes. Se debe a los malos políticos que tenemos, roban, y la mayoría son muy corruptos. Eso le deja menos opciones de empleos al pueblo, y las personas se vuelven criminales para sacar dinerito para sobrevivir. Esto se ha convertido en un cáncer que cada vez se propaga más y más. Sucede también por la baja educación y cultura que hay, gracias a nuestros políticos corruptos que no saben manejar el país, más que para su propia cosecha.

Muchas de las películas mexicanas que se han estrenado en los últimos años retratan de manera muy cruda y real la situación de violencia y crimen. Tú mismo lo hiciste en tu película Amar a morir. ¿I Brake for Gringos también refleja eso? No, I Brake for Gringos no es violenta, todo lo contrario. Retrata a un México muy distinto al que habla de la violencia. Retrata a un Puerto Vallarta en su máximo esplendor.

¿A cuáles directores admiras? Hay muchos, David Fincher, Sergio Leone, Coppola, Christopher Nolan…

¿Con quién te gustaría trabajar? Con muchos actores como Daniel Day Lewis, George Clooney, Robert Downey Jr., Joaquín Cosío, Monica Belucci, etcétera.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre? Viajar, más que nada. Ir la cine, hacer deportes, buscar nuevas aventuras y experiencias de vida.

¿Cuáles son tus cinco lugares favoritos en Guadalajara? Mi casa, La Primavera, El Rusty Trombone, El Café Barra Café y Anita Li.

www.irreversiblecinema.com

Deja un comentario