ARTugarte

FRANCISCO UGARTE

Desde mi perspectiva, hay cosas que sin contexto son difíciles de comprender. Pueden parecer absurdas, sin sentido, ridículas incluso. Cierto tipo de arte tiende a carecer de información o conceptos claros para poder apreciarse a plenitud. Una expresión que viene desde el fondo de una historia personal y que es extraída de una sensibilidad particularmente diferente a la nuestra, puede ser una experiencia un tanto complicada.

En un primer acercamiento a la obra de Francisco Ugarte pude ser partícipe de una experiencia estética, pero no podía descifrarla del todo. Me faltaban pedazos para poder completar la visión de este artista que se refiere a la luz como un todo muy personal, a la naturaleza como un aspecto imprescindible en su vida, a los espacios como un motivo de exaltación. Su vinculación con lo cotidiano nace de estos elementos, que si bien no son ajenos a nadie, el artista los vuelve evidentes al hacerlos parte fundamental de su trabajo.

Francisco Ugarte comienza su recorrido artístico con un grupo de compañeros al estudiar la Licenciatura en Arquitectura en el ITESO. Apoyados por Guillermo Santamarina, crean el grupo Incidental. Una de las primeras piezas realizadas por ellos es una intervención en la azotea del Condominio Guadalajara, misma que marca un antecedente importante en la carrera del artista.

A partir de ahí, y apoyado por curadores como Guillermo Santamarina y Carlos Ashida, Francisco desarrolla una carrera sólida que lo ha llevado a posicionarse como un artista de proyección internacional, hoy representado por la galería española Inés Barrenechea. Para estos promotores de arte, el proyecto de Ugarte es tan importante que presentarán como pieza única su trabajo más reciente, dentro del marco de la feria mexicana de arte contemporáneo Zona Maco 2012.

LA LUZ A TRAVÉS DE UNA VENTANA
Cuando la naturaleza es sacada de contexto y un pedacito de ella es llevado a otro lado, podemos observar movimientos sutiles que, por las presiones en la vida cotidiana, difícilmente podemos ver en cualquier momento.

El uso de proyectores en algunas de las piezas de Ugarte son fundamentales para este efecto: “El campo, la naturaleza, la luz son temas que me han interesado desde niño. Me llamaba mucho la atención el efecto de la luz cuando ingresaba por una ventana y evidenciaba el polvito que flota en la atmósfera. También observaba con avidez la refracción de la luz sobre un vidrio. Me gusta mucho percibir el espacio donde estoy y los cambios que se producen en él.”

Esto se hace evidente en la pieza 9th January 2009, exhibida en la galería londinense Post Box, ese mismo año. El artista hace una maqueta, con tres ventanas, que coloca en la azotea de su casa. Hace una grabación de un día entero que registra el movimiento solar en el interior de la maqueta. Al ser proyectada en una habitación similar a la maqueta, se genera un espacio nuevo en el espacio ya existente. El observador, ajeno al proceso de grabación, podría pensar que no sucede nada, pero el movimiento del sol genera cambios en las sombras que suceden a un ritmo natural, modificando el espacio de manera casi imperceptible o azarosa. “Son piezas en donde siempre sucede algo, no son para observar en tiempo real. Tampoco estaban pensadas para verlas de principio o fin, como en un video o en una película. Mi propuesta es lograr que el espacio se modifique a través de una ventana. Son ideas básicas, que al hacerlas, cobran una importancia estética. La percepción del espacio te ayuda a relacionarte directamente con él. La consciencia de estar ahí, el aquí y el ahora, los cambios cotidianos, la consciencia de cómo cambia todo.”

SITE SPECIFIC INTERVENTION
“Site Specific Intervention es una expresión artística que se ha usado desde hace tiempo. Reúne piezas concebidas a partir de un lugar específico y que, además, generan un diálogo con el espacio donde están. A mí me gusta que una idea se genere a partir de ese lugar especifico.” Como arquitecto, Ugarte tiene un aprecio particular por este tipo de proyectos. La pieza Senda Negra, realizada en 2009 para el programa Cubo Abierto del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), es un ejemplo de esto: “Este proyecto me gusta mucho, por el espacio donde lo hice y la suma de la intervención. La creación de nuevas perspectivas, dimensiones, detalles y el uso de los materiales.” Y es que esta pieza tiene una espectacularidad particular. Una estructura de vidrio negro de ocho metros de largo por 2.15 de alto, forman una L alrededor del patio del museo, un pasillo entre los muros del lugar y la muralla de cristal. De esta manera, se crea un contraste y un diálogo particular entre las dos paredes pero, sobre todo, permite al espectador ingresar y percibir el entorno como nunca antes lo había sentido. Los pasillos interiores del mismo lugar fueron pintados de negro para evidenciar los ingresos de la luz, creando la sensación de que los ases lumínicos se pueden materializar.

EL AQUÍ Y EL AHORA
“Estoy en un parte aguas, estoy buscando nuevos caminos en mi trabajo. La pieza para Maco se llama No Man is an Island, y la concibo como una pieza más humana, más personal. La construcción es de manera colectiva y busco resaltar las características personales de cada uno de los que participan en el proyecto. Lo que eres tiene que ver con la gente con la que te relacionas.”

Aunque, a primera instancia, la obra de Francisco Ugarte pudiera parecer fría y poco personal, en realidad es todo lo contrario. Se acerca a lo cotidiano, a lo natural, desde una perspectiva de limpieza, de simplicidad, ligereza visual, elegancia, y como él mismo lo define: “en el arte la idea es más pura, más puntual.”
Si quieres conocer más de la obra de Francisco Ugarte vista: www.franciscougarte.com

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario