_X4A2111

Función Lab, más allá de la tecnología

Función Lab es un estudio y una escuela que rompe con las convenciones en cuanto a espacios de aprendizaje y trabajo. Gonzalo Ibarra, director del proyecto, explica para Cream en qué consiste la propuesta y qué ofrece este modelo en el panorama de Guadalajara: “La idea es que Función Lab funja como un taller o centro de trabajo multifuncional, en que es posible reunirse a trabajar con diferentes personas, socios, compañeros; en que se puede adquirir nuevos conocimientos. Además, organizamos talleres y cursos relacionados con tecnología e innovación en diferentes áreas.” De hecho, la tecnología es fundamental en esta propuesta, que abarca ámbitos como la comunicación, la gestión de redes sociales y la programación.

Gonzalo estudió ingeniería industrial en el Tec de Monterrey. Trabajó en comunicación para la presidencia de la República entre los años 2000 y 2003. También realizó labores de branding, mercadotecnia y comunicación para marcas de la talla de Motorola, por mencionar solo una. Su currículum incluye la organización de eventos para grandes compañías y el branding para pequeñas y medianas empresas. De esta manera, Gonzalo conecta sus bases en comunicación y branding para crear un concepto con miras al desarrollo tecnológico. Así es como surge Función Lab.

DSC_0074Entre los talleres que se ofrecen en el estudio, podemos encontrar una introducción a la programación, dirigida a personas que sepan nada o muy poco sobre el tema y que estén interesadas en conocer las bases: aprender código web resulta útil no solo para programadores sino también para aquellos cuya labor diaria tiene que ver con las tecnologías, gente como blogueros y diseñadores, por ejemplo. En Función Lab también se puede aprender a desarrollar apps o a plantear y mejorar estrategias de redes sociales para pequeñas y medianas empresas, o para proyectos, pues es necesario tener ciertos conocimientos para entender cómo funcionan Twitter, Instagram o Facebook. En la oferta además figuran la electrónica o la programación de código abierto a partir de Arduino, una plataforma de hardware libre que facilita el uso de la electrónica en proyectos multidisciplinares. Quienes se inscriben en este taller aprenden a programar y a armar un pequeño robot, listo para llevar a cabo diversas tareas.

Como parte de los servicios que ofrece Función Lab, está Filamento, el estudio de fotografía del equipo, enfocado exclusivamente en producción fotográfica. Pero este peculiar estudio va más allá de las fotos y los cursos. Estamos ante un espacio de trabajo que rompe con los working spaces tradicionales. Aquí el trabajo conjunto toma un nuevo sentido: “Nosotros no rentamos espacios con escritorios, sino que equipamos el espacio con los elementos necesarios para un trabajo efectivo. De esta manera, Función Lab es más un taller de coworking que una oficina”, comenta Gonzalo.

_X4A2101Valdrá la pena que estemos muy al pendiente de la oferta en Función Lab, cuya intención es llegar a quienes saben poco de tecnología, pero también a quienes sí dominan el tema. ¿Habrá alguien que quede fuera del conjunto? En los tiempos que corren, los contenidos de estos programas del estudio resultan fundamentales. Usar la tecnología, desarrollar con ella ideas nuevas, útiles y trascendentes, fomentar la comunicación verdadera a partir de todos estos recursos, proponer un nuevo modelo en cuanto a espacios de trabajo (y tal vez incluso en cuanto a los métodos), establecer conexiones auténticas entre la técnica, la estética y la comunicación… Ese es el propósito de Gonzalo Ibarra y el equipo de Función Lab, la nueva propuesta tecnológica en el panorama tapatío.

Función Lab
Madero 957-A
Americana
Guadalajara
facebook.com/funcionlab

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario