2-1

Guillermo Osorno habla de Morir todas las noches

Guillermo Osorno acaba de publicar Tengo que morir todas las noches. Una crónica de los ochenta, el underground y la cultura gay (Penguin Random House, 2014) y ya anunció la segunda reimpresión del libro. Quienes conocen las vicisitudes del mundo editorial en México, saben que esto no es un logro menor.

Tengo que morir todas las noches es una muestra del mejor periodismo contemporáneo. La investigación exhaustiva y la multiplicidad de fuentes sirven de sustento para contar la historia de una generación, así como para documentar el tránsito de un paradigma autoritario hacia uno donde la globalización cultural y la democracia aparecían de manera incipiente.

Osorno nos cuenta la historia de Henri Donnadieu, un francés extraordinario, doctor en ciencia política y productor teatral, que emprendió la difícil tarea de posicionar un bar situado en plena Zona Rosa —El Nueve—, como un espacio emblemático para la diversidad sexual y cultural, durante un lapso que abarcó de 1974 a 1989.

El marco sociopolítico de esta historia, comprende dos periodos presidenciales: el de José López Portillo y el de Miguel de la Madrid; una devaluación económica severa, el terremoto de 1985 y la trágica aparición del SIDA, sirven como hitos narrativos de un capítulo del DF, donde la clase media y alta se reunieron para atenuar sus diferencias, sin mayor propósito que el de vivir la noche, ligar o beber. El Nueve tenía una vocación hedonista, pero también tenía de forma manifiesta una propuesta cultural, que permitió la gestación de revistas, ciclos de cine y las primeras presentaciones de grupos como Café Tacuba y la Maldita Vecindad.

Un aspecto entrañable del libro, es la manera en que aparecen retratados quienes formaron parte central de El Nueve: Jaime Vite, un publirrelacionista camaleónico; Xóchitl, una travesti cuyos nexos con el poder político le permitieron gestionar el primer permiso del lugar; y Henri Donnadieu, quien sirve como hilo conductor de una madeja de situaciones que involucran a personalidades del jet-set nacional e internacional, la farándula, la política y el arte.

IMG_9821Es a propósito de esta crónica imprescindible, que quisimos conocer un poco más acerca de Guillermo, quien además de haber dirigido la revista Gatopardo durante ocho años, se estrenará próximamente como empresario cultural. Le pedimos que contestara para Cream, el famoso cuestionario Proust, con algunas modificaciones, para tener una versión de Guillermo Osorno, por sí mismo.

1. El rasgo principal de tu carácter:
La capacidad de florecer tarde.

2. La cualidad que prefieres de otra persona:
Que sepa usar una hoja de cálculo.

3. Lo que más aprecias de tus amigos:
La risa en vacaciones.

4. Tu principal defecto:
La paranoia.

5. Tu pasatiempo preferido:
Yarn bombing. No lo practico, pero me fascina que haya gente que hace grafiti con tejidos.

6. Tu idea de la felicidad:
El café de la mañana.

7. ¿Cómo es el México en el que te gustaría vivir?
Postcolonial, post PRI, post gay.

8. Dos autores que disfrutas leer:
Emmanuelle Carrere y Julián Herbert.

9. Un artista clásico y un artista contemporáneo que despierten tu interés.
Marcel Duchamp y Marcel Duchamp.

10. Dos personas entrañables que aparecen en Tengo que morir todas las noches:
Xóchitl, la autoproclamada reina de los travestis y Jacqueline Petit, la primera mujer en echarse un clavado desde La Quebrada.

11. Una canción que te recuerde a El Nueve:
“New York, New York” de Nina Hagen.

12. Un personaje de la política nacional o internacional que te simpatice:
José Mujica, presidente de Uruguay.

13. ¿Cuál es un aporte relevante de tu generación?
Tocar música como en Berlín, vestirse como en Londres, tener sexo como en Nueva York y vivir como en la Ciudad de México.

14. ¿Cuál consideras que es un reto para las nuevas generaciones?
Andar con la frente en alto.

15. ¿Cómo te gustaría morir (todas las noches)?
En los brazos de mi ligue.

16. ¿El mar o el bosque, el campo o la ciudad, el día o la noche?
El bosque, la ciudad y la noche.

17. Un tema sobre el que te gustaría escribir en el futuro.
Cultura contemporánea e identidad nacional.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario