CreamWorld

La máquina de pensamiento más poderosa

Ray Kurzweil es el director de ingeniería de Google. Este inventor y técnico informático predice que la evolución de la tecnología llevará a la humanidad a un hito que indudablemente revolucionaría aún más a la vida humana: su predicción consiste básicamente en establecer que para el año 2030, la mente humana trabajará de manera simbiótica con nanorrobots en la formación del pensamiento. Esto quiere decir que se desarrollará una inteligencia artificial, utilizando la máquina de pensamiento más poderosa que existe en el mundo: el cerebro humano.

La nanotecnología se centra en la creación de robots de tamaño microscópico, que pueden realizar labores en dimensiones muy reducidas. Por ejemplo, se busca crear nanorrobots que puedan reparar células o que luchen contra una enfermedad como el cáncer, efectuando estas acciones al interior del cuerpo de las personas y, con ello, eliminando la necesidad de cirugías, el uso de medicamentos químicos, y sin grandes repercusiones para el bienestar físico. Aunque esto suene a ciencia ficción, los proyectos de nanotecnología se encuentran ya en un grado muy avanzado de desarrollo, y se continúa buscando crear robots cada vez más y más pequeños.

La predicción de Kurzweil considera que se desarrollarán robots del tamaño del ADN, el cual es el mapa genético de cada ser vivo, al interior de todas sus células. Con estos robots microscópicos, el cerebro podrá llevar a cabo procesamientos no biológicos, conectándose a redes virtuales y, por tanto, potenciando la capacidad del razonamiento de las personas. Adicionalmente, estos robots permitirán al cerebro conectarse a un servicio en la “nube digital” y realizar respaldos, incluso del pensamiento.

La predicción de este ingeniero va más allá del pensamiento no biológico: él estima que para el 2040 gran parte del pensamiento humano ya será sintético, no biológico, y que por tanto, finalmente, la consciencia humana podrá ser trasladada fuera del cuerpo humano: la eterna búsqueda humana de la inmortalidad.

Aun cuando las ideas de Kurzweil no se conviertan en una realidad, su visión del desarrollo de la inteligencia artificial acierta al basarse en la idea de utilizar al mismo ser humano y su capacidad biológica, para crear una superinteligencia, la cual incluso podrá fusionar y exponenciar las mentes de muchas personas, generando un poder de pensamiento inusitado. Con esto se podrían lograr avances muy importantes en la ciencia y la técnica, ayudando en la comprensión de la vida y su desarrollo; quizá coadyuvando a curar enfermedades y mejorando la condición humana en todos los aspectos.

Muchas personas podrán considerar que la posibilidad de tener minirrobots operando dentro de su cerebro sería algo absurdo y que nunca lo permitirían, pero la experiencia actual es que el ser humano acoge con facilidad a la tecnología. Vemos cómo el siglo XXI, ha traído cambios en el comportamiento y en la interacción social, derivados de las nuevas tecnologías, por lo que es factible esperar que esta tendencia continúe, y que quizá sea aceptable y normal dentro de un par de décadas: vivir vidas digitales de manera integrada a la vida biológica.

CreamWorld_1

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario