NGS Picture ID:1914632

La Mer: gratitud al océano

Tendríamos que detenernos muy poco para sospechar que la naturaleza, en un afán conciliador, equilibró todo lo que surgiera de ella para facilitarnos la comprensión de la existencia. Una de las muestras más definitivas es que tres de las cuatro partes tanto del cuerpo humano como del planeta Tierra son agua; sin embargo, hemos insistido en ver esto como una mera coincidencia, sin considerarlo un factor clave para entender y habitar el mundo. De cierto sabemos que el ser humano se ha esforzado inmensamente en cuidar su cuerpo, su salud, su propio equilibrio; y en ese proceso antropocéntrico y egoísta, ha descuidado, explotado y olvidado el medio donde se desarrolla. Como si la naturaleza fuera ajena a nosotros —un elemento más, y no el origen y la única plataforma.

Scanning: 8200 Retouching: N. ElliottLa conciencia de este desgaste y consecuencias de la pretendida desconexión nos llegó tarde. Ahora, en una severa crisis ambiental, el planeta se sobrecalienta: sus aguas se contaminaron, sus bosques se queman, sus polos se derriten —como si un cuerpo humano hubiera dejado de tomar agua por un largo periodo. Sin embargo, aunque ya crónica, la enfermedad es controlable y muchas voluntades han entablado agendas para solucionar lo solucionable y evitar lo evitable.

Desde su nombre, es posible darnos cuenta de que La Mer sostiene un fuerte vínculo con los océanos. Es por eso que, desde hace siete años, ha venido apoyando su exploración y conservación. Esta apuesta se remonta al fundador de la marca, el doctor Max Huber, quien fue pionero en utilizar algas marinas en las cremas corporales, encontrando nuevas bondades en el océano. Al día de hoy, las cremas de La Mer se siguen produciendo de la misma forma pero con algas cosechadas de manera sustentable.

NGS Picture ID:1387961En una simbólica retribución con la naturaleza, La Mer ha donado más de 2.5 millones de dólares para el mantenimiento de esta fuerza vital, ineludible para custodiar nuestra integridad y la de todos los ecosistemas: el “corazón azul” de nuestro planeta. El altruismo de La Mer consiste en colaborar con la Sociedad de National Geographics y con las nuevas generaciones de exploradores de esta institución. Este año, en particular, al apoyar los proyectos de investigación del doctor David Gruber y Shannon Switzer. Además de continuar con el apoyo a la exploradora residente, la doctora Sylvia Earle, reconocida por exponer la importancia de tener hábitats marinos saludables en los movimientos de conservación a nivel global.

Junto con el apoyo a la investigación, La Mer busca generar conciencia en la necesidad de proteger y explorar el océano, “para celebrar su belleza y generosidad”, tal como lo expuso la presidenta global de la marca, Sandra Main. Así, en este intento por concientizar, crearon un frasco de 100 mililitros de Crème de la Mer con un nuevo diseño de edición limitada, que tiene grabadas las palabras “Blue Heart” —esto en el marco de las conmemoraciones del Día Mundial de los Océanos que se celebra el 8 de junio desde 1992.

NGS Picture ID:1934245Cada año, además, La Mer realiza en México una campaña en particular con el objetivo de impulsar el cuidado y la conservación de los mares. El mes de febrero, Cream fue invitada a Xcalak, Quintana Roo, una fascinante playa del Caribe, para sumarse a su cruzada de limpieza de costas, debido a que precisamente en ese lugar, las mareas y la acumulación de sargazo (la maleza en las áreas costeras) concentran grandes cantidades de basura, en especial de plásticos provenientes de casi todas partes del mundo. La tarea consistió en colaborar junto con Sustenta, una organización ecologista, y voluntarios habitantes de la comunidad en la recolección de la basura. Resulta asombroso descubrir cómo los envases de aquello que consumimos día con día destruyen no solo la belleza intrínseca de este oasis mexicano, sino el medio para que todo un ecosistema se mantenga en equilibrio.

WOD+FY15+La+Mer+RomanceEl ejercicio, más allá de una actividad de limpieza, forma parte de una larga cadena de concientización ambiental, en la que La Mer se suma a las acciones de los grupos locales para cuidar los océanos y, con su alcance global, invita a varias instituciones mediáticas con el fin de difundir y ampliar la sensibilización ecológica, para así modular el impacto que nuestros hábitos cotidianos tienen sobre el medio ambiente.

La conciencia con la que La Mer se ha comprometido en el rescate de los océanos, es digna de reconocerse y celebrarse: un pertinente llamado a nuestra coherencia como empresas y como seres humanos. A final de cuentas nuestro origen, nuestro alimento y nuestro refugio, siempre han estado en un solo planeta.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario