_MG_3888

Larga vida a Los Cabos Film Festival

Una de las aristas más poderosas de Los Cabos International Film Festival es el ecosistema audiovisual que muestra. Gracias a su programación, el pulso de la cinematografía canadiense y norteamericana —además de la nacional— se exhibe en dos lugares sede: el complejo Cinemex y el Pabellón Cultural cabeños, donde se realizan cada año las proyecciones especiales y las galas. Los países del norte fungen también como socios culturales y comerciales, lo cual enriquece, de base, la propuesta global de las exhibiciones y los eventos.

IMG_0398Quizá sin este ciclo de cine internacional los mortales no podríamos ver filmes tan atractivos, de factura independiente, como Tangerine de Sean Baker, Nasty Baby de Sebastián Silva, James White de Josh Mond, Room de Lenny Abrahmson, o Sleepy Giant de Andrew Cividino. Es probable que algunos de estos filmes no se vuelvan a exhibir en el país.

Celebro también cómo el festival ha puesto el acento en las dinámicas contemporáneas de la era digital, ampliando su espectro con la sección Cabos TV, donde se puede propiciar el diálogo en busca de modelos y contenidos aptos para una generación que consume cine y televisión desde dispositivos móviles. Tampoco es ajeno que grandes directores de cine entran a la construcción de historias para la pantalla chica y los creadores de contenidos televisivos incursionan en el cosmos del cine independiente.

IMG_1123Este festival es, en México, el que otorga el mayor monto económico en premios. Cuenta con 480 mil dólares que apoyan, sobre todo, proyectos en fase de desarrollo y en proceso de posproducción. Aunque se tiene fecha precisa para la quinta edición (del 9 al 13 de noviembre del 2016), en su última edición extendió —luego de finalizado— sus proyecciones a la ciudad capital del país a través de la marca Cinemex. En las salas de este complejo, en diciembre del año pasado, se estuvieron presentando cinco filmes programados bajo el título “Olas desde Los Cabos”. Junto a los festivales más sólidos de México (Guadalajara, Guanajuato y Morelia), los de Los Cabos y la Riviera Maya pujan con mucha fuerza en su propia naturaleza.

En esta ocasión, uno de los momentos que más disfruté fue la incursión de Jared Leto en la gala inaugural. El actor participó en el tributo a Jean Marc-Vallée, director de Dallas Buyers Club. Una delicia resultó el chispeante diálogo con la prensa de Ewan McGregor, quien recibió el Protagonist Award. Por otro lado, siempre es un gusto ver en las alfombras a los protagonistas del cine nacional como Ilse Salas, Tenoch Huerta, Humberto Busto, Eugenio Derbez… Sin embargo, la personalidad de este certamen en específico hace que figurones como Cindy Lauper o Liam Neeson aparezcan, de la nada, a la vuelta de la esquina.

IMG_1944Esto es Los Cabos: un festival anclado en uno de los destinos más hermosos de México, constructor de cauces por donde pasan las luminarias de la industria internacional, las voces del cine nacional y las creaciones de nuestros vecinos Canadá y Estados Unidos. Larga vida a este festival que, dirigido por Alonso Aguilar Castillo, pone el acento en la creación actual, así como en el pulso de un mercado que está cambiando y que aspira a seguir contando historias. Todo sea por ello.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario