ALX_5739

Lomita

En la ruta del vino más importante de México se encuentra Lomita, una hacienda rodeada por los cerros de la comunidad de San Marcos, que hoy es un emprendimiento enológico dedicado a la creación de vinos comprometidos con la honestidad, capaces de expresar el temperamento del terruño. Todos sus vinos son hechos con uvas de sus viñedos, procesados y criados en la propiedad, según nos cuenta Fernando Pérez Castro, cabeza de este proyecto.

ALX_4919¿Cómo inicia la historia de Lomita?
Con la intención de mis padres de tener una casa de campo que más tarde se convirtiera en un lugar para su retiro. Esto fue en el año 2005. Ellos decidieron nombrar la hacienda en honor a la iglesia en donde se casaron: La Lomita, en Culiacán, Sinaloa. Un año después, les propuse la posibilidad de iniciar un nueva aventura.

Tú perteneces a una nueva generación, preocupada no solo por la calidad sino también por la sustentabilidad al hacer vinos. En ese sentido ¿qué hace diferente a Lomita?
La sustentabilidad y la calidad son dos elementos que están íntimamente ligados en esta actividad. El quehacer del vino solo se puede entender si se le observa desde la óptica del detalle en los procesos. Esto te obliga como productor a estar buscando constantemente dinámicas que te permitan trabajar con el producto de una forma más íntegra, cuidadosa y consciente. En otras palabras: el cuidado orgánico de la viña, la pulcritud y el ahorro de energía en la selección de racimos, el tener trabajadores contentos y bien remunerados, las adiciones responsables en los caldos y una conciencia integradora del entorno, te van a dar como resultado final vinos honestos y de gran calidad.

¿Qué representa el vino para ti? ¿Cuál es tu vino favorito y tu tiempo favorito para disfrutar de un vino?
El vino para mí es un gran pretexto para reír, enamorarte, contemplar y ser agradecido con la vida. Por medio de él he tenido la oportunidad de conocer a gente maravillosa, lugares que quizá jamás habría visitado y, sobre todas las cosas, me ha dado el tiempo y el temple para reconocerme a mí mismo. No tengo un vino favorito. Yo creo más en la ocasión que en la bebida en sí. En ese sentido no hay mejor vino que el que se toma cuando estás rodeado de la gente a la que quieres.

DSC_0025 2¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?
La posibilidad de compartir lo que hacemos y saber que hay gente que nos brinda su tiempo para que esto suceda.

Platícanos de Finca La Carrodilla.
Finca La Carrodilla es un proyecto que nació con la idea de que se reinventara constantemente. Iniciamos como viñedo orgánico solamente; luego, desde lo que nos iba diciendo el campo, le fuimos creando su propia identidad. Hoy tenemos la viña con certificación, una vinícola que hace vinos espectaculares, un huerto que produce hortalizas todo el año y un corral lleno de animalitos que nos ayudan con el pastoreo y además nos dan huevos y lácteos.

¿Quiénes hacen Lomita?
Tanto Lomita como Finca La Carrodilla son proyectos familiares. En los entretelones siempre van a estar presentes mis padres, mis hermanos y mis sobrinos. Yo soy solo el vocero de todos ellos. En cuanto a la parte laboral, ambos proyectos son el resultado de un colectivo de profesionales creativos y apasionados por su trabajo. Desde nuestro enólogo hasta el personal de mantenimiento son gente íntegra y talentosa. A mí lo que me corresponde es coordinarlos.

ALX_5722Cuéntanos de los procesos en la elaboración de los vinos.
La elaboración de los vinos inicia en la viña. Nosotros contamos con 30 hectáreas plantadas. Cada varietal lleva una planeación de actividades de campo en función de la proyección que se tenga de cada una. El trabajo en el campo no solo se limita a la época de la cosecha sino que se extiende durante todo el año. Por ejemplo, la forma en cómo podas en invierno va a repercutir directamente en los volúmenes y la calidad de uva que tendrás en vendimias. Cuando la perspectiva de la elaboración se origina desde el hecho agrícola, te das cuenta de que es un proceso cíclico muy delicado, en donde el productor debe de buscar siempre el equilibrio y la armonía en sus viñedos. Para esto se deben tomar decisiones basadas en una metodología compuesta fundamentalmente por la observación y la métrica de campo, que te permitan estar siempre un paso adelante. Una vez que se obtiene la uva, hacemos lo necesario para acompañarla en bodega y luego en la cava, con el fin de que llegue a la copa con sus características organolépticas en su mayor expresión. Este acompañamiento implica observación, selección, limpieza, controles, adiciones y estabilizaciones.

Sus etiquetas son muy especiales. ¿Cuál es el proceso creativo de la creación de las etiquetas de sus vinos?
Nos tomamos muy en serio el asunto. Cada uno de nuestros vinos tiene un diseño integral que va desde su contenido y su nombre hasta la forma de la botella. Procuro trabajar con gente talentosa en el área de diseño gráfico, a manera de colaboración. No es nada más sacar una chamba sino propiciar que los diseñadores se involucren personalmente en el proyecto. El resultado siempre termina siendo sorprendente.

¿Algo qué quieras agregar?
Tomen buen vino mexicano.

Lomita
lomita.mx
T – (646) 156 8466
Comunidad de San Marcos, Fraccionamiento 13
San Antonio de Las Minas
Ensenada, Baja California

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario