LOS DINOSAURIOS VIVEN EN LA LUNA

Tessie Solinís es madre, esposa, escritora, empresaria. Su historia como escritora comienza al ser adolescente, inspirada por su madre y el desamor, escribía poesía y cuentos cortos. Comenzó a crear cuentos para niños en el 2003, alentada por una amiga y compañera de trabajo: “en el Trompo Mágico conocí a Alejandra Barba, ella un día me propuso hacer un cuento; yo escribiría el contenido, ella haría las ilustraciones”. De ahí resultó el libro Inés Tres Pies, su primer libro para niños.

El proceso es similar al de casi cualquier escritor que quiere publicar un libro: la búsqueda de una editorial, tocar puertas, rechazos, años de perseverancia. Un resultado positivo en una convocatoria de la SEP fue la que le dio impulso para sus siguientes proyectos. El proceso le ha llevado ocho años y ya tiene su cuarto libro publicado.

“Cheto y yo teníamos la inquietud de trabajar juntos en algún proyecto desde hace tiempo. Siempre me gustó su trabajo como artista plástico, y la idea de hacer un cuento donde él hiciera las ilustraciones era algo que nos emocionaba a los dos. En cuanto nos pusimos de acuerdo, comenzamos a trabajar. Los dos somos papás, así que coincidimos en que algo que les encanta a los niños son los dinosaurios”. Cheto compiló dibujos de su hijo, que en ese entonces tenía tres o cuatro años, y se volvió el centro de inspiración para la historia y las ilustraciones.

Álvaro de la Rocha, mejor conocido como Cheto, comenzó a trabajar en la década de los noventas en Radio UdeG, y de manera simultánea, se enfocó en la tarea del arte gráfico. “Desde niño me inventaba personajes, pero fue a los 18 años que comencé a pintar formalmente. Comencé exponiendo en lugares como la galería Magritte, del Roxy. Pintaba personajes como vacas, naves espaciales y marcianos, a los que dibujaba con pintura fluorescente sobre fondos sicodélicos”. Su trabajo es lúdico, colorido, divertido; ideal para un libro infantil.

Cheto le pidió a su hijo que evaluara sus propuestas: “Después de leer el texto de Tessie, yo hacía bocetos y se los mostraba a Bernardo, él me decía si les entendía o no, y mi hijo se convirtió en el juez de mi trabajo”. Así nació Los dinosaurios viven en la luna, recientemente publicado por la editorial Puerta Mágica.

Leelefante
Todos sabemos lo difícil que es emprender un negocio en estos tiempos, pero pese a ello, Tessie se asoció con Emma Madrazo para hacer realidad Leelefante, una librería para niños. “Me gusta mucho compartir historias. Cuando voy a librerías fuera de Guadalajara, quiero llevarme todo lo que veo, pero más para que otras personas tengan acceso a los libros. Por compartir, no por el afán de la posesión”.

El espacio es pequeño pero muy acogedor y lo que más llama mi atención es que es como una librería-boutique, los libros son muchos y no están repetidos. La sorpresa de encontrar colores, formas y contenidos tan diversos y que resultan obras de arte, es muy agradable y gratificante a nivel sensorial. “La lectura no debe ser forzada, es un placer, no tiene que ser complicada. A los niños como a los adultos no se les debe forzar a nada, dar opciones es lo óptimo”. Y opciones son las que tiene Leelefante.

“Hemos tratado de ser muy cuidadosas con los títulos y contenidos, queremos que sea especial”. Hay libros de nutrición, de sexualidad, de ciencia, sobre la muerte. Son textos que están específicamente diseñados para niños, pero que pueden ayudar a los adultos a abordar temas complicados, desconocidos o atemorizantes.

Titiritesa es un cuento de una princesa que se enamora de otra princesa. Es un libro para niños pequeños, de cinco o seis años. Hay otro de una adolescente que comienza a descubrir su sexualidad y que tiene dudas de por qué le atraen las niñas. Los libros que hablan sobre la muerte son una guía para los adultos también, ayuda a explicar de manera sencilla, cosas que incluso para nosotros resultan incomprensibles”.

Dentro de la gama de cosas que hay, encuentro especialmente atractivas las editoriales japonesas. Hay libros de manufactura exquisita y que, bajo ninguna circunstancia, dejaría en manos de mis sobrinos. Todos tienen un toque lúdico y son un regalo perfecto para un adulto que guste del arte en papel. Muchos de estos libros no están a la venta en ninguna otra ciudad de nuestro país. La variedad y calidad de editoriales nacionales que se pueden encontrar también son una sorpresa: “Petra es una editorial tapatía que tiene mucho cuidado con sus ediciones y sus libros son realmente artísticos, tienen premios a nivel mundial por su diseño de arte”.

El recorrido por Leelefante vale la pena. A primera vista, parece que se puede revisar todo el lugar en unos minutos, pero en realidad, puedes pasar una tarde entera ahí y seguirás descubriendo cosas del fascinante mundo de los libros infantiles.

Leelefante
Av. Providencia 2635
Col. Providencia
T: 3817- 5363

Deja un comentario