c28int_port

Mariana Treviño y Gary Alazraki

c28_forro1 c28_forro4Gary y Mariana nos dedicaron uno de sus domingos de descanso, durante las grabaciones de la segunda temporada de Club de Cuervos, para aparecer en la portada de Cream. Actualmente ambos se encuentran grabando más de trece horas al día. Durante la sesión, estuvieron muy divertidos, con la mejor actitud. El resultado del encuentro quedó registrado en estas páginas.

dsc_2114GARY
Sabemos que no puedes contar mucho sobre la segunda temporada de Club de Cuervos…
Se estrena a finales de año, pero todavía no tenemos fecha. Desde el punto de vista personal te puedo decir mucho. La primera temporada la dirigí toda yo, menos el capítulo ocho, que lo dirigió Carlos Armella. Fue increíble sentir la autoría completa de la primera temporada, el problema fue que generé un cuello de botella y no pudimos terminar de editar los episodios a tiempo. Para poder salir al aire tuvimos que empezar a apresurar la mezcla de audio y los efectos especiales. Me di cuenta de que no es sano para un proyecto como este que todo se centralice en un director, cuando tienes que cumplir con fechas.

En esta segunda temporada me traje a Carlos que ya había trabajado en Cuervos y a Mariana Chenillo, a quien conocí en un festival de cine cuando teníamos 24 años, y resultó que es mi prima y no la conocía. Los Alazraki llevan un rato de no llevarse, varias generaciones. Estamos por toda la ciudad, pero no tenemos mucho contacto unos con otros. En el festival en el que nos encontramos, las selecciones de cortos las ponen juntas y nos tocó en la misma sección, y su corto me gustó mucho. Dirigir requiere de un ojo de story teller y ella lo tiene. Hizo Cinco días sin Nora, que desde el guion me sorprendió por lo bien escrita.

Es muy interesante pasar de ser director a ser productor, porque ahora no estoy yo controlando todo desde el punto de vista artístico. Ya hay un combo donde pastoreas a los directores, pero los dejas que dirijan, los dejas tomar sus decisiones. Ellos a la vez saben que es mi programa y no quieren brincarse barreras, entonces no van a adueñare de lo que están haciendo con la misma fuerza con la que se adueñarían de algo propio. Tengo que encontrarles sabor a los capítulos de esa forma. Ha sido un aprendizaje completamente nuevo.

¿Te ha costado mucho trabajo?
No, al contrario, cada capítulo se dejar ir, pero luego una vez que te lo devuelven, cómo le haces para que se integre, si el tono de un director es más serio o le llama más el drama que la comedia en alguna escena. No te lo entrega mal, te lo entrega diferente y ¿cómo lo integras al tono del show? Esos son los retos que me tocaron ahora como director.

La segunda temporada de la primera serie que produjo Netflix en español para el mundo… El compromiso es grande.
Para mí ese es el compromiso, siento que es increíble cuando una franquicia crece paso a paso. Como Toy Story, la uno increíble, la dos mejor, la tres todavía mejor. Wow! En el caso de House of Cards, la uno muy buena, la dos aguanta y la tres no y la cuatro repunta.

La gente está esperando ciertas cosas de los personajes.
Me gusta tratar a la gente como trato a mis hijos y a mis sobrinos. Me piden un cuento y de repente me dicen: No así no va! Mi respuesta es, este es mi cuento! Quieres contar un cuento? Cuéntalo tu a tu estilo! Jajaja Con el publico es igual.
Es como cuando empiezas a salir con alguien; el primer date estuvo increíble, la conversación de maravilla y quieres volver a salir con esa persona… en el caso de las mujeres No quieres que el siguiente date sea con un personaje que este viendo el futbol con sus amigos ignorándote, quieres que te siga dando de lo mismo, de lo contrario seria una decepción.. eso es.

dsc_1936Tú eres del American School como yo, cuéntame de esa época. ¿Cómo eras?
Me preocupaba pertenecer. Si fuera a hacer una comedia de cómo fueron esos años, la haría acerca de cómo por un lado estás enamorado de la idea del amor y por otro lado te urge coger, jajaja.

¿Hacías algún deporte?
Sí, jugué americano. El soccer nunca nunca se me dio, y lo jugué toda la infancia. Cuando llegué al futbol americano resulté ser mejor con las manos y con el cuerpo que con los pies.

En esa época lo que querías era pertenecer a los niños cool, que para ti eran los mirreyes que tenían la mejor mesa en el antro, etc.
¡Era un mirrey! Nosotros los Nobles estaba basada en mi ecosistema.

Después te fuiste a Los Ángeles y dejaste de serlo.
Sí, hubo dos razones, la primera es que tenía una novia a la que no le impresionaba el mundo de las palancas y las influencias que en México son tan valoradas. Estar conectado no tenía valor para ella, porque no eran mis conexiones, eran las de mi papá. La segunda fue trabajar en una productora, en donde tampoco les impresionaba un niño bien conectado, más bien lo veían como algo obvio y aburrido. Confiaban más en el que empezó desde abajo que en un niñito que entró ahí por una palanca.

¿Cómo te diste cuenta de que no estaba padre ser así?
Partí de que tengo un instinto complaciente, y me empecé a dar cuenta de que no complacía mucho. Me di cuenta de que las cosas no iban por ahí.

¿Fue un shock para ti darte cuenta de esto y que tus amigos siguieran siendo unos mirreyes?
No inmediatamente, regresé feliz de reencontrarme con mi círculo social. Y típicamente cuando vas al antro te encuentras a mucha gente que no verías de otro modo, y te cae bien. Son las personas con las que creciste, son buenos tipos, que si frecuentas en el antro te invitan a sus cumpleaños, a la boda o a cosas así. Son tus amigos del antro y son a toda madre, ahí estaban ellos y estaba increíble volverlos a ver. Al mismo tiempo yo quería incorporar lo que había visto en Estados Unidos dentro de mi diseño de vida, que era vivir solo, cosa que nadie en mi círculo estaba haciendo. Mi papá no daba crédito, pero mi hermano y yo estábamos decididos. Ya no queríamos que nuestra identidad fuera ser los hijos de nuestros papás, y de ahí a ser los esposos de una señora. Necesitábamos saber quiénes éramos nosotros. En una casa que nos costara, con nuestras reglas, decidiendo qué, cómo y cuándo comer. Pagar las cuentas que nos interesaran y las que no, pues no. Llegamos al extremos de que venía U2 a México y nos dimos cuenta de que la mensualidad que teníamos o la gastábamos en electricidad o íbamos a verlos, y fue muy liberador decir: “ni pedo, no hay que pagar la luz esta vez”. No quedamos sin luz una semana.

Evidentemente bajo esas circunstancias, cuando te dicen cuánto es la cuenta de un pomo en un antro, dices: ese pomo lo compro en el súper por un tercio, lo abro en mi casa. No voy a ir al antro a pagarle un cover a quién sabe quién para que me digan si puedo entrar o no y encima me queme toda mi lana en esto, ¡a la mierda!, no lo voy a hacer. Era economía básica, jajaja. Tener que desarrollar esos recursos y esas estrategias fue muy divertido, lo recuerdo con mucho cariño. Y de repente llego al Baby en Acapulco y me encuentro a gente que está pagando tres veces más que lo que nosotros pagamos, amigos de mi edad, que no se tomaban a la ligera la edad que teníamos, que disfrutaban de ser “pobres”, entre comillas, porque lo que te pagan saliendo de la universidad es una mierda, y si te quedas en casa de tus papás y crees que tú tienes toda esta lana para írtela a gastar, porque no pagas renta, estás muy equivocado. Ahí ocurrió mi cambio, cuando vi que algunos amigos míos se portaban como patrones, creían que eran millonarios cuando ganaban un sueldo de universitario recién egresado, pero vivían en una casa en donde no les costaba la vida y lo que ganaban de sueldo se lo chingaban en la peda. Eso no te vuelve un patrón, eso te vuelve un mirrey. Eso fue lo que empezó a generar cierta distancia entre nosotros. Sentí que estábamos en diferentes cosas.

dsc_1946¿Qué te preocupa ahora? Estas casado, tienes hijos.
Sí, tengo una hija y un hijo. Ahorita soy cineasta bohemio, jaja.

¿Tu esposa cómo es?
Es más de buenos valores de clase media. Le pasaron el carro de la familia cuando era el más viejo y destartalado y su primer coche se lo compró ella trabajando como nutrióloga en su penúltimo año en la universidad, pagando las mensualidades poco a poco, cubriendo sus gastos de seguro. Ella tiene un entendimiento del valor del dinero muy bien inculcado desde chiquita y no es ninguna niña rica. Ni le impresionan los mirreyes, y eso me gusta mucho de ella.

Nosotros los Nobles rompió records, pero también causó muchas críticas. Muchos cineastas no podían creer que una película así llegara tan lejos.
El éxito de Nosotros los Nobles comprueba una tesis mía: tienes que pelar a tu público cuando vas a hacer una película y tienes que preocuparte por la conversación que vas a tener con ellos. El cine alrededor del mundo tiene una batalla entre el cine de arte y el cine comercial. El punto medio cómodo es el cine independiente. Quien mejor lo hace actualmente es Manolo Caro. En el cine independiente tomas a actores comerciales, pero haces piezas un poco más personales que no necesariamente le tienen que gustar a todo el mundo, pero que se preocupan por el público. Tienen una distribución, una visión de marketing. Y en donde creo que más adolece la industria mexicana es en no distinguir que no hay un rechazo al cine mexicano: hay un rechazo universal al cine de arte.

Es muy simple, el cine comercial no batalla en la parte comercial. A mí me fue bien en taquilla. ¿Me fue bien en premios? No. ¿Me preocupa? ¡No! No me importaban los premios, me importaba la taquilla. Es incongruente que la comunidad de cineastas artísticos y serios se levanten a quejarse de que no existe un apoyo comercial a su trabajo, es tan incongruente eso, como que yo llegue y diga ¿por qué no mandaron Nosotros los Nobles como la nominada de México para los premios Óscar. ¡No! No es eso, yo nunca pedí ningún premio. Que me hayan nominado a mejor guion en los Arieles me sorprendió y lo agradezco y valoro muchísimo. Y que a Güicho lo hayan nominado como mejor actor lo agradecemos, porque nunca lo hicimos persiguiendo medio premio. Es incongruente que yo me ponga a decir ¿por qué no me nominaron para el Óscar en vez de Heli? Heli tiene que ser la película para los Óscares, pero si le fue mal en taquilla tiene que asumirlo.

¿Será que no se puede hacer las dos cosas?
Todos deberíamos aspirar a lograr todo, tenemos que desarrollar como comunidad cinematográfica inteligencia artística y comercial, cosa que hasta ahora mis queridos colegas que se quejaron, no tienen.

La gente sigue esperando otra película. ¿Vas a hacer más cine?
Sí, pero por ahora tengo que terminar Club de Cuervos.

¿Qué te inspira?
La curiosidad, todo lo que no sé.

¿Qué historias te interesa contar?
Una que me interesa mucho es la dificultad de la monogamia en la sociedad. Y me interesa la desigualdad social que ahorita existe a nivel mundial. Haz de cuenta que el mundo está copiando el modelo mexicano. Me gusta contar historias que atrapen mi imaginación. Creo que la comedia es una cuestión de tono.

¿Cuáles son tus series favoritas de Netflix?
House of Cards, Breaking Bad, Cooked de Michael Pollan y Black Mirror.

Hablando de política, ¿qué piensas de Donald Trump?
Donald Trump es la creación del Partido Republicano que vino a destruirlos, es una ironía fantástica. Los va a despedazar, es karma. Es el producto de la crisis del 2008 y el resultado del fondeo que quitaron los republicanos a los programas públicos, especialmente a educación y seguridad. Dale ocho años a una generación entera de crisis económica, en donde la clase media se está desvaneciendo, y con el partido dándole privilegios a los ricos y desprotegiendo a los pobres. Ahora tienen toda una generación sin educación que se deja llevar por Trump. Si gana, que es muy difícil, me aterra el futuro del mundo, porque el cambio climático es la amenaza más grande que estamos enfrentando colectivamente alrededor del mundo y Estados Unidos es el país que determina las políticas que nos permiten superarlo. Trump está a favor de impulsar a las petroleras, compañías de carbón y automotrices y eso es retroceder. Eso me aterra. Creo que no va a ganar.

¿Qué opinión te merece nuestro presidente?
Mi opinión es que estamos en pañales con nuestra clase política, y como país estamos muy divididos para tener una clase política que hable por una mayoría. Este presidente que tenemos ganó con un tercio de los votos del país, y con muchas preguntas de que tan legítima fue su victoria.

¿Qué te gustaría que la gente supiera de ti?
Cuando estaba en la prepa hacíamos carpool con los vecinos y la mayoría de las veces hablábamos de las películas que nos gustaban. Mi mayor sueño cuando entré a hacer esto era que un día unos chavitos como yo estuvieran en el coche camino a su escuela hablando de mis películas o mis series, como yo en aquella época. Y el ver que eso está sucediendo es lo que más agradezco. Agradezco cada vez que me lo hacen saber.

dsc_2021MARIANA

Tu personaje se convirtió en uno de los favoritos de la serie. ¿Qué nos puedes contar de tu personaje en la segunda temporada de Club de Cuervos.
Mi personaje es una mujer súper capaz en un mundo de hombres que la boicotean. Me identifico con eso como mujer y en general. Esta es una carrera difícil en la que tienes que aguantar vara. Momentos en los que tienes mucho trabajo y de repente nada. Los comienzos son difíciles. La experiencia en la actuación sí cuenta, entre más personajes hagas y más empeño pongas en esculpir mental y emocionalmente un personaje, se va quedando un rezago y te sirve para tener un acervo de técnica que se hace de todas esas vivencias. En la actuación la experiencias es muy importante, es el material con el que trabajas: tanto la experiencia personal, las cosas que te pasan en la vida y se quedan, como las imágenes, lo que crees que es la realidad y no lo es. Lo que tienes en la mente, con todo eso trabajas. Esta carrera me encanta porque es un camino de autoconocimiento muy padre. Te da respuestas certeras un rato, pero se mueve de lugar todo el tiempo, porque los personajes están vivos, las funciones no siempre son iguales, las tomas son diferentes, tienes que ser flexible de a dónde te llevan los sentimientos para encontrar un lugar de verdad.

¿Qué tiene tuyo Isabel, tu personaje?
Ser aguerrida y resistente, porque a veces tienes que resistir que todas las cosas vayan en tu contra, porque tú tienes la claridad de tu objetivo. Eso se lo admiro a Isabel y lo tenemos en común. Isabel también tiene el sonsonete y la franqueza, es algo con lo que crecí.

¿Qué es lo que más trabajo te ha costado de tu personaje?
Sostener el nivel de energía que ese tipo de temperamentos requieren. Cuando eres enojona y temperamental, visceral y todo te lo tomas súper a pecho, requieres de mucha energía. El proceso actoral es muy desgastante.

¿Tienes bronca con interpretar algún personaje?
La verdad, es lo que me gusta de ser actriz: trato de hacer personajes muy distintos entre sí. Con Manolo hice un travesti, en la peli que sigue soy una mamá medio amargada y neurótica. Voy a hacer a Amanda, una pelirroja femme fatale. Me gusta explorar distintas historias, porque se me da, tengo lecturas inmediatas de distintas personalidades. Esa cuestión camaleónica me gusta.

Has trabajado mucho con Manolo. Se ha convertido en un buen amigo, me imagino. ¿Qué es lo que más te gusta de trabajar con él?
Yo admiro mucho a Manolo, se va perfeccionando, cada película que hago con él es más el trabajo, el detalle, el cuidado. Él escribe sus propios textos, es su universo. Entras a su estética, a su sentido del humor, a sus palabras. Me encanta compartir su visión del mundo. Me encanta ser uno de los personajes de su universo. Es lo mismo que me pasa con Gary, en esta temporada tenemos más directores, pero me encanta su sentido del humor, la cuestión acida, el uso de las palabras de los personajes. Como están cut off sus personajes, son muy humanos. Gary es un director muy humano. No tiene miedo de mostrar las faltas de carácter de sus personajes, pero desde el punto de vista de humor despiadado y entrañable. Su humor es un humor amoroso, son miradas y comportamientos erráticos humanos, sin ser condescendiente.

¿Qué tanto se sigue un guion en Club de Cuervos?
Gary tiene un don, cómo escribe y piensa todo el tiempo, tiene muchas herramientas inmediatas para trabajar. Él revisa los guiones y si cambia algo que no le suena, es un trabajo que sigue en el set.

dsc_1972¿Qué personajes te interesa interpretar?
Algo de época, estudié Letras Inglesas en la UNAM. Tuve un maestro increíble, se llama Alfredo Michel, es un especialista en Shakespeare. Siempre lo leí, me encanta y me gustaría hacer en cine algo así. Hay algo de mi alma a la que le queda bien eso.

¿Te gustaría seguir haciendo producciones para Netflix?
Sí, me encantaría que me siguieran invitando a hacer series y películas.

¿Cuáles son tus series favoritas de Netflix?
Breaking Bad me encantó, las actuaciones, la combinación en el paisaje. Que el lugar sea un personaje tan importante, ese rojo y esa tierra para contar esa historia. Como estudié literatura inglesa, me fijo mucho en los paisajes. Por eso me ha gustado mucho hacer cine, aunque yo soy más de teatro, lo que más he hecho. Me gusta hacer de todo, es lo que me va formando.

¿Hay algo que no te guste de ser actriz?
La cuestión nómada, haces un vínculo con el equipo, de repente son una familia y cuando se acaba tienes que seguir. Vas cambiando tu hogar de un lugar a otro y es difícil, no siempre se le puede dar continuidad a los afectos en esta carrera. Vuelves a encontrarte a los amigos y te das cuenta que siguen los vínculos muy fuertes, porque trabajas con emociones, con lo que eres con tu esencia.

¿Qué viene?
Viene Cómo cortar a tu patán, jajaja, una comedia romántica sobre las relaciones de pareja. La va a dirigir Leo, uno de los productores de Cuervos. Mi personaje es Amanda, una mujer que no se quiere involucrar ni enamorar, solo sacar provecho.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario