C26_AndrePpal

Mi helado con André Saraiva

Muy rara vez me pongo nerviosa antes de una entrevista, pero tengo que confesar que esta vez, antes de entrevistar a André Saraiva, estaba más que solo poquito. Siempre me ha encantado el mundo de la moda y sé que a veces los personajes de dicha industria suelen ser algo divas. Eso y el hecho de que él es francés hicieron una interesante mezcla de nervios en mi barriga.

Por lo tanto antes de entrevistarlo decidí ir por un helado y una dosis necesaria de aire fresco. Ahí decidí que le llevaría un litro de nieve de garrafa a André; digo, todos aman la nieve, excepto mi primo al que siempre se le congelan los dientes. Llegué al hotel Demetria súper puntual y esperé unos minutos ya que mis amigos que estaban con André me dijeron que estaban “atorados en el tráfico”.

Al poco rato llegaron y al entrar a la sala privada en la que lo entrevistaría, sus vibras positivas y carácter relajado me calmaron completamente. Lo saludé y con una sonrisa le dije: “Te traje un poco de nieve de garrafa.” Nos sentamos y comenzó a comer la nieve mientras me contaba su vida capítulo por capítulo.

“Pues mi historia es un poco complicada. Mis padres son portugueses pero yo nací y crecí en Suecia. Nos mudamos a París cuando tenía alrededor de diez años y ahí viví toda mi adolescencia. Ahí es donde comencé con el grafiti. Ahora viajo muchísimo pero mi base y mi estudio están en Nueva York.”

Su trabajo es increíble. Me comenta que él en realidad solo ha estudiado la vida, sí acudió a la escuela de arte para estudiar historia del arte, pero por muy poco tiempo, porque sentía que estaba aprendiendo muchísimo más con sus amigos en las calles que en la escuela. “Era el inicio del grafiti en Europa, la manera en la cual las escuelas enseñaban en esos tiempo era nada comparado con lo que las ciudades te podían enseñar.”

Cuando lleva una cuarta parte del litro de nieve me empieza a contar sobre cómo cuando era más joven se metía en problemas por hacer lo que le apasiona: “Me arrestaron varias veces por hacer grafiti. En la actualidad no tanto porque la gente me pide que lo haga, pero antes bastante… El grafiti puede ser algo muy intenso y emocionante, la simple idea del grafiti: es ilegal.” Hace una pausa para pensar un poco y luego continúa: “Si fuese legal, no estoy seguro de que lo hubiese hecho. Una parte del grafiti es el resultado, pero la esencia de él son la acción y la situación en la que se lleva a cabo.” No soy una experta en grafiti pero no podría estar más de acuerdo: siempre es más emocionante cuando no tienes permiso.

Ha viajado muchas veces a la Ciudad de México y a Tulum, pero esta es su primera vez en Guadalajara. Me confiesa que llegó un poco tarde por los tacos no por el tráfico: “Nos detuvimos en una taquería, súper básica y simple, pero muy probablemente los mejores tacos que he comido en mi vida.” Le encanta México y nuestra cultura: “Creo que los franceses siempre hemos tenido una conexión muy fuerte con los mexicanos. Al menos yo puedo afirmar que podría ser un mexicano muy feliz.”

C26_AndreAndré es bastante conocido en la industria de la moda, así que quería escuchar sus opiniones de ella: “Amo la moda y hago muchas colaboraciones con diseñadores de moda porque la creatividad no está solo en el arte, no hago distinciones; la creatividad está en todas partes, por lo tanto es evidente que también la involucro en la manera de vestir. Lo interesante de la moda es que, como tiene un paso tan veloz y dinámico siempre, a los artistas nos sacude un poco, porque funciona de una manera que a veces puede ser menos pretenciosa.”

Vamos a la mitad del litro de helado y comenzamos a platicar de la comida. Con gustos muy parisinos coincidimos en la adoración a la trufa blanca, el queso, la buena mantequilla francesa y el Risotto. Me confiesa que le encanta cocinar risotto, lo cual me sorprende porque la verdad no habría pensado que él cocinara y además, créeme, el risotto es algo laborioso que se cocina con amor y mucha paciencia. “Me gusta mucho cocinar pero no lo hago muy seguido porque vivo solo y además en Nueva York hay demasiados lugares buenos a donde ir a comer.”

Le pregunto sus razones para amar tanto a la gran manzana: “Es simplemente una fusión de culturas fascinante en la cual hay energía increíble, muchísimos restaurantes deliciosos y artistas que llenan de actitud el alma de la ciudad.” Se detiene y luego agrega que Nueva York es distinta al resto de Estados Unidos: “Una vez que conoces Estados Unidos aprendes a distinguir sus cualidades y qué tomar de su cultura, pero para mí Europa es mejor. Ahora vivo en un buen balance porque viajo mucho, pero yo no podría solo vivir y estar en Estados Unidos, no creo que me pudiera sentir realizado.”

Ya casi nos terminamos la nieve y es cuando decido preguntarle sobre lo que más lo inspira. “El amor”, susurra, “la gente enamorada siempre ha estado muy presente en mi obra.” Terminamos hablando de viajes, vino tinto y tequila. André adora el tequila y sí, sí le gustó la nieve de garrafa. Definitivamente es el sueco-francés más alegre y agradable que he conocido…

André presentará su trabajo “André Solo Exhibition” en Guadalajara, el próximo abril, en Kukuruchos (López Mateos 2040). La exposición mostrará un conjunto de obras de cerámica en las que está trabajando con artesanos tapatíos, piezas de arte que vendrán de Nueva York incluyendo algunas pinturas de su serie Dream Concert y unas esculturas de edificios que realizó inspirado en Memphis, todo expuesto mientras él interviene en su trabajo en vivo. Sin duda no puede faltar en la to do list de abril.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario