C23_Trends_ppal

Michael Kors: jardín de vida

Más allá del cambio climático y las cada vez más desfasadas estaciones, la primavera siempre será la temporada en que los jardines (y la vida) florecen, y todo parece iluminarse bajo un halo de felicidad. Esto lo sabe Michael Kors, el denominado “Rey del american sportwear” y quien desde la fundación de su compañía en 1981, no da cabida a la complejidad y la oscuridad propias de nuestros tiempos. Para Kors el optimismo, la sencillez y la comodidad son el máximo lujo contemporáneo y su legión de seguidores lo apoya.

El éxito de una firma como Michael Kors quizás radica en que entiende no solo la moda sino también a la mujer, desde una perspectiva y filosofía sumamente prácticas. La vida misma ya es bastante complicada como para hacer de la moda un asunto rebuscado. En el lifestyle de Michael Kors la belleza está ligada a lo utilitario, a la simplicidad y a un bienestar personal alejado de las tendencias. Mujeres “reales” que viven una vida real, bastante alejada del fantástico mundo de las pasarelas y las revistas. Una mujer cotidiana es y será la máxima musa para el diseñador estadounidense, quien para su colección primavera/verano 2015 se basó en grandes nombres, como los de la editora Diana Vreeland, la coreógrafa Agnes de Mille y la fotógrafa Louise Dahl-Wolfe. Íconos de la modernidad que no solo impulsaban su feminidad, sino que además la entendían como una parte funcional de su personalidad y de su vida profesional. Mujeres que fueron parte de un renacer, algo que el diseñador asocia de manera intrínseca con la primavera y la perspectiva optimista que esta nos brinda.

C23_Trends_25mLa década de los cincuenta también sirve de inspiración para esta colección: el resplandor económico y creativo la convirtieron en una de las épocas más florecientes en la historia. Partiendo de esta premisa, la colección se compone de piezas que pueden llevarse libremente a cualquier lugar y en cualquier ocasión, con el estilo effortless chic característico de la marca. La gama de color, compuesta principalmente por azul, amarillo, blanco y su clásico camel, se complementa a la perfección con una explosión floral en rosa y morado, en estampados, bordados y aplicaciones que hacen de cada pieza una protagonista absoluta. Los híbridos logran el balance perfecto en los diseños. En el caso de los bolsos, la mezcla de materiales básicos como el denim con la rareza y el lujo del cocodrilo, convierte estas piezas en objetos del deseo. Los lentes fusión entre aviador y cat eye logran una sensualidad llevada a nuevos horizontes en el universo del sportwear.

Otros accesorios clave son los cinturones de piel en forma de flor y las sandalias, en una gran variedad de opciones. El volumen y el movimiento definen las siluetas de la más reciente entrega de Kors, quien hace de esta colección el preámbulo perfecto de un romance de verano. Una romántica escapada en donde la mujer se expresa con discreta sensualidad y siempre teniendo como principio básico la libertad y la feminidad. Este 2015 la primavera, de la mano de Michael Kors, se vive con un brillo particular. La alegría por la vida se percibe en una acción simple y a la vez maravillosa, como el nacimiento de una flor. Es momento de cuidar nuestros jardines y apreciar su renacer, porque la primavera, así como viene, se va.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario