C18web_Tane

Nino Bauti: elegancia y coolness en Tane

Si tuviera que describir a Nino Bauti en tres palabras, serían las siguientes: amable, elegante e inteligente. Antes de conocerlo supe que su gusto sería impecable. Si no Tane —una de las marcas mexicanas de joyas y orfebrería más prestigiosas a nivel mundial— no lo hubiera elegido a él como su nuevo director creativo.

Una tarde de abril, fresca y nublada, camino por las arboladas calles de la colonia Americana, me dirijo hacia la casa donde conoceré a este genio español. Entro en una casa sobria, de paredes blancas, los típicos mosaicos tapatíos con tonos tintos, arquitectura colonial y decoración minimalista. El viento sopla desde el patio central y yo tomo agua tibia de un vaso de vidrio mientras espero a que llegue Nino Bauti, quien entra minutos más tarde, saludando con piel perfectamente bronceada y una sonrisa en la cara.

Asienta su portafolio Gucci a un lado, se sienta enfrente de mí y poco a poco me empieza contar su vida… Nació en Sevilla, pero es mitad italiano, ya que su familia paterna viene de Sicilia. En España estudió arte y en México realizó su tesis sobre las pinturas de los muralistas posrevolucionarios. Posteriormente vivió casi veinte años en Londres, donde estudió diseño en la universidad de Saint Martins. Al graduarse tuvo la oportunidad de trabajar con Alexander McQueen. “Sí, el mismísimo Alexander McQueen en vivo y a todo color”, me comenta. “Tenía su carácter, pero también tenía un conocimiento impecable de la técnica y la estructura. Con él aprendí sobre todo a ser individual, y para mí eso es lo más importante: ser individual y escuchar lo que te late.”

Me cuenta que en el trayecto de su carrera también ha escrito colaboraciones para Vogue en el Reino Unido y en España, para GQ y para otras publicaciones: “He tenido la gran suerte de que se me han presentado muy buenas oportunidades y algunas las he sabido captar al vuelo. He conocido a gente maravillosa y he llegado a donde estoy porque he trabajado muy duro para lograrlo. No hay atajos, creo que se debe vivir la experiencia desde cero, y luego no hay que perder esa humildad y sencillez ante la vida.” Habla firmemente, me deja claro que nadie nos va a servir el plato, y que si eso llega a pasar, al final pasará mal.

No importa qué tan europea sea su sangre. Creo que un cachito de su alma es mexicana y él… él está locamente enamorado de nuestro país: “Me fascina México. El DF me encanta. Dentro de esa ciudad tan caótica se encuentran infinidades de colores y sabores verdaderamente únicos.” A un país lo definen su cultura y su gastronomía, es por eso que cada día que pasa y cada ingrediente que prueba, causan que Nino se enamore más de nuestro México lindo y querido.

Su increíble visión fusionada con su pasión por México fue lo que lo hizo estar a la medida exacta para Tane. Nino logra percibir que no se trata solo de joyería, sino de arte. “Estoy muy contento de formar parte de una marca tan histórica y tan fuerte para México como lo es Tane. Tane tiene una gran distinción: su conexión con el mundo del arte.”

Pero ¿qué tiene en mente Nino para Tane? “Nuestra marca está pasando por un proceso de renovación, un renacimiento, y estamos apostando por la juventud. Esta generación tan cool de jóvenes es mi mayor inspiración.” Su primera colección para Tane es punktera, algo totalmente inusual en la casa de oro y plata.

¿De dónde salió su inspiración? “La inspiración viene de la vida cotidiana, todo, absolutamente todo es inspiración: desde una sonrisa hasta una chica, una canción, un restaurante que acabo de descubrir o quizás simplemente el vivo color de una pared. La inspiración viene de todas partes, lo importante es estar y saberla reconocer.”

En cuanto a Tane, Nino define así el sentido de la marca: “Tane es un mundo de sofisticación mexicana, algo chic y muy elegante. El mexicano de mundo, sofisticado, es muy sobrio y elegante, entonces se casa perfectamente bien con Tane, porque Tane es precisamente todo eso: nada flashy, puro demure.”

Guardo silencio por dos segundos y le comento: “Nino, a mi mamá le fascina Tane.” “Qué bueno”, me contesta, “pero yo quiero que te fascine a ti, ese es mi nuevo reto.”

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario