MUSICcumplido

SANTIAGO CUMPLIDO

Vive en los límites de un mundo que pareciera menos sólido, más sutil e intuitivo. En los parajes de una existencia delineada por el gozo, los colores y la música, es uno de los pocos cantantes en el mundo, con la inusual tesitura de contratenor y, sin duda alguna, uno de los mayores exponentes mexicanos de dicha voz.

Tapatío de nacimiento, comenzó sus estudios formales a los dieciséis años en el Conservatorio de las Rosas, en Morelia. Después vendrían el Trinity College, en Inglaterra; el Conservatorio de Liceu, en Barcelona y, finalmente, el Conservatorio Real de La Haya, en Holanda, donde el año pasado se doctoró en canto y música antigua.

Aparte de su orquesta barroca Música Infinita (con la que interpreta música clásica), trabaja actualmente en Kontramariachi. Proyecto de música original, que incorpora material histórico del Prerrenacimiento español del cual se inspira, así como música de los siglos XV y XVI, fusionándola libremente con música popular mexicana (tanto antigua como contemporánea). Sin pretender dedicarse de lleno a la música colonial, Kontramariachi, es libre de yuxtaponer cualquier sonido y estilo, con la simple premisa de despertar los corazones.

¿Cuándo nace tu interés por el canto? No recuerdo el momento exacto porque fue muy temprano. Sé, por la memoria de lo que me cuentan mis familiares, que cantaba de niño todo el tiempo y que siempre fui muy entusiasta al respecto. Canto circunstancialmente, yo nunca me imaginé siendo un cantante. Primero quise ser mago, después guitarrista. A los cinco años descubrí el closet de mi papá con todos los acetatos de su estancia en San Francisco: Pink Floyd, Jethro Tull, Alan Parsons, Emerson, Lake & Palmer, pura música sicodélica. Los empecé a oír y me fascinaron, me traumé con Supertramp y con su disco doble, en vivo en París; gracias a ese álbum me hice baterista. Para esto, mi mamá me metió a clases de canto, entonces siempre estuve en el coro y así… Sin embargo, mi hermana era la que mostraba dotes de cantante tremendos, entonces yo me veía como el roquero y ella como la cantante.

¿Cómo se da la transición de roquero a cantante? Como si fuera lo obvio, lo natural. Me gustó mucho lo que es la escena, el espectáculo: las luces, el show, la adrenalina. Es decir, siempre estuvo muy presente el escenario en mi vida, desde niño, pero como si fuera lo más normal, sin second thoughts. En la adolescencia me metieron a una escuela de teatro musical y ahí aprendí a bailar, actuar y cantar. De repente me empezaron a dar papeles protagónicos en comedia musical y ahí sí, disfruté el hecho de ser el principal, de la responsabilidad y de la concentración que conlleva. Pronto ya cantaba como solista en teatros y, a la par de que estudiaba composición, me empezaron a dar muy buenos papeles. Nunca he sido ranchero, siempre me ha gustado lo interesante, lo divertido, lo colorido, lo nuevo; así que sí… al invitarme a cantar en la ópera, lo hice.

¿Cómo y cuándo inicia tu carrera profesional fuera de México? A los dieciocho años ya había cantado en cosas como muy “pro”, en la ópera de Michoacán, en el Cervantino, en el Centro Nacional de las Artes, en la Sala Nezahualcóyotl y en el Teatro Morelos; siempre en piezas que habían compuesto para mí, y también de pronto en cosas clásicas. Al grado de que me dijeron que aquí no había escuela de contratenor, que aquí no había escuela de música antigua, y me sugirieron que me fuera a Europa. Les hice caso y me puse a ahorrar. Armé conciertos, me fui a Londres y ahí empezó esa aventura europea que es todo otro tema.

¿Cuántos años viviste fuera de México? Once, aproximadamente.

¿En tu experiencia, qué ha sido lo más valioso de estudiar en conservatorios europeos? Lo increíble de esas instituciones es que el ambiente te da la oportunidad de practicar, de interactuar con otros músicos. Tus maestros te invitan a cantar con ellos (siendo algunos de los mejores contratenores del mundo), audicionas, etc. Te metes al mundo real y te vas dando a conocer, eso es lo que lo vuelve valiosísimo.

¿Como contratenor, qué música es la que más te apasiona? Me fascina interpretar música del Barroco. Ese claroscuro me toca de una manera que no puedo describir muy bien, es como un apasionamiento refinado, como la película de Farinelli, para mí eso es el Barroco. Otra música que me encanta, es la del Quattrocento, la de la transición entre el Gótico y el Renacimiento; el Ars Nova y el Ars Subtilior. Es como música de los astros, como muy mística, pero no oriental, es hermosa.

Platícanos sobre algún momento memorable en tu carrera. Cuando por primera vez canté una pasión de Bach, La Pasión según San Juan; con instrumentos antiguos, en la catedral más grande de Inglaterra, en Salisbury. Con un director súper famoso y con solistas de muchísimo renombre. El contratenor había cancelado y entonces alguien me recomendó. De pronto estaba yo ahí cantando, súper chavito, con puro fregonazo y con un coro increíble. Fue una experiencia extasiante, musicalmente me conmovió muchísimo.

¿A quién admiras? A Michael Chance. Aparte de ser uno de mis grandes ídolos, fue mi maestro. Me ayudó a prepararme para mi concierto en Salisbury. De pronto estaba ahí con él cantándome, igualito que en sus CDS pero en su casa, en su piano. Fue exquisito, hasta la fecha me quiere mucho, hay una gran amistad con él.

¿Qué es lo que más extrañas cuando estás fuera de nuestro país? La gente y su manera de relacionarse.

¿Qué disfrutas hacer en tu tiempo libre? Me gusta cocinar, leer cosas de energía, de espiritualidad, de historia del arte y de música. Me gusta coleccionar aceites esenciales. Amo pintar y como una vez al mes, redecoro mi casa. Paso mucho tiempo pensando en cosas que voy a hacer, en nuevas composiciones, nuevos proyectos, en que quiero hacer mi propio estudio, construirlo con mis manos.

En general, mi vida es un pasatiempo, un cantante no debe cantar tanto. Debe estudiar a conciencia, cuatro, cinco horas como máximo. No es como ser pianista, quien puede tocar y tocar. También dedico gran parte de mi tiempo a la investigación, a traducir cosas, etcétera.

¿Cuáles son tus lugares favoritos en Guadalajara? Ahora vivo en Ajijic, pero cada que vengo me encanta caminar por la callecita de Prisciliano Sánchez, justo donde se abre la cuchilla donde está La Casona y por la calle Libertad. Para comer, los mariscos El Carnal.

¿Cuáles páginas de Internet son las que más visitas? Musicalgrove, wiki, CPDL, IMSLP y Spotify.

Actualmente trabaja en su página Web y en su primer disco. Mientras, pueden asistir a las siguientes presentaciones:

Febrero: Del 2 a 9 en Bellas Artes (de nuevo con la ópera Muerte en Venecia)

Marzo: Kontramariachi en Miami.

http://www.myspace.com/santiagocumplido

http://facebook.com/santiagocumplido

 

 

 

 

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario