Emevé Chardonnay

En esta ocasión elegí platicarles sobre el Chardonnay de Emevé. Así como en las catas y en la mesa por lo general se empieza con un buen blanco, así empezamos esta serie de participaciones.

Hablar de Emevé es hablar de historia familiar, de una vinícola que comienza como un hobby de su fundador, Mario Villarreal, quien en el año 2004 comienza a sembrar vides en su rancho en Valle de Guadalupe, con la intención de producir vino para su familia y amigos. El resultado fue bastante bueno, y de ahí la cosa se fue poniendo interesante, hasta que, al día de hoy, Emevé es una vinícola fuerte y estable en el Valle, ya del gusto de muchos mexicanos en todo el país.

En particular, este delicioso Chardonnay es criado durante 90 días en barrica de bocoy, un tipo de madera húngara, un poco atípica en la producción de vino en México, que en este caso nos permite obtener un Chardonnay súper refrescante, de un color dorado brillante, con aromas tropicales deliciosos, algo de almendras y aromas a tostado, propios de la barrica.

FoodiesVino_001aEn boca, un Chardonnay untuoso, o sea que permanece y envuelve el paladar con persistencia. Si a esto sumamos una acidez fina y muy bien balanceada, este vino brinda la oportunidad de maridarlo con ceviches frescos, comida thai, pescados cocinados con salsas mexicanas, como pepián, mole, etcétera. En fin, un extraordinario Chardonnay mexicano, que, en la anterior temporada de chiles en nogada, tuve la oportunidad de ensamblar y que me dejó sorprendido.

Para comer delicioso, para empezar a beber y abrir estómago, o simplemente para llevarlo a la copa y compartirlo este verano, Emevé Chardonnay es un vino muy especial. Pueden encontrarlo en la tienda de vinos de Vinisfera, en Santo Mar de Andares, en La Pasta de Chapalita, en La Moresca de Andares y en Talento del mismo centro comercial.

¡Salud y buen provecho!

#TomaVinoMexicano
Álex Vergara, más allá de otros títulos, es apasionado de la uva y sus virtudes. Embajador del vino mexicano, ha representado a Hipervinos en nuestra ciudad. Lo puedes encontrar en La Docena de Andares, siempre dispuesto a recomendarte el mejor vino.

Hipervinos Guadalajara
T: 3610 0943

Decadent desserts

Sin importar el país, la cultura o la lengua, al hablar de postres, esbozamos una sonrisa (dulzura implícita). La sonoridad de la palabra concuerda con su sentido: el cierre perfecto en la buena mesa, el complemento ideal en toda propuesta gastronómica. Los postres son la confirmación del hedonismo en el ritual de comer, y pueden llegar a ser adictivos.

El ser humano ha procurado alimentos dulces desde tiempos ancestrales. Los aztecas consumían chocolate, mientras que pobladores de diversas latitudes, recogían nieve de las montañas, para endulzarlas con miel. Al pasar del tiempo, los platos dulces fueron adquiriendo cada vez más sofisticación: la repostería se convirtió en un arte.

En Cream quisimos hacer un recuento de nuestros postres favoritos, esos que nos han cautivado, los mejores en la oferta gastronómica de la ciudad. Conózcanlos en este suplemento y, si no lo han hecho todavía, ¡pruébenlos!

C18web_LulaThe Wood Land (Lula Bistro)
Texturas de chocolate orgánico. Un postre compuesto de pannacotta de caramelo y sal del Himalaya, tierra de chocolate negro, puré de mandarina, gel de leche quemada, rocas de menta texturizadas en nitrógeno líquido, mantequilla quemada en trufa de chocolate (aromatizada con trufa negra), helado de romero y chocolate blanco.

San Gabriel 3030
Col. Vallarta Sur
T: 01 33 3647 6423
lulabistro.com
Facebook: Lula Bistro
Twitter: @lulabistro
Instagram: @lulabistro

C18web_DocenaVolcán de dulce de leche (La Docena)
Herencia del chef Fernando Trocca, se basa en un batido de yemas con huevos, dulce de leche, un enfriado exacto y un horneado a alta temperatura. El resultado es un pastelito de caramelo, delgado, con un líquido de dulce de leche calientito, acompañado de un helado de plátano maduro y un toque de almendras.

Paseo Andares y Av Americas 1491
T: 01 33 3611 0452 y 3817 8798
Twitter: @la_Docena
Facebook: La Docena
Instagram: @ladocenaoysterbar

C18web_TintorettoFondant de chocolate (Tintoretto)
Un pastel perfectamente horneado, suave por dentro, con estructura por fuera, adornado con frutos rojos y azúcar glas. Todo el sabor del chocolate, en combinación con otros ingredientes, acompañado por helado de vainilla. Ideal para maridar con un vino tinto de uva Syrah, de la bodega Penfolds, Australia.

Av México 2916
Col. Juan Manuel
T: 01 33 3642 7242
tintoretto.com.mx

Facebook Tintoretto Restaurante
Twitter @Rtintoretto
Instagram @rtintoretto

C18web_TalentoCheesecake de chocolate con cacahuate (Talento)
Un cheesecake de cacahuate, chocolate y caramelo, con trozos de Snickers. Se sirve acompañado de helado de vainilla y salsa de caramelo.

Paseo Andares VIP, Centro Comercial Andares y Av. Lázaro Cárdenas
3770 Locales 1 al 5
T: 01 33 3648 2298 y 01 33 38983137
talentorestaurante.com
Facebook: Talento
Twitter: @TalentoFuzion

C18web_OlioNido de Phyllo (Olio Bistro)
Un nido de pasta filo, relleno de ganache de chocolate con licor Grand Marnier. Se termina con aceite de oliva extravirgen y cristales de flor de sal mexicanos. El gelato es de aceite de oliva extravirgen y se decora con un botón de chocolate, pintado con stencil comestible. La idea del postre es jugar con los contrastes de sabor entre el chocolate semiamargo, la textura de los cristales de sal y el aceite de oliva.

Av. de las Américas 1501
Col. Providencia
T: 01 33 3817 1180
oliobistro.mx
Facebook: Olio Bistro
Twitter: @OlioBistro
Instagram: @oliobistrochef

C18web_TequilaHelado de plátano (La Tequila)
Helado de plátano, acompañado de salsa de chocolate con chile mixe y empanada de requesón, servido con cajeta al tequila y nuez.

Av. México 2830
Col. Terranova
T: 01 33 3640 3440

La Tequila Sur
López Mateos Sur, #1710 PB3, CP45645
Plaza La Gourmetería
T: 01 33 3188 2634
latequila.com
Facebook: La Tequila Cocina Mexicana
Instagram: @la_tequila
Twitter: @LaTequilaGdl

C18web_AlarízSuspiro de azafrán (Alaríz)
Esfera de chocolate blanco, rellena de crema de azafrán, sobre pan de especias y mousse de vainilla, con palo de canela. El aroma y el gusto del azafrán, en combinación con la canela, crean un delicioso contraste con el chocolate y la vainilla. El azafrán es un ingrediente protagónico en la repostería española.

Calle Florencia 2818
Col. Lomas de Providencia
T: 33 3146 3932
alariz.com.mx

Facebook: Alaríz
Twitter: @AlarizGDL
Instagram @alarizgdl

C18web_MorescaPay de limón (La Moresca)

Un pay de limón fuera de lo común, servido sobre un crumble de galleta integral y miel, acompañado de merengues de limón espolvoreados con azúcar azul, fresas y gajos de limón. Fresco y delicioso.

Paseo Andares 4965
Puerta de Hierro
T: 33 3611 2864

Av. Lopez Cotilla 1835
Col. Americana, Guadalajara
T: 33 3616 8277
lamoresca.com

Facebook: La Moresca
Twitter: @LaMorescaGdl
Instagram: @lamoresca

C18web_iLatinaTrufa de chocolate (I Latina)
Base de trufa, con intenso sabor a chocolate, acompañado con una quenelle de helado de vainilla de Papantla, bañado con vetas de chocolate. Se sirve sobre una tierra de chocolate amargo y crujiente de cocoa. No hay amante del chocolate que se le resista.

Av. Inglaterra 3128
Col. Vallarta Poniente
T: 33 3647 7774
Facebook: i Latina restaurante
Instagram: ilatinarest
Twitter: ilatinarest

C18web_SaintEclair de plátano (Saint Michel)
Bollo fino, preparado con pasta choux, relleno de suave crema de plátano. Lleva una lámina de chocolate de la casa Valrhona y va cubierto de crema chantillí. Este ecalir, creado por el chef Paul Bentley, es una muestra de repostería francesa artesanal: dulce y, al mismo tiempo, con carácter.

Nueva Escocia 1482
Col. Providencia
Blvd. Puerta de Hierro 5278
T: 33 3611 4033
T: 33 9627 4054
saintmichelgdl@gmail.com
Facebook: Saint Michel

C18web_AnitaLiSorbete de piña (Anita Li)
Postre helado, ligero, con piña, mango y chamoy. Se sirve sobre una base de arena de coco tostado, con chip de piña. Se acompaña con compota de mango, maracuyá y cachaza. Todo el sabor de la fruta tropical. Un postre original, fresco y con un toque méxico-brasileño.

Av. Inglaterra 3100
Col. Vallarta Poniente
T: 33 3647 4757
Anita-li.com
Facebook: Anita Li
Instagram: anitalirest
Twitter: anitali_

Chile, maíz, chocolate y un toque de mezcal

Definitivamente no existe comida como la mexicana. Pienso en los domingos de comidas familiares. La reunión empieza como a las dos, con las mesas llenas de diferentes entradas para picar mientras todos llegan. Mango, tunas, pepino y jícama con limón, sal y chile. Panelas asadas con salsas de aguacate, tomate y más chile sobre totopos deshidratados. Dips de queso con mermeladas de jamaica y chile de árbol. Ceviche, guacamole, cervezas y jarras de aguas frescas de horchata, tamarindo, limón con chía, fresa y jamaica.

Es hasta las cuatro que, ya todos sentados y platicando, por fin pasamos al plato fuerte. Pozole con maíz y carne de cerdo, acompañado de quesadillas de maíz de las cuales escurre el queso. O quizás carne en su jugo con cilantro, rábano picado y a un costado frijoles refritos con granos de elote. Aún mejor, en temporada, chiles en nogada rellenos de carne, bañados con esa cremosa salsa de nuez y granada por encima.

C17_Foodies_01Postres abundan en una mesa alargada: helados de garrafa, chongos zamoranos, flan espeso, arroz con leche, pétalos de rosa cristalizados, pastel de tres leches, chocolate caliente, churros, café de olla y dulce de leche.

Nuestra cocina es de las mejores. Por algo la gastronomía mexicana fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en noviembre de 2010. Es toda una pared histórica de mosaicos que se remontan a diez mil años atrás, con la domesticación del maíz, que junto con el chile, ha estado presente en la mayoría de las cocinas prehispánicas de nuestra fundación: olmecas, aztecas, mayas…

Durante la colonización los europeos trajeron recetas y alimentos que revolucionaron nuestros platillos: ovejas, vacas y sus derivados, cerdos, cereales, especias y frutos que nos eran inimaginables. Con el paso de los años cocinas como la española, la asiática, la árabe y la africana nos han influenciado asombrosamente.

La gastronomía mexicana es el resultado de un mestizaje culinario: refleja la misma mezcolanza que existe en nuestra tierra y en nuestra gente, refleja el espíritu vivaz y alegre del mexicano, que también es cambiante, y es por eso que las nuevas corrientes en el ámbito culinario global también han llegado a México, a sacudir nuestras cocinas.

Algunas tendencias empiezan a practicarse en nuestro país, como la cocina molecular, en la que se juega con los alimentos para transformar sus composiciones físicas y químicas, de manera que su textura o su forma cambien. Igualmente abunda en México la cocina de autor, en que los chefs buscan expresarse a través de creaciones propias y auténticas.

Para algunos el propósito es mezclar ingredientes puros y rústicos mediante elaboraciones complejas y excéntricas, para otros puede consistir en divertirse al cambiar las texturas de los alimentos, mientras que otros más se proponen fusionar distintas cocinas entre sí. En el siglo XXI todo, hasta la gastronomía, va transformándose a paso veloz. Todo se vale, los límites se los pone cada cocinero tomando en cuenta a su comensal. En gustos se rompen géneros y hoy en día las reglas se pueden romper.

A continuación, algunas de las propuestas más interesantes que ofrecen las capitales culinarias mexicanas:

C17_Foodies_06México DF

Pujol. Si lo que quieres es vivir una experiencia gastronómica, este es el lugar indicado. A cargo del chef Enrique Olvera, Pujol se encuentra en la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo. Ofrece una reinvención de las tradicionales recetas nacionales.

Central Central. Comida española con un toque francés. Un raw bar que presume ostiones, conchas y cangrejos. Jamones, tapas, champaña y un DJ habitan los distintos pero sobrios espacios de este restaurante en Santa Fe.

Maximo Bistrot. Recetas mexicanas elaboradas con ingredientes frescos recién comprados en el mercado.

Quintonil. Ubicado en Polanco, propone platillos de la cocina mexicana contemporánea, hechos con ingredientes locales. Retoma lo casero para transformarlo en arte culinario.

Raíz. Las propuestas de este lugar cambian cada estación del año. Un restaurante orgánico con creaciones complejas.

C17_Foodies_02Guadalajara

Alcalde. Con su eslogan “Cocina franca” viene a refrescar la auténtica gastronomía mexicana, siempre trabajando con ingredientes locales y frescos para presentar creaciones que sorprendan por su sencillez y espontaneidad.

C17_Foodies_08Anita Li. Una de las mejores opciones de la ciudad: cocina fusión entre lo mediterráneo y lo asiático dentro de un ambiente inigualable.

Lula Bistro. En 2012, obtuvo nominaciones de la revista Travel + Leisure en las categorías de Mejor Arte al Plato y Mejor Restaurante Nuevo. Su menú ofrece obras de arte experimentales que exprimen hasta la última gota de cada ingrediente y d la creatividad de su reconocido chef, Darren Walsh.

C17_Foodies_07Mérida

Néctar. Gastronomía evolutiva yucateca. Cambia con el paso del tiempo pero conserva siempre sus raíces. Sus platillos y su ambiente transmiten el orgullo de su origen.

Rosas y Xocolate. Desde la entrada se respira la desenvuelta elegancia del lugar: terrazas llenas de vegetación, madera y espejos de agua; contrastes de colores, materiales y texturas, de sombra y de luz. Una fusión de sabores y alimentos con especias, que oscila entre el ayer con el hoy, entre lo salado y lo dulce, impregnado de pétalos de rosa y chocolate.

Puerto Vallarta

La Leche. Decorado con repisas llenas de frascos y cartones de leche, todo en color blanco, en este lugar el chef sorprende a los comensales cada día con un menú diferente. Un restaurante atípico y vanguardista.

La Paz

Nim. Con azulejos, sillas de colores, mesas y barras de madera, es una de las propuestas más atractivas de la ciudad. Cocina internacional que coquetea con recetas mexicanas y es elaborada con manos e ingredientes locales.

Trocadero. Una fusión de la cocina española con la francesa. En este bistró se sirven tapas y, entre copas de su muy buen vino, se respira un ambiente mediterráneo.
Oaxaca

Los Danzantes. Cocina mexicana contemporánea que usa los más tradicionales ingredientes oaxaqueños y su propio mezcal, para crearinnovadoras recetas cuyo propósito es revivir el amor a nuestra cultura.

Hermosillo

Reforma 255. Cerca de la frontera se encuentra este dúo de tienda artesanal y restaurante, ideal para cena y brunch, donde se une la cocina regional con la americana.

En México la comida es mucho más que un simple alimento, es algo que nos une como sociedad, es lo que más nos enorgullece, porque cuenta nuestra historia a través de aromas, colores y sabores. Nuestra cocina siempre logra hacernos sonreír por su riqueza. Una infinidad de recetas que van más allá del tiempo, que despiertan nuestra sangre y con bebidas tan fuertes que todo curan, todo nos hacen olvidar. Porque, como me dijo el otro día el cantinero: «Para todo mal, mezcal y para todo bien, también.»

ANTONIO LAVEGA VS PEPE HUERTA

Foodies

Contenedor-2

¿QUÉ SIGNIFICA CATAR?
Por Antonio Laveaga

La palabra, para mí, de por sí suena intimidante, desafiante, retadora. Pero ¿qué quiere decir?. Según el diccionario de la Real Academia es: Probar o degustar un alimento o una bebida para determinar su sabor. Así de fácil, probar y dar uno su propia opinión pero: ¿cuál es el temor? Es el no confiar en nuestros propios sentidos con los que hemos convivido toda la vida. Mejor cambiemos la palabra: digamos degustar, ahora se lee y hasta suena agradable, amigable y hasta divertida y complaciente. El diccionario nos dice que el significado de este término es: saborear, deleitarse sensorialmente. Connotación positiva: gran cambio ¿no?.

Pues eso fue lo que se nos pidió hacer, catar pero en su lugar lo que se hizo fue degustar y así disfrutar, que para mí es una de las máximas de este quehacer: gozar, divertirme y regocijarme con este oficio y créanme, no me resulta complicado.

EL DESPERTAR DEL VINO
Por Pepe Huerta

¿Ahora qué vino será el que despertemos de ese sueño en el que entró al ser puesto en una botella; lejos, en la bodega en donde fue creado y ahora aquí presente en la mesa?

Llega de la mano de la expectativa, esa que siempre se hace presente con comentarios, a veces a favor, a veces con la duda, a veces chuscos, y a veces con un silencio respetuoso; algunos vinos se niegan a ser levantados y aprietan el corcho como si nunca quisieran volver en sí, otros, de sueño ligero, son levantados con facilidad.

Una vez que inicia esa transición de letargo a respiro, nos comienza a contar su sueño con aromas, a veces fáciles de entender, a veces inexplicables, a veces complejos y algunas veces, no son sueños sino pesadillas.

Al servirlo se escucha que llena de color la copa, después de todo el alboroto por fin descansa, para respirar, se mantiene ahí quieto, hay veces que necesita tiempo, y hay veces que pareciera estar más vivo que nunca.

Inhalas, y empiezas a vislumbrar los primeros esbozos, a veces claros, y a veces ocultos, pero siempre presentes. Si pones atención, hay veces que con un murmullo el vino te dijo algo y es suficiente para sacarte una sonrisa desde dentro.

De pronto alguien en la mesa exclama, las copas levantan el vuelo para decir ¡salud! e inmediatamente lo llevamos a la boca y comenzamos a descifrar los sueños del vino. Se hace una pausa, la mirada empieza a recoger los primeros atisbos de lo que finalmente será el aplauso, la duda o la decepción. Un vino más ha sido despertado.

Contenedor-4

Antonio Laveaga
La cita fue en el restaurante Con(tenedor), que en otra ocasión hablaremos de este discreto lugar, con una excelente cocina, situado en el corazón de la Colonia Providencia.

Pepe, socio y enoentusiasta me esperaba con un vino mexicano Artigiano Nebbiolo, gran vino que hacen en San Antonio de Las Minas, cerca de Ensenada, Baja California, región de donde proviene el mejor vino del país. Este caldo fechado en 2010 está hecho por Alejandro Cabello Passini, en el cual se utilizó una, uva típica del norte de Italia la Nebbiolo, que se avecinó muy bien en nuestro país y como resultado, da grandes vinos. La descripción técnica es la siguiente: color rojo intenso, con un halo violáceo debido a la juventud del vino, nariz compleja pero elegante, se logran percibir los frutos rojos como la manzana y la ciruela, y el caramelo. El paladar confirma los frutos rojos y un dejo a madera muy bien integrada. Taninos presentes, pero no llegan a molestar. El maridaje sería un buen ossobuco o bien, un buen corte. Un vino muy balanceado y recomendable en cuanto a la relación precio-calidad.

Para esta degustación, cometí un error típico que sucede cuando vas con amigos, llevé un segundo vino que fue el Argiano Non Confunditur 2009, (aún cuando se parecen los nombres, son totalmente independientes) que, aunque no era una cata comparativa, ya antes de descorcharlo, este llevaba cierta ventaja sobre el otro, es un vino con pedigrí, pues el vino fue, en el 2011, el no. 46 dentro del top 100 que cada año hace la revista Wine Spectator.

Insisto, aún cuando no era concurso, es inevitable comparar uno con otro. Un 3er. amigo, Iñaki, en el paladeo de alimentos preguntaba sobre las diferencias de las aguas de vides, a lo que yo quise hacer una analogía futbolera: ambos vinos son buenos, correctos, adecuados y cumplidos al paladar. Pero juegan en torneos diferentes, el mexicano lo podemos comparar con Omar Bravo o Miguel Sabah (ambos futbolistas nacionales) y el otro con un Kun Agüero, Iniesta, y hasta Messi o Christiano Ronaldo.

Argiano es de la región de La Toscana, y es un vino “Super toscano”, esto quiere decir que es de la región, pero hecho de uvas diferentes a las permitidas por las normas de la denominación de origen de Italia. Fue hecho con base de uvas de origen francés: Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y la italiana, Sangiovese. Es un vino de color rojo rubí, gran cuerpo, a la nariz refleja lo especiado de la Cabernet, y se notan también los frutos rojos. Al paladar percibimos un toque dulce que proviene de la Merlot, madera bien integrada, frutos rojos y la mineralidad se alcanza a detectar. Vino con un final largo que bien se puede beber ahora o guardarlo por otros 3 o 4 años. Cómase con quesos maduros o semimaduros y carne asada. No olvide siempre al degustar vino disfrutar el placer de hacerlo.

Pepe Huerta
Cuando me vi con Toño para invitarlo a escribir me dijo «¡Vamos empezando con un mexicano!». -«¡Sale!, ¿Cuál?», y él sin dudar volteó al mueble donde había unas botellas y me dijo: -«¡Ese, el Artigiano, está muy bueno, pero que sea el Nebbiolo«. Hay veces que esta es la mejor forma de elegir un vino cuando se trata de catar, la improvisación. En esto del vino hay que aventarse y probar. El día de la cata estaba yo con mi amigo Iñaki, veo entrar a Toño y me muestra una botella y dice: «Este también está bueno, es un Super Toscano»
A lo cual yo pensé: «Ese no va a estar bueno, va a estar buenísimo».
En ese momento decidimos que no probaríamos los dos, sino los tres. Debo de confesar que con ansiedad esperé este momento. El primero en subirse al ring fue el Artigiano 2009, un vino de Fratelli Pasini, Nebbiolo, como ya lo había mencionado, una de mis uvas predilectas en estos días, pues se adapta muy bien al suelo mexicano.

Visualmente es cristalino y de color rojo violeta con un cuerpo aparente medio. Es un vino expresivo fuerte en aromas y complejo a la vez, en el cual se distinguen aromas a frutos rojos frescos y fresas, muy agradable en nariz.

La madera, aunque presenté, no es una característica predominante en él. Ya después de un tiempo denota un ligero casi imperceptible aroma a tabaco.

En boca confirma los frutos rojos, las fresas y frambuesas, muy expresivo y una acidez muy poco elevada, que no molesta, el tanino envuelve la boca, es fino, me gustó. Lo único que le faltó en boca es un poco más de permanencia.
Carece de esa nota salada tan típica en algunos vinos mexicanos, la cual a mi no me gusta y considero un defecto, más que un estilo.
No hay presencia de fruta sobremadurada, también, algo común en algunos vinos de esta región. Es un vino con personalidad, muy fácil de beber. Fue un acierto probarlo.

Luego nos enfrentamos al Super Toscano. “Qué injusto eres Toño”, le comenté, luego les cuento por qué. Se llama Argiano 2010, hasta se parece el nombre a su antecesor.
 Este es un Cabernet Sauvignon, Sangiovese y Merlot, Toscano IGT.
 A la vista es un vino limpio con un color profundo rojo rubí, con cuerpo.

Un vino muy expresivo en nariz, con aromas a moras, como zarzamora y frambuesa. Deja sentir elegantemente la pimienta del Cabernet Sauvignon. La barrica está muy presente y lo enriquece. Ya después aparece ligera nota a tierra mojada.
En boca, es todavía más expresivo, las frutas se hacen presentes con una acidez perfecta y un tanino muy agradable, suave y elegante. El ataque es medio y se siente con estructura, cuerpo y con permanencia en boca. ¿Qué les digo? Tal y como lo esperaba, delicioso. Dicen que la expectativa a veces mata, pero en este caso, sobrepasó. Es un vino muy bien hecho, la verdad me sorprendió sobremanera.

Se me hizo injusto subirlo al ring, porque es un vino totalmente diferente al mexicano. Creo que los tres estuvimos de acuerdo en esto. En la diferencia de ambos vinos radica su bondad. Aunque siempre hay una prueba irrefutable: el vino que se queda en la botella al final de una cena, pues digamos, que en este caso, no fue el mejor.

Lo que es innegable es que nada como que el vino sea el añadido a la compañía con los amigos. Esa sí que es una fórmula infalible.