Yalitza Aparicio

C36_Yalitza_web

Por Jose Acévez (@joseacevez)

Fotografía / Ricardo Ramos (@ricardoramosphoto)

La historia de Yalitza Aparicio se ha convertido en un mito para la vida cultural mexicana de los tiempos recientes. Una mujer mixteca de la sierra oaxaqueña que por un desliz del azar terminó convirtiéndose en una estrella reconocida y aplaudida en los rincones más sofisticados del mundo. Una historia sobre las excepciones; de esas que abundaban en la televisión abierta o en las películas con poco presupuesto. Una historia casi inverosímil si no fuera por, literalmente, la magia del cine. Ese cine que es capaz de retratar y reconocer, de abrir espacios para interrogantes genuinas. Esa “magia” lúcida que abunda en Roma, donde la actuación de Yalitza es elemento imprescindible para la completud.

Cuando a inicios de noviembre de 2018, la edición estadounidense de Vanity Fair publicó una entrevista con Aparicio junto con su coprotagonista, Marina de Tavira, y Alfonso Cuarón, director de la tan esperada película producida por Netflix, el nombre de la maestra normalista que se hizo actriz comenzó a ebullir. La entrevista se acompañaba de las fotografías que realizó Cristina de Middel, las cuales están llenas de una atmósfera estética particularmente vasta y caleidoscópica. Las imágenes no tardaron en viralizarse y en generar todo tipo de comentarios. No es común que en México veamos a una mujer mixteca vestida de Gucci, Louis Vuitton y Prada, posando con elegancia y rodeada de elementos formales (colores, flores, luces) que no niegan su etnicidad, sino que la engalanan. Un encuentro poco explorado entre el exotismo de lo originario y el mundo del glamur que solo le corresponde a unos pocos. Fue un momento donde comenzamos a imaginar, a discutir, a vislumbrar alcances. ¿Por qué nos hemos negado tanto tiempo la posibilidad de adular nuestra compleja diversidad? ¿Por qué tenemos que reservarnos la exclusiva de la belleza autóctona mexicana en su contexto folclórico y no verla como un engranaje más de los referentes que se suponen universales?

La historia de Yalitza —y su repetición recurrente, constante y múltiple— ha desatado todo un fenómeno de reflexión (a veces superflua, otras muchas más profunda). Hacia el interior de nuestro país, en dos sentidos: primero, sobre la trama de Roma (el oportuno y casi urgente cuestionamiento acerca del tipo de relación que hemos construido con quienes se dedican a que los hogares mexicanos sean espacios vivibles, a quienes les debemos, sin hipérbole, la supervivencia de la cotidianidad); y, dos, sobre cómo nos hemos relacionado históricamente con los pueblos originarios de México. Ambas cuestiones se entrelazan en un fenómeno tan único como inédito: la superación de Yalitza ante el personaje de Cleo para convertirse en un icono de la cultura masiva internacional, pero sobre todo mexicana. Además, a nivel global, con el León de Oro y diez nominaciones al Óscar, entre las que Aparicio compite por el premio a mejor actriz, la película que retrató con manufactura exquisita un momento históricamente tan situado del México de los setenta, pero cuya narrativa no impidió que se comprendiera en cualquier punto del mundo, nos dejó entrever un talento innato, que desde su estreno ha estado sobrado de aplausos. Es aquí cuando las capas se vuelven visibles y podemos reconocer a Yalitza Aparicio, a Cleo, y a la primera interpretando a la segunda.

Nos hicimos de pronto de una de las mejores figuras que ha entregado México al cine internacional, representando, sí, un papel cuyas vetas nos hacen cuestionar profundas huellas de las diferencias que han marcado a este país. Pero que, sin embargo, no se quedó ahí. Yalitza no fue Cleo y no la entendimos a partir de su personaje, sino que sus rupturas y replanteamientos nos han permitido ver más allá de lo evidente. Rehacer códigos no es sencillo y el perfil de Aparicio fue un aliciente pocas veces experimentado.

CREAM_36-38_aDespués de Vanity Fair llegó el epítome del reconocimiento estético: Vogue. Por primera vez en la historia de la edición mexicana, la portada fue para una mujer que no ocultó ni maquilló sus rasgos indígenas. Los retratos de ese “orgullo mexicano” se enaltecieron. A la Frida Kahlo, a la María Félix, a la Angélica María. Pero bajita, morena y con abismal mirada negra. Estábamos siendo conscientes de la creación de un nuevo referente, de un antes y un después. De un momento en la historia visual mexicana donde, además, leíamos In tiu’n ntav’i, la traducción mixteca de “Una estrella ha nacido”. La validación (aunque no solicitada) fue explícita.

Y eso es lo que más se reconoce y aplaude de Yalitza: no le bastó una actuación monumental, una comprensión detallada de la realidad de miles de mujeres que tienen que enfrentar la pesadez de la desigualdad y el desdén. No. Su capacidad rebasó al personaje para entregarnos a una mujer completa que se planta con igual distinción en Londres y en Los Ángeles, en el New York Times y con Jimmy Kimmel.

A Yalitza Aparicio le debemos la reformulación de muchas de nuestras convicciones. Sabemos, gracias a ella, que nos estábamos limitando y que eso nos hacía daño. Hoy, como en ningún otro momento de la historia contemporánea de México, podemos reconocer las anomalías con las que se construye y se aprecia la belleza. Por lo que poco abona la obediencia perpetua a un modelo o a una regla.

Los pendientes son todavía cuantiosos. Sabemos que la separación entre Yalitza y un personaje que replica los estereotipos de las mujeres indígenas en México, si bien no fue fortuita, no es aún una constante reconocible. Lo que sigue es que la validación y el porte de quien se presenta como el nuevo referente se replique sin dudas o trabas. Que sean cada vez más las portadas que no cuestionen el origen o el tono de piel; que se diluya el reconocimiento monolítico para construir otras (y múltiples) maneras de que no haya jerarquías entre colores. Lo que sigue es que Yalitza ya no ocupe el papel de Cleo, sino que la realidad y el cine obedezcan a contar más historias que no estén limitadas a que los personajes vivan atados a una raza, a un género o a una clase social.

El primer paso ya lo dio Yalitza y lo que sigue es mantener la congruencia, pero sobre todo la apertura para facilitar y apreciar. Que Oaxaca y cualquier parte del mundo sea un retrato pertinente y pulcro.

C36_Yal_01Platicamos con la actriz sobre esto y sobre los retos y disfrutes de hacer Roma. Aquí algo de lo que Yalitza nos platicó.

Cuéntanos cómo es Tlaxiaco, tu ciudad natal.
Tlaxiaco es maravilloso. Crecí y siempre he vivido ahí. Considero que todas las personas son muy amables, muy respetuosas; me encanta como se llevan entre sí. Aún es un lugar pequeño y cuando vas por la calle, toda la gente se saluda. Eso me encanta de mi ciudad.

¿Qué te llevó a elegir la docencia como primera profesión?
Elegí la docencia porque desde que recuerdo, es algo que me ha gustado. Me encanta convivir con los niños y siento que ellos tienen esa facilidad de aprender las cosas de una manera muy natural. Además cuentan con la inocencia de la edad, que les permite ir formándose con los aprendizajes de acuerdo a sus experiencias. Son esas razones que me llevaron a elegir esa profesión tan maravillosa.

Cuéntanos qué es lo que más te gusta y si hay algo que no te guste de ser mixteca.
Me encanta todo de ser mixteca. Estoy muy orgullosa de mis raíces, orgullosa de cómo es mi gente. Son personas muy alegres, siempre apoyándose mutuamente y es por ello que estoy tan feliz de haber nacido en la Mixteca y de haberme criado con su cultura. Aunque mi familia pertenece a dos culturas diferentes (Triqui y Mixteca), yo crecí y nací en Tlaxiaco, por lo que aprendí a amar todo lo que significa.

¿Y de ser mexicana?
Me encanta que tenemos una cultura tan diversa, tenemos tantos lugares maravillosos, cada persona tiene características diferentes que nos hacen ser únicos. Además de contar con una gastronomía tan grande y tan rica.

Durante el proceso de rodaje, ¿Cuarón te contaba de Libo? ¿Cómo fue que te apropiaste del personaje de Cleo?
Conocí a Libo un poco antes de comenzar el rodaje. Tuve la oportunidad de hablar con ella y también Alfonso me contó sobre su historia con ella. Pero, repito, esto fue antes de que comenzara el rodaje y no me contaron qué sucedería en la película.

CREAM_36-50¿Qué es lo que más admiras de Cleo y Sofía?
Lo que más admiro de Cleo y Sofía es la fortaleza que tienen como mujeres y el amor tan grande que tienen por la familia. El amor las ayuda a salir adelante.

¿Cuál es tu escena favorita de Roma? ¿Por qué?
Es cuando Cleo está arrullando a Sofi y que Sofi está también cantando esa canción de cuna en mixteco. Es algo muy bonito, porque se muestra cómo Cleo comparte su lengua materna con la niña que cuida y a quien quiere tanto como si fuera su propia hija.

¿Qué sigue para Yalitza después de Roma?
Es algo que me he estado preguntando en los últimos días. Esperaré a ver lo que pasa, pero sé que si llegara a presentarse la oportunidad de hacer otra película, sería algo maravilloso. Y si no, igual estaría feliz de regresar a dar clases, ya que es lo que siempre me ha gustado y para lo que me preparé.

¿Quién o quiénes son las personas más interesantes que has conocido últimamente?
Todas las personas que he conocido son muy interesantes. He tenido la oportunidad de ver que mucha gente en esta industria se ha esforzado mucho para llegar a donde está y es algo para admirarse.

Cuéntanos sobre algún momento inolvidable de los últimos meses.
El momento que nunca olvidaré fue en Venecia, cuando se presentó la película en el festival de cine. Fue la primera vez que estuve en una alfombra roja y no tenía idea de lo que tenía que hacer y era algo que me tenía muy nerviosa. Pero fue una experiencia maravillosa.

Marina de Tavira

C36_Marina_web

Por Lety Sahagún (@letysaha)

Fotografía / Ricardo Ramos (@ricardoramosphoto)

Siempre he tenido pensamientos alrededor de los sueños. ¿A qué huelen? ¿Qué pasa cuando los tocas? ¿Qué cambia dentro de ti cuando eres nombrada como una de las mejores actrices del año a nivel mundial? ¿Cómo se siente desfilar por todas las alfombras y saber que tu nombre va acompañado de todo tipo de elogios por parte de los críticos de cine? ¿Qué se activa cuando ese trabajo que tanto alaban es algo que se relaciona con Alfonso Cuarón, quien como director confía en tus recursos actorales y te da la libertad de fluir con tu personaje? Con estas y otras dudas llego a casa de Marina de Tavira y entiendo todo. Me recibe con un café en la mano, sin una gota de maquillaje, mientras nos sentamos en una banquita pintada de colores a hablar del fenómeno que ha sido Roma.

Todo se ha movido más rápido que nunca para ella. Viene llegando de Los Ángeles y debe asistir a una entrega de premios dentro de algunas horas. Cuando le pregunto si se mudaría para allá, si cruzaría todas las puertas que se empiecen a abrir a partir de ahora, me sorprende su respuesta. Con toda la certeza del mundo, me habla de sus prioridades y de lo bonito del ritmo de su vida antes de Roma, de su amor por el teatro, por la vida tranquila en Coyoacán, por su familia y por esa casa con un naranjo precioso que se ve al entrar. Y entonces, desde la felicidad de lo que ya es, goza lo que esta película ha traído, pero no se obsesiona con Hollywood ni con los reflectores que acompañan este sueño. Ella lo supo desde niña: quería la vida que tenía, y quizá por eso llegó con tanta fuerza todo esto, porque no lo buscaba y no lo esperaba, pero ahora que llegó, lo disfruta a plenitud.

CREAM_36-16¿Quién es Marina de Tavira?
A estas alturas, muchas cosas. Soy actriz básicamente, es lo que más me apasiona, lo que quise ser desde niña, lo que más disfruto en términos profesionales, además de ser mujer, mamá, amiga y todas las demás partes de la vida.

¿Te acuerdas de algún momento en particular en que dijiste “quiero ser actriz”?
Sí, desde muy muy chiquita, casi a los tres años. Mi tío Luis (hermano de mi papá) es director de teatro y mi papá era un gran amante del teatro y también hacía teatro, tenía su propio grupo que ensayaba en mi casa. Desde chica me llevaban al teatro de adultos, no necesariamente al infantil. Desde siempre supe que quería pertenecer a ese mundo que me parecía mágico y fascinante. Podía ir a saludar a las actrices al camerino acabando la función. Nunca pensé en otra cosa, lo tenía muy claro.

¿Cómo fue para ti crecer en la Ciudad de México?
El momento en el que empecé a ser más feliz fue cuando entré a estudiar actuación en Coyoacán en la Casa del Teatro, que es mi alma mater. Siempre me encantó Coyoacán y el espíritu que ahí se sentía. Mi infancia fue maravillosa, la adolescencia y toda esa parte de la preparatoria siempre es complicada, creo que se empieza a disfrutar la vida hasta después, jaja.

Tienes muchos años dedicándote a la actuación, pero todo esto que ha pasado es una locura. ¿Cómo has lidiado con todo esto que ha venido acompañando a Roma?
Ha sido maravilloso. He trabajado desde los dieciocho años en teatro, cine y tele, pero nunca había hecho un proyecto que tuviera esta resonancia. Ha sido maravilloso recibir todo lo que por la misma película ha sucedido, pero también agradezco que sea una película que haya puesto a la luz tantos años de trabajo.

Tú qué eres actriz y desde niña soñabas con esto, ahora que estás al lado de personas a quienes todos admiramos, ¿cómo se siente?, ¿es algo con lo que habías soñado?
Curiosamente yo no había soñado con eso. Siempre quise ser actriz de teatro, fue lo que me enamoró, con toda la conciencia que tiene otro tipo de proyección. Cuando tenía pláticas con amigos que decían que querían hacer cine en Hollywood, yo decía “yo soy muy feliz en mi teatro”. Estoy feliz de estarlo viviendo, pero no es algo que yo deseara. Ha sido increíble descubrir que estas personas a quienes te refieres son de carne y hueso. Estuve en una mesa redonda con actrices increíbles y hablábamos de hijos y de mamás y de cómo nos cuesta trabajo estar en tacones tantas horas. La vida finalmente es lo mismo para un actor, simplemente son escalas distintas.

Hace poco entrevistaba a Diego Luna y me decía lo mismo. Él creció en el teatro con su papá. Decía que todo era abrumador y lo agradecía mucho, pero no era su objetivo. Hay tanta gente que se frustra en el intento, y a veces solo te enamoras de tu pasión y se nutre más orgánicamente…
Pues sí, entiendo perfecto lo que dice. Entiendo cómo fue su infancia: él estaba mucho más cerca que yo con Alejandro, su papá, un gran escenógrafo. El teatro es un mundo tan mágico que te jala y lo que quieres es estar ahí. No es que no quieras lo otro, sino que es muy cansado estar aspirando. Ese es el mundo que yo conocía, al que tenía acceso y que ha sido muy generoso conmigo. La idea de estar en Los Ángeles y haciendo audiciones me parece muy cansada. Admiro mucho a los que han decidido hacerlo, pero no es algo que tuviera en el horizonte.

¿Cómo fue trabajar con Alfonso Cuarón?
Fue un reto enorme, la verdad. Nunca se me quitaron los nervios cada vez que me llamaban al set. Es una persona increíblemente talentosa y así como se exige a sí mismo, exige a los demás. Todos en el set querían dar lo mejor porque él estaba haciendo lo mismo. Yo crecí con maestros que me exigían muchísimo. Mi maestro más querido, Luis de Tavira, es una persona que tiene la misma manera de abordar su trabajo, que es siempre pedir el máximo. Eso te hace nunca estar en tu zona de confort y siempre cuestionarte e ir más lejos de lo que hubiera sido tu primera intuición. Alfonso me ayudó mucho a ir más allá, a entender la actuación desde otro lugar. Y fue increíble que alguien me cambiara la dinámica a estas alturas de la vida.

C36_Mar_01¿Cómo es entender la actuación desde otro lugar? ¿Tú tenías un método y el usaba otro?
Él trabajó en orden cronológico, no compartió el guion con nadie, es algo totalmente distinto. Normalmente construyes un personaje antes, habiéndolo leído, analizado y encontrando sus puntos de cambio; en fin, todas estas cosas que te enseñan en la escuela, que son nuestras herramientas. Y con él no había nada de eso, era confiar en que, de alguna manera, ese personaje estaba en ti, porque por algo te escogieron, porque tienes las cualidades necesarias para abordarlo y se trató sobre todo de un asunto de confianza y de estar en el presente. Actuar es estar en el presente porque si no, el personaje no se sorprende de lo que le está pasando, pero en este caso fue con mayúsculas, lo experimenté en su totalidad.

Vivimos en un país machista, pero en varias familias son las madres quienes se hacen cargo. Estas mujeres se convierten en “todo terreno” por necesidad, incluso cuando el papá vive ahí. ¿En quién te inspiraste? ¿Cómo te preparaste?
Definitivamente en mi mamá. Y también en la mamá de Alfonso, que es Cristina Orozco. Ella representa a las mujeres de toda una generación, e incluso a las mujeres en general. Se vuelven cabezas de familia y tienen que asumir la responsabilidad de ser mamás y papás al mismo tiempo. En el caso de Sofía, mi personaje, no es una decisión, es algo que le sucedió, a lo que se tuvo que enfrentar, y tuvo que crecer. Hay muchas mujeres en esta situación. Al final Sofía, como Cleo a su manera, representa a todo un grupo de mujeres. Sí, como sociedad y como país, tenemos que reforzar lo que significan las paternidades. No solamente desde el punto de vista de lo que los hombres tienen que hacer: también las mujeres. Es un arma de dos filos, no es nada más culpar, demandar, criticar lo que el hombre no hace. Las mujeres a veces solemos tomar la tarea y no dar espacio a que los padres se vuelvan padres. Se necesita fortalecer la conciencia de la paternidad en los hombres. Hay padres maravillosos y también hay los que se desentienden de esa responsabilidad. Las mujeres hemos asumido socialmente que nos corresponde tomar el control de la situación y luego no lo soltamos.

Sofía es como un péndulo. Pasa por un quiebre personal por tristeza, incertidumbre, le rompen el corazón, pero al mismo tiempo es sostén para Cleo y para sus hijos. ¿Cómo ibas explorando sus vivencias?
Pues yo creo que esa es la razón por la que la vemos romperse tantas veces y tener momentos en los que no es la mejor versión de sí misma. Le avienta a Cleo toda la frustración solo porque es la testigo silenciosa de su dolor, y también al hijo. Ese momento en el que le pega por puritita desesperación y miedo al dolor de él, de que haya escuchado. Somos seres complejos y contradictorios, y no siempre nuestras respuestas salen de la mejor manera, pero nacen del amor y eso es lo más interesante.

¿Qué descubriste de ti en estos seis meses de rodaje?
Descubrí que entiendo perfectamente a Sofía. Me inspiré en mi mamá, pero soy también yo. Que la relación entre Cleo y Sofía, así como yo tengo esa misma relación en mi vida personal, es una relación a la que le tenemos que pensar. Que hemos establecido una dinámica social que viene arrastrando cosas desde la colonia y que hay mucho que pensar e investigar porque es una relación bellísima, fundamental, indispensable, y sobre todo si eres madre. ¿Qué podemos hacer para mejorarla, para todos los involucrados?

¿Cuál fue para ti el momento más difícil?
El principio, la primera semana que fue entender el tono actoral que estaba buscando Alfonso. Y empatarme con la forma de trabajar de los demás, con quienes estaba actuando por primera vez. Es decir, olvidarme de lo que sabía y simplemente entregarme a lo que me pedía Alfonso, a su manera de trabajar y a lo que los otros estaban dando. Él ayudó mucho con lo que comentábamos hace un momento, con la forma en la que cambiaba la situación a la mera hora o le daba información distinta a cada personaje. Eso es muy interesante porque la vida es así, podemos estar todos en una misma mesa sentados y cada quién está en una mesa distinta, por lo que trae y por la forma en la que entiende la dinámica familiar. La primera semana fue difícil, fue un reto enorme. Me rompí la cabeza para entender cómo olvidar mis dinámicas actorales.

¿Quién te inspira a ti en la vida después de haber vivido esta experiencia?
Mis amigas que son mamás y todo lo que implica en estos tiempos querer realizarte profesionalmente y al mismo tiempo ser una mamá presente. Eso es todo un trabajo diario de encontrar el equilibrio. De no olvidarte de ti misma, porque entonces te deprimes y te frustras y se lo avientas a tus hijos. Pero tampoco se puede caer en el no estar, porque el tiempo se va muy rápido y se va para siempre.

¿Cuándo te sientes más libre?
Con un grupo de amigos en la playa, de vacaciones.

¿Cuándo tienes miedo?
Siento miedo todo el tiempo en esta carrera. El otro día estaba pensando que escogí la carrera en la que nunca sueltas el miedo ni los nervios. Cada cosa que hago, dar función, estrenar, entrar a un llamado, cruzar por una alfombra roja, por Dios, nada más contrario a mi personalidad. Las entrevistas. Todo el tiempo es estar con la adrenalina.

CREAM_36-71Para los mexicanos fue muy fácil identificarse con Roma, un vivo retrato de la cultura mexicana. Lo fue especialmente para quienes vivieron en esa época, en la Ciudad de México y en la colonia Roma. Pero lo que más llama la atención de este proyecto es que gente de todos los países, idiomas y culturas está conectando con la historia: gente que nunca ha pisado México, pero que quedó enamorada de la película. ¿A qué crees qué se deba?
A que todos fuimos niños y todos perdimos algo en la infancia, todos tenemos cicatrices. Y también tenemos a alguien a quien darle las gracias, ya sea la mamá, la abuela, la mujer que vivía en nuestra casa y ayudaba a cuidarnos o nuestro abuelo o padre. Es algo intrínseco del ser humano.

Cada quien vive su historia. Sofía estaba luchando por sobrevivir como mejor podía, Cleo también, los hijos igual. Y hasta después puedes juntar las piezas del rompecabezas. En el momento, cada quien busca su aire para respirar…
Por eso Alfonso dice que esta película la tenía que hacer ahora. No la podía haber hecho a los 30, cuando empezaba a hacer cine, porque es algo que debes reflexionar tiempo después de haber vivido la experiencia. Le queda muchísima vida por delante, pero digamos que este es un momento en el que pudo mirar hacia su infancia y su adolescencia, y preguntarse por aquellos que estaban ahí. ¿Quiénes eran? A mí Sofía me hizo pensar en cómo vivió mi mamá un divorcio en los 80. Y tener muchísima más compasión y entendimiento por ella que de niña, porque de niña estaba enojada.

Parece que has alcanzado el gran sueño. ¿Con qué sueñas en esta etapa?
Sueño con poder estar tranquila y contenta con las decisiones que tome en mi vida, tanto profesional como personalmente. Ya sea quedarme en México y seguir haciendo teatro o aceptar otros proyectos. Estar en paz con esa decisión. Quiero estar contenta, serena y feliz con lo que tengo.

Creo que sí te va a tocar tomar decisiones grandes porque se te van a abrir muchas puertas después de esto.
Nunca se sabe, jaja. ¡Ojalá!

¿Qué es lo que quisieras que la gente supiera de México?
Que tiene gente maravillosa, en especial las personas que pertenecen a la comunidad indígena, que ha sufrido muchísimo. Los indígenas no han recibido el agradecimiento que se merecen, de este país y el mundo. Hablamos de una comunidad que está siendo constantemente agredida en las fronteras. Me encantaría que esta película, al retratar la belleza de Cleo y la belleza de Yalitza Aparicio, interna y externamente, y de Libo, la mujer en la que se basa su personaje, al retratar a esos seres maravillosos, multiplique su resonancia por millones, y podamos regresarle a esa comunidad un poco de lo que históricamente le ha sido arrebatado.

Las caras de México

C34_port_digC34_contra_digEn esta edición dedicada a nuevos talentos y jóvenes mexicanos que van por todo, presentamos a increíbles personalidades, quienes con poca edad pero mucha experiencia, han evolucionado en el mundo de las artes y son un ejemplo a seguir para todos los que luchamos por un ideal en este país. La cita fue en el Camino Real de Polanco y, a pesar de las peripecias del día, los chavos, siempre relajados, hablaron de su trabajo, de sus retos y proyectos, del panorama actual en México, y lo hicieron con la mejor actitud.

ÁLEX SPEITZER

AlexS_C34_01Devoto actor, proveniente de Culiacán, Sinaloa, Alejandro lleva dieciocho años actuando. “Llevo literalmente desde los cuatro años y no he parado de trabajar, lo cual me hace muy afortunado. Comencé porque mi hermano mayor también es actor, por lo que al principio fue un acto de imitación que luego se volvió pasión.” Seguramente lo recuerdas en telenovelas infantiles como Aventuras en el tiempo o Cómplices al rescate, y vaya que se ha convertido en un chico guapo que sabe actuar, no nada más en un escenario sino en el mundo real. “Fue una época muy linda. Muchos pensarían que me perdí etapas de la infancia, pero la verdad es que no. Tengo buenas amistades y familia que comprenden mi trabajo y han estado cien por ciento conmigo. De ahí no he parado, han venido series, películas y obras.”

Proyectos
El año pasado estrenó la película que produjo con Western Films junto con su socia y novia Minnie West: Me gusta pero me asusta, la película mexicana más taquillera del año pasado. Sobre qué tan complicado resulta ser joven en la industria, Álex comenta: “Una parte fundamental de la actualidad somos nosotros los jóvenes. La pasión y capacidad van mucho más allá de la edad. Acabo de estrenar la obra Straight, dirigida por Manolo Caro, junto a Zuria Vega y Erick Elías. Es una historia en que hablamos de las etiquetas, la homosexualidad y las relaciones humanas. La temporada es de diez semanas, en el teatro Milán. Ha habido mucha controversia por las fotos y la publicidad, pues falta la evolución necesaria para estos temas, y en México todavía estamos en pañales. Hay una línea que me parece muy importante del personaje de Erik, que dice que todo mundo quiere amigos gays, se siente el más cool teniéndolos, pero las cosas cambian cuando sucede en tu familia. Manolo es un tipo con una gran intuición y los dos talentos que me acompañan son fabulosos. La historia de la película fue mi idea original y ahora que estoy produciendo creo que es un buen momento para crear y darme cuenta de lo que soy capaz. Yo tenía dieciocho años cuando inicié el proyecto, imagina lo joven que me veía la gente.”

Actuación y producción
“Mi escuela ha sido más que nada mi trabajo. Fui al cea Infantil cuando era niño, y desde entonces no dejo de prepararme, asistir a talleres y leer mucho. Acabo de terminar una serie que se llama Enemigo íntimo en Telemundo, que pronto vendrá a México. Aunque me encanta la televisión, ya tenía muchas ganas de regresar a las raíces del teatro. Es como cuando te vas de viaje y la pasas increíble, pero hay un punto en el que quieres volver a casa… así me pasa con el teatro. Me encantan los musicales, hice Vaselina hace un tiempo, pero Straight llega en el mejor momento, no solo por haber encontrado un texto que tuviera un sentido interesante, sino porque habla de las relaciones humanas.”

Elecciones 2018
“Más allá de mis preferencias, deseo de todo corazón que la persona que llegue a la presidencia sea honesta, que meta las manos por nosotros los mexicanos. El día de hoy la palabra que nos define es desprotegidos, no confiamos en nuestra policía, en el presidente, los gobernadores; hay corrupción absurda y violencia a niveles muy altos. Soy optimista y tengo fe en que la persona que llegue hará un trabajo importante y honesto para que salga adelante el país, porque cosas como la de los tres estudiantes de cine son muy tristes y te hacen sentir frágil. Necesitamos levantar la voz y hacernos escuchar, es un trabajo de todos, no de una persona. Como ciudadanos nos quejamos, pedimos, pero somos parte de esto con nuestras acciones. En México hay momentos en que parece que el de al lado quiere que te vaya mal, que no te deja avanzar. Debemos unirnos pues somos trabajadores y honestos, pero el tema de la violencia y la gente que no tiene recursos hace que la mala energía se expanda. Yo quiero un México honesto en el que mis hijos puedan caminar por las calles sin estar asustados. En resumen, tengo fe en que la persona que llegue contribuya a ese cambio, que es un cambio que viene a partir de todos nosotros, no de un gabinete nuevo.”

NATASHA DUPEYRÓN

CREAM-6169 copy-COLORRETOUCHED

Un día antes de la entrevista, Natasha acababa de terminar de filmar La boda de mi mejor amigo, así que ya se imaginarán el ritmo de trabajo que Nat, como le dicen sus amigos, lleva en su día a día. Nacida en México, hija de Humberto Dupeyrón, gran actor de teatro, y proveniente de una familia de actores, lleva el talento en la sangre. “Empecé desde muy chiquita y llevo casi seis años enfocándome cien por ciento en el cine y al teatro, que es lo que me hace feliz.”

Proyectos
Natasha estrena La boda de mi mejor amigo a principios del año que viene. Este año también estrena dos series en las que tuvo participaciones pequeñas, pero son producciones interesantes: Aquí en la tierra de Gael García y La casa de las flores de Manolo Caro. “También tengo mi primer proyecto independiente como productora y directora, se llama Leo, y habla del último ser humano sobre la tierra. No me da miedo, estoy emocionada por empezar esto que estoy trabajando junto con mis mejores amigos y con mucho ánimo. Ahora estamos en posproducción y, además, junto con mvs Radio, estamos trabajando: por una parte, apoyando a personas con problemas auditivos; por otra, impulsando el cine de arte y así lograr hacer el corto.” Nat define este proyecto como un mundo nuevo, pues está aprendiendo de foto, producción, escritura, y no puede ocultar su emoción.

México y la actuación
“Hay muchas plataformas. Antes estábamos reducidos a una sola televisora y el cine de mexicano era muy cerrado; ahora con las series hay más plataformas y canales, por lo que hay más opciones. Yo por ejemplo estoy en un momento en el que me puedo dar el lujo de escoger los proyectos más importantes, los que me llaman la atención y con el mensaje que quiero compartir.”

Audiciones
Natasha vive en México, pero va y viene a Los Ángeles, pues está empezando a audicionar allá: “Es una nueva experiencia. 2018 ha sido un año de cambios. Eso está muy cool porque aprendo muchas cosas. Los Ángeles es totalmente distinto a México, desde los textos hasta la forma de castear. Creo que cuando tienes un sueño hay que luchar, vale la pena intentarlo, o al menos eso es lo que hago. Soy muy nueva en este mundo y aunque llevo años actuando, el ambiente en Los Ángeles es muy distinto. Me gustan los riesgos, entonces disfruto este proceso conociendo gente nueva.”

Familia de actores, actuación y producción
“Estudié de chica, pero realmente todo lo que sé me lo heredaron mi padre y mi hermano y lo que he visto de ellos en el teatro. Creo que no sé hacer otra cosa, la actuación es mi vida y quiero dedicarme a esto lo más que pueda. Esta parte de producir y dirigir las ideas que tienes en la cabeza es muy complicada, que confíen en ti es arriesgado, adictivo e interesante. Me encanta compartir mis ideas. Después de esto no sé a dónde me lleve la vida, quizás a ser directora al cien por ciento, producir, pero este camino que me estoy abriendo me está enriqueciendo.”

Natasha en escena
Para conocer el trabajo de Natasha, busca en Fox la serie Aquí en la tierra, y La casa de las flores próximamente en Netflix. Además, el 31 de agosto se estrena la película Plan v que habla de romper estereotipos, de cómo una niña fresa puede ser muy inteligente y un nerd puede ser fiestero; se trata de robótica, de ingeniería, de que somos libres, de que podemos aceptarnos como somos. En cuanto a teatro, Natasha recientemente participó en Closer: “Yo era Alice, personaje que me hizo cambiar como persona y romper tabúes. El director fue esencial para que esto sucediera y fui muy feliz con ese papel.”

Tarot
“Siempre me llamaron la atención los signos y las estrellas. Me compré un tarot y empecé a estudiarlo, y resulta que soy muy buena. Ahora que estaba en el rodaje de la película, conocí a brujos y chamanes que me enseñaron varias cosas. Me solté, empecé a practicar. Planeo estudiar sobre la luz, las piedras, las fases de la luna y la numerología, pues hasta ahora le estoy haciendo caso a esta parte de mí, estoy feliz con mi parte bruja. Creo que tu destino lo haces tú, cada decisión que tomas es tu responsabilidad, las cartas nunca mienten. La gente se sorprende de lo que le digo, pero me parece muy interesante cómo todo esto es una herramienta para comunicar y compartir, una puerta hacia algo desconocido e interesante. Todos estamos conectados, las cartas son un vínculo.”

Elecciones 2018
No veo escenario ideal. Como ciudadanos debemos informarnos y nos da mucha flojera. Eso me pone muy triste. No nos hacemos responsables de un país que amamos y nos quejamos sin hacer nada al respecto. Lo mejor es enterarnos y votar de una forma inteligente, y que la persona que quede en la presidencia, sea quien sea, de verdad ame a México y no quiera jodernos más.

GRETA ELIZONDO

CREAM-6642 copy-COLORRETOUCHED

Greta, quien a distancia refleja el estilo y la fluidez que solo una bailarina proyecta al caminar, es originaria de Monterrey, pero actualmente vive en la Ciudad de México, desde donde puede desarrollar su profesión de tiempo completo. Su pasión es el ballet. Tiene 25 años de edad y dieciséis de ser bailarina: a los diez ya estaba practicando en las barras de un salón. Inició en una academia en Monterrey con una maestra rusa. Durante cinco años practicó en la Escuela Rusa de Ballet Clásico bajo la tutela de Irina Provorova. En 2008 le dieron una beca para estudiar en la Kirov Academy of Ballet de Washington, de donde se graduó tres años después.

Retos y trayectoria
“La carrera de bailarina es muy demandante física y psicológicamente. Bailar es hermoso, pero detrás de cada paso nos encontramos con muchísimos años de trabajo y perfeccionamiento. A veces es difícil seguir adelante: siempre mantengo mis metas claras. Cuando me gradué de la escuela en Estados Unidos, audicioné en muchas compañías donde, por el simple hecho de ser mexicana, me descalificaban. Por otro lado, a veces ha sido difícil hacer entender a familiares, amigos o a la sociedad en general, que mi profesión es ser bailarina. Lamentablemente la danza no se toma muy en serio en nuestro país. Como mujer, dentro del mundo del ballet, la competencia es mucha. Existe también una gran cantidad de bailarines, pero siempre hay más mujeres. Esto hace que tener un papel protagónico sea muy complicado. Tienes que sobresalir entre demasiadas personas que son iguales o mejores que tú. Manon ha sido mi papel más relevante hasta ahora. También he bailado como Odette en El lago de los cisnes, Hermia en Sueño de una noche de verano, en El cascanueces, Carmina Burana, La consagración de la primavera, etcétera. Bailar en el Palacio de Bellas Artes es un sueño que se cumple cada temporada. Me gustaría mucho interpretar roles principales en Romeo y Julieta y Giselle. Precisamente estamos por presentar Carmina Burana en el Palacio de Bellas Artes. Es una obra muy interesante, de la coreógrafa Nellie Hapee. Nos presentamos junto con la orquesta y el coro del Palacio de Bellas Artes, una oportunidad que no siempre se tiene”.

Música y régimen de salud
“En mi tiempo libro escucho de todo un poco. No soy de esas personas súper apasionadas por la música que tienen mil playlists. Sin embargo, siempre escucho algo… la radio, playlists que me sugieren mis amigas o Spotify. En cuanto a la salud y mantenerme en forma, el balance es la clave. Por obvias razones es necesario cuidar mi alimentación. Trato de comer suficiente proteína y verduras. Amo los dulces y el postre, lo cual no siempre es lo ideal, pero intento contrarrestarlo con ejercicio extra.”

Elecciones
México necesita un presidente en el cual se pueda confiar.

JORGE GUERRERO

CREAM-6408 copy-COLORRETOUCHED

Refleja sencillez y desenfado, sin pretensiones. Jorge es un actor de 30 años que ha logrado mucho en poco tiempo. Sus dos pasiones son el kung fu y la poesía. “Empecé oficialmente hace cuatro años a través de mi formación en el arte marcial del kung fu y una predilección hacia la poesía. De ahí nació todo. Fue un sincretismo cultural, ya que este arte marcial proviene de China. A su vez practicaba poesía en voz alta en espacios públicos. Luego me involucré en un taller en la Casa del Lago y ese fue el comienzo de mi propia poesía. Lo que hice fue producir un proyecto de teatro que involucraba poesía y kung fu en escena. Fue un acto unipersonal súper bonito, porque me ensenó mucho y trabajé con gente de teatro que me ayudó a pulir cuestiones técnicas. Los talleres de Fernando Piernas, más los de Casa Azul y la práctica del kung fu, resultaron en un mix increíble.”

Trayectoria
Jorge inició con la película Roma, de Alfonso Cuarón. “Ha sido toda una experiencia, pero no he dejado mi propia formación como actor, que está relacionada con un proceso humano, fundamental para entender cuál es el camino de mi propia poesía. Saliendo de un taller en Casa Azul me encontré con el director de reparto de la película. Yo llevaba un sable en una funda y él estaba buscando al personaje. Me alcanzó corriendo y entusiasmado me preguntó si sabía manejar los chacos, le dije que sí. Fue un proceso de ocho meses, que me ayudó a conocer al personaje y llegar de manera consistente al set, porque Alfonso trabaja de una manera muy particular en Roma, el guion no lo conocía nadie más que él. Para mí lo más desafiante fue ir conociendo al personaje cada día, no sabía hacia donde iba la película.” Desde entonces Jorge no ha parado. Lo puedes ver en la serie Luis Miguel en Netflix en el capítulo cinco, como cadete del heroico Colegio Militar, en el que Luis Miguel quiere grabar el video de ‘La incondicional’. También lo puedes ver en Falco, en una participación breve en Narcos y próximamente en la nueva serie de Fox Latinoamérica, Sitiados.

Teatro en México
“Afortunadamente se hace teatro en México y hay un chingo de teatralidades, quiero decir que hay cosas muy interesantes que no tienen que ver con un fenómeno teatral de audiencia y público en el que tú te sientas y yo te veo; tiene que ver incluso con la territorialidad de los pueblos que estaban aquí antes de que el sincretismo entre culturas se generara. Eso se me hace muy rico porque actualmente podemos ver teatro de todo tipo y nos da la oportunidad de decir lo que queremos pues hay chance, es uno de los rasgos que podemos encontrar en Ciudad de México.

Poesía
“La poesía es lo que está detrás de la palabra. A veces usamos el lenguaje de manera tan automática que incluso tenemos representantes institucionales que evaden su significado, que nos dicen una cosa por otra, eufemismos… De repente uno se vuelve consciente del acto poético, de lo que implica verbalizar lo que se está sintiendo. Eso ayuda muchísimo no solamente en el ambiente profesional sino también en la vida.”

Elecciones
“Ojalá se respete el proceso electoral, que al día siguiente en serio esta vez respeten. Es fundamental que no te quieran tomar el pelo, porque la presa está muy arriba. Yo voy con el señor López Obrador. No veo en amlo mi esperanza, ni mi calidad de vida. Yo lo que veo es una calidad moral y una sensibilidad de haber recorrido el país desde hace diez años, y eso para mí es fundamental. Él está jugando en una partidocracia. Ahora nos toca a nosotros, que podemos ser los grandes actores para formar una nación como jóvenes. Yo no caigo en esas políticas del miedo. Todo esto lo entiendo desde el kung fu: si tú quieres entender al otro, no puedes estar lejos de él, te tienes que acercar y desde ahí entender cómo se mueve, y no al contrario; el que pega primero es el que tie

Manuel García Rulfo

C32_port_dig C32_contraConocí a Manu, si no me falla la memoria, hace más de dos años en Los Ángeles. Venía llegando yo a esta ciudad después de trotar por el mundo, y un día Manu y yo nos encontramos en mi estudio. Le tomé unas fotos en una t-shirt gris y se la pasó hablando sobre lo mucho que le gustaba la fotografía, y lo poco que le gustaba que lo fotografiaran, de lo mucho que extrañaba su rancho, y también hablamos, como buenos tapatíos, de nuestra ciudad.

De ahí en adelante Manu se hizo de mis primeros amigos en Los Ángeles, esa ciudad tan rara en que ahora vivimos. Comemos juntos regularmente, cerca de nuestro barrio, que está un poco alejado de Hollywood. Manu pasa por mí en su coche, que es proporcionalmente disparejo para él, y vamos probando por lo regular algún restaurante asiático nuevo. Quiero creer que eso y los postres nos han unido.

No soy la indicada para hablar de Manuel como actor, ya que para mí es un buen amigo. A veces siento que no pertenece a esta época, que la suya es un alma vieja, y que le tocó vivir en esta era por azares de un rarísimo destino. Vive a la antigüita, sencillo, con sus botas para todos lados, poco impactado por el glamour que su carrera puede llegar a mostrarle. Vive poco afectado por la tecnología y las redes sociales. Galán y guapo como siempre, con un sentido del humor finísimo. Tiene la paciencia del mundo para enseñarme fotos de todos los actores de quienes me habla, porque yo no me acuerdo del nombre de nadie. Tiene la peor música en su iPod de 1990, pero cada que me subo a su coche compartimos las mejores sesiones de karaoke.

Fotografié a Manuel para Cream en Vazquez Rock, en un shoot que se convirtió en mini road trip, con una parada en In and Out. Nos reímos todo el día como siempre, y luego lo entrevisté sobre su vida, el ser tapatío, los nuevos retos de México y en dónde se ve él dentro de unos años.

frang_a_20171121_303-Edit¿En qué proyecto estas trabajando actualmente?
Empecé a grabar la segunda temporada de Goliath para Amazon, acabo en diciembre. Es una historia muy simple, pero muy bien contada y muy entretenida. Hago un personaje muy padre, me he divertido mucho haciéndolo. Los actores están increíbles, Billy Bob Thornton es el protagonista. Ana de la Reguera también tiene una participación.

¿Qué tan difícil ha sido abrirse paso en Hollywood?
Difícil, pero creo que me ha costado igual que en México. Aquí es un poco más complicado por el idioma.

De todas las películas que has hecho, ¿cuál tiene un lugar especial?
Se va a oír mamón, pero creo que cada una me ha llevado un paso más cerca, me ha abierto puertas. Me acuerdo del primer cortometraje que hice saliendo de la escuela, y me emociono igual que cuando me dijeron que iba a hacer Murder on the Orient Express. Cada una ha tenido un lugar especial en mi vida y en mi carrera. A todas les tengo mucho cariño, obviamente hay algunas que ojalá pudiera borrar por las experiencias y porque no estoy muy orgulloso del trabajo, pero de todo se aprende.

¿Con qué actores has disfrutado mucho trabajar?
He sido muy afortunado en eso, me ha tocado trabajar con personas que, aparte de ser unos actorazos y de que los admiro y he seguido sus carreras durante años, tienen una calidad humana súper fregona. Trabajar con Judi Dench, que para mí es una de las mejores actrices que hay, y con Willem Dafoe, fue algo muy especial. También hice una película con Benicio del Toro, es un actor a quien siempre he admirado. Son actores que me han inspirado para hacer lo que hago, y tener la oportunidad de compartir créditos con ellos esta chingón.

frang_a_20171121_1244_V2_RGB¿Cuál sería tu dream team?
De actores, creo que ya trabajé con ellos. Acabo de hacer una película con Gary Oldman, que también es de mis actores favoritos. De directores, tengo una lista enorme, y también de fotógrafos.

¿Qué es lo que más disfrutas de ser actor?
La verdad, todo. Me gusta contar historias. Me gusta sentirme libre, soy una persona un poco reservada y penosa, y cuando actúo me siento muy libre. Puedo hacer y decir cosas que en la vida real no haría. Actuar me da mucha satisfacción. Conoces a mucha gente y te haces como de familias en los proyectos en los que trabajas. Gente nueva, gente muy interesante de todo el mundo. La mayoría de las veces trabajas fuera, me ha tocado conocer muchos lugares y eso está padre. También disfruto mucho la responsabilidad de representar a mi país como actor.

¿Cómo te preparas para un papel?
Es diferente dependiendo del personaje y del proyecto. Empiezo leyendo el guion y les hago caso a las primeras imágenes que vienen a mi cabeza. Vienen del instinto y hay que hacerles caso. Para mi papel en Murder on the Orient Express leí la novela de Agatha Christie y cada vez que aparecía mi personaje me brincaban imágenes de Sebastián, el cangrejo de La sirenita. En eso me basé para crear el personaje. También me baso en la visión del personaje que tiene el director, y en el trabajo que hago con los demás actores. Incluso el vestuario te ayuda a meterte en el personaje, es como magia.

¿Qué te gusta más: el cine o el teatro?
Me gusta más ver cine, pero me gusta más hacer teatro.

frang_a_20171121_141-Edit¿Prefieres trabajar en México o en Estados Unidos?
¡En los dos!

¿Qué es lo más sorprendente que te ha pasado desde que estás en Hollywood?
Conocer a estos actores que admiro y trabajar con ellos. También que Steve McQueen, uno de mis directores favoritos, me haya escrito una carta súper fregona para invitarme a participar en su proyecto.

¿Cómo le haces para no perder la esperanza en nuestro país?
Me da esperanza ver cómo la gente se une. Con esto del terremoto todos estábamos en la misma sintonía de ayuda. La esperanza había muerto un poco en mí y después de esto revivió. Vi que no hay pretextos para cambiar el rumbo. Tenemos que seguir en la misma frecuencia de ayuda y unión, y no tolerar la corrupción.

¿Cuál crees que es el mayor problema de la situación actual de México?
Yo siempre he creído que es la diferencia de clases sociales y el clasismo. Nos indignamos con lo que dice Trump, pero en México somos de lo más racistas. Son cosas que vemos normales, como insultar a alguien diciéndole “indio”. Son estas mansiones en donde al lado viven catorce personas en una casa de cartón. Me impacta mucho ver cómo tratan a los policías los niños ricos o estos lords que están de moda. Que a las personas que trabajan en casa les digan “muchachas” o se refieran a ellas despectivamente. Después sucede que las clases más bajas forman un odio hacia los que sí tienen y se crea una separación. Y es un problema de educación de las dos partes.

¿Qué opinas de Peña Nieto?
Pues mira, no lo conozco, pero creo que no está hecho para ser presidente. No es apto para representar a México y estar a cargo del país. Necesitamos un cambio radical en la clase política.

¿Qué es para ti México?
¡Todo! Mi casa, mi familia, que es lo que más quiero. De donde vengo, soy yo. Es lo que me ha hecho lo que soy, me encanta. Si reencarno, volvería a ser mexicano.

¿Y Guadalajara?
Me da mucho orgullo. Mis mejores amigos están allá. Cuando voy me gusta estar con mi familia en el rancho. ¡Ver a mis amigos y comer tacos!

frang_a_20171121_595_V1_RGB¿De dónde viene tu gusto por la fotografía?
A mi abuelo y a mi papá les gustaba. Desde chico me ha gustado. He vendido fotografías, pero lo hago como un hobby nada más.

¿Qué frase usas mucho?
Me lleva la chingada, jajaja.

¿Para qué eres malo?
Para hablar en público

¿Para qué eres bueno?
Para dejar las cosas para el último.

¿Cómo fue tu niñez?
¡Increíble! Fui muy afortunado, tuve una niñez súper padre. Tengo 33 primos que son como mis hermanos. Casi toda mi infancia me la pase en un rancho, jugando con la naturaleza, con animales. Mi abuelo se la pasaba haciendo sus películas con Super-8.

¿Quién es Manuel?
Físicamente estoy un poco deforme, jaja, porque tengo las piernas muy cortas y de la cadera para arriba estoy muy largo. Internamente soy un pan de Dios.

¿Con qué sueñas?
Con poder vivir de esta carrera, seguir trabajando con gente que admiro, en proyectos que cuenten historias, que me interesen, interpretando personajes que prendan un fuego dentro de mí. Mientras tenga pasión, no necesito más.

¿A qué le tienes miedo?
A las alturas, jaja. Al fracaso, pero no al profesional sino al de vida. Le tengo miedo al miedo. Me da mucha ansiedad lo que le hemos hecho al planeta. Por el trabajo viajo mucho y cada que lo hago digo: somos muchos, gastamos muchos recursos, contaminamos mucho.

¿Qué te hace feliz?
Mi familia, que se haga justicia, las historias de unión. Un ejemplo tonto es cuando vas a ver el futbol y de repente tu equipo gana, y ver a todos celebrando sin clases sociales, eso me da mucha felicidad. Tener salud, la naturaleza, ver animales salvajes en su hábitat.

¿Crees en Dios?
No sé, hay veces que sí y hay veces que no. Depende de la situación en la que esté, va y viene. Depende de lo que esté viendo en el cine o leyendo. De repente digo: tiene que haber algo porque las cosas que vivo, las cosas que pasan y lo que veo, no pueden ser así nomás. Somos unos suertudos, se va a acabar todo y no va a pasar nada. Creo que me estoy encontrando, muy tarde pero ahí voy.

¿Qué sigue para Manuel?
Sigo esperando que las películas que hice se estrenen el próximo año. Acabo la serie de Goliath. Tengo en puerta dos películas mexicanas que espero se hagan, porque son de directores con los que me gustaría mucho trabajar, y una película en Estados Unidos, y lo que se deje venir.

frang_a_20171121_257-EditManu es transparente como poca gente que conozco. Si no se siente en confianza, habla poco de su vida personal. Irónicamente, odia ser el centro de atención. Para mí conocerlo ha sido una delicia, una mezcla entre risas y largas conversaciones sobre lo que nos apasiona y mueve a cada uno.

Michelle Salas

C31_port_web C31_contra_webNacimos cuando la comunicación cambió. Internet se fue colando en nuestras vidas en los 90, pero nadie visualizaba entonces de qué manera este y la tecnología permearían. En un abrir y cerrar de ojos se democratizó la información, se acortaron distancias, cambiaron los medios de comunicación, la manera en que conectamos con las personas y las aspiraciones de toda una generación. Desde entonces, sin tener mucho control, cambian nuestras vidas constantemente.

Somos una generación que ha concebido la capacidad de replantear y cuestionar muchos errores cometidos en generaciones pasadas. Nacimos con la tecnología a la mano, aprendimos a relacionarnos en redes sociales y a comunicarnos a través de teléfonos inteligentes que son imprescindibles ya en nuestra vida cotidiana. Tantas herramientas y recursos a nuestro alcance nos facilitaron la vida, pero también desataron una necesidad de compartir información que desconecta a la gente de conversaciones reales y entorpece la comunicación con quienes tenemos enfrente. Parece haber una falta de compromiso latente ante cualquier trabajo o causa que vaya más allá de una pantalla, la misma que les ha permitido a todos los usuarios desarrollar una personalidad crítica desde el anonimato de un teclado.

Con autonomía y libertad como motores, nacimos en una generación que sabe cuestionar, que resulta más inclusiva y diversa, que procura acumular más experiencias que riqueza. A pesar de ello, el mundo sigue tan dispar que para millones resulta inalcanzable siquiera el acceso a internet o a un teléfono móvil. Habría entonces que encontrar el eslabón entre estos jóvenes y su falta de compromiso para humanizarse o aterrizar todo lo que predican. Hablo de una generación que aproveche sus ideas, conexiones y herramientas tecnológicas para alcanzar los ideales de paz e igualdad de oportunidades que ninguna de las generaciones anteriores ha logrado siquiera palpar.

A la par de esto, crece el poder de los influencers o personas que a través de sus opiniones, estilo de vida y el contenido que generan en redes, marcan el curso de una generación que ahora escoge la información que quiere recibir. Algunos incluso tienen más followers y sus mensajes llegan a más usuarios que los habitantes de un país entero.

Justo en el marco de esta generación millennial nos acompaña en la portada de esta edición Michelle Salas. A pesar de todos los estigmas que la han acompañado desde que nació, Michelle es justamente una influencer que, al igual que la generación que la vio nacer, no entiende de etiquetas y prefiere sacudirlas mientras encuentra su camino y su propia voz a través de internet, su blog y sus redes sociales. Michelle comparte su día a día con cientos de miles de seguidores que directa o indirectamente se ven influidos por el contenido que ella misma crea.

2017_05_06_CARTIER_0448-CREAM_RETOUCHED¿Quién es Michelle Salas?
Soy una mezcla de todo. Tengo muchas, muchas influencias de mi familia. No me gusta tener un estereotipo definido de quién soy. Me gusta ir experimentando conforme voy creciendo y desarrollándome en el mundo. Solo podría decir que soy alguien muy sincero que cuando ama, ama, que cuida muy bien de las personas que quiere, y alguien que le echa muchas ganas a lo que ama y a su pasión.

Me imagino que tuviste una niñez poco convencional. ¿Cómo fue crecer para ti?
Todo mundo cree que fue mucho más extraño y raro de lo que es. Mucha gente tiene esa visión desde afuera, dicen “su mamá cantante, su abuela actriz, su papá cantante”. Crecí en un torbellino, pero mi mamá siempre fue una persona que me enseñó los valores de la vida como a cualquier otra niña.

¿Qué tan difícil es estar frente a los reflectores y más cuando no es por elección propia? Es muy fácil para la gente usar etiquetas: la hija de, la hermana de, la nieta de… ¿Cómo encuentras tu identidad cuando siempre tratan de definirte en relación con otras personas?
Es un proceso que me ha costado digerir y más cuando naces en una familia en la que todo está expuesto y todo está en boca de todos. Tú no escoges a tu familia, naces ahí y solita vas forjando tu camino. Básicamente los primero años de mi vida, y luego en la adolescencia, me costaba mucho trabajo lidiar con la prensa. Yo no decidí ser actriz o cantante, yo era una niña normal, pero a la vez estaba en el ojo público y no sabía manejar eso. Cuando eres adolescente eres muy insegura, hasta que te empoderas y agarras las riendas de tu vida, y dices “soy de esta familia, pero soy yo”… hasta que empiezas a sentirte segura de ti misma. Yo todavía no había agarrado ese poder que ahorita siento. Ha sido un proceso y me ha costado.

¿Sientes que ya estás encontrado tu identidad, tu lugar, tu voz, tu espacio?
De unos cuatro o cinco años para acá he trabajado mucho en quién soy yo, qué quiero, a dónde voy, qué me gusta, qué no me gusta. Más como un individuo y no, como tú dices, con una etiqueta. Yo crecí con estereotipos, pero no soy nada de lo que ustedes piensan, más bien soy esto que yo les estoy diciendo. Ha sido un largo camino, pero estoy llegando a ese punto en el que me siento bastante cómoda con lo que soy y con lo que estoy haciendo.

2017_05_06_CARTIER_1395-EditQué difícil quitarte las etiquetas porque tú y los tuyos saben quién eres, pero aun así a la gente le gusta opinar. No puedes pasar por la vida tratando de probarle a la gente quién eres y quién no.
A mí me da mucha risa porque la gente cree que, por ser yo figura pública, tiene el derecho de opinar si lo estoy haciendo bien o mal en la vida. Realmente creo que a mí las redes sociales me han ayudado muchísimo a ponerme en contacto con la gente que pensaba que yo era de cierta manera. Hasta que dije “esta soy yo”. La gente se sorprende mucho y dice “es que eres otra cosa diferente a la que imaginábamos”. Y siempre lo he sido, pero me han puesto una cara y una etiqueta que no es.

Pareciera que muchos años renegabas de este foco de atención, renunciando a ese camino trazado que a lo mejor lo hubiera hecho más fácil para ti. Pero has empezado a encontrar tu propia voz, ¿te gusta estar otra vez en el ojo público ahora que es por decisión propia?
Ahorita ya es otra historia. Cuando empecé a salir a eventos públicos realmente seguía en la escuela, no tenía nada que decir que no fuera sobre mi familia o de un chisme. Siempre he pensado que los platos sucios se lavan en casa. Ahora es muy diferente, obviamente queda la típica persona que te dice: “ay, sí, bueno, estás ahí porque tu papá te ayudó”. Siempre va a haber eso, ya lo asimilé y uno no viene a caerle bien a todo el mundo.

Esta edición de Cream habla de la generación millennial, y un poco de la forma en la que tú encontraste tu voz fue a través de internet y redes sociales. En este mundo en el que todo cambia radicalmente, ¿cuáles crees tú que sean las ventajas y las desventajas de esta forma de comunicación?
Yo creo que es el uso que le des. Internet es una plataforma viral. Tú subes algo y se enteran de aquí a Australia. Somos una generación que ha ido cambiando mucho, nos encanta la información inmediata. Queremos todo el tiempo estar informados de lo último. Hay gente que lo usa para ayudar, fundaciones, sacar a relucir algo, una voz. Una de las razones por las que yo empecé un blog, fue porque me gustaba el contacto con la gente y el poder inspirar a chavitas. A mí me inspiran mucho las redes sociales y el internet, siempre estoy interesada en aprender algo. Hay gente que lo usa para mal, pero si lo usas para inspirar, para ayudar, para correr la voz de algo que pueda ser positivo, creo que es algo bueno.

2017_05_06_CARTIER_0617-CREAM_RETOUCHEDEste término de influencer no es casualidad: lo que subes a tus redes influye en las decisiones de las personas que te siguen. ¿Qué te gustaría que la gente imitara de Michelle?
Que no importa realmente de dónde vengas, ni cuánto tengas, simplemente siempre tienes que mantenerte real y fiel a ti mismo. Yo puedo venir de la familia que vengo, pero soy una persona a la que le gusta trabajar, echarle ganas: que nunca se dejen de sorprender, de inspirar, que no importa de dónde vengan, que tengan la misma ambición.

Pareciera que lo que vemos en las redes sociales es totalmente irreal: aplicaciones que editan todo, momentos posados, relaciones perfectas. Parece todo como una puesta en escena…
A mí siempre me ha gustado la fotografía. Me encantan las polaroids hoy más que nunca porque captan un instante muy real: es lo que es, no lo puedes editar. Hoy tenemos aplicaciones que modifican las fotos y se pierde un poco la esencia, porque ahora ya todo es photoshopeado. Yo creo que lo que ya no es real se vuelve monótono y aburrido.

¿Quién es la persona más interesante que has conocido en tu vida, o la que más te ha marcado?
Yo siempre he dicho que es mi bisabuela, porque tengo una conexión muy rara con ella. Me inspira mucho, desde chiquita la he visto muy en alto. Obviamente mi mamá y mi abuela también. También Carolina Herrera: cuando trabajé con ella todos los días iba a la oficina, se involucra con su marca. Me enseñó que en la vida puedes tener el balance perfecto entre tener una familia y ser exitosa. Para mí ella realmente lo tiene todo.

¿Alguna persona que te haya inspirado a cambiar el rumbo de tu vida?
Yo creo que mi papá me ha ayudado a darme cuenta de muchas cosas que quiero en la vida y muchas otras que no. Ha sido una gran inspiración pero, de sus vivencias y lo que me ha contado, he aprendido a decir: “¿sabes qué?, por aquí no”. Él ya tocó fondo, o ya se dio con esa piedra, y eso me ayuda a darme cuenta de la importancia del trabajo y la disciplina ante todo, y por otro lado también a decirme “mejor aquí no te metas”. Es un buen balance entre cosas buenas y malas lo que le he aprendido.

¿Cuándo te sientes más libre y cuándo sientes miedo?
Siento miedo cuando hablo en público, tengo pánico escénico, me pone muy tensa. De chiquita me encantaba hacer teatro, show, y de la nada se me quitó. Por otro lado me encanta escribir. Siempre traigo una libreta con una pluma y cualquier cosa que se me ocurra la escribo. En los aviones me siento muy libre, apago el teléfono y me desconecto de todo.

¿Qué momentos han cambiado tu vida?
Cuando me fui a vivir a Los Ángeles, fue muy duro. No conocía a nadie, fue empezar de cero. Mi tatarabuela fue alguien que me marcó mucho y cuando se murió me cambió la vida. Yo estaba en mi fiestita de cumpleaños y ella en el hospital, y ese día se me quedó siempre grabado.

¿Cuál es el mejor consejo que has recibido y de quién vino?
El mejor me lo ha dado mi bisabuela. Ella tiene mucha vitalidad, siempre me ha sorprendido la edad que tiene y todo lo que hace. Cómo se levanta todos los días y se va a la oficina. Un día le pregunté cómo le hacía y me dijo que la vitamina más eficaz para la vida es trabajar en lo que amas. Si la vida te da la bendición de poder trabajar en lo que amas, tómala por los cuernos y nadie te puede parar.

2017_05_06_CARTIER_0162-CREAM_RETOUCHEDEn nuestro país, ¿por qué es importante, como mujeres, ser independientes, ser trabajadoras, y luchar por lo que queremos?
Yo lo traigo de familia. Vengo de un matriarcado de mujeres que nunca se han echado para atrás, ellas nunca lo han pensado dos veces. Desde mi bisabuela, mi abuela, mi tía Alejandra, mi mamá, todas. Creo que vivimos en una generación en la que las mujeres tienen más voz, más voto, muchas más ganas de emprender cosas, no necesariamente sacrificando tener una familia, pero yo me muero si dejo de trabajar, porque es algo que me llena las venas, me apasiona. Es un muy buen momento, más que nunca nos tenemos que unir como mujeres. Dejémonos de envidias y malos rollos y más bien empoderémonos. Unámonos para salir adelante.

Y hablando de todas las mujeres que han marcado tu camino, ¿qué significa para ti ser una mujer Panthère?

Cartier tiene un lugar muy especial en mi corazón porque, desde muy chiquita, una de las imágenes que tengo grabada es de mi bisabuela usando un anillo de Panthére. Mi mamá tenía un reloj Panthére, es una marca que se siente muy cercana a mi familia. Es muy especial y así ha sido mi experiencia con Cartier, muy cálida. Nunca pensé que iba a trabajar con la marca del anillo que más admiraba de mi abuela, una marca icónica. Es para mí difícil de creer y estoy muy orgullosa de colaborar con la marca.

Y ahora que has llegado hasta aquí y colaboras con la marca, ¿cómo la percibes?
Cartier es una de esas marcas que como niña veía súper inalcanzable, muy clásica y ahora me parece muy interesante este giro que ha dado y cómo le ha dado oportunidad a la gente de mi edad de sentirse parte de la historia. Ya no la veo como algo inalcanzable, me puedo comprar yo mis joyas. Todos los millennials nos sentimos como que es algo que está a nuestro alcance, algo que tiene el coolness que buscamos.

2017_05_06_CARTIER_0384-CREAM_RETOUCHED¿A dónde quieres llegar, con qué sueñas?
No sabes lo que quieres hasta que llega un momento en tu vida en que ya lo tienes clarísimo. Yo vivo en el día a día. No me gusta tanto pensar cómo me veré en diez años. Me gusta ir viendo cómo me siento, cómo voy evolucionado como persona. Amo la moda, amo la fotografía, amo escribir. En algún momento me gustaría hacer una marca. Y por otro lado, en la sangre traigo algo y a veces digo “¿y si me pongo a cantar?”. No me gusta limitarme, si mañana quiero grabar una canción, lo hago. Me gusta vivir al día.

¿Y si cantas?
Canto. Tocaba la guitarra, me gusta cantar. Siempre me ha gustado mucho la música, pero tengo tanto rollo detrás y tanta presión… Por eso siempre me la he pensado dos veces, porque soy una persona reservada. No voy a salir así nomás, la gente es tremenda. Pero no descarto nada, la verdad.

Diego Luna

C30_portada_web C30_contra_webDiego es difícil de describir, no sé explicarlo. Está en su mirada, en su andar, en su forma de hablar, en el amor por las cosas ordinarias de la vida. Ese brillo en sus ojos cuando habla de las cosas que lo mueven. Es ese algo que me hace, no solo a mí sino también a los mexicanos en general, sentirlo cercano, como uno más de nosotros, sin importar que sea parte de la meca del cine: para los todos sigue siendo Diego Luna. Decía Gareth Edwards, el director que eligió a Diego para protagonizar Star Wars Rogue One, que lo buscó porque necesitaba actores que conectaran y se mimetizaran con el público, un poco para recordarnos que no todas las grandes estrellas de Hollywood pertenecen al Olimpo, que la verdadera magia surge cuando nos sentimos identificados con quien interpreta un papel en la pantalla grande.

Sin tapujos, Diego habla con la misma facilidad del partido de los Pumas del fin de semana, que de sus miedos o de los problemas que resquebrajan a nuestro país. Dice que le hubiera encantado ir a la universidad, pero las enseñanzas fuera del aula han sido vastas y enriquecedoras. El resultado es un hombre despierto, que se cuestiona a sí mismo y a la realidad que lo rodea, y que sobre todo explora a diario su libertad. Así es Diego, alguien que asume los desafíos conforme se van presentando, que no cree en el ruido de afuera. Nunca buscó la fama ni se obsesiona con ella, sabe que esas cosas van y vienen, pero nunca se quedan. Quizá por eso todo se le ha dado mejor que si él mismo lo hubiera planeado. Aquí no hay mitos ni trucos, ni mucho menos un golpe de suerte. Se trata de un hombre de carne y hueso, apasionado hasta los huesos por lo que hace, lleno de carisma y talento, que trabaja duro, con unas ganas inconmensurables de seguir creciendo sin olvidarse de sus raíces, de los suyos, de quién era antes de tener los reflectores enfrente y quién quiere ser una vez que estos dejen de apuntarlo.

frang_a_20170302_397_RGB¿Quién es Diego Luna?
Soy yo básicamente, me cuesta hablar de mí. Soy papá de Jerónimo y de Fiona, hijo de Alejandro. Me gusta hacer cine y me gusta vivir en México. Me gusta contar historias y me gusta escuchar historias. Siempre he sido muy curioso de las historias de otros, por eso me gustan el teatro y el cine. Me gusta lo que hago porque fui público desde muy chiquito.

Leí que, aunque poco convencional, tuviste una niñez y una adolescencia muy ricas en experiencias, llenas de magia, muy cerca de tu papá. Habrá sido rico crecer así.
Pues sí, yo lo vi como muy positivo. Quizá ahora a la distancia y tendiendo hijos me cuestiono cosas y digo “ay, cabrón, ¿eso estuvo bien o mal?”. Pero no hay bien ni mal, te toca lo que se puede y a mí me tocó una infancia rodeada de adultos, al punto de que empecé a vivir como adulto desde muy chiquito. Luego hice una película sobre eso. Abel es una película que trata sobre un niño que se cree adulto. Eso me pasó a mí de chavillo: para estar más con mi papá y asegurarme de tenerlo cerca, empecé a jugar un rol que a lo mejor no me correspondía, pero que sí me dejó ver y vivir cosas padrísimas.

Decías que no pensaste el éxito ni lo buscaste como tal y por eso a lo mejor llegó tan avasallador. ¿Qué es lo más difícil de estar en lo alto?
Es difícil responder. La ventaja de esta carrera es que siempre se puede ir escalando. Siempre te vas a caer, pero siempre hay chance de seguir avanzando, de reinventarse. Yo veo dos cosas diferentes. Una cosa es la fama, que hace mucho daño y es muy peligrosa; quizá fue lo que primero llegó a mi vida de chavito cuando hacía televisión. Y después, el reconocimiento, que es fruto de tu trabajo, te llega en el momento ideal, cuando lo necesitas y estás listo. La fama llega de golpe y te vuelve medio loco. Así como llega se va, porque tú importas muy poco. El fenómeno es lo que vale y la gente quiere revivir el fenómeno una y otra vez, el fenómeno de la novedad. En cambio el reconocimiento llega en el momento justo, a darte energía para seguir, para inspirarte. Ese a mí me llegó a tiempo en esta etapa de mi vida y llegó con una libertad que aprecio mucho.

Y sabiendo también dónde estás parado, ¿no?
Sí… y sobre todo sabiendo dónde no quiero estar parado.

Hay momentos de una carrera en que se materializan los sueños. Si regresaras en el tiempo y le platicaras al Diego de ocho o diez años lo que iba a pasar después, ¿te lo creería? ¿Sientes que Star Wars fue ese momento para ti?
Sí me pasó mucho tiempo eso que planteas. Me pasó en el rodaje y en el estreno, porque iba viviendo desde adentro la experiencia del público de reconectar con Star Wars, con este universo. Nuestra película es mucho un homenaje a esas primeras películas que yo vi, con las que me enamoré, a esa generación ochentera, a la cual yo pertenezco, que se reconectaba con su infancia de esa forma. Me tocó vivirlo desde adentro y era muy emocionante ver lo que significaba para el público, porque para mí significaba lo mismo. Como decir: “si no estuviera de este lado, estaría ahí enfrente, sería uno de esos emocionados que gritan y aplauden con su boleto para ver la función de medianoche”. Esta es muy especial porque conecta con esa génesis que a mí me marcó de chavillo. En el rodaje me pasaba a veces que se me olvidaba que estaba trabajando, y me sentía simplemente emocionado viendo ese mundo que le hacía un homenaje al cine de finales de los 70. Todo es construido, los droides se mueven. Yo decía “no puede ser”, era como estar jugando en la sala de mi casa. El cine ya dejó de ser eso, ahora es un screen verde y las películas se hacen en computadora. Esta no, esta es como una obra de teatro, estábamos adentro y estábamos verdaderamente adentro.

frang_a_20170302_482_RGBLo más interesante de esta película es la celebración de la diversidad cultural, racial, en un momento tan crítico, en el que lo único que parece que resalta son las diferencias. ¿Cómo contrarrestar eso?
Se contrarresta con la educación. Hoy la educación no es una prioridad, está relacionada con un estatus. Educación, paciencia y entendimiento. Lo que pasó claramente en Estados Unidos es que se generó una desconexión. Hay gente a la que le caigo medio gordo, pero pienso que hubo una arrogancia muy fuerte del lado liberal: se dejó de ver a todo un sector que no se sentía representado, entendido, comprendido por este otro sector, y esa fractura generó lo que hoy se está viviendo. Se nos olvidó que todos somos parte de algo más grande. Nos acomodamos en nuestro nicho y creo que hay que salir de ahí y encontrarse con los demás. Hay que ser pacientes y buscar el entendimiento. A nosotros desde México nos corresponde estar muy preocupados por toda esa comunidad que vive en una profunda incertidumbre de no saber lo que le va a pasar. No es más que miedo, de parte de los mexicanos y miedo de los que nos rechazan… Es un miedo bien fundado. Cuando vas allá te das cuenta de que ese rechazo no es tan categórico como el que plantea Donald Trump. En muchos lugares ha habido reacciones muy positivas y de apoyo. Desde aquí nos corresponde constantemente mandar un mensaje de que estamos con esa parte de la población que hoy no puede salir a manifestarse. Les arrancaron la voz, los silenciaron y nos corresponde darles voz. Hoy vivimos en un mundo donde sí se puede generar presión. Donde la voz pesa. Hay una empatía con México por la cual no hicimos mucho ¿eh? De hecho no hicimos nada, somos un país que piensa muy poco en el exterior. Nos importan muy poco Latinoamérica o Europa. Basta con abrir un periódico de México y ver cuántas páginas tiene la sección internacional comparada con deportes o artes o entretenimiento. Nos vale un poco madres lo que pase en el resto del mundo. Este es el momento de cambiar eso, de ir y contar nuestra historia afuera, escuchar la de otros y empezar a buscar ecos en otros lados. Hemos dependido de Estados Unidos toda la vida.

¿Qué es para ti México?
Mis historias de amor, mi familia, mis referentes, la comida que más me gusta, el lugar en el que más cómodo me siento. También el lugar que más me preocupa.

Claro, es el lugar donde crecen tus hijos.
Es un país al que le urge un cambio radical, nos estamos autodestruyendo muy rápido y nos estamos acostumbrando a cosas a las que no deberíamos acostumbrarnos: a niveles de violencia brutales, a niveles de desigualdad e impunidad que ya damos por hecho. Deberíamos entender que nos merecemos algo mejor.

Y no solo entenderlo, sino hacer algo al respecto.
Claro, cuando entendamos que nos merecemos algo mejor, no vamos a aceptar esta realidad. El problema es que la aceptamos. La desigualdad es así: los protegidos, los que viven en esa élite no están dispuestos a dejar ir nada. A mí me shockea mucho que los ricos puedan manejar por estos cinturones de pobreza y no les pase nada, que no sientan nada. Nos estamos acostumbrando a esos niveles y estamos aceptando la corrupción. Urge que entendamos que las cosas pueden cambiar. Que si le cambia la vida al de enfrente, nos va a hacer bien, que nuestros vecinos son tan importantes como nosotros.

frang_a_20170302_317-Edit_RGBHablando de tu profesión, llegaste a un punto en tu carrera en el que tienes más libertad profesional. Puedes escoger entre crear, dirigir o actuar… teatro, cine, tele. ¿Qué te mueve, qué te hace escoger un proyecto por encima de otro?
Generalmente que lo que esté contando tenga que ver con lo que me preocupa. Que haya una conexión directa, por eso empecé a dirigir, porque es muy difícil encontrar esa conexión. No es que un proyecto que te llega a la mesa no sea interesante, es que hay que encontrar la conexión personal… es bien importante. Por mucho tiempo actuar fue aprender y aprender, pero de repente sí empiezas a pensar que ya quieres contar tu propia historia. Es muy difícil como actor hacer eso, es muy peligroso. Quienes tratan de imponer su punto de vista desde la posición del actor acaban volviéndose una pesadilla para cualquiera. Es el problema de Hollywood: hay demasiado poder.

¿Y ego?
Lo que haces con el poder depende de qué tan ególatra seas. El actor no debería tener tanto poder porque el punto de vista es del director, él es quien decide desde la narración y la historia. A mí lo que me pasó fue muy valioso. Me empecé a dar cuenta de que estaba tratando de imponer mi punto de vista y dije: “no le voy a hacer esto a nadie, mejor cuento mis propias historias”. Y desde entonces, según yo, me he vuelto no sé si mejor actor, pero menos pesado para los que me contratan y eso ha estado padre. Eso viene del teatro, yo creo que por eso en este país hay tan buenos actores. En el teatro te puedes generar tu propio trabajo. Así empezó el teatro, en plazas públicas, no existían los directores. Eran actores que se ponían en un banquito, se paraban y empezaban a contar historias. Por eso cuando los actores dicen que es muy difícil y que no hay trabajo, yo les digo que se abran sus oportunidades, que cuenten sus historias. La forma del monólogo es lo más sencillo de hacer, basta con que haya dos personas frente a ti para que suceda.

La fortuna de tu profesión es que te toca vivir varias vidas en una sola. Puedes trascender, mudar piel, vivir otros sentimientos. ¿Cómo es para ti el enriquecerte de otras vidas?

No siento que sea vivir muchas vidas, sino que simplemente es un juego de imaginación. Nada se compara con salir a la calle y que te pasen cosas. El cine aliena a los actores del público y si tú no sales a contar las historias afuera, donde están pasando, se te olvida de qué estas hablando, se te olvida de qué se trata el mundo. Esas son la mayoría de las películas que te sientas a ver y dices “mmm, ok”. Yo cada vez estoy más emocionado con las películas en las que la línea entre la realidad y ficción no está bien definida, y de repente hay actores que no son actores sino que son los personajes y se confrontan con un actor y pasan cosas muy interesantes. Cuando los actores tienen ese apetito y esa curiosidad por salir a ver qué está pasando afuera, entonces sí que la vida empieza a enriquecerse. Dices “ah, cabrón, qué interesante”. No se trata de ti, se trata de los demás. Para mí ha sido muy importante entender esa parte de la concepción de mi profesión, que no se trata de entender lo que me pasa a mí, se trata de lo que les pasa a otros y te cuentan, de cómo eso me afecta y me permite hacer algo distinto.

Has dicho que agradeces a Cuarón, Del Toro e Iñárritu, etcétera, que abrieron las puertas para los mexicanos. Tú y Gael han hecho eso para otros. Han ido abriendo caminos que estaban cerrados para los mexicanos en Hollywood.

Yo diría que hemos sido muy afortunados. Cuarón, Iñárritu, Del Toro, Reygadas, son unos chingones, pero también son muy afortunados de vivir en el momento que les tocó vivir. Siempre ha habido gente talentosa, no es que de un día para otro haya empezado a nacer gente muy talentosa: es que el mundo está cambiando. Nos tocó vivir en un momento en el que las fronteras fueron más fáciles de brincar. El cine empezó a ser más universal; la frontera o el idioma dejaron de definir el mercado. El mercado se volvió el mundo. Yo de chavito tenía que esperar a que la Cineteca o el Cineclub de la unam, o el que estaba cerca de mi casa, proyectaran algo de un director interesante para ir a verlo. Hoy te metes a internet y encuentras al director que quieras, de cualquier parte del mundo y su cine te afecta y por ende haces algo distinto. Nos tocó vivir en otra época, una época que nos permite viajar con nuestro trabajo de esta forma. Los que hacían cine en los 70 y 80 en este país eran muy talentosos, pero eran otros tiempos, otras herramientas.

¿Cuándo te sientes más libre?
Cuando estoy en mi casa, en la cocina de mi casa, ja ja.

frang_a_20170302_392_RGB¿Qué le dirías al Diego de hace veinte años?
Acaba la escuela, ve a la universidad, estudia otra cosa, todavía hay tiempo, el tiempo no se acaba. Uno siempre quiere lo que no tiene: yo no tengo una generación. Mi generación somos cinco o seis amigos que empezamos a actuar de chavillos. Mi mejor amigo tiene diez años más que yo, mi compadre veinte años más que yo. No crecí con un grupo de gente de mi edad a quien después encontrara profesionalmente, no alimenté una amistad que me acompañara desde entonces. La gente que me rodea está muy definida por los proyectos que fui haciendo. Eso tiene sus pros y sus contras, y a veces veo para atrás y digo “qué rico hubiera sido echarme unos cinco añitos en una universidad para explorar”. A mí no me tocó explorar mucho, me tocó trabajar. Las consecuencias de mis decisiones eran muy definitivas y lo bueno de la escuela es que puedes explorar, es justo el momento para la prueba y el error.

¿Qué les quieres dejar a tus hijos?
Libertad de escoger dónde quieren estar, de lo que quieran hacer. Que decidan de qué quieren que vaya su vida.

¿A dónde quieres llegar? ¿Con qué sueñas?
¿Con qué sueño? No sé, estoy en un momento en que me cuesta definirme. A veces sueño con hacer teatro hasta el último de mis días. A veces sueño con vivir en un rancho y criar animales, tener un huertito y cocinar, ya lo que me quedó claro es que no voy a ser futbolista, ja ja ja. Ya no me queda mucho tiempo, no sé…

Kinky

c29_port_web c29_contra_webCon siete álbumes y un sonido ecléctico, Kinky forma parte del movimiento musical conocido como avanzada regia. Esta banda originaria de Monterrey se caracteriza por mezclar géneros que a veces podrían parecer irreconciliables: el gran mérito de la propuesta ha consistido en combinaciones acertadas, con una detectable influencia latinoamericana que termina de perfilar una estética sonora extraordinaria. Tras un viaje a Los Ángeles para fotografiar a la banda y una conversación acerca de música pero también acerca de política y derechos humanos, tenemos lista esta exclusiva para los lectores de Cream. Echen un vistazo a lo que nos contaron Gil Cerezo, Ulises Lozano, Carlos Cháirez, Omar Góngora y César Pliego, integrantes de Kinky.

¿Qué viene para Kinky?
Viene disco nuevo, producido por nosotros y mezclado por Tony Hoffer (Depeche Mode, Beck, M83). Ya tenemos listo el vídeo del segundo sencillo: “Te Vas”. Fue filmado aquí en Los Ángeles, estelarizado por Ana Claudia Talancón. El primer avance del disco se llama “Desaparecer” y marca un poco la pauta del nuevo sonido, de vuelta a la electrónica. Pero es un disco muy variado, donde se retoma la diversidad de temáticas y estilos musicales, entretejida por la electrónica. Planeamos acompañar la salida del disco, a principios del 2017, con una extensa gira por todo México y Estados Unidos, así como algunos festivales por el resto de Latinoamérica.

c29_kinky_01Platíquennos del tema que hicieron para la película Macho y el video que filmaron con Miguel Rodarte y Renato López. El tema es bastante controversial. ¿Por qué decidieron participar?¿Qué mensaje quieren darle a la gente?
Recién estrenamos el vídeo de “Macho”, canción que hicimos para la comedia del mismo nombre. Hace tiempo que quería escribir sobre la diversidad sexual y me gustó poder hacerlo con un toque de comedia, porque pone el tema a la vista de todos y no lo hace tan pretencioso. Cualquier oportunidad de iniciar diálogo en este tema hay que aprovecharlo, ya que para muchos es asunto de vida o muerte, es un tema de derechos humanos básicos. El mensaje es muy simple: todo ser humano merece la misma libertad y respeto en cuestión de amor y sexualidad. Es totalmente inaceptable que sigamos prohibiendo el matrimonio entre el mismo sexo, que siga habiendo crímenes de odio, que se sigan pisoteando los derechos humanos de alguien por su preferencia sexual.

¿Consideran que es importante romper con todos esos prejuicios que nos rodean?
Estamos viendo un switch cultural importante el día de hoy. Los que sigan defendiendo estos prejuicios se verán en el lado equivocado de la historia, como los nazis, como el KKK, como Mili Vanilli.

c29_kinky_04¿Cómo benefician o afectan las redes sociales a su carrera? ¿Han tenido alguna mala experiencia en ellas?
Para una carrera musical las redes son la nueva televisión, son la nueva radio, son la nueva Rolling Stone. Por primera vez un músico en México puede pasarse a Televisa por el culo y llenar el Palacio de los Deportes. Nuestra experiencia ha sido muy positiva y las redes son nuestro más importante outlet para promover música, videos, conciertos y opinión. Obviamente tenemos el troll esporádico o la manita abajo en algún video de YouTube, pero es parte de estar presente en el hiperdiálogo que representan las redes, y la verdad, hasta ahora no nos han generado ningún meme mortal.

c29_kinky_02¿Les interesa la política? ¿Qué opinan de Enrique Peña Nieto?
Nosotros somos mexicanos viviendo en Estados Unidos, así que tenemos un doble interés político. Doblemente complejo. Lo que sucedió en las elecciones de Estados Unidos fue como sentir una patada en los huevos, una estaca en el corazón. Todavía no podemos creerlo. Empezando por la manera en como la derecha conservadora muy obviamente orquestó la participación del FBI y la inteligencia rusa en contra de Hillary, para implantarnos un gobierno republicano, seguido por ver cómo esta división basada en odio y manipulaciones de un charlatán causará un retroceso a los derechos humanos. Millones de mujeres que ahora tendrán un presidente violador, misógino. Millones de “indocumentados” serán extirpados de sus familias, de sus amigos, de sus casas, de su derecho a estudiar, empezando por los que confiaron en el gobierno de Obama y entregaron toda su información para participar en el programa Deferred Action for Childhood Arrivals (daca); este programa logró que casi 800 mil jóvenes indocumentados salieran de la obscuridad y lograran un permiso de trabajo y/o derecho a estudiar, y ahora podrían ser deportados, a pesar de ser ciudadanos modelo, por confiar en el gobierno. Y qué decir de los musulmanes que serán vetados, del conflicto en Siria que al unir fuerzas con Rusia resultará en masacres de inocentes. El futuro de México se siente tenebroso, con su peso pisoteado, el muro y el racismo ahora en esteroides, respaldado por el propio presidente, harán que la vida de los mexicanos sea aún más difícil en los dos lados de la frontera. Y para colmo Peña, que si bien he querido darle el beneficio de la duda, una y otra vez nos ha comprobado con los 43, con la invitación a Trump, sus tres libros favoritos, con la casa blanca, con su tesis… que es un pendejo.

¿Creen que la corrupción está metida en las entrañas de México?
En las entrañas, en las células, en cada átomo. Es un problema muy serio y complicado. Donde muchas veces aunque no quieras jugar el juego, se obliga a hacerlo. ¿Cuántos políticos, jueces, alcaldes hemos visto ser asesinados? En este país ser honesto se vuelve un peligro y no lo estoy justificando, más bien es frustrante ver cómo cada engrane de la máquina está corrompido, oxidado. Habría que hacer algo extremo para poder hacer un borrón y cuenta nueva. Quizá la pena de muerte para el servidor público corrupto, así solo se atreverían a jugar los honestos.

kinky-atardecer-1¿Qué opinan de los millennials?
Nacimos al borde de la generación x y nuestra personalidad está definida por ese cambio tecnológico en el que los millennials nacieron inmersos. El antes y el después juega un papel importante en lo que nos gusta, en lo que somos. Nos interesa todo lo que la nueva generación propone: la conectividad inmediata, poseer toda la música, películas, información sin tener nada que físicamente lo represente, el cambio de la religión por la tecnología, la conciencia ecológica, el permiso de tener una vida paralela dentro de las redes sociales (igual o a veces más importante que la real), la apertura de diálogo ante las drogas, la sexualidad y la diversidad cultural, not in a hippie rebellious way, sino en plática de salón de clases, de foro, de congreso, de sobremesa familiar. Todas estas cualidades que mucha gente critica de esta generación, nosotros las vemos positivas, son la llave para cambiar al mundo. Aún así, agradecemos los años que vivimos cien por ciento conectados al mundo real, sin una pantalla en nuestras manos, con acceso a todo. Vivir un momento especial solamente en el lugar, el tiempo y con las personas que nos rodeaban físicamente… algo que ya no volverá a existir jamás (piensen en eso antes de dormir, jejeje). Somos unos generación x muy jóvenes o unos millennials muy viejos.

Mariana Treviño y Gary Alazraki

c28_forro1 c28_forro4Gary y Mariana nos dedicaron uno de sus domingos de descanso, durante las grabaciones de la segunda temporada de Club de Cuervos, para aparecer en la portada de Cream. Actualmente ambos se encuentran grabando más de trece horas al día. Durante la sesión, estuvieron muy divertidos, con la mejor actitud. El resultado del encuentro quedó registrado en estas páginas.

dsc_2114GARY
Sabemos que no puedes contar mucho sobre la segunda temporada de Club de Cuervos…
Se estrena a finales de año, pero todavía no tenemos fecha. Desde el punto de vista personal te puedo decir mucho. La primera temporada la dirigí toda yo, menos el capítulo ocho, que lo dirigió Carlos Armella. Fue increíble sentir la autoría completa de la primera temporada, el problema fue que generé un cuello de botella y no pudimos terminar de editar los episodios a tiempo. Para poder salir al aire tuvimos que empezar a apresurar la mezcla de audio y los efectos especiales. Me di cuenta de que no es sano para un proyecto como este que todo se centralice en un director, cuando tienes que cumplir con fechas.

En esta segunda temporada me traje a Carlos que ya había trabajado en Cuervos y a Mariana Chenillo, a quien conocí en un festival de cine cuando teníamos 24 años, y resultó que es mi prima y no la conocía. Los Alazraki llevan un rato de no llevarse, varias generaciones. Estamos por toda la ciudad, pero no tenemos mucho contacto unos con otros. En el festival en el que nos encontramos, las selecciones de cortos las ponen juntas y nos tocó en la misma sección, y su corto me gustó mucho. Dirigir requiere de un ojo de story teller y ella lo tiene. Hizo Cinco días sin Nora, que desde el guion me sorprendió por lo bien escrita.

Es muy interesante pasar de ser director a ser productor, porque ahora no estoy yo controlando todo desde el punto de vista artístico. Ya hay un combo donde pastoreas a los directores, pero los dejas que dirijan, los dejas tomar sus decisiones. Ellos a la vez saben que es mi programa y no quieren brincarse barreras, entonces no van a adueñare de lo que están haciendo con la misma fuerza con la que se adueñarían de algo propio. Tengo que encontrarles sabor a los capítulos de esa forma. Ha sido un aprendizaje completamente nuevo.

¿Te ha costado mucho trabajo?
No, al contrario, cada capítulo se dejar ir, pero luego una vez que te lo devuelven, cómo le haces para que se integre, si el tono de un director es más serio o le llama más el drama que la comedia en alguna escena. No te lo entrega mal, te lo entrega diferente y ¿cómo lo integras al tono del show? Esos son los retos que me tocaron ahora como director.

La segunda temporada de la primera serie que produjo Netflix en español para el mundo… El compromiso es grande.
Para mí ese es el compromiso, siento que es increíble cuando una franquicia crece paso a paso. Como Toy Story, la uno increíble, la dos mejor, la tres todavía mejor. Wow! En el caso de House of Cards, la uno muy buena, la dos aguanta y la tres no y la cuatro repunta.

La gente está esperando ciertas cosas de los personajes.
Me gusta tratar a la gente como trato a mis hijos y a mis sobrinos. Me piden un cuento y de repente me dicen: No así no va! Mi respuesta es, este es mi cuento! Quieres contar un cuento? Cuéntalo tu a tu estilo! Jajaja Con el publico es igual.
Es como cuando empiezas a salir con alguien; el primer date estuvo increíble, la conversación de maravilla y quieres volver a salir con esa persona… en el caso de las mujeres No quieres que el siguiente date sea con un personaje que este viendo el futbol con sus amigos ignorándote, quieres que te siga dando de lo mismo, de lo contrario seria una decepción.. eso es.

dsc_1936Tú eres del American School como yo, cuéntame de esa época. ¿Cómo eras?
Me preocupaba pertenecer. Si fuera a hacer una comedia de cómo fueron esos años, la haría acerca de cómo por un lado estás enamorado de la idea del amor y por otro lado te urge coger, jajaja.

¿Hacías algún deporte?
Sí, jugué americano. El soccer nunca nunca se me dio, y lo jugué toda la infancia. Cuando llegué al futbol americano resulté ser mejor con las manos y con el cuerpo que con los pies.

En esa época lo que querías era pertenecer a los niños cool, que para ti eran los mirreyes que tenían la mejor mesa en el antro, etc.
¡Era un mirrey! Nosotros los Nobles estaba basada en mi ecosistema.

Después te fuiste a Los Ángeles y dejaste de serlo.
Sí, hubo dos razones, la primera es que tenía una novia a la que no le impresionaba el mundo de las palancas y las influencias que en México son tan valoradas. Estar conectado no tenía valor para ella, porque no eran mis conexiones, eran las de mi papá. La segunda fue trabajar en una productora, en donde tampoco les impresionaba un niño bien conectado, más bien lo veían como algo obvio y aburrido. Confiaban más en el que empezó desde abajo que en un niñito que entró ahí por una palanca.

¿Cómo te diste cuenta de que no estaba padre ser así?
Partí de que tengo un instinto complaciente, y me empecé a dar cuenta de que no complacía mucho. Me di cuenta de que las cosas no iban por ahí.

¿Fue un shock para ti darte cuenta de esto y que tus amigos siguieran siendo unos mirreyes?
No inmediatamente, regresé feliz de reencontrarme con mi círculo social. Y típicamente cuando vas al antro te encuentras a mucha gente que no verías de otro modo, y te cae bien. Son las personas con las que creciste, son buenos tipos, que si frecuentas en el antro te invitan a sus cumpleaños, a la boda o a cosas así. Son tus amigos del antro y son a toda madre, ahí estaban ellos y estaba increíble volverlos a ver. Al mismo tiempo yo quería incorporar lo que había visto en Estados Unidos dentro de mi diseño de vida, que era vivir solo, cosa que nadie en mi círculo estaba haciendo. Mi papá no daba crédito, pero mi hermano y yo estábamos decididos. Ya no queríamos que nuestra identidad fuera ser los hijos de nuestros papás, y de ahí a ser los esposos de una señora. Necesitábamos saber quiénes éramos nosotros. En una casa que nos costara, con nuestras reglas, decidiendo qué, cómo y cuándo comer. Pagar las cuentas que nos interesaran y las que no, pues no. Llegamos al extremos de que venía U2 a México y nos dimos cuenta de que la mensualidad que teníamos o la gastábamos en electricidad o íbamos a verlos, y fue muy liberador decir: “ni pedo, no hay que pagar la luz esta vez”. No quedamos sin luz una semana.

Evidentemente bajo esas circunstancias, cuando te dicen cuánto es la cuenta de un pomo en un antro, dices: ese pomo lo compro en el súper por un tercio, lo abro en mi casa. No voy a ir al antro a pagarle un cover a quién sabe quién para que me digan si puedo entrar o no y encima me queme toda mi lana en esto, ¡a la mierda!, no lo voy a hacer. Era economía básica, jajaja. Tener que desarrollar esos recursos y esas estrategias fue muy divertido, lo recuerdo con mucho cariño. Y de repente llego al Baby en Acapulco y me encuentro a gente que está pagando tres veces más que lo que nosotros pagamos, amigos de mi edad, que no se tomaban a la ligera la edad que teníamos, que disfrutaban de ser “pobres”, entre comillas, porque lo que te pagan saliendo de la universidad es una mierda, y si te quedas en casa de tus papás y crees que tú tienes toda esta lana para írtela a gastar, porque no pagas renta, estás muy equivocado. Ahí ocurrió mi cambio, cuando vi que algunos amigos míos se portaban como patrones, creían que eran millonarios cuando ganaban un sueldo de universitario recién egresado, pero vivían en una casa en donde no les costaba la vida y lo que ganaban de sueldo se lo chingaban en la peda. Eso no te vuelve un patrón, eso te vuelve un mirrey. Eso fue lo que empezó a generar cierta distancia entre nosotros. Sentí que estábamos en diferentes cosas.

dsc_1946¿Qué te preocupa ahora? Estas casado, tienes hijos.
Sí, tengo una hija y un hijo. Ahorita soy cineasta bohemio, jaja.

¿Tu esposa cómo es?
Es más de buenos valores de clase media. Le pasaron el carro de la familia cuando era el más viejo y destartalado y su primer coche se lo compró ella trabajando como nutrióloga en su penúltimo año en la universidad, pagando las mensualidades poco a poco, cubriendo sus gastos de seguro. Ella tiene un entendimiento del valor del dinero muy bien inculcado desde chiquita y no es ninguna niña rica. Ni le impresionan los mirreyes, y eso me gusta mucho de ella.

Nosotros los Nobles rompió records, pero también causó muchas críticas. Muchos cineastas no podían creer que una película así llegara tan lejos.
El éxito de Nosotros los Nobles comprueba una tesis mía: tienes que pelar a tu público cuando vas a hacer una película y tienes que preocuparte por la conversación que vas a tener con ellos. El cine alrededor del mundo tiene una batalla entre el cine de arte y el cine comercial. El punto medio cómodo es el cine independiente. Quien mejor lo hace actualmente es Manolo Caro. En el cine independiente tomas a actores comerciales, pero haces piezas un poco más personales que no necesariamente le tienen que gustar a todo el mundo, pero que se preocupan por el público. Tienen una distribución, una visión de marketing. Y en donde creo que más adolece la industria mexicana es en no distinguir que no hay un rechazo al cine mexicano: hay un rechazo universal al cine de arte.

Es muy simple, el cine comercial no batalla en la parte comercial. A mí me fue bien en taquilla. ¿Me fue bien en premios? No. ¿Me preocupa? ¡No! No me importaban los premios, me importaba la taquilla. Es incongruente que la comunidad de cineastas artísticos y serios se levanten a quejarse de que no existe un apoyo comercial a su trabajo, es tan incongruente eso, como que yo llegue y diga ¿por qué no mandaron Nosotros los Nobles como la nominada de México para los premios Óscar. ¡No! No es eso, yo nunca pedí ningún premio. Que me hayan nominado a mejor guion en los Arieles me sorprendió y lo agradezco y valoro muchísimo. Y que a Güicho lo hayan nominado como mejor actor lo agradecemos, porque nunca lo hicimos persiguiendo medio premio. Es incongruente que yo me ponga a decir ¿por qué no me nominaron para el Óscar en vez de Heli? Heli tiene que ser la película para los Óscares, pero si le fue mal en taquilla tiene que asumirlo.

¿Será que no se puede hacer las dos cosas?
Todos deberíamos aspirar a lograr todo, tenemos que desarrollar como comunidad cinematográfica inteligencia artística y comercial, cosa que hasta ahora mis queridos colegas que se quejaron, no tienen.

La gente sigue esperando otra película. ¿Vas a hacer más cine?
Sí, pero por ahora tengo que terminar Club de Cuervos.

¿Qué te inspira?
La curiosidad, todo lo que no sé.

¿Qué historias te interesa contar?
Una que me interesa mucho es la dificultad de la monogamia en la sociedad. Y me interesa la desigualdad social que ahorita existe a nivel mundial. Haz de cuenta que el mundo está copiando el modelo mexicano. Me gusta contar historias que atrapen mi imaginación. Creo que la comedia es una cuestión de tono.

¿Cuáles son tus series favoritas de Netflix?
House of Cards, Breaking Bad, Cooked de Michael Pollan y Black Mirror.

Hablando de política, ¿qué piensas de Donald Trump?
Donald Trump es la creación del Partido Republicano que vino a destruirlos, es una ironía fantástica. Los va a despedazar, es karma. Es el producto de la crisis del 2008 y el resultado del fondeo que quitaron los republicanos a los programas públicos, especialmente a educación y seguridad. Dale ocho años a una generación entera de crisis económica, en donde la clase media se está desvaneciendo, y con el partido dándole privilegios a los ricos y desprotegiendo a los pobres. Ahora tienen toda una generación sin educación que se deja llevar por Trump. Si gana, que es muy difícil, me aterra el futuro del mundo, porque el cambio climático es la amenaza más grande que estamos enfrentando colectivamente alrededor del mundo y Estados Unidos es el país que determina las políticas que nos permiten superarlo. Trump está a favor de impulsar a las petroleras, compañías de carbón y automotrices y eso es retroceder. Eso me aterra. Creo que no va a ganar.

¿Qué opinión te merece nuestro presidente?
Mi opinión es que estamos en pañales con nuestra clase política, y como país estamos muy divididos para tener una clase política que hable por una mayoría. Este presidente que tenemos ganó con un tercio de los votos del país, y con muchas preguntas de que tan legítima fue su victoria.

¿Qué te gustaría que la gente supiera de ti?
Cuando estaba en la prepa hacíamos carpool con los vecinos y la mayoría de las veces hablábamos de las películas que nos gustaban. Mi mayor sueño cuando entré a hacer esto era que un día unos chavitos como yo estuvieran en el coche camino a su escuela hablando de mis películas o mis series, como yo en aquella época. Y el ver que eso está sucediendo es lo que más agradezco. Agradezco cada vez que me lo hacen saber.

dsc_2021MARIANA

Tu personaje se convirtió en uno de los favoritos de la serie. ¿Qué nos puedes contar de tu personaje en la segunda temporada de Club de Cuervos.
Mi personaje es una mujer súper capaz en un mundo de hombres que la boicotean. Me identifico con eso como mujer y en general. Esta es una carrera difícil en la que tienes que aguantar vara. Momentos en los que tienes mucho trabajo y de repente nada. Los comienzos son difíciles. La experiencia en la actuación sí cuenta, entre más personajes hagas y más empeño pongas en esculpir mental y emocionalmente un personaje, se va quedando un rezago y te sirve para tener un acervo de técnica que se hace de todas esas vivencias. En la actuación la experiencias es muy importante, es el material con el que trabajas: tanto la experiencia personal, las cosas que te pasan en la vida y se quedan, como las imágenes, lo que crees que es la realidad y no lo es. Lo que tienes en la mente, con todo eso trabajas. Esta carrera me encanta porque es un camino de autoconocimiento muy padre. Te da respuestas certeras un rato, pero se mueve de lugar todo el tiempo, porque los personajes están vivos, las funciones no siempre son iguales, las tomas son diferentes, tienes que ser flexible de a dónde te llevan los sentimientos para encontrar un lugar de verdad.

¿Qué tiene tuyo Isabel, tu personaje?
Ser aguerrida y resistente, porque a veces tienes que resistir que todas las cosas vayan en tu contra, porque tú tienes la claridad de tu objetivo. Eso se lo admiro a Isabel y lo tenemos en común. Isabel también tiene el sonsonete y la franqueza, es algo con lo que crecí.

¿Qué es lo que más trabajo te ha costado de tu personaje?
Sostener el nivel de energía que ese tipo de temperamentos requieren. Cuando eres enojona y temperamental, visceral y todo te lo tomas súper a pecho, requieres de mucha energía. El proceso actoral es muy desgastante.

¿Tienes bronca con interpretar algún personaje?
La verdad, es lo que me gusta de ser actriz: trato de hacer personajes muy distintos entre sí. Con Manolo hice un travesti, en la peli que sigue soy una mamá medio amargada y neurótica. Voy a hacer a Amanda, una pelirroja femme fatale. Me gusta explorar distintas historias, porque se me da, tengo lecturas inmediatas de distintas personalidades. Esa cuestión camaleónica me gusta.

Has trabajado mucho con Manolo. Se ha convertido en un buen amigo, me imagino. ¿Qué es lo que más te gusta de trabajar con él?
Yo admiro mucho a Manolo, se va perfeccionando, cada película que hago con él es más el trabajo, el detalle, el cuidado. Él escribe sus propios textos, es su universo. Entras a su estética, a su sentido del humor, a sus palabras. Me encanta compartir su visión del mundo. Me encanta ser uno de los personajes de su universo. Es lo mismo que me pasa con Gary, en esta temporada tenemos más directores, pero me encanta su sentido del humor, la cuestión acida, el uso de las palabras de los personajes. Como están cut off sus personajes, son muy humanos. Gary es un director muy humano. No tiene miedo de mostrar las faltas de carácter de sus personajes, pero desde el punto de vista de humor despiadado y entrañable. Su humor es un humor amoroso, son miradas y comportamientos erráticos humanos, sin ser condescendiente.

¿Qué tanto se sigue un guion en Club de Cuervos?
Gary tiene un don, cómo escribe y piensa todo el tiempo, tiene muchas herramientas inmediatas para trabajar. Él revisa los guiones y si cambia algo que no le suena, es un trabajo que sigue en el set.

dsc_1972¿Qué personajes te interesa interpretar?
Algo de época, estudié Letras Inglesas en la UNAM. Tuve un maestro increíble, se llama Alfredo Michel, es un especialista en Shakespeare. Siempre lo leí, me encanta y me gustaría hacer en cine algo así. Hay algo de mi alma a la que le queda bien eso.

¿Te gustaría seguir haciendo producciones para Netflix?
Sí, me encantaría que me siguieran invitando a hacer series y películas.

¿Cuáles son tus series favoritas de Netflix?
Breaking Bad me encantó, las actuaciones, la combinación en el paisaje. Que el lugar sea un personaje tan importante, ese rojo y esa tierra para contar esa historia. Como estudié literatura inglesa, me fijo mucho en los paisajes. Por eso me ha gustado mucho hacer cine, aunque yo soy más de teatro, lo que más he hecho. Me gusta hacer de todo, es lo que me va formando.

¿Hay algo que no te guste de ser actriz?
La cuestión nómada, haces un vínculo con el equipo, de repente son una familia y cuando se acaba tienes que seguir. Vas cambiando tu hogar de un lugar a otro y es difícil, no siempre se le puede dar continuidad a los afectos en esta carrera. Vuelves a encontrarte a los amigos y te das cuenta que siguen los vínculos muy fuertes, porque trabajas con emociones, con lo que eres con tu esencia.

¿Qué viene?
Viene Cómo cortar a tu patán, jajaja, una comedia romántica sobre las relaciones de pareja. La va a dirigir Leo, uno de los productores de Cuervos. Mi personaje es Amanda, una mujer que no se quiere involucrar ni enamorar, solo sacar provecho.

José María Yazpik

C27_forro1 C27_forro4Yazpik llegó de muy buen humor a la cita de la entrevista y la sesión de fotos para nuestra edición de aniversario. ¿La razón? Ese día pasaría por su hija al colegio, después de no haberla visto a lo largo de cinco semanas, durante las cuales estuvo rodando en Ensenada. Por lo general no le gusta pasar mucho tiempo alejado de Leonor, que es el nombre de la pequeña, así que estaba impaciente por verla. Me platicó que tenían que hacer juntos la tarea, un proyecto sobre temas culinarios.

Chema está en un muy buen momento y se le nota. Con muchos proyectos en puerta, actualmente se encuentra en Buenos Aires filmando una película con Dolores Fonzi y Constanza Novick… Con Yazpik uno puede platicar como con un buen amigo, cero poses. Esto es algo de lo que me conto.

DSC_1342Estuviste hace poco en Ensenada grabando Everybody Loves Somebody, tu primera comedia romántica en inglés, que se estrena el próximo año. ¿Cómo te fue?

Me gustó muchísimo la experiencia, me encantó trabajar con Catalina, la directora, con Karla Souza y Ben O’Toole, que es el tercio en el triángulo amoroso, y con todo el elenco. Filmar en Baja California me encanta, la verdad me la pasé muy bien, porque aun siendo una película ligera, tenía su complejidad. Fue una muy bonita combinación. La película es bilingüe, Ben hablaba en inglés, Karla, Tiaré y yo switcheábamos, cuando estábamos con los estadounidenses hablábamos en inglés y cuando estábamos solos, en español. La película trata sobre una familia que vive en la frontera, entonces ese pochismo es muy común.

¿Por el momento te interesa la comedia?
Si, me quiero reír.

¿Con tanta tragedia mejor reír?
Exactamente, está rico de repente ser ligerito y pasársela bien. Es lo que quiero de ahora en adelante.

¿Qué personajes interesan por el momento?
Me interesan los personajes nostálgicos, pero dentro de la comedia, como uno que estoy escribiendo con un amigo, no sé si será la edad. Seguramente, pero se me antoja explorar la nostalgia, está muy presente en mi vida. Es una nostalgia bonita.

¿Actuación, dirección o producción?
Las tres cosas. La dirección nunca la he hecho, pero la haré pronto. Producción es lo que menos me gusta, porque es resolver problemas. A los productores les tengo mucho respeto, porque de repente los metemos en unos problemones y siempre están al pie del cañón.

Si ves hacia atrás en tu carrera ¿te arrepientes de algo?
Precisamente aunque a veces he tomado decisiones que por el resultado inmediato parece que fueron malas, a larga se convierten en aciertos, por aprendizajes o porque se abrieron otras puertas que no tenía yo forma de saber que se podían abrir. Entonces todo ha sido positivo.

Si ya no te pudieras dedicar a la actuación por algún motivo ¿qué harías?
Probablemente me dedicaría a la escritura, a escribir guiones. Es lo que he estado haciendo últimamente y me gusta mucho.

¿El guion qué estás haciendo es para película?
Si llevó dos años y medio trabajando en eso, pero no puedo decir nada todavía.

DSC_1346¿Cuál es el papel más divertido que has hecho? ¿Y el más oscuro?
El más divertido en teatro, en Cock. El más oscuro, en cine con El jesuita, esa todavía no se estrena.

¿Qué es lo que más te gustó de trabajar con Diego Luna en Mr. Pig?
Fue increíble. Ir a Guadalajara, estar un par de semanas en Los Altos y trabajar con mi amigo, ver su crecimiento y cómo ha cambiado. Conocer a Maya Rudolph y a Danny Glover. Y hacer una película muy extraña, pero muy bonita.

¿Y qué tal es Maya en la vida real?
Es un amor, súper linda y cariñosa. Y muy chistosa, de repente se avienta unas puntadas muy de Maya, jaja.

¿Te interesa la política? No dedicarte a eso obviamente, pero el tema.
Me gusta por lo que representa, por la negociación.

¿Y qué opinas de Donald Trump, tú siendo de Tijuana? Es un tema que no se puede dejar de tratar.
Sería catastrófico que llegara a la presidencia, pero ya de los gringos puedes esperar cualquier cosa. Si Bush estuvo ocho años en la Casa Blanca… Trump es mucho mucho peor, no creo que vaya a ganar, pero el que sea el candidato republicano es espeluznante.

¿Tu qué opinas de Trump, el personaje?
Siempre me ha parecido detestable, desde los 80 que llegue a vivir a San Diego, no entendí el fenómeno Donald Trump. Aparte se ha vuelto todavía más desagradable con los años. Sigue siendo una figura importante dentro de la cultura gringa. Pero también lo es Kim Kardashian. ¿Qué se puede esperar? De una cultura que se dedica a sacar basura y hacer a gente idiota muy muy famosa, lo que sea. No me sorprende, lo que me sorprende es que el resto del mundo esté tan tranquilito. Los gringos en una de esas sí votan por él. ¿Y el resto del mundo qué va a hacer? No sabemos cuál es su agenda diplomática, su propuesta, su opinión en cuanto a Medio Oriente. Las barbaridades que dice son como de niño de sexto de primaria, con todo respeto a los niños de sexto de primaria. El gobierno mexicano, callado. El único que dijo algo, que también dice puras barbaridades, fue Fox. Y ya se disculpó y quiere conocer a Trump.

Y hablando de México, ¿qué nos dices de Peña Nieto?
Mira, me voy a mantener en el sideline con nuestro “querido” Peña Nieto. No me parece correcto lo que está haciendo, pero tampoco sé si yo podría hacer un mejor trabajo al ser el capitán de un monstruo como lo es México, un lugar tan complejo y tan complicado. No es fácil para nadie.

La corrupción está metida en las entrañas de México. En todos los niveles, desde siempre. ¿Será que está podrido por dentro todo y nunca van a cambiar las cosas? Tendríamos que volver a empezar de nuevo y eso es prácticamente imposible, implica una visión fatalista.
Todo se resume en educación. Nosotros ya estamos perdidos y jodidos, pero si educamos a nuestros hijos para que tengan otro punto de vista y se comporten de otra manera, tal vez en tres generaciones o diez podamos ver un cambio.

DSC_1393Lo malo es que mientras hay gente haciendo esto que mencionas, otros siguen educando a sus hijos con las mismas costumbres nefastas de siempre…
Exactamente, en ese sentido sí soy fatalista. Para unificar ese criterio tendría que haber una reforma total de educación y eso jamás va a suceder. Los que están en el poder es justo lo que no quieren, que el pueblo esté educado.

¿Qué opinas de los millennials?
Si tu referencia es Facebook ¿cómo le haces? Yo me acabo de salir de Facebook porque ya no lo aguanté. Hace dos meses dije “ya no puedo más con esto”. Me deprime tremendamente, estoy perdiendo el tiempo con gente que me manda bendiciones.

¿Crees que la energía se concentra en tonterías?
Sí, es tremendo. Esperemos que haya un cambio dentro de esa generación. Yo todavía leo periódico, soy de otra generación. Las noticias que se leen ahora son nada, seguramente solo se leen los titulares.

Los maestros de las universidades están en crisis porque a sus estudiantes ya no les interesa aprender. Es muy difícil captar su atención y competir con los smartphones.

Una generación que carezca de profundidad será una generación perdida. Las cosas no se pueden quedar así.

¿Sabías que pronto salen al mercado, si no es que ya salieron para cuando se publique esta entrevista, minidrones para tomarte selfies? La evolución del narcisismo.
¿Qué tal los selfies y videos en los que no se ven nada: cara y cielo. No se ve nada más, jaja. Híjole con esos los jóvenes, solo se vuelven más manipulables para nuestros gobernantes. A nosotros nos tocó todavía ser parte de un mundo sin internet. Fuimos la última generación que vivió sin internet y luego el gran cambio. Tardaremos un par de generaciones en darnos cuenta de las cosas positivas y negativas. Mi hija tiene prohibido usar el iPad o el celular cuando estamos juntos o estamos comiendo.

¿Qué haces cuándo no estás trabajando?
Preparar mis proyectos, estar con mi hija. Llevármela de vacaciones a Tepoztlán, que le encanta. Estar con mi familia y mis amigos.

¿De amor vamos a hablar? Ya sabemos que estás muy enamorado de Johanna Murillo.
Sí, estoy enamorado desde hace como año y medio.

DSC_1334¿Te gustaría tener más hijos?
Sí, claro, me gustaría tener un hijo cada dos años, jaja. Es tan hermoso esto de la paternidad que quieres tener uno en cada etapa. Yo veo a la hija de mi hermana que tiene un año y se me antoja.

¿Y tu hija Leonor cómo está?
Me trae loco, ahora me manipula con un cinismo increíble. Me dice: “Oye, papá creo que tengo una idea que te va a gustar muchísimo. ¿Por qué no vamos al parque de juegos y puedes ver muchos perritos que sé que te gustan?” Y me empieza a armar un plan pero en puros lugares de niños, que quiere visitar. Lo que más hacemos es jugar luchas. Le encanta ver películas, vemos muchas películas. Está en la etapa de que empieza a hacer personajes, le gusta disfrazarse. Le voy a tener que hacer su forito en la casa.

¿Te ha visto actuar?
Sí, claro, ha ido al teatro. La he llevado a los foros donde trabajo.

La mayoría de tus películas no son para niños.
La única que he hecho para niños, por ella, es la de los perritos de Disney y le valió tres kilos cuando la vio. Dijo: ¿qué es esto? Se dio la media vuelta y se fue, jaja. Entiende lo que hago, su mamá también es actriz y desde chica ha estado en esto, pero apenas empieza a jugar con eso. El otro día me mandó un video de ella como momia, porque aparte le gusta disfrazarse y jugar el rol. Para Navidad quiere disfrazarse de policía y quiere una patrulla. Creo que empieza una etapa muy divertida. ¡A ella no le puedo decir que no a nada!

¿Cada cuánto tiempo la ves?
Nos turnamos, la típica, una semana y una semana. Pero cuando ella está trabajando o fuera yo me encargo todo el tiempo y viceversa. Tengo una relación muy sana. Ahorita me voy corriendo por ella a la escuela para ayudarla a hacer su tarea de la gastronomía en México. Tenemos una relación padre, en donde de repente puedo caerles un miércoles aunque no me toque. El otro día me dijo que fuéramos a ver una película de Disney, Frozen, yo le dije que en verano la iba a llevar a conocer castillos de verdad, donde vivieron princesas de verdad, a Europa.

DSC_1285Hablemos de Tequila. ¿Por qué decidiste trabajar con Don Julio?
Cuándo me ofrecieron ser embajador de Don Julio, me ofrecieron ser embajador de otras dos tequileras. Escogí Don Julio, porque es el tequila que tomo y que llevo tomando veinte años. Me gusta el blanco y el Don Julio 70, es imposible no tomarlo de lo mucho que me gusta. Las cosas chiquitas, íntimas, son las que me llaman la atención. Me gusta tomar tequila antes de comer y ya te sigues, jaja. Dependiendo de lo que tenga que hacer.

¿Qué significado tiene la amistad para ti?
Tengo mi grupo de amigos desde el kínder, los sigo viendo: amigos que me motivan y me centran cuando me descarrilo. Son una alegría constante. También están mis amigos actores con los que llevo veinte años de amistad.

¿Crees que la fama vuelve desconfiada a la gente, en el sentido de que ya no es tan fácil hacer amigos nuevos, porque ya no se sabe si te buscan por ti o por tu fama? ¿Te ha pasado?
A mí no me pasa, te das cuenta luego luego. Cuando eres el sabor del mes entonces sí se te acerca más gente, pero te das cuenta inmediatamente. Soy cerrado pero tengo mis grupitos, como por ejemplo mis compadres de Tijuana. Estamos en contacto todo el tiempo. Me echan una carrilla tremenda, no dejan de chingarme todo el día. La amistad es una de las cosas más valiosas que tengo.