Caloncho: chupetazos, mandarinas y mucha buena vibra

C26_forro1 C26_forrosComo puedes ver, quien aparece en la portada de esta edición de Cream es el talentoso músico Caloncho. No sé qué sea lo primero que se te venga a la mente al escuchar su nombre, pero yo pienso en la letra de mi canción favorita de él, “Chupetazos”, que empieza así: “Quiero que me rompas el hocico a chupetazos / quiero que me sometas y me amarres de los brazos / quiero que me dejes todo el cuerpo hecho pedazos / nipple contra nipple o acostados de cuchara…” Puedes creer que es una canción, mmm, ¿algo brusca? Pero no, todo lo contrario y eso es lo lindo, que fusiona la letra con una melodía alegre y tranquila a la vez.

Así, con esta canción en la mente, iba camino a mi entrevista con este músico. Bajé por la arbolada calle de Lerdo de Tejada en la colonia Americana y entré al elegantemente funky hotel Casa Fayette: una mezcla de colores neutros con otros muy brillantes, art déco con artesanías, espejos con más espejos y pisos de pasta con mármoles al igual que cerámica mexicana, hacen que la decoración de este hotel boutique sea simplemente una de mis favoritas. Además la cocina de su restaurante, ufff: literalmente to die for, encabezada por el chef Trevor La Presle, quien ideo un menú espectacular.

1--5Llegué puntual pero Caloncho ya me estaba esperando. Pedimos las entradas y en lo que las traían comenzó a contarme su vida a través de sus tatuajes: “Este tatuaje es una mandarina porque es mi favorita y la relaciono mucho con mi lado femenino, mi abuela Julia tenía un arbolón de mandarinas bien pasado de lanza en su casa y cuando se murió, se murió el árbol, te lo juro, muy loco. La mandarina también es lo que asocio con mis veranos en casa de mis abuelos.” Caloncho es de Sonora, de Obregón, pero desde muy chico se vino a vivir a Guadalajara por el trabajo de su papá. Iba muy seguido a visitar a su familia. Y agrega: “Mi mamá me dijo que cuando estaba embarazada de mí su nieve favorita era la de mandarina, y de chiripa desde morro mi nieve favorita es la de mandarina pero sin que ella me lo hubiera dicho.”

Llegó el ceviche, delicioso, con un toque de habanero y otro de mandarina… Le pregunto de su segundo tatuaje y Caloncho responde: “Es un brillo, un destello en el pecho; es que ahorita estoy muy enamorado y creo que el amor ilumina, entonces es el origen del tatuaje y también de una canción que se llama ‘Brillo mío’, que va a salir en el siguiente disco.” Todavía no hay fecha para este álbum pero probablemente saldrá para finales de este año o principios del próximo. “El disco que viene tendrá un poco de todo; algo de mi lado obscuro, pues el año que acaba de pasar tuvo muchos ups and downs, algo de música con toques rancheros, y otras canciones más puras y primitivas.”

1-0263Seguimos con la sopa de calabacitas que estaba ideal, calientita para el frío y fue cuando Caloncho me empezó a contar cómo de casualidad terminó siendo músico. De niño quería ser arquitecto y luego en prepa se inclinó más hacia relaciones internacionales que fue lo que estudió: “Me parece que elegir tu carrera es una decisión muy fuerte porque estás bien morro, tomas decisiones muy impulsivas —que también es muy bonito— y yo siempre he sido medio indeciso, pero a esa edad y sin pensar tanto las consecuencias fue lo que estudié.”

“Entonces ¿cómo decidiste que mejor querías ser músico?”, le pregunto al ordenar una pizza y responde: “Cuando me fui de intercambio a Francia… El estar solo ha sido de los momentos parteaguas más importantes de mi vida porque todo el tiempo es tu tiempo, para tu ocio, introspección y tus conclusiones de la vida. Vivía solo en un departamentito chiquitito en Lille y me la pasaba escribiendo canciones, tocando la guitarra hasta que un día lo decidí y me dije a mi mismo ‘creo que soy músico’ y así le fui dedicando cada vez un poco más de tiempo a componer y a tocar.”

Le pregunté si en su familia había músicos y me dijo que no, pero que a todos les gustaba “sacarles ruido” a los instrumentos, como a él. Arribó la pizza con arúgula, queso ricota, champiñones y aceite de trufa, y fue cuando le pregunté sobre cómo surgió “Chupetazos”. “La canción es un juego de intenciones y palabras, una frase ruda con una intención amable, y hay gente a la que le gusta y a gente a la que no, pero es un experimento; hay gente que se lo toma muy en serio y se emputa, pero es un juego.”

Le dije que “Chupetazos” es mi favorita. Para Caloncho “Julia” es su favorita: una canción de cuna bien linda que le dedicó a su abuela y que gusta mucho a niños. Añade: “No sé por qué sucede pero me parece lo más lindo y más genuino que tiene el proyecto, que mi trabajo le guste a un niño se me hace increíble y esta es la favorita de los niños.”

Nos acabamos la pizza, pedimos el postre y mi entrevistado me platica del ahora: “Ahorita me dedico ya completamente a la música, podría dedicarle más tiempo, la verdad, pero disfruto mucho del ocio,” confiesa entre risas. Caloncho no tiene días ordinarios pero un día de show es: “Levántate, vete al aeropuerto en la van, llega al lugar, comer, hacer sound check, bañarse, hacer el toquín y regresarse. Es chistoso porque son días aislados de cosas: fines de semana de concierto, luego otros días de planeación, otros de redes y otros de ocio.”

Llega nuestro sunday con pretzels y caramelo cuando le pregunto de dónde viene el nombre Caloncho: “De mi nombre, Óscar Alfonso Castro Valenzuela. Óscar Castro es un abuelo y Alfonso Valenzuela es el otro.” No comimos carne porque ahorita Caloncho está intentando no comer tanta: “Le bajé un chingo al consumo de carne desde que vi un documental en el Festival de Cine en Los Cabos que muestra la contaminación tan grande de la industria de las vacas y a partir de ese momento dije: ya es momento de bajarle a la carne, y me he sentido muy bien.”

1--2Su comida favorita, ahorita, es el chifrijo, un platillo de Costa Rica que es un bowl de arroz con frijoles, pedacitos de tomate, cebolla, muchísimo aguacate, limón, cilantro, chile serrano y un poco de aceite: “Es un bowl delicioso, súper fresco, saludable y bien llenador. Mucho tiempo mi comida favorita fue el mole pero estoy viendo cómo prepararlo de forma distinta, con qué reemplazar la carne animal.”

Nos levantamos a dar un paseo por los rincones de Casa Fayette hasta llegar a sus hermosos elevadores de madera y la alberca en el rooftop bar mientras Caloncho compartía de dónde viene su inspiración: “No me siento a decir ‘a ver, voy a escribir una canción’, no, no es así. A veces es algo que estás viendo e instantáneamente dices ‘¡esto!’. Puede ser una escena, un paisaje, interacción animal, interacción fraternal con la persona que quieres o hasta describir una cocina. Por lo regular son cosas que me gustaron y me impactaron.”

Así fue nuestra entrevista, fresca y amena como un jugo de mandarina recién exprimido. Y sí, Caloncho en verdad es tan buena onda como la leyenda rumora, pero no se emocionen, chicas, su boda fue este marzo en Tapalpa y me dicen por ahí que su esposa es todavía más buena onda que él…

Manolo Caro y Cecilia Suárez

C25_Port C25_ContraSe conocieron hace quince años en Guadalajara. Los presentó Juan Vila, primo de Cecilia y amigo cercano de Manolo. Ese día ella olvidó sus lentes de sol en el coche de él. Al día siguiente él la buscó para entregárselos antes de que partiera al DF. Desde ese día se han vuelto amigos, cómplices y ahora compadres, basando su relación en un solo código: la lealtad.

C: ¿Cómo llegaste a esto, si cuando te conocí dizque estudiabas arquitectura?

M: Pues porque estudiando me di cuenta de que no iba a poder vivir de eso [ríe] y siempre fui muy bueno narrando y estructurando anécdotas, de hecho es por esa razón que en lugar de reconocerme como director o dramaturgo, yo digo que mi profesión es contador de historias.

C: ¿Cómo sabías que eras bueno?

M: Porque de chiquito le contaba a mis hermanos mi día en la escuela y empecé a razonar que sin llegar a mentir, estructuraba de una forma diferente lo ocurrido para que fuera más interesante. ¿Y tú cómo llegaste a ser actriz?

C: Mi primo estaba en Chicago y fui a visitarlo, yo tenía la idea de estudiar leyes, y me dijo que me tomara un año con él antes de iniciar mis estudios. Tenía que hacer algo en Chicago, revisé los planes de estudios y decidí que inscribirme en teatro no era una mala idea. Terminé cursando toda la carrera de actuación en aquella ciudad. Ahí empezó todo, pero nunca fui la niña que soñaba con ser actriz.

M: Tu primo dice todo lo contrario. Hay anécdotas, que de niña te vestías con la ropa y las joyas de tu tía y recitabas al espejo.

C: [Suelta una carcajada.] Algo hay de eso.

M: ¿Extrañas esa época, tu vida en Estados Unidos?

C: Tuve la fortuna de participar en proyectos interesantes, protagonicé una serie, pero hoy en día con un hijo, es algo que por el momento no me cuestiono.

M: ¿Quedaron personajes pendientes de aquel momento?

C: No lo pienso, por algo no llegaron, ahora me interesa trabajar en mi país, además no me termino de identificar con ciertos roles y por ende no piensan en mí para ellos. Creo que es importante no perpetuar ciertas imágenes, sobre todo las mujeres, en un país como el nuestro, en donde la falta de equidad es muy palpable… Tú ¿por qué no quieres dirigir cosas que no sean de tu puño, mala ortografía y letra?

M: Estás revelando algo que casi nadie sabe: mi problema con la ortografía y mi dislexia, pero mi productor lo ha solucionado contratando un corrector de estilo. Sobre la pregunta creo que mientras tenga historias que contar será difícil que considere echar mano de otras personas, aunque no creo que nunca vaya a ocurrir.

C: ¿Cuándo te ves dando este paso?

M: Ahora traigo la inquietud de hacer algo histórico. Tal vez estemos ante el siguiente paso que podría dar, pero no lo tengo claro, la historia a veces duele.

C: ¿Y la televisión? ¿Has pensado en hacer una telenovela? ¿Qué te llevaría a decir sí o no?

M: Vi muchas de niño y tú lo sabes, por eso me lo preguntas [ríe]. Cuando llegué a buscarme la vida en esto pensaba que era una gran idea. Ahora me apetece menos, pero no lo descarto, aunque he rechazado varias propuestas por los argumentos que me han enviado. Hay mundos fascinantes, como el de Carlos Olmos, quien escribió En carne propia, Cuna de lobos o El extraño retorno de Diana Salazar. A ese universo sí le entraría con gusto y desenfado. ¿Tú volverías a ese género?

C: Si están buenos la historia y el elenco, sí. Aunque eso se complica, tenemos que reconocerlo: el género conecta muy bien con la idiosincrasia mexicana.

ALX_6494M: ¿Cuál es tu telenovela favorita?

C: Rina.

M: ¡La mía, Cuna de lobos! Está divertido hablar de esto, nunca lo habíamos hecho, pero pasemos a que ahora debutaste en microteatro como directora. ¿Le vas entrar de lleno?

C: Sí me gustó, pero no sé hasta dónde. Dirigir cine se me hace muy complicado y es mucho dinero. Hay que ser muy osado como para gastarse el dinero de otros sin garantizarles que se lo vas a regresar. El teatro me da libertad y me gusta su lenguaje. Tú ¿cómo vives esta diferencia entre el teatro y el cine?

M: El teatro es más emocionante, más vivo, pero mi estómago ya lo resiente mucho.

C: ¡Siempre has sufrido del estómago!

M: Por eso le he bajado al ritmo. En cambio el cine es más divertido, hay más control y llega una etapa en donde cada proceso te hace acercarte más a la idea concreta que habías concebido, entonces resulta terapéutico.

C: Pero paradójicamente estás poniendo en riesgo un gran presupuesto, ¿no te aterra eso?

M: Nunca pienso en los inversionistas cuando estoy filmando, ¿está mal? Imagínate que horror, ahí sacando cuentas [ríen] también he tenido la fortuna de que he dado resultados, he encontrado un público, ya ves Elvira, que contra muchos pronósticos se coloca como una de las películas mexicanas más taquilleras del año. El público sabe reconocer nuevas apuestas.

C: Elvira… quiero saber qué significa para ti.

M: Es el resultado de mucho trabajo, la suma de los otros proyectos y un gusto que me quería dar de manera muy personal. Yo siempre he sabido que no es la historia más fácil o comercial y me ha encantado enfrentarme a eso. Además la personaje es fascinante, yo pienso. Amo que viva en la imperfección, es muy humana… Había muchas apuestas a que nuestra amistad terminaría en el rodaje de Elvira, ¿por qué crees que se decía esto?

C: ¡Por envidia! Porque decían: “si ya no son tan amigos, me va a llamar a mí Manolo”, ¡pero no será así! ¿Qué ha sido lo mas difícil de dirigir actores?

M: ¡Aguantarlos!

C: ¡Grosero! ¿Por qué?

M: Son difíciles, pero los amo, se enfrentan mucho al rechazo y son complejos, lo cual veo completamente entendible: trabajan con su físico, su voz, su cara, sus emociones, ¡que complicado! Merecen todo mi respeto. Tú ¿qué odias de un director?

C: Que no tenga claro lo que quiere, que no sepa transmitir, eso hace el trabajo mucho más pesado. Por fortuna casi nunca me toca trabajar con directores así. En cuanto a ti, ¿has notado diferencia entre actores mexicanos y los actores extranjeros con los que has trabajado?

M: Es rudo decirlo pero tiene que ver con la preparación académica. Creo que en México los actores no se interesan por ser multidisciplinarios, tomar cursos de danza, canto, expresión… son pocos los que tienen una formación profesional de algún tipo y se nota.

C: ¡Yo por eso ya le ando entrando a la cantada!

M: Pero también reconozco que por el país en el que vivimos, el actor mexicano suele tener más garra y, bueno, entrando en cosas de producción, nada como los técnicos mexicanos.

C: Son los mejores del mundo

M: ¿A qué país te gustaría ir a trabajar?

C: Argentina, teatro y cine, son muy interesantes y en esta intención de seguir trabajando en español creo que sería increíble que pasara, pero yo con todas sus complejidades, soy muy feliz trabajando en México.

M: ¿Cómo definirías tu carrera?

C: Me he preocupado mucho por que sea una carrera diversa, los personajes han sido diferentes uno de otro. Ahora me preocupo por el tipo de director conque me gustaría trabajar, por el tipo de actriz que quiero ser.

M: ¿Te arrepientes de algo?

C: ¿Personal? [Sueltan la carcajada.] Profesional, no. Todo pasa para algo y de todo aprendes. ¿Tú?

M: No, pero no volvería hacer un proyecto por dinero, lo que más he amado de mi trabajo es hacerlo con libertad.

C: ¡Eso no te lo crees ni tú!

M: ¿Por qué? Tú sabes que una vez hice un proyecto por dinero y cuando iba por el cheque no podía disfrutarlo. ¡Por dinero se puede hacer cosas más divertidas que no tengan que ver con la carrera!

C: ¡Como vender tu cuerpo!

M: ¡Ojalá me pagaran por eso!

C: ¡Manolo! Eso nunca va a pasar…

ALX_6687bwM: ¿Qué es lo más divertido que has leído de ti?

C: Hoy en día no lo puedo ni mencionar, ¿tú de mí?

M: ¡Que eres insoportable! [Ríen.] Yo siempre contesto que es un prejuicio debido a que eres norteña, mujer y directa.

C: Eso, y que digo lo que pienso, mucha gente no soporta que creativamente no tengas miedo a decir lo que piensas, y sí, el acento no ayuda, ¡los espanta! ¿Tú qué has leído de ti?

M: Antes leía todo. Ahora recuerdo dos notas con mucho cariño: la primera, que se ha asegurado que soy hijo de Caro Quintero, ¡lo cual ya disfruto mucho! Y la segunda, que me da mucha risa, es haber leído que yo no soy el que escribe mis historias

C: ¡Eres como Milli Vanilli!

M: Me urge que me digan quién las escribe para que me ayude con un guion que tengo pendiente… Si no fueras actriz ¿qué harías?

C: Tendría un vivero o una peluquería, con eso de que me gusta cortar el pelo.

M: Y si fueras presidenta por un día, ¿qué tres cosas harías?

C: Convertiría la casa blanca de Peña en un museo, un museo popular para que todos podamos disfrutar lo que nos costó. En lugar de luchar contra el narco, invertiría en la educación para que muchos jóvenes que se ven obligados a entrar a ese mundo, tuvieran la perspectiva de que hay otras opciones en la vida, y también haría planes para que la equidad y la violencia de género disminuyera en muchísimos aspectos: elaboraría estrategias específicas para erradicar eso. ¿Y tú?

M: Lo primero que haría seria renunciar y después trataría mi ego con mi terapeuta favorito.

C: ¿No te lo aventarías?

M: No me veo con la sangre de ejercer un cargo público.

C: Ni yo, mucho cochinero.

M: Y al rato yo acabo como Carmelita Salinas en la cámara de diputados, ¡qué oso!

C: ¿Piensas retirarte?

M: No del todo, supongo que con los años tomaré otro ritmo. ¿Tú sí?

C: Lo sabes bien, no quisiera estar expuesta toda mi vida a eso de lo que tú hablabas.

ALX_6654M: ¿A qué lugar te irías a vivir?

C: ¡A Mérida! Tú a España, seguro.

M: Si no me convierto en padre, sí me gustaría volver a Madrid, ir y venir.

C: Pero tú si quieres ser padre…

M: Me encantaría, ojalá se dé. Si sucede será pronto, en un par de años, así que ya veremos.

C: ¿Por qué quieres ser papá?

M: Para regresarle a alguien eso que la vida me ha dado: educar, conocer, viajar y poner las pocas o muchas herramientas en alguien. Me gustan los niños, me gusta pensar en una familia, una familia moderna evidentemente. ¿Tú siempre quisiste ser mama?

C: Se fue volviendo con la edad un asunto más palpable, cuidar de alguien, procurarle a esa persona lo mejor que hay en mí, generarle un entorno armónico. La maternidad y la paternidad son grandes caminos para entender muchas cosas, si asumes ese papel con responsabilidad.

M: Y sobre la amistad, ¿qué es lo que nos atañe, qué buscas en ella?

C: Lealtad, tú también.

M: Estás en lo correcto.

Cecilia y Manolo definen sus proyectos

ALX_6538CECILIA

Sexo, pudor y lágrimas
Toño Serrano y una puerta enorme que se abrió.

Todo el poder
El empujón necesario en mi carrera.

Fidel
La pasé muy bien, me encantó hacerla de revolucionaria.

Todo por amor
¡Donde te hiciste mi fan!

Párpados azules
Un antes y un después, Ernesto es muy especial.

Sin ton ni Sonia
Donde saldé mi cuota de desnudos.

Nos vemos, papá
Mi primer trabajo siendo madre, disfruté tener otro cuerpo físico.

Las oscuras primaveras
Un gran reencuentro con gente que quiero.

Elvira
Un proyecto que nos confrontaba de manera muy seria a muchos amigos, un compromiso y un gozo.

ALX_6750MANOLO

Motel
Un corto desde la inexperiencia absoluta.

Gente bien atascada
Fue donde me di cuenta de que tal vez voy a hacer esto el resto de mi vida.

Colinas
No entiendo cómo nos dieron dinero para hacerlo, pero la pasé increíble, ¡lleno de amigos!

No sé si cortarme las venas o dejármelas largas
El parteaguas de mi carrera.

Sin cura
Repetir con dos grandes amigos: Zuria y Luis Gerardo.

Amor de mis amores
Mi historia de amor en muchos sentidos.

I love Romeo y Julieta
Una confrontación, aprendizaje.

Elvira
Un regalo personal.

Javier Hernández «Chicharito» por Demián Bichir

C24_opForros_02 C24_contra_22julLa primera vez que vi a Javier en la cancha, me acuerdo haber comentado con mi amigo: “¡este muchacho tiene cuatro pulmones!, le va a quedar chico este futbol”. Pensamos que eran las ganas de mostrarse como debutante. Por supuesto que la marca de la casa lo hacía familiar para la afición; la huella que habían dejado su padre, el “Chícharo” mayor, y el gran Tomás Balcázar, su abuelo, le otorgaba al “Chicharito” gozar de cierta fama, pero lejos de ser una ventaja, lo obligaba a ganarse su propio sitio y forjar su propio destino. Cada vez que Javier entraba de cambio era un refresco formidable, no solo para el equipo sino para los ojos de millones de Chivas, como un servidor. Estábamos felices porque Omar Bravo tenía por fin a quién pasarle la estafeta. El resto de la historia la conocemos todos. Pero el verdadero valor de este joven talento mexicano no radica solo en su juego sino en su carácter y determinación.

A través de los años he tenido la fortuna de corroborar que Javier es un atleta extraordinario porque es un ser humano extraordinario, y eso no se hurta: se hereda. Para comprender mejor quién es Javier Hernández “Chicharito”, solo hay que ver a la familia Hernández Balcázar en acción. He tenido el privilegio de compartir la mesa con todos ellos juntos. La familia Hernández Balcázar representa perfectamente lo mejor de la familia mexicana. Son amorosos, imaginativos, generosos, divertidos y sobre todas las cosas, unidos. Recuerdo haber visto una entrevista cuando Javier empezaba a llamar la atención en Chivas y lo escuché decir: “mi sueño es jugar algún día en el Manchester United”. Estoy seguro de que más de uno pensó: “vaya iluso”. Pero eres lo que piensas y Javier siempre piensa en grande. A todos nos tomó por sorpresa la extraordinaria noticia, cuando se lo llevó Sir Alex Ferguson. Nadie la vio venir. Jorge Vergara ha tenido muchos aciertos al frente Chivas pero esta jugada fue magistral. Javier logró una oportunidad histórica y los amantes del futbol en México nos volvimos a ilusionar. Son muchas las alegrías que nos ha brindado su juego, pero lo mejor de Javier está por venir.

En esta charla, le mandé una serie de nombres y eventos a botepronto para que las metiera a la red. Las bajó de pecho, las metió de aire, de tijera, de cabeza y de fantasía. Ahora conozco mejor a Javier. Además de estar siempre agradecido por haber sido nuestro padrino en Nadando con tiburones, le agradezco la confianza para lograr esta entrevista y sobre todo, su amistad.

ashley_frangie_014La familia 
Han sido todo en mi vida, han estado siempre conmigo, en las buenas y en las malas. Mis padres y mi hermana lo han sido todo para mí. Han vivido todo conmigo, muchísimas anécdotas, experiencias, buenos y no tan buenos momentos. Siempre hemos estado juntos. Ellos, mis abuelos y toda mi familia, mis tíos, mi prima Paula… de verdad para mí la familia es lo más importante. Solo tengo palabras de agradecimiento para ellos, de admiración, respeto. Sin ellos yo no sería nada, yo soy el reflejo de todos ellos, de su educación, lealtad, fidelidad y de su gran compañía.

Tu primer gol en primera división 
Yo creo que es algo con lo que en México todo jugador sueña. Primero que nada, debutar es un sueño, se ve tan lejano cuando estás en fuerzas básicas, algo que parece imposible. Me llegaron juntos, el mismo día, el debut y el gol. Fue algo indescriptible, la verdad, de esas noches que te vas a dormir y no entiendes, no razonas. No sabes si es verdad lo que está pasando o si te vas a dormir y cuando despiertes te vas a dar cuenta de que no sucedió. Esa noche fue la que me dejó más marcado en mi carrera futbolística porque fue mi primer día como futbolista profesional. Fue un dos en uno para mí, ese 9 de septiembre del 2006, contra Necaxa, cuando el Chepo de la Torre me dijo que iba a entrar por Omar Bravo. Me dijo: “disfrútalo, haz lo que que hiciste en los entrenamientos y mucha suerte”.

Cuando entré al terreno de juego, unos nervios horribles. Entro y sale una jugada del “Venado” Medina que me da la pelota, la recibo, recorto y nada más la empujo cuando me sale el portero. Lo dije cuando recién salí de ese partido y me entrevistaron: el estadio se me hizo chiquito. Y así lo sentí, todos mis compañeros fueron a celebrar conmigo y eso fue algo muy bonito cuando vi la repetición en televisión, todos estaban ahí. Se emocionaron bastante de ver a un debutante marcando un gol. Ese gol y esa noche fueron mágicos, de esas noches que nunca se me van a olvidar.

Primer gol en selección nacional 
También mi primer gol de selección, la verdad fue muy emocionante y muy bonito, pero fue diferente, porque fue en mi segundo partido. Debuté contra Colombia y entré de cambio con Javier Aguirre. Ese partido lo perdimos dos a uno, yo puse el pase de gol si mal no recuerdo, a Paul Aguilar. Mi debut en la selección fue muy bonito y muy emocionante, pero nada que ver con el gol del debut en Chivas. Aunque fueron increíbles mis primeros goles con la selección; jugamos contra Bolivia, yo venía de una lesión en Chivas, estaba jugando muy bien y todo mi equipo estaba con este invicto de ocho partidos, creo que nueve, no sé cuánto es el invicto de los torneos cortos de los partidos en fila. Yo venía de una lesión que no me permitió jugar contra Pachuca. Después en Puebla, entro quince o veinte minutos y me resiento un poco, entonces voy con la selección a Bolivia y me estoy tratando de rehabilitar, y llego al partido. Me había dicho Javier Aguirre que iba a jugar nada más 45 minutos, que iban a ser los primero 45 minutos y que le diera con todo, jaja, que disfrutara. Gracias a Dios metí dos goles en ese partido. Fue algo muy bonito, muy especial, pero la realidad fue que era algo que yo había anhelado tanto, algo que yo sabía que me iba a llegar tarde o temprano, que estuve muy tranquilo. Fue muy diferente a la noche de mi debut, pero lo disfruté como no tienes una idea.

Chivas 

Chivas es, ha sido y será el club de mi corazón. Yo voy a representar a muchos clubes, pocos clubes, no lo sé, en toda mi carrera, en México o en cualquier país del mundo, y lo haré de manera profesional y con todo el cariño que le tenga a esa institución que me permita pertenecer a ella y hacer lo que más amo que es jugar futbol, pero Chivas va a tener algo especial, porque aparte de que es el club de mis amores desde niño, me dio a luz futbolísticamente, porque me educó, me dio una escuela de vida, esa institución me dio también la oportunidad de terminar mi preparatoria, gracias a Dios, con la escuela de Educare. Eso dentro y fuera del terreno de juego fue algo muy bonito. Y como te lo digo, Chivas lo es todo, estoy eternamente agradecido, es el club de mis amores. Siempre va a estar en mi corazón.

Jorge Vergara 
Es parte de lo que estaba hablando de Chivas. Jorge Vergara, desde que llegó a esa institución, hizo un cambio importantísimo. Mucha gente hablará de las cosas malas y de las cosas buenas que pudo haber hecho. La realidad es que desde que llegó, a mí me tocó estar en fuerzas básicas, se notó un cambio abismal, muchas oportunidades, mejorías en la institución, en canchas, en horarios, en cuerpos técnicos, en todo. Cuando yo llegué a la primera división a jugar, Jorge Vergara se portó de maravilla conmigo, a tal grado que me dio la oportunidad de venderme al Manchester United. Es algo que no es fácil para muchos directivos. Para él tengo puras palabras de agradecimiento. Yo estuve en Chivas en fuerzas básicas y cuando lo conocí personalmente, en mi paso por primera división, se portó excelente, me tuvo siempre mucha confianza. Hubo varios momentos en los que pude haber salido de Chivas y él fue el que dijo que no, que seguía confiando en mí. Gracias a Dios se dieron las cosas muy positivas para los dos. Él como directivo y yo como futbolista.

ashley_frangie_010Manchester United 
¿Qué te voy a decir? Yo ahorita sigo perteneciendo al Manchester United. No sé qué vaya a pasar en mi futuro, si me van a vender, si me voy a quedar, si me voy a otro club, pero bueno, lo que es Manchester United y Sir Alex Ferguson van a estar siempre ahí, como lo está Chivas. Todos los clubes a los que pertenezca van a estar en mi corazón, les voy a tener un agradecimiento, pero Chivas y Manchester son punto y aparte porque mi sueño fue jugar en primera división y después mi sueño era ir a la selección, después jugar un mundial e irme a Europa. La escuela de México nos enseñó que posiblemente nos íbamos a ir a un equipo, que probablemente no iba a ser de los mejores del mundo, pero tenías que estar ahí y darlo todo para que después los mejores clubes del mundo se fijaran en ti. Yo tuve la fortuna de dar ese salto directo desde Chivas a Manchester United. Me abrieron las puertas y me han tratado increíble, en especial Alex Ferguson, que ha confiado en mí, se ha visto cuando me ha dado más minutos y más oportunidades. Gracias a Dios he ganado dos Premiere Leagues y estuvimos a punto de ganar la Champions League. Los cuatro años que he vivido en Inglaterra, que no sé si van a ser más en Manchester o no, pero han sido increíbles, mi familia ha estado feliz y nos han tratado como en nuestra segunda casa.

Old Trafford 
Es mi estadio favorito. Gracias a Dios tuve la fortuna también de estar en el Santiago Bernabéu, como se puede decir que el Real Madrid es el equipo del siglo y el equipo más ganador de Europa, y tuve una experiencia increíble, pero para mí Old Trafford es el teatro de los sueños, es espectacular, el ambiente, la gente, no lo voy a comparar porque también el Santiago Bernabéu es igual, pero para mí es diferente por lo que yo viví. Fue mi primer club en Europa, mi primera temporada ahí, mis primeros pasos en Europa. Son cosas más especiales y ese estadio es increíble. Es de los estadios en los que más me encanta jugar porque es impresionante.

 Javier Aguirre y África 2010 
Hablando de Javier, quiero agradecerle porque yo no participé en ningún partido de eliminatoria para ese mundial. Yo prácticamente me subí al barco mundialista dos o tres meses antes del mundial. Le agradezco que haya respetado y le haya dado mucha confianza a ese momento que estaba viviendo yo, que era muy bonito, donde las cosas me estaban saliendo bien gracias a todos mis compañeros y gracias a Chivas. Si mal no recuerdo, fuimos nueve o diez jugadores de Chivas al mundial.

Fue mi primera experiencia mundialista, mi familia fue a Sudáfrica, ese mundial es inolvidable para mí comparado con el del 2014. Espero poder jugar otros, pero ese mundial es punto y aparte. Haberle marcado mi primer gol mundialista a Francia, cuando también mi abuelo participó en un mundial marcando su primer gol a Francia, fue algo que de verdad la familia no puede creer todavía, que haya esas Dioscidencias, como nosotros decimos, porque es increíble. Esa experiencia fue espectacular. Mi familia estaba encantada, feliz, nos trataron de maravilla, el país se portó estupendo, maravilloso, fueron unos extraordinarios anfitriones. Aunque mucha gente pudo hablar de que pude jugar más o menos, eso quedó aparte porque entré a tres partidos, marqué un gol y jugué unos octavos de final de titular contra Argentina, donde también hice un gol. Por decisiones arbitrales no se nos dio el pase a octavos.

Brasil 2014 
Fue también un mundial muy bonito, un país que fue un estupendo anfitrión. También nos trataron increíble. Mi segundo mundial, pero tuvo un sabor distinto, grupalmente nos fue increíble, estuvimos a nada de hacer historia y calificar a cuartos de final en un mundial fuera de México. Pude marcar un gol, pude colaborar, pero ya en lo individual fue un mundial un poco frustrado, un poco sofocado si lo puedo llamar así. Yo venía de un año que fue muy complicado para mí en el Manchester. No se me dio confianza y donde literalmente yo sentía que ese era mi mundial. Sigo sintiendo que los siguientes también lo serán, pero ese específicamente estaba llegando a una edad madura en donde ya tenía cuatro años en Europa, donde lo estaba haciendo muy bien, en donde por decisiones de un entrenador no jugaba, pero no era por cuestiones futbolísticas. No se me dio la oportunidad que yo esperaba. Me tocó estar en el banco todo el mundial, colaboré, hice un gol, estuve luchando, trabajando, siendo muy profesional, pero el sabor individual en ese mundial no fue el deseado, porque no se confió tanto en mí y se me quiso poner en un papel de revulsivo, cuando la realidad era que yo sentía que yo podía dar más en los 90 minutos que de cambio. Pero los futbolistas tenemos que respetar y seguir adelante.

ashley_frangie_002Louis van Gaal 
Un entrenador exitoso y muy muy trabajador, yo creo que en exceso. Por eso ha triunfado, porque se fija en todos los detalles. Siempre está buscando y viendo en qué mejorar y qué hacer para que sus jugadores mejoren. Estuve con él uno o dos meses antes de irme al Real Madrid. La verdad sí le aprendes muchísimo, es un estilo totalmente distinto a los que yo estaba acostumbrado. Todos son trabajadores, todos son disciplinados, pero Louis van Gaal es el doble, con él es el triple de trabajo, de profesionalidad y de rutina. De verdad es un gran entrenador y no por nada ha ganado lo que ha ganado.

Real Madrid 

Mi paso al Real Madrid se dio en un abrir y cerrar de ojos. Tuve la oportunidad y la dicha de pasar a ese club histórico, el club del siglo.  Fue un año de aprendizaje, de estar con los mejores jugadores del mundo. Estar trabajando y aprendiendo gracias a Dios.  La primera etapa de todo este año fue muy frustrante para mí. Prácticamente los minutos fueron pocos, casi nada. En la segunda vuelta, por azares del destino se me dio la oportunidad y lo hice bastante bien, me sentí muy bien, pude jugar, pude disfrutar y sentirme muy libre. Gracias a Dios los resultados al final fueron más positivos que negativos.

Carlo Ancelotti 
Quiero agradecerle también porque mi cesión al Real Madrid fue prácticamente por él. Un entrenador siempre la va a tener muy difícil y más en el Real Madrid, la mejor plantilla del mundo, donde tiene a 23 jugadores que queremos jugar y estar ahí. Donde él tiene que decidir al jugador once y donde, como uno puede fallar un gol o puede meterlo, también los entrenadores pueden hacerlo bien o mal, pero uno como jugador siempre tiene que respetar, ser profesional, trabajar y ponérsela difícil al entrenador. Para el míster tengo puras palabras de agradecimiento por haberme brindado la bonita oportunidad de estar en el Real Madrid.

CR7 y Messi 
Lamentablemente hablar de ellos es compararlos, pero yo quiero ser muy respetuoso porque cada jugador es distinto. Son dos de los mejores jugadmí, por cómoores del mundo. No he convivido tanto con Messi, pero sí lo hice con Cristiano. Es un gran jugador por como es de trabajador, por la obsesión que tiene de día a día mejorarse y superarse en números y personalmente, en trabajo y en todo. Somos jugadores: en vez de estarlos poniendo en duda o demeritando sus logros, tenemos que sentirnos afortunados, como yo, de jugar contra uno y ser compañero de otro. Soy afortunado y bendecido. Todos nosotros tenemos que estar agradecidos de que nos haya tocado en esta época estar viendo su talento y sus capacidades. No hay que demeritar a un jugador para ver quién es mejor, porque al final de cuentas en gustos se rompen géneros y nunca todo el mundo va a estar de acuerdo en quién es el mejor. Más que nada hay que disfrutarlos y nada más.

 México 
¿Qué te puedo decir de mi país? México para mí lo es todo, soy mexicano. Trato de poner el nombre de mi país muy en alto en Europa. Cuando veía jugadores mexicanos en televisión, desde Hugo Sánchez, Rafa Márquez, Luis García, Cuauhtémoc, Luis Hernández, Palencia, Jared, Antonio de Nigris que en paz descanse, el Kikín, Andrés, a todo ese tipo de  que a lo mejor se me fueron algunos nombres, yo los veía en televisión y deseaba que les fuera bien, como mexicano, como paisano, porque era difícil que se pudieran hacer un nombre y ganar un lugar, era muy complicado. Les deseaba el mayor de los éxitos y la mejor suerte, pero también quería que lo hicieran bien porque eso hacía que clubes europeos voltearan a nuestro país a ver a los que estaban empezando, que nos abrieran puertas.

ashley_frangie_006Miguel Herrera 
Es un entrenador que ha hecho bastante bien las cosas. Grupalmente en el mundial estuvimos a nada de hacer historia. Esto apenas empieza, hay un proyecto y se le ha respetado. Él llegó al mundial a últimas y lo hicimos bien.

Esperemos que nos vaya muy bien, lo digo como mexicano, porque como siempre lo he dicho a cada entrenador: en cada selección que esté y en cada eliminatoria, hay que desear lo mejor.

Lucía Villalón 
Mira, yo se lo he dicho a ella, a mi familia y a todos mi seres queridos, que yo tengo un círculo muy cerrado, llámese mi familia, mis mejores amigos y ahorita Lucía. Llegó en un momento de mi vida en el que me rescató porque yo estaba viviendo un momento muy complicado. Estaba perdido emocionalmente. Futbolísticamente no me estaba yendo bien, pero en mi vida también sentía que no estaba bien, no estaba feliz, sentía que me faltaban muchísimas cosas y cuando la conocí a ella, se lo digo y no lo quiere creer, pero es que ella me ha devuelto muchísimas cosas, mi familia me lo dice. Ella me hace feliz. La realidad es que ella para mí llegó, obviamente eso hace el amor, especialmente ella, por la mujer que es y por lo que significa en mi vida, va a estar ahí para siempre. Esperemos que este camino que tengamos juntos sea hasta que estemos viejitos. Uno nunca sabe qué pueda pasar en la vida, pero siempre se lo digo a ella, siempre va a estar guardada en mi corazón, porque ella me ha rescatado, me ha devuelto felicidad, me ha devuelto muchísimas cosas que yo perdí en este camino por x, z o y que haya pasado. Ella trajo a Javier Hernández, a ese joven con ilusión, con hambre, con alegría, con todos esos valores. Y junto con toda mi familia, como te lo digo, hacemos un equipo extraordinario. Lucía muy especialmente me ha dado todo. Me siento con más seguridad, confianza, motivación, alegría. Estando con ella soy feliz, pero feliz literalmente, no me hace falta absolutamente nada. Lucía para mí es punto y aparte, porque tenemos planes a futuro muy importantes que ojalá se nos puedan dar y pues nada, la verdad es algo increíble, inolvidable. Espero que esto pueda durar el tiempo que queremos que dure.

Orar antes del silbatazo inicial 
Lo que rezo es un agradecimiento a Dios porque yo viví momentos muy difíciles en Chivas, en donde dudaba y creía que a lo mejor no era mi camino ser futbolista, y la realidad es que desde que debuté ese día en Necaxa hasta que jugué mi primer partido de titular, pasaron prácticamente dos años. Entonces lo que hice cuando jugué mi primer partido de titular y se me vio ahí hincado, fue darle gracias a Dios por darme la oportunidad que siempre le pedí, que siempre he trabajado por iniciar. Le rezo, le agradezco y le digo que sea su voluntad y que podamos salir todos bien, sanos y salvos y que sea lo que él quiera. Pero especialmente lo que rezo es agradecimiento, por poder hacer lo que más amo y lo que soñé desde chico, y todo lo que he trabajado y sacrificado por iniciar un partido, es lo que he hecho toda mi vida y que Dios me dé esa bendición de poder hacerlo, por eso me hinco y se lo agradezco eternamente.

Muchísimas gracias Demián y muchísimas gracias a la revista por permitirme dar esta entrevista. Ya di mucho choro, a lo mejor van a tener que reducir, pero espero que puedan escribir lo más importante. Un saludo y hasta luego.

Bruno Bichir por Demián Bichir

C23_forros_30abr C23_forros_30abr_contraDefinir a mi hermano es una tarea difícil. Es muchos hombres a la vez. Es definitivamente un quijote moderno. Es un poeta trágico. Es un devorador feroz de música. Amante del placer que significa tener un libro en las manos. Eterno romántico y audaz caballero cuasi medieval. Antiguo. Pero conocedor y dominador de la tecnología más avanzada. Teatrista por herencia sanguínea y buscador empedernido de nuevas y cada vez más difíciles tareas. Aventurero sin pudor y ángel de la guarda de muchos de nosotros, su familia, sus amigos, sus amores. Siempre me he enorgullecido de decir que dos de los actores que más admiro son además mis hermanos. Pero Odiseo y Bruno no se ganaron mi admiración por default sino a través del tiempo y a través de tiempos, casi tan furiosos como los de Jesús González Dávila.

Ver a Bruno sobre un escenario teatral es un regalo al espíritu. No solo lo digo yo, lo dice la gente. Además de “qué buenas nalgas tiene tu hermano”. Así me lo confesó mi vecina de asiento (que por supuesto no conocía) la noche que lo vi por tercera vez en Cabaret. El mátalas callando le llamo yo. Bajita la mano, sin hacer ruido, de manera imperceptible, conquista corazones a diestra y siniestra. Nunca se cansa. Hasta que su cuerpo lo tira con una gripa o simplemente lo noquea y queda tendido en su cama durante dos días. Brunito, le llaman todavía mis padres y muchos de sus amigos más queridos. Es inevitablemente, hermosamente, irreverentemente y, por fortuna, eternamente un niño. Un niño sabio.

Se me ocurre que en vez de preguntas te lance ideas o nombres a botepronto para ver si encuentro algo que no sepa de ti.

BruniInt_A01¡Chanclas! Primero deja me limpio los mares que se quieren escapar por las ventanitas de la cara. Una “descripción” tan entrañable de mi persona, por alguien que es también un pedacito de mí y que ha sido guía, maestro, amigo, ángel de la guarda, compañero de juegos, bufonadas y aventuras, ejemplo, cómplice y confidente… no de todo pero casi… pues simplemente hay que detenerse unos minutos y agradecer a la vida, al universo, a mis padres, a los dioses…

Maricruz (nuestra madre)
Es lo más hermoso de nuestras vidas. Sabiduría, entereza, amor, locura y temperamento. Su sentido del humor y su sensibilidad son tan disfrutables como un viaje a la luna y de regreso. A ella le debo mis miedos y mis arrojos. A ella le debo el amor por el teatro, la música y la vida. Me río de cosas hermosas como ella. Ella ríe porque una taza es más pequeña que otra o porque el conejo de la luna está de cabeza y tiene un hermoso pompón. Yo brincaba dentro de su vientre cuando ella bailaba y cantaba en una obra musical. Ella cantaba desde sus catorce añitos en la radio de Torreón; quizá por eso la música es tan importante en nuestras vidas. A veces me pienso como en Dr. Jekyll y Mr. Hide, donde el doctor Nájera aflora en la diplomacia y lo políticamente correcto sin despojarse de la cortesía, por defender lo importante con valor y fortaleza. La búsqueda incansable por la investigación, la curiosidad inagotable. La ciencia y lo místico. A ella le debo no poder soportar que nadie me haga cosquillas. Me hizo llorar a felices e insaciables carcajadas cuando apenas podía hablar para pedir más… Eternas carcajadas. Todavía las conservo, y como no me gusta llover sobre mojado, ni una cosquilla más. Y curiosamente cada vez que se las regreso, protesta retorcida en carcajadas. Una actriz monumental como la Sierra Nevada. Ella es la música en mi vida.

Alejandro (nuestro padre)
Álex, padre mío (como le dice el perrillo de las caricaturas a su noble y querido padre). Un hombre sabio al que le debo la conciencia social: lo rojillo y rebelde no se me va a quitar a menos que mi padre deje de ser mi padre y yo me convierta en polvo perdido en la nada. A mi padre le debo el amor por las artes, el cine, la danza, el teatro. Gracias a él, como él mismo dice, sueño, vivo, amo, como, muero, pensando en teatro. Incansable. Brutalmente vital y feliz; gracias a su sentido del humor el mundo es un mejor lugar para vivir. Generoso, inteligente, niño y viejo, guerrero y pacifista, pero sobre todo congruente aun en su caos que heredé. Ya no digamos que los experimentos sobre la clonación en humanos se dieron vuelo con nosotros dos. Él me dio el libre albedrío, y a Giordano Bruno que murió en la hoguera por hereje. ¡Cómo discutimos y cómo coincidimos! El Señor Bichir trae chamuco chingón.

El teatro
Es mi mejor matrimonio. El gran ritual. El templo. El laboratorio constante. El espejo que mueve fibras sensibles para provocar emociones trascendentes a través de ideas inteligentes que revientan en catarsis profundas, para desembocar en reflexiones contundentes. El orden del caos. Efímero y eterno.

El cine
Mi mejor amante. Mágicamente excitante y adictivo. Ciencia exacta. Fugaz.

La televisión
El mejor lugar para ensayar. Prueba y error. Si se hace con compromiso y dignidad puede ser un hermoso medio para expresar y comunicar. Particularmente le he tenido un constante amor-odio. Y para el récord, hace más de diez años que no tengo un aparato de televisión en mi casa.

El Foro Shakespeare
Como el Arca de Noé. Es trinchera y es santuario. Es barco y destino. Es lucha y trabajo. Es un monstruo hermoso que está vivo y se manda solo. Es la utopía en 4D. Es un movimiento. Los despistados creen que es un centro cultural multidisciplinario independiente… Pero en realidad es un mundo paralelo que se mueve en otra dimensión. Es el otro lado del espejo. Es sueño y realidad. Es certeza y confusión. Asombro que avanza. Ellos creen que está en la calle de Zamora en La Condesa, en el DF, en un país llamado El Ombligo de la Luna. Pero no. El Foro Shakespeare está allá, lejos, en el infinito latido del corazón del universo. Y ahí… Hacemos teatro. Suspendidos en una pausa del tiempo. “Estamos hechos de la misma materia que los sueños.”

Luis Gimeno
Mi Geppetto personal. Tendría yo seis años, él dice que cinco, cuando era yo el hermano de Pulgarcito y llevaba el zapato de mi hermanito a componer con el bueno de Geppetto. Colores azules, rosas, magia en un pedacito de ficción para la televisión mexicana en un Canal 13 que ya nunca volverá. Afortunadamente el amoroso y sabio maestro Gimeno me vio nacer como actor y me tomó de la manita, y nunca desde entonces me la ha soltado, para no dejarme caer al precipicio. No hemos coincidido tantas veces como yo hubiera querido, pero a él le debo el chapuzón feliz a la ficción.

La Compañía Nacional de Teatro que dirigía el maestro Gimeno
La inigualable y poderosa Compañía Nacional de Teatro (CNT) de finales de los 70, donde aprendí… Me enamoré de chicas que nunca lo imaginaron, me enamoré de textos, del ritual, de los desvelos, los ensayos, los nervios, lo sobrenatural, lo terrenal, lo rudo de la profesión, lo hermoso de la profesión, el público, los directores, los grandes actores. Todos maestros y alumnos. Fiebres y musas. Demonios y viajes. Ángeles y camerinos, anécdotas miles y un buen puñado de amigos eternos que ahora sólo viven en mi memoria. Mucho mucho aprendizaje, los años duros, la escuela, la secundaria y el teatro. Vidas paralelas, era yo como un superhéroe con una doble vida. Y muchos grandes actores y mucho gran teatro. Incluso el teatro alrededor, no solo el que se hacía en la CNT, muchos festivales, mucha información, muchas inspiraciones. Claro que la historia no es tan así. Tan simple. Tan así. Antes y durante, hubo un maestro Héctor Azar, un teatro Comonfort, La Amenaza me apodaba un compañero tramoya. Una amenaza de seis añitos. Creo que sigo siendo ese niño de seis años.

Héctor Bonilla
Héroe y amigo, maestro y compañero. Yo creo que mi vida es mis padres, mis hermanos y Héctor Bonilla. Cuando lo vi trabajar bajo las órdenes de mi padre en 1973, recuerdo haber pensado: “Yo quiero jugar como ese amigo de mi papá toda la vida.” Y a través del tiempo lo veía trabajar y lo redescubría cada vez. Hasta que la vida me brindó la fortuna de compartir el escenario con él. No una, no dos. Muchas veces: cuento cada una como los mejores regalos que la vida y el teatro me han dado.

Rojo amanecer
Ha sido el regalo más importante que Héctor Bonilla me ha dado. Antes y después de Rojo amanecer. Claro que ahí está nuestro departamento, nuestro cuarto con sus cobijas y juguetes, ahí está toda mi infancia en Tlatelolco. Toda mi vida. Antes y después. Estaba cuatro días para cumplir un año de vida, cuando la noche del 2 de octubre de 1968 no pudimos entrar a nuestro hogar porque el ejército mexicano y un batallón paramilitar, por órdenes del gobierno, habían masacrado, en la Plaza de las Tres Culturas, a cientos de hombres y mujeres que se reunían pacíficamente para exigir un mejor país. Esa tarde lluviosa, mi padre ensayaba una obra de teatro a unas cuadras y mi madre hacía televisión a unos minutos de ahí. Milagrosamente mis hermanos y yo estábamos con unos amigos de nuestros padres, lejos de la tragedia. Rojo amanecer fue la piedra angular de mi carrera cinematográfica. La genialidad y el cariño de Jorge Fons serán siempre inolvidables. Así como compartir con Demián lo que sería el inicio de una feliz y sobrenatural dupla de muchos trabajos por venir.

BruniInt_D01Jorge Fons
Generoso, genial, visionario, contundente. Dueño de un talento cinematográfico propio de los genios del neorrealismo italiano o de los audaces hacedores del cine independiente norteamericano. Ha sido sabio y amoroso. Gracias, Jorge.

El callejón de los milagros
Es eso: un milagro por donde se le vea. Les agradeceré eternamente a Mahfuz, Alfredo y Daniel Ripstein, Leñero, Fons, y a todos los que estuvieron ahí. El callejón… fue una aventura de riesgos brutales. Caídas al precipicio. Saltos mortales. Puse todo en el asador. Una de las recompensas fue La Gaviota de Plata del Festival de Valladolid.

María Rojo
María es como Bonilla, una fuerte inspiración. Ha sido mi madre en la ficción en más de una ocasión y eso deja huellas indivisibles. Lazos para toda la vida.

Crónica de un desayuno
Lo condensa todo. El laboratorio cinematográfico más importante en el que me haya sumergido. Un día pensé: “esta es mi ópera prima”. Ya era ferviente admirador del trabajo de Jesús Gonzáles Dávila y de Benjamín Cann. Primero pensé en dirigirla, pero Marcos, me sedujo hasta la entraña, el personaje me empezó a jalar hasta que pensé que no podría dirigirla y actuarla y fue cuando le pedí a Beni que la dirigiera. Tardamos aproximadamente diez años en levantarla. Siempre me imaginé que Marcos fuera obeso, algo como un oso polar. Subí casi veinte kilos. Como productor de la película estaba angustiado por todo y tenía miedo de bajar de peso, pero no, todavía subí dos kilos durante el rodaje. Me harté de panqués y donas, proteína y gimnasio. Lo que todos los involucrados lograron en esa película fue de antología. Palomo, Odiseo, María, Pepe, Luis, Héctor, Arcelia, Adriana, Beto, Fabiana, Julieta, Damián, Claudet, Angélica, Miguel. La extraordinaria música de Jacobo Lieberman, la edición magistral de Bolado, el maravilloso vestuario de Adriana, la hermosa dirección de arte de Bernardo Trujillo. La sorprendente fotografía de Serguei. Y por sobre todo, el cariño, compromiso, complicidad y extraordinaria dirección de Benjamín. Fue un éxito en taquilla. Era una locura, la mitad de la sala la amaba y la otra mitad la odiaba. Los gerentes de los cines, que muchos no habían visto la película y que no entendían por qué se salía tanta gente durante la función, tenían que pasar la proyección a una sala cada vez más grande, para que cupiera la gente que entraba. Preguntaban a la Columbia, que nos distribuía: “¿Pues qué nos mandaron?” Se volvió un fenómeno y quince años después es prácticamente una película de culto. La mayor recompensa además de dos Arieles y siete nominaciones más, fue el premio Caligari a la mejor película de vanguardia de la Berlinale.

Jesús Gonzáles Dávila
Siempre ha sido referencia para entenderme creativamente. Junto con Paco Ignacio Taibo II y mi reciente fascinación por la dramaturgia de Humberto Pérez Mortera, la pluma de Chucho, como le llamábamos, ha sido parte fundamental de mis obsesiones. Conocí su genial y atormentada visión de un México oscuro, lleno de poesía, a principios de los 80. Su obra siempre revoloteará en las preocupaciones vitales de mis mundos internos, que buscan exorcizar demonios en las artes escénicas.

Benjamín Cann
Es mi Gandalf personal. Lo quiero y lo admiro. Lo que sé de dirección se lo debo a mi padre, a Ludwik Margules y a Benjamín. Lo conocí dirigiéndome en un pequeño papel para la televisión, cuando yo tendría nueve o doce años, y cuando se dirigía a todos sus actores con cariño, respeto y cargado de creatividad, recuerdo haber pensado: “quiero trabajar con este señor toda mi vida”. Hemos colaborado en más de diez proyectos maravillosos a la fecha. Y lo que falta.

Arturo Ripstein
Es sin duda esencial en mi desarrollo profesional. Hay una especie de amor-odio entre nosotros. No todos sus actores tienen gratos recuerdos en su paso bajo la innecesaria rudeza y a veces brutal tensión que se genera en sus sets. Debo reconocer que mis dos experiencias con él son de lo mejor que he realizado. Debo decir también que he sido muy afortunado en toda mi carrera. He tenido la fortuna de trabajar con grandes directores en grandes películas que me han brindado los más gratos recuerdos, aprendizajes. Todos los días doy gracias por ello. He podido proponer cosas inusitadas, arriesgando todo lo que un creador quisiera. Les debo agradecimientos a mi padre, Benjamín, Fons, María Novaro, y prácticamente todos los directores con los que he trabajado en teatro y cine. Y Arturo forma parte de esos trabajos rigurosos. Me ha dejado experimentar, arriesgar, volar. A él le debo el Ariel a Mejor Actor por Principio y fin. Otro regalo de la vida, gracias a Mahfuz, Paz Alicia y de Don Alfredo Ripstein.

Principio y fin
Una caída libre al infierno sin escalas. Todavía ahora, cuando hablo de esa película, tartamudeo de lo fuerte que fue la experiencia. Sin embargo la recuerdo también con gran amor en su proceso creativo.

Los Arieles
Como todos los premios, son una cosa rara. He estado nominado creo que en ocho ocasiones. Hasta la fecha el único que tengo se lo debo a Principio y fin. Estoy profundamente orgulloso. Esa noche todo fue mágico. Pero al final no es más que un apapacho hermoso. Una luz en el caminito.

Los Óscares
Igual. Un apapacho hermoso. Sin embargo la temporada que te nominaron por A Better Life, el corazón se salía del pecho. Recuerdo haber estado despierto a las 5 a. m. buscando información sobre las nominaciones, y cuando me enteré de tu nombramiento brinqué como gato hasta el techo. ¡No sé cómo! Estaba dentro de las cobijas pero brinqué como resorte hasta el techo. Los óscares… parece una ruta fácil pero sé que está muy muy muy cabrón llegar ahí. La noche de la premiación no pude asistir porque estaba en temporada de teatro. Así de castigado es nuestro hermoso trabajo. No hay cumpleaños, años nuevos, navidades, días del trabajo, días de las madres. Sé que en otro momento asistiré por una u otra razón. Y será una buena recompensa a tanta madriza. Te admiro profundamente, Demián.

Cartagena de Indias
He trabajado en Bogotá pero no conozco Cartagena. Dicen que es divino. Sin embargo tengo un recuerdo que significa mucho riesgo, amor y crecimiento. El Festival Internacional de Cine de Cartagena otorga hermosas Indias Catalinas y yo tengo una por el trabajo desarrollado en El jardín del edén. Un pequeño homenaje a mi padre. No puedo expresar lo mucho que le debo a María Novaro, ya no digamos el cariño desbordado de aquí para allá y de allá para acá. Amo a Tijuana y al limbo que representa. Oda a los caídos en la línea.

BruniInt_B04Tu primera noche en Madrid
Fue por obra y gracia de la generosidad de Agustín Díaz Yanes. Fuimos convocados tú y yo para su extraordinaria ópera prima. Toda una aventura y felicidad de rodaje. El famoso jet lag no me abandonó durante toda la filmación. Nos daban estertores. Lo que el gran Esteban Roel denominaría como el King Kong de los 30. Vean la peli, además de ser una joya, el stop motion del primate es la referencia perfecta. Y que vivan España y la República.

Agustín Díaz Yanes
Tano es un caballero, un talento y un amigo excepcional. Después de haber filmado dos películas bajo su generosa dirección, lo único que puedo decir es que quiero más. Por cierto que acordarme de Tano me recuerda lo inverosímil que me resulta el haber audicionado más en mi país que fuera. Incluso he audicionado para amigos con los que ya he trabajado y Tano se aventó el clavado de revisar mi trabajo y simplemente convocarme. El queridísimo productor Edmundo Gil viajó diez mil kilómetros para invitarnos. Nos trepamos a un avión. Punto.

Irlanda
Empieza a ser escalofriantemente hermoso el número de veces que hemos trabajado juntos sin siquiera proponérnoslo. Se ha dado. Y después de aventuras en Madrid y Bogotá, la aventura de Irlanda ha sido la más entrañable. El pueblo irlandés tiene tantas coincidencias con el mexicano que el corazón se aprieta. Ah, cómo llueve, qué verde es todo y qué fuertotas y peludas son las vacas. Y sí, hay duendes, arcoíris y ollas cargadas de oro. Siempre todo está conectado. John Hurt es inspiración. Lo saludé brevemente en el Barbican de Londres hace muchos años y de casualidad tenía conmigo un ejemplar de Malcolm contra los eunucos de David Halliwell, a quien visité en ese viaje. Le pedí que me firmara el ejemplar.

John Hurt
Resulta que John estrenó la obra en el 72, cuando mi padre la vio en el Young Vic y luego la montó con Bonilla, Balzaretti, El Charro Galindo, César Bono y Rosalba Brambila, en El Granero. Yo vi esa puesta, que marcó sin duda todo lo que soy. Años después la vida te hizo amigo del maestro Hurt y cuando llegó de visita unos días con su esposa, en su paso por Irlanda, mientras rodábamos The Runway, quedé demudado al volverlo a ver en gran confianza. De repente no sabía qué platicar con él cuando nos quedamos solos en la sala por unos minutos. Un auténtico inglés flemático y de pocas palabras. Uno de los momentos más embarazosos de mi vida. Me ataco de risa al recordar. Hemos coincidido de vez en vez con buenas conversaciones sobre el quehacer escénico y siempre se ha portado genuinamente cariñoso.

Robert De Niro
Al Oso De Niro no lo conozco pero siempre ha sido fuente de inspiración, junto con Brando, Pacino, Nicholson y Hoffman, por mencionar a los norteamericanos. Las inspiraciones vienen de todo el globo. Me quito el cráneo (como diría Valle Inclán) por los actores del mundo.

Sting
Odiseo, a quien admiro y amo con locura malsana, compró alguna vez Zenyata Mondatta de The Police (¿o lo conseguí yo?, ¡mente traicionera jija!), y me hice fan del grupo. Busqué desesperadamente discos pasados y futuros, y cuando se separaron seguí siendo fiel a cada uno por igual. Sting tiene más producción y me sigue entusiasmando su búsqueda y evolución. Soy beatle de nacimiento pero policíaco por convicción.

U2
Una madrugada estaba editando un trabajo en el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) y Juan Carlos Prieto me preguntó: “¿qué escuchas?”. “The Police”, contesté conectado a mis audífonos. Me tendió una revista Time, que en la portada mostraba un grupo relativamente nuevo para mí. “Esto está mejor”, dijo. “Van a ser enormes.” U2. Poco a poco se convirtió en una obsesión y sí, me encanta U2. Y ahora que lo pienso, el rango es enorme, de Mozart a Radiohead, pasando por Brandford Marsalis, Björk y Tom Waits. Amo la música. Todos los días oigo música nueva. Mientras más compleja y alternativa, mejor. La lista es infinita.

Tequila, mezcal, sotol, bacanora, raicilla
Nunca me gustó tomar alcohol. Quizá porque de niño mi padre tuvo a bien de darme un trago de cerveza cuando se me antojó, porque él estaba tomando una. No fue sino hasta mi ingreso a la escuela de cine, el CCC, que empecé a tomar tequila, cerveza, vodka y whisky. Desde entonces lo disfruto enormemente sin perder. No me gusta en absoluto la borrachera. Dos de las grandes borracheras de mi vida fueron con autorización de Jorge Fons para una escena de El callejón de los milagros y otra con permiso de Alex Cox para otra escena de la maravillosa experiencia que fue El patrullero.

El CCC
Mi formación académica, donde aprendí todo lo que sé de cine. Amo al CCC y a toda su comunidad. De ahí tengo amigos entrañables que admiro profundamente y con los que sigo disertando, arriesgando, probando, explorando las enseñanzas del Centro de Capacitación Cinematográfica. Fueron muchas las complicidades, las enseñanzas, las aventuras y las anécdotas. Larga vida al CCC.

Tu ópera prima
Se ha postergado más de lo que hubiera deseado o imaginado. Quería filmar mi primera película antes incluso que Orson Welles y ahora espero hacerlo, así sea lo último que haga. Han sido muchas las razones, los motivos. Ya vendrá. Ya viene. La única diferencia es que ya no me importa hacer una obra maestra ni la película emblemática que marcará el rumbo de mi carrera. Hay que filmar. Punto. Y en ese camino he aprendido a poner también el balón, a producir y generar. Ahora me siento más sabio para emprender finalmente el viaje postergado. Sigo cambiando. Evolucionando. Me reinvento todos los días. Tengo tantas vidas, como un gato.

Los perros
Amo a los perros pero ellos no me aman a mí. Ambos lo sabemos. Sin embargo con algunos se establecen lazos tan profundos, tan llenos de cariño, que algún día me animaré a tener un perro en calidad de gran amigo. Tú heredaste ese amor por los perros, de mi padre. Claro que de chavillo me mordió uno y yo creo que me traumé.

BruniInt_A02El miedo
Me gusta la palabra. Cuando un proyecto me da miedo sin duda debo entrarle. Ese es mi parámetro. Sin embargo mi madre es aprensiva, y con algunos miedos infundados muy arraigados. Creo que yo heredé esa parte. Pero me gustan. Se me activa el sentido arácnido y eso es muy excitante. Tengo una importante lista de miedos vencidos y por vencer. Eso me hace más fuerte.

El mural
Literalmente me llevó al hospital. Haber interpretado a don David Alfaro Siqueiros me metió en un estado fascinante de presión, profundidad y riesgo, que pocas veces había vivido. La filmación en Buenos Aires la recuerdo como de lo mejor que me ha pasado en la vida. Siempre estaré agradecido con Mónica Lozano y Héctor Olivera por brindarme este regalo. Las coincidencias de mi vida con Siqueiros y Olivera, son sorprendentes. Todo siempre es por algo. Entre otras anécdotas importantes, no hubiera podido interpretar al maestro sin la generosa ayuda del Museo Casa Siqueiros. Me facilitaron material fotográfico, fílmico y de audio, que hizo la diferencia en la construcción y comprensión de El Coronelazo. Hubo mucha investigación y laboratorio.

Los caballos
Igual que los perrillos. Tuve dos experiencia seguidas que no fueron muy felices. Dos películas distintas que tenía que trabajar con caballos. Parece de risa loca pero es muy distinto un caballo actor a uno que no lo es. Los caballos actores saben hasta cuál es su marca y el lente que está puesto en la cámara. Bueno, pues estos dos caballitos no tenían maldita idea, uno de ellos estaba asustado de todo lo que había en el rodaje y simplemente no quería estar ahí. Era una escena para Chicogrande de Cazals. Un mes antes había hecho otra escena con un caballo actor sin problema, pero este no era el mismo, lo habían pintado para que se pareciera, quién sabe de dónde lo habían sacado. Cuando llegué al set, el muchachito que medio lo controlaba, tampoco tenía idea, el caballo ya había reventado de una patada el script de nuestra continuista. Se rebelaba, no entendía, estaba asustado y finalmente relinchó frente a mí y me empujó con sus patas delanteras. Yo salí despedido pero sin soltar las riendas. Revolcado en el piso con riesgo de haber caído sobre alguna piedra mortal, lo solté y después de la revolcada hicimos de nuevo la escena. Constantemente le hablaba y explicaba de qué iba esto de hacer cine. Parece que entendió y por fin terminamos. Desafortunadamente, horas después me enteré de que había fallecido en el transporte de camino a su casa. Nunca lo habían sacado de ahí, estaba muy nervioso y se desnucó. La noticia me devastó.

El otro incidente sucedió precisamente en El mural. Apenas monté al caballo, protestó tanto para tirarme que, como no lo conseguía porque yo estaba aferrado en no salir disparado por los aires, decidió tirarse conmigo para quitarme de su lomo. Prácticamente se planchó en el terregal. Después de comprobar que seguía vivo y que no me había roto nada, apaleado y medio ensangrentado, me levanté con la intensión de volverlo a montar. Algún caballerango me lo impidió. El día anterior el mismo corcel había tirado a su dueña.

La política
La política en este país apesta.

México
Es el ombligo de la luna y en el pecado llevamos la penitencia. La explosiva mezcla producto de la violación entre dos naciones, dos continentes, dos idiosincrasias, nos tiene sumidos en una eterna contradicción. Somos un pueblo bipolar. Y sin embrago esta es una nación épica. Algún día rendiremos homenaje digno a nuestros héroes. Algún día habrá un México que renazca de sus cenizas. Y habrá justica y dignidad. La transa, el agandalle, la impunidad y la corrupción, serán parte de un vergonzoso pasado. Esta nación hermosa y creativa merece una clase política inteligente y honesta.

La tierra
Tierra y libertad. Para todos todo. Para nosotros nada.

La luna
La luna, los planetas, las estrellas, el universo, el cosmos. Somos polvo de estrellas. Vamos flotando hacia quién sabe dónde, en medio de la nada, al infinito. Los atardeceres desde el satélite Europa, con Júpiter de frente y Saturno a la distancia, deben ser las vistas más hermosas. Dignas de las más bellas canciones. Los poemas más profundos. Para llorar de felicidad. La física cuántica nos rige en el incomprensible equilibrio del universo. Eso somos. Polvo de estrellas.

El amor
El amor es la fuerza más encabronadamente cabrona que existe en el universo.

Luis Gerardo Méndez, el paso constante

Para_forros Forros_12febCon treinta y dos años de edad (y más de doce de carrera), Luis Gerardo Méndez es, sin duda, un nombre clave si pensamos en el “renacimiento” de la industria del cine mexicano. No solo tiene uno de los perfiles más prolíficos de la actuación en nuestro país, es también una de las figuras jóvenes más reconocidas gracias a su participación en producciones de carácter sumamente diverso: sus personajes van de un adolescente obsesivo, anímico, patológicamente observador y con una extrema facilidad por las matemáticas, a un comediante lituano asentado en un circo de México a mediados de siglo XX. Teatro, cine, televisión o publicidad, el formato es lo menos relevante. Lo cierto es que su éxito no es ningún accidente: platicamos con él y nos dejó muy claro que sabe bien hacia dónde camina.

¿En qué proyectos estás concentrado actualmente?
Estoy filmando El club de los cuervos, es la primera serie producida por Netflix en español. Ha sido una locura muy disfrutable, además de actuar estoy produciendo con Gary Alazraki y Leonardo Zimbrón (productores de Nosotros los nobles). Es sin duda el proyecto que más me ha emocionado en mucho tiempo.

También empiezo el doblaje de la nueva cinta de DreamWorks: Home. Por fin mis treinta primos menores de diez podrán ver algo de lo que hago. La película se estrena a finales de marzo o principios de abril.

IMG_8353-1a¿Cuáles consideras los tres grandes parteaguas en tu carrera?
Sin duda Hoy no me puedo levantar, un musical que hice en 2006, que fue muy exitoso en México y España. Esta obra me abrió muchas puertas, fue una vitrina muy importante; además recuerdo esa etapa con mucho cariño, fue una temporada larga, año y medio; hice alrededor de 400 representaciones y el personaje era muy agradecido, un adicto a la heroína, en el Madrid de los 80, era un personaje con mucha carne. Además saqué mi rockstar frustrado.

El segundo sin duda fue Nosotros los nobles; es una película que me ha dado un montón, no solo por el fenómeno en taquilla o el reconocimiento de la prensa y del público: fue un proyecto en donde conocí gente muy querida, grandes amigos, amigos que ahora son mis socios (Gary, por ejemplo). Conocí a un equipo con el que sigo trabajando. Ahora es Netflix, luego viene una película con Fox, después ya veremos. Nos entendemos y tenemos ideas claras de hacia dónde queremos ir creativamente.

El tercero: El curioso incidente del perro a medianoche, fue mi primera obra en el Insurgentes, con un personaje de esos que llegan pocas veces, un chico que tiene síndrome de Asperger. La obra está basada en la novela homónima de Mark Haddon, fue best seller hace algunos años y se montó en Londres y ahora en Nueva York.
Estuvimos casi un año con llenos totales, sigo muy agradecido. Es una historia muy poderosa, y para mí es el personaje más complejo y la temporada más dura hasta ahora por su exigencia. También la experiencia más bonita, por el regalo de poder sumergirse en el universo del autismo siete u ocho veces a la semana.

¿Cuál te gustaría que fuera el siguiente?
El que estoy haciendo ahora.

¿Con qué actores y directores has disfrutado más trabajar?
Me gusta trabajar con directores que te hacen parte del proceso creativo; hay directores que te hacen sentir eso y te involucran. Cuando un director te hace socio de lo que hace, el proceso se vuelve más profundo y entrañable; como con Mauricio García Lozano, con quien he trabajado en teatro; Francisco Franco, Gary Alazraki, Jorge Fonz, con quien hice uno de mis primeros trabajos, gran director, e increíblemente amoroso. Cuando los directores tienen un acercamiento más amable con el actor yo funciono mucho mejor.

Me gusta trabajar con actores que están presentes —vivos— en el set y en el escenario, actores que están aquí y ahora. Me emocionan los actores peligrosos, con los que nunca sabes qué va a pasar, cada función hacen algo diferente; cada escena, cada toma te sorprenden con algo nuevo. Daniel Jiménez Cacho, con quien trabajo ahora en la serie, es un buen ejemplo. Cecilia Suárez, Alejandro Calva, Karla Souza… son actores que siempre están ahí presentes, retándote y sorprendiéndote; esos actores son por los que me gusta actuar.

IMG_8809-1¿Quiénes conformarían tu dream team en un proyecto cinematográfico?
Creo que ya se hizo ese dream team y no estuve presente: en Birdman de Alejandro González Iñárritu. Cuando la vi, solo pensaba: ¡¿por qué no estoy ahí, puta madre?! Ese, sin duda, es un ensamble al que me gustaría aspirar: la mancuerna de Alejandro con El Chivo, el cuadro de actores —Edward Norton, que me parece uno de los actores más potentes que tiene Hollywood, Emma Stone, etcétera—. Creo que toda esa película es perfecta. Hubiera matado por que hubiera un personaje de un asistente de dirección mexicano de 30 años, blanco y de pelo chino en el guion. Carajo.

¿Hay algún director mexicano con el que tengas muchas ganas de trabajar? ¿Por qué? ¿Y alguno extranjero?
Mexicanos, muchos: Iñárritu, Alfonso Cuarón, Alonso Ruizpalacios, Amat Escalante… es una lista larga, México es un país de mucho talento, sobre todo en cuanto a directores.

Extranjeros también tengo varios, pero ahora traigo en la cabeza a Damián Szifron (Relatos salvajes). Hace mucho tiempo que no salía del cine tan electrizado. Me parece un director brillante, logra un trabajo único con el actor, toma todas las decisiones inesperadas y se sale de todos los lugares comunes.

¿Hay algún personaje en particular que te gustaría interpretar?
El asistente de dirección mexicano de Birdman.

¿Cuál es tu lectura acerca de la situación actual del país?
Es bastante complejo. El país está pasando por una especie de pubertad, una adolescencia increíblemente dolorosa. Está pasando de ser un niño inocente e ingenuo, a ser un adulto que cuestiona, que exige, que se levanta; pero como toda adolescencia es dolorosa, traumática. Ojalá no sea tan larga. Como en toda crisis se puede ver luz al final del túnel. Es un momento de un chingo de reflexión, de tomar responsabilidad como ciudadanos, de despertar, exigir y, sobre todo, comprometernos. Somos una sociedad muy apática políticamente hablando. Ya lo dijo Platón: “el precio de desentenderse de la política, es ser gobernados por los peores hombres”, y creo que si volteamos para atrás y a los lados nos damos cuenta de que no estaba muy equivocado. Hay que estar alertas y presentes en la vida política, algunas instituciones no funcionan, es nuestra responsabilidad como ciudadanos exigir y confrontar; allí empieza el cambio. Se trata de llevar estos temas a la sobremesa. Me gusta pensar que cuando vaya a un restaurante en unos años, la gente hablará más de política y menos de la final de La voz. En este país se aprueban reformas los días que hay futbol, no es casualidad.

¿Qué te lleva, en tanto personaje público, a tomar una postura frente a las cosas que suceden en México?
Fueron muchas cosas: el ver todo lo que está sucediendo, hablar con amigos más politizados, los viajes, la gente que vas conociendo. Empecé a tener un poco más de conciencia. De pronto cuando eres actor y las cosas empiezan a funcionar, empiezas a tener mayor atención de los medios y de la gente, cada cosa que haces, lo que dices, cada tuit tiene un cierto impacto y hay gente que te sigue; inevitablemente uno empieza a sentir mayor responsabilidad de lo que dice y lo que comparte. Hoy me parece más importante compartir información que considero relevante, que tomarme una foto con mi desayuno o decirle al mundo que voy al gimnasio. Es un proceso, me gusta poner mi granito de arena, siento que podría hacer mucho más, pero ahora por tiempos de la serie y otras cosas, hago lo que puedo desde mi trinchera, involucrándome con colectivos como “El grito más fuerte” o dándole voz a ciertas causas que creo importante señalar. Estoy aprendiendo.

IMG_8959Platícanos de #YaMeCansé #PorEsoPropongo. ¿Cómo ha avanzado el proyecto?
Surge de “El grito más fuerte”, colectivo de artistas, politólogos, escritores y gente de cine. Buscamos darle voz a ciertas causas y problemas que no reciben la atención que merecen. En esta ocasión nos cuestionamos acerca de todo lo que pasó en Ayotzinapa. Hubo un día que estábamos platicando sobre el #YaMeCansé y todo lo que estaba sucediendo en las calles y en la redes; llegamos a la conclusión de que era necesario proponer; pasar de la protesta a la propuesta. Por eso pensamos en #YaMeCansé #PorEsoPropongo.

La idea es que la gente entre al sitio (poresopropongo.mx) o a la aplicación, se tome una foto o suba una imagen junto con una propuesta de cómo cree que puede mejorar la situación del país. Lo interesante de esta iniciativa es que no solo está dirigida a los gobernantes o políticos, también está dirigida a la ciudadanía. A veces es importante no solo señalar los errores de los demás, sino también ver los nuestros. A partir de eso se generaron propuestas muy interesantes; nuestra intensión principal era propiciar reflexión, ponernos a pensar. Con todas estas fotos y propuestas se están imprimiendo miles de postales, y ahora estamos en el proceso de buscar artistas plásticos que nos ayuden a crear las instalaciones y las rutas para que estas postales lleven su mensaje.

Si México fuera un personaje, ¿cómo sería?
¡Madres!, está difícil… Creo que sería una mujer muy hermosa y exótica, pero sometida. Hoy México es un país infinitamente hermoso y rico pero muy golpeado.

Descríbete en tres palabras.
Obsesivo, neurótico y perfeccionista.

¿Con qué escena te gustaría que iniciara la película de tu vida?
De niños, mi papá nos llevaba a mi hermano y a mí a unas playas en Mazatlán. Él se metía al mar y se ponía a nadar, nos dejaba un rato en la orilla viéndolo y nosotros lo saludábamos. Me gusta esa imagen para empezar.

¿Quién la dirigiría? ¿Quién la protagonizaría?
Paul Thomas Anderson y la actuaría Vincent Cassel. Si alcanza el presupuesto.

¿Con qué emociones convives más regularmente?
Por mi trabajo, convivo con todas. Pero a veces tengo picos emocionales, puedo estar triste, a veces estoy muy emocionado, y muchas veces estoy ansioso, por eso trabajo mucho en meditar, hacer yoga, hacer ejercicio, leer. La ansiedad es el monstruo de nuestra generación.

IMG_8457¿Qué te pone triste?
Me pone triste la mediocridad, cualquier persona que hace su trabajo sin pasión, un actor que llega al set sin saber qué decir, o hace cualquier cosa solo por salir del paso. También la injusticia. Me deprime.

Cuéntanos algunos de tus placeres culpables.
Nunca los sabrán.

Platícanos tres datos curiosos sobre Luis Gerardo Méndez.
No me baño cuando voy a la playa, odio las pasas y todavía tengo una caja llena de mis Caballeros del Zodíaco.

Un autor:
Paul Auster.

Un libro:
La trilogía de Nueva York.

Una película:
Magnolia de P. T. Anderson.

Un director:
Woody Allen.

Un músico:
Pienso mucho en Cerati.

Un personaje:
Walter White (Breaking Bad).

Un actor:
Daniel Day Lewis o Ricardo Darín.

Un recuerdo:
La comida de mi mamá.

Un miedo:
Estancarse.

Una utopía:
La permanencia de los seres queridos.

Ximena Sariñana

C21_port_001 C21_contrawebHace tiempo que queríamos hacer una portada con Ximena. Después de varios intentos logramos cuadrar una fecha para vernos en el hotel CondesaDF. En Cream somos sus fans, porque parece una de las cantantes más creativas y talentosas de México. Cuando llegó al hotel me pude dar cuenta que no solo es muy bonita, si no que además tiene una personalidad muy easygoing. La entrevista fue el mismo día del shoot, así que entre foto y foto platicamos de todo un poco: de la falsa noticia de que tenía Asperger, pues nunca fue diagnosticada, del último año que ha vivido en el que el único fin de las cosas ha sido el proceso de hacerlas.

01Ximena, platícame de No todo lo puedes dar, tu nuevo disco.
Yo lo produje. Parte de la producción estuvo a cargo de Alejandro Rosso de Plastilina Mosh. También trabajé un par de canciones con Jim Eno, baterista de la banda Spoon, y con un productor de Texas que se llama John Congleton y The Swans. Lo grabé casi todo en Texas. La mayoría de las canciones se grabaron en Sonic Ranch.

¿Qué historias te interesó contar en este disco?
Es un disco bastante fuerte, muy valiente. Nunca me había aventado a producir. Quería que las canciones reflejaran una época de mi vida en la que sentía que debía ser muy valiente en mis decisiones. Fue cuando regresé a México, estaba reencontrándome con mi país y cuestionándome todas las cosas que pensaba de mí misma, borrándolas y haciéndolas de una manera distinta.
El disco tiene reflexiones de estos extremos, cuando estás en ese plan. La conclusión de todo fue que siempre he sido una persona muy aventada y muy entregada a todo lo que hago, y casi nunca me guardo algo para mí. Por eso el disco se titula No todo lo puedes dar, como una especie de recuerdo de que te tienes que guardar a veces algunas cosas.

¿De qué habla el sencillo?
Tenía ganas de escribir una canción muy al estilo de mujer soltera, “no te necesito” y ese tipo de canciones que siempre son buenas. La verdad era un momento en donde no encontraba una canción de ese tipo y decidí escribir una.

Dicen que cuando sufres, pasas por momentos difíciles o tienes desamores, salen las mejores canciones. ¿Es cierto?
Yo creo que sí, creo que para mí las mejores canciones suceden cuando estás más sensible a lo que está sucediendo alrededor.

Hace unos meses dijiste en la rueda de prensa de un festival que padeces el síndrome de Asperger. ¿Desde chica te diagnosticaron? ¿Alguna vez te catalogaron equivocadamente en la escuela?
La verdad es que lo tergiversaron, no fue realmente así. Simplemente yo les dije que tengo una tía que se dedica a eso. Que hay muchos síntomas y que yo de niña manejaba un cuadro que tenía algunos de ellos. Nunca jamás me diagnosticaron. Tampoco eran comunes estos síndromes ”modernos” que les tocaron a mis hermanos. (Yo me acuerdo de cuando todo mundo tenía déficit de atención.) Para nada fue así, fue una noticia absurda, jajajaja, y la verdad nunca he sido una persona que esté al pendiente de lo que sale en las noticias ni mucho menos. A veces no podemos controlar lo que la prensa quiere decir de nosotros. La verdad me gusta mi vida como es, mi anonimato y mantener una línea muy clara entre mi trabajo y mi día a día en mi vida personal. Si eso significa no enterarme de lo que sucede, para hacer mi trabajo de una mejor manera, lo prefiero.

04Tú has dicho que los niños no deberían adaptarse a ciertos modelos de educación, más bien que los modelos deben ser adaptados a las circunstancias y capacidades de cada niño. ¿Cómo te fue en la escuela? ¿En qué colegio estudiaste?
Yo estuve en el Edron, la atención a cada niño era bastante personalizada. No era una escuela que bloqueara al niño de las cosas que quisiera hacer. Eso es muy importante. El medio del arte y de la música está lleno de chavos a los que toda la vida les dijeron que eran malísimos en la escuela, tenían malas calificaciones y no pudieron terminar. Sin embargo son los más brillantes y más creativos que conozco.

Eres una de las cantantes en México con más followers en internet. Tienes 118 mil seguidores en Instagram, 1.7 millones en Twitter y 1.9 millones en Facebook. En redes sociales dicen que tienes muy buen humor, que las críticas se te resbalan. ¿Es cierto?
Jaja, las redes son un arma de doble filo: por un lado está increíble el tráfico de información y que todo es inmediato, y te enteras de muchas cosas. Pero la gente a veces es agresiva y eso puede llegar a ser un problema. La gente, bajo el escudo de una red social, puede decir lo que sea. Para mí se ha vuelto muy importante tener control sobre mis redes. Yo manejo mis redes, Instagram, Facebook y Twitter. No lo concibo de una manera distinta. Cuando empecé con las redes sociales, no esperaba que llegaran a lo que son ahora, ni que tuviera los followers que tengo ahora.

¿Cuál es tu favorita?
Creo que Twitter. Instagram me divierte por el rollo de las fotos, pero Twitter desde que salió me gustó mucho para información, leer noticias. En general trato de serle fiel a lo que era y usarlo de una manera creativa.

Además de tu disco, tienes muchos proyectos. Sabemos que estás preparando una serie en Internet.
Todavía no la sacamos, estamos editando. Ya la grabamos y estamos viendo si la vamos a sacar nosotros o si nos vamos a asociar con alguien.

¿Por qué es un proyecto tan personal?
Más que nada por la temática. Es una serie de humor negro. Tenía muchas ganas de regresar a actuar en un proyecto en donde me involucrara más, como creadora y productora.

¿Cuántos capítulos va a tener?
La primera temporada tiene trece capítulos y no pensamos en qué pasaría si hiciéramos una segunda temporada. Fue más como un muy divertido experimento. Me gustó no tener que pedir el permiso de nadie, ejercer la libertad creativa en el lenguaje y la temática. Me gusta mucho el formato de serie para la web, la longitud, el humor.

03Si gusta mucho y el público quiere más capítulos, ¿estás lista para seguirle?
Pues la verdad no sé, fue un año muy creativo en donde el único fin de las cosas era el proceso de hacerlas, y ya lo demás no lo controlo. Aprendí mucho y se me abrió la posibilidad de seguir haciendo series.

¿Y si te la compran para la televisión? ¿La venderías?
Yo siento que el formato es muy importante para esta serie en particular, pero no estoy cerrada. Es una serie en la que creo y ojalá llegue lejos.

Has hecho colaboraciones con muchos artistas muy talentosos. ¿Cómo eliges los proyectos?
Para mí tiene mucho que ver que sean personas con las que tenga conecte, o que las admire, o tenga una amistad con ellos. Todos te dejan algo. Cuando cantas en el disco de alguien más o cuando escribes una canción con alguien, eso te une de cierta manera a esa persona. Es muy inesperado, nunca vas a saber a dónde va a llegar esa canción. No me gusta cerrarme a géneros, prefiero experimentar. Siempre me ha funcionado mucho y ha hecho que me lleguen cosas súper divertidas, como lo que hice con Los Ángeles Azules.

¿Cómo se dio esa colaboración?
Me llamaron y me pareció muy interesante participar con un grupo así, y fue increíble, muy divertido. No me esperaba que esa canción me llamara tanto la atención, y me encantó.

¿Tú elegiste la canción?
Sí, me dieron varias opciones y cuando escuche “Mis sentimientos”, me gustó mucho, se me hizo lo más parecido a la cumbia colombiana de los 70.

¿Cuál fue la primera canción que compusiste?
Se llamaba “Through with Love” y no fue escrita para nadie en particular. Estaba inspirada en un estándar de jazz que lleva el mismo nombre.

Se ve que cada vez que la cantas con ellos, te la pasas muy bien y lo disfrutas…
Sí, ellos son un encanto. Trabajar con ellos y volverlos a ver es súper divertido.

Cuéntame de tu participación en el programa México tiene talento.
La verdad es que el formato del programa me gustó bastante. Mi experiencia en este tipo de programas ha sido muy corta. Hice una participación en La Voz hace dos años. Es una experiencia interesante, un paso extraño estar otra vez en la tele. Me interesa mucho involucrarme con gente que quiere hacer las cosas distintas y de manera profesional. La productora FremantelMedia lo está haciendo muy bien, son los más brillantes y más creativos que conozco.

¿Cómo fue tu experiencia en los Premios Fénix?
Los premios son una iniciativa importante que une al cine iberoamericano. Me encantó formar parte del evento y hacerlo cantando. Larga vida a los Premios Fénix.

Cantas en inglés y en español de forma muy natural. ¿En cuál de los dos idiomas disfrutas más hacerlo?
En los dos. Lo difícil fue encontrar una voz como escritora, encontrar hacia donde tenían que ir mis letras. Al final creo que me encanta. Yo veo los idiomas en la música como colores. Hay canciones que cuando se conciben en un idioma es muy difícil que pasen a otro. Es simplemente como si fueras un artista visual, con oleo y acuarela o fotografía, un poco de todo.

06¿Hay algún tema que no has tratado en tus canciones?
Va saliendo conforme vas viviendo distintas cosas. Como escritor, también se te van ocurriendo cosas. Terminé el disco y lo único que quiero es que salga. Dejé de escribir por el momento. Estoy probando distintas cosas y tengo muchos proyectos. El año pasado y parte de este, me he dedicado a generar generar.

¿Cómo fue tu infancia?
Crecí en todos lados. En Los Ángeles estuve cinco años, luego en Guadalajara y en el DF. Mi infancia fue muy normal. Hacía todo lo que me gustaba, me encantaba actuar, cantar. Empecé con teatro en Guadalajara a los siete años y me seguí en el DF con el teatro musical y las telenovelas.

¿Viajabas mucho por el trabajo de tu papá?
No más de lo normal. Mi papá viajaba y a veces se llevaba a uno de nosotros en viajes de papá hijo o hija. Mis papás siempre nos involucraban con todo: con las actividades que les gustaban, nos llevaban a conciertos desde muy chicos, de viaje, a sus viajes de trabajo, al set. También trabajaban mucho en casa. Mi mamá escribía. Crecimos muy rodeados de las vidas de mis papás y eso me gustó bastante, porque pudimos compartir, además de la relación de papás e hijos, de creativo a creativo.

¿Cuáles es tu pasión?
Me gusta mucho leer, la comida, viajar me encanta. Me gusta la naturaleza. La música me apasiona no solamente como mi trabajo, sigo escuchando discos, sigo tocando distintos instrumentos. La música sigue siendo lo que más me mueve.

Recomiéndanos un libro que te haya gustado.
En medio de extrañas víctimas de un escritor mexicano que se llama Daniel Saldaña, es un autor joven. Su novela está muy buena.

Este año estuviste en varios festivales. ¿Cuál fue tu favorito?
Como a los veinte fui a muchos festivales como espectadora y de niña siempre fui a Vive Latino. Era el evento más esperado cuando era puberta. Ahora que tuve la oportunidad de asistir vía Toyota, fue muy divertido ser su vocera. He tocado en algunos, me gustan algunos más que otros. Ir a tocar a Coachella es increíble, pero como espectadora no tanto.

¿Qué bandas te gustó ver?
Me ilusionó y sorprendió mucho para bien el trabajo de los DJs. Nunca había sido mucho de DJs y me impresionaron mucho.

¿Has ido a Burning Man alguna vez?
¡No! ¡Siento que podría ser mi peor pesadilla! En el desierto con puro güey que no entiende ni qué onda, puro forever, jaja.

05¿En dónde vas a pasar Navidad y con quién?
En la Ciudad de México con mi familia.

¿Qué sigue para Ximena en el 2015?
Me toca darle camino a mis proyectos que salieron, el disco, el video, la serie, y la gira, que empieza en enero. Espero poder visitar Latinoamérica, Europa, Japón, Estados Unidos.

Paola Núñez

interior03Platicamos con Paola de Dariela los martes, película que la enamoró a primera vista con la idea de tomar un momento en la vida de un ser humano y mostrarlo sin más ambición que la de compartir. Como ella misma lo dice, ¿qué actor no caería rendido ante la seducción de una película sin guion? Una película que toma su propio curso a través de la improvisación, en la que no es importante lo que se dice sino las atmósferas que se logran crear.

Platícanos de Dariela los martes. Sabemos que comenzaron el rodaje a finales del 2012 y que es una película muy especial para el director, Mauricio Valle. Viajaban con el equipo y un fotógrafo los esperaba en cada país. ¿Cómo fue trabajar con solo una idea, sin un guion?
Amo hablar de este proyecto. Llevo y llevaré a Dariela en el corazón toda mi vida y sé que va a ser uno de los proyectos más importantes de mi historia. Cuando Mauricio me habló de Dariela por primera vez, no entendí bien de qué me hablaba, pero no me preocupé: por lo general no entiendo de qué habla Mauricio Valle. Hablaba de John Cassavetes y del mumblecore. Decidí investigar y terminé empapada de esta corriente que, aunque no es nueva en el cine, lo era para mí. Vi películas como Kissing on the Mouth de Joe Swanberg y Tiny Furniture de Lena Dunham, antes de que fuera estrella de HBO.

Me enamoré con la idea de tomar un momento en la vida de un ser humano y compartirlo, sin más ambición que la de compartir. ¿Qué actor no caería rendido ante la seducción de una película sin guion, basada no solo en la improvisación de los diálogos sino en una historia que tomaba su propio curso sin que se la forzara o manipularla? Dariela no es del todo una película mumblecore, pero su influencia y motivación están en ese realismo puro, ese naturalismo que solo una escena sin guion tiene. Dariela es una película de sensaciones, no es importante lo que se dice (de hecho casi no decimos nada importante ni nos tratamos de hacer los interesantes), sino las atmósferas que se logran crear, atmósferas que todos hemos experimentado en algún momento de nuestras vidas.

paola02final¿Por qué decidiste involucrarte en un proyecto así?
Después de entender lo que íbamos a hacer, sabía que tenía que hacerlo. Lo sabía. Estaba en un momento difícil de vida. Y Dariela llegó al rescate.

¿Qué fue lo que más te gusto del proyecto?
Fue lo más catártico que me ha pasado. Vi mis demonios, platiqué con ellos y por momentos no los odié tanto.

Dariela los martes es la historia de dos amantes que no quieren repetir todos los errores que han cometido como pareja en sus relaciones anteriores, así que deciden ser amantes y solo verse los martes. ¿Crees que esto funcionaría en la vida real?
No. De eso se trata Draiela, de un amor destinado al fracaso por no querer entrarle. Se trata del miedo. Del miedo a todo, al amor, al fracaso, de cómo la mente juega contigo y no te deja ni dormir. Literal. El insomnio juega parte importante de la historia.

¿Cuáles son tus películas favoritas de cine mexicano?
Temporada de patos es por mucho mi peli favorita.

interior01Mucha gente cataloga a los actores como de telenovelas o de cine. ¿Qué piensas de eso?
Que es válido que piensen así. Finalmente etiquetar es una manera muy humana de convivencia y sobrevivencia. Personalmente tiendo a hacer lo mismo. Pero si vemos la actuación como un oficio más, podemos entender por qué los actores deseamos experimentar tanto en tele como en cine y teatro, pues el objetivo final es interpretar personajes tan variados como podamos, tocando todos los géneros posibles. El melodrama, el naturalismo, la comedia, etc.

En tu caso, ¿por qué después de hacer películas independientes regresas a las telenovelas?
Por esa necesidad de probar con diferentes géneros. También porque considero que México sigue siendo un país telenovelero, por ahora por lo menos. Mira, no demerito el género. Y además gracias a él, puedo vivir como vivo y hacer cine indie. Porque sabemos que el cine indie no paga bien ¿no?

¿Es complicado encontrar buenos proyectos en México?
Sí. Considero que, aunque estamos ávidos de expandir nuestros horizontes y nuestro espectro, seguimos un poco ciclados en cuanto a las historias que queremos contar. Creo que como sociedad podríamos confiar más y tomas más riesgos al momento de contar historias.

¿Qué es lo que más te gusta de ser actriz?
La oportunidad de sentir desaforadamente. Tener la licencia para mostrar mi demencia y no ser juzgada como loca sino solo etiquetada: “ah, ¡es actriz!”.

¿Y lo que menos te gusta?
¡Uf! Son muchas cosas aunque no lo creas. Esta carrera atenta contra tu seguridad y tu autoestima de una manera terrorífica.

Hoy en día la gente vive con el teléfono prendido las 24 horas. Hace las cosas no tanto para disfrutarlas si no para tener la foto y subirla a Facebook o a Instagram. Las personas han dejado de estar presentes en su propia vida para compartirla en redes sociales con extraños. ¿Cuál es tu opinión al respecto?
Jejejeje, ¿qué te digo? Yo me subí al tren de las redes sociales porque mi carrera me obligó, no por gusto. Me da un poco de pena el tema. No entiendo las selfies ni los hashtags. Me parecen un tanto estúpidos. Por lo tanto, si antes me veían como rara y antisocial, ahora con todo este furor, pues quedé dentro de la etiqueta de los freaks. Sí creo que, paradójicamente, ahora estamos más desconectados que nunca. ¿Adónde nos va a llevar todo esto? Stay tuned.

Cuando no trabajas ¿qué te gusta hacer?
No salirme de la cama, no bañarme, comer y Netflix.

¿Te gustan los deportes extremos?
Sí. La última vez que practiqué uno me rompí el dedo meñique y a pesar de que me pusieron un tornillo, quedó horriblemente torcido y raro. Desde entonces lo pienso dos veces antes de decir: ¡sí, va, vamos!

contraportadaHace algunos años trabajaste con Greenpeace. ¿Cuál es la cosa más significativa para la que has usado tu fama?
Ahora soy una vocera para Save The Children y para Animanaturalis.org. En el caso de Animanaturalis, estamos trabajando en la iniciativa “Un circo sin animales” y recientemente hemos logrado la prohibición del uso de animales en los circos en diez estados del país. Con este triunfo estamos a punto de conseguir que la tercera parte del país no permita más esta forma del maltrato y la esclavitud.

Hablando de la fama y la vida privada, ¿cómo haces para que no te afecte lo que dicen o publican de ti?
Sí me afecta, pero cada vez menos. A veces me afecta un día, a veces un rato, a veces un minuto. Jejejeje. Depende de mi estado mental, emocional y menstrual, jeje.

Cuéntanos algo que nadie sepa de ti.
Mmmm… Me gustan los videojuegos y el UFC.

¿Qué sigue para Paola en estos próximos meses?
Quiero unas vacaciones con mi familia. Y trabajo, espero.

Sandra Echeverría

C19_portFActriz, con experiencia en teatro, cine y televisión, Sandra Echeverría es una mujer muy activa: en los foros, en su vida diaria, incluso en la red. Su experiencia en la actuación es amplia, y actualmente incursiona como productora. Por si fuera poco, está por casarse, así que tuvo mucho que contarnos cuando la entrevistamos para Cream.

DSC_2332bnPlatícanos de tus nuevos proyectos.
Este mes de agosto se estrena Quiero ser fiel, un proyecto que habla de por qué los hombres son infieles. ¿Por qué existen los rompimientos y las distancias entre las parejas, que hacen que uno caiga en tentación con alguien más? Es un guión muy verdadero, te pone a pensar.

Además el 25 de septiembre se estrena Amor de mis amores, con Manolo Caro. Es una película que habla de dos personas a punto de casarse. Resulta que “mi prometido” necesita viajar a España para encontrar a un amigo que no ha visto en mucho tiempo, y que quiere que vaya a la boda; lo busca y no le contesta. Entonces se preocupa mucho por él. Yo estoy como loca porque se va siete días antes de la boda. Durante su viaje, resulta que atropello a un hombre y me mueve todo. Me empiezo a cuestionar si mi novio es el hombre de mi vida.

Tú a punto de casarte en la vida real y con estos temas en tus películas…
¡Imagínate! Yo creo que es algo que pasamos todos. De repente dices ¿será o no será?, ¿estoy lista o no estoy lista?, ¿estará listo él o no lo estará? La película es un proyecto muy verdadero con el que mucha gente se puede identificar.

¿Y cómo va la organización de la boda?
¡Va muy bien! Nos casamos en octubre y en noviembre será la luna de miel. Nos vamos de viaje tres semanas y estoy feliz.

Este año entraste a la producción con Un novio para mi mujer. ¿Por qué decidiste convertirte en productora?
En uno de mis últimos viajes a Los Ángeles me di cuenta de que haces muchas audiciones todos los días y a veces no te quedas, y pensé: si realmente quiero formar parte de un proyecto que me apasione, tengo que hacerlo y levantarlo, y no esperar a que suene el teléfono para que me den el papel de mi vida. Al principio pensé que era imposible hacerlo, pero finalmente después de cinco años ¡lo logre!

Portada¿Crees que el cine nacional recibe poco apoyo?
Sí, me parece muy injusto que saturen las salas de películas de Hollywood. Las películas mexicanas les valen un pepino. No les importa si van bien, les quitan el espacio. El negocio de los exhibidores son las películas norteamericanas, pero eso está haciendo que se caiga el cine mexicano. Sin su apoyo no lo logramos. Me da mucho coraje, porque como productora me tardé cinco años en levantar un proyecto y sé lo difícil que es.

Tú has dicho que durante mucho tiempo se promovió lo peor de México en las películas mexicanas, y últimamente las películas han mostrado un lado diferente…
Durante mucho tiempo estuvo de moda este tipo de cine mexicano oscuro, en donde se mostraban las peores zonas, con el peor lenguaje, sexo, drogas, violencia. Ya comprobamos que a la gente le gusta ir a reírse, a divertirse, poder disfrutar de la fotografía, inspirarse, conocer lo bueno de México. De ese tipo de películas sales contento, no sales deprimido. Ya de por sí en la realidad tenemos mucho estrés, lo que uno quiere es ir a pasar un buen rato, a inspirarse y motivarse.

¿Cuáles son tus películas favoritas de cine mexicano?
Solo con tu pareja, me parece de las mejores que hay. Obviamente No se aceptan devoluciones también. Nosotros lo Nobles me encantó, se me hizo muy simpática.

Trabajaste hace dos años en Savages. ¿Cuál fue la enseñanza más grande que te dejó trabajar con un director como Oliver Stone?
Me di cuenta de que los más grandes son los más sencillos. Salma Hayek me dijo una cosa que recuerdo siempre: “No tengas miedo a soñar en grande.”
De repente en México nos limitamos mucho y creemos que podemos llegar solo hasta cierto punto y ya no hay más. No te atreves a decir que quieres más, porque la gente no te cree. Hay que ser ambiciosos, tener claro lo que uno quiere. Cuando uno quiere conseguir algo, se logra. Yo me tardé muchos años en conseguir Savages. Pero finalmente llegó mi momento. Eso no significa que ya llegué, hay que seguir y seguir tocando puertas y haciendo audiciones.

¿Tienes más proyectos en Estados Unidos?
Por el momento estoy muy metida en producciones en México con Un novio para mi mujer, que yo produje, y no he tenido tiempo para más. Estoy levantando otra película en inglés que se llama Luto Morning. Yo estoy abierta a seguir haciendo cine en Estados Unidos, también me encantan el cine italiano, el argentino y el inglés. Adonde me inviten, estoy consciente de que tengo que seguir luchando para eso, nunca tienes un lugar ganado.

DSC_2370Mucha gente cataloga a los actores como de telenovelas y como de cine. ¿Qué piensas de eso?
Creo que sí existe eso en México, y lo digo porque a mí me costó mucho trabajo entrar al cine. No fue hasta que me vieron en cine en Estados Unidos que me llamaron para hacer cine en México. Es ridículo pero así es. Yo entiendo que son conceptos diferentes, pero los actores podemos entrar en el género que nos den.

¿Qué es lo que más te gusta de ser actriz?
Hacer lo que no soy en la vida, es como una terapia. Saco mis fantasmas, corajes, debilidades, sueños, y todo lo que no hago en mi vida lo hago ahí. Es una descarga hermosa y lo más maravilloso.

¿Y lo que menos te gusta?
Las sesiones de fotos, jaja, me parecen muy largas y es muy cansado, aunque ya aprendí a hacerlo. Los paparazis y que de repente te pierdes cosas con la familia. No estar en momentos importantes para la gente que amas. Estás filmando y no puedes hacer nada, por eso he aprendido a elegir bien mis proyectos, porque creo que es más importante darle prioridad a la vida. Sí tuve un momento de workaholic, pero ahora soy más selectiva.

¿Y la música? ¿Qué lugar tiene en tu vida?
No tengo una carrera como cantante, amo la música, es mi pasión desde que tengo nueve años. Mi hobby es componer canciones y cantar. La poca gente que me ha escuchado me dice que saque mi material, pero no es mi prioridad. Yo quiero dedicarme a la actuación.


¿La música es una de las pasiones que compartes con Leo de Lozanne, tu novio?

Sí, de repente hemos intentado componer juntos y está padre. Él tiene un estilo y yo tengo otro completamente diferente, y a la hora de mezclarlos salen cosas interesantes.

¿Y la música de la boda? ¿Quién la va a elegir?
De esa se va a encargar él, jaja. Nunca quieras elegir la música para un rockero. Estamos negociando la canción del baile.

Tú cuidas mucho tu alimentación y tratas de comer orgánico, no comes carnes rojas. ¿Qué nos puedes platicar de eso?
Sí, he ido aprendiendo. De chiquita sufrí mucho en esta carrera. Siempre me decían que tenía que bajar de peso. Estaba muy presionada y no podía bajar. Fui creciendo y aprendí a llevar una vida sana. Ahora como bien por estar sana, no tanto por mantenerme delgada. Trato de comer comida orgánica, carbohidratos mañana y tarde, en la noche ya no. Hago cinco comidas al día.

¿Es cierto que Leo cocina delicioso?
Sí, Leo es muy doméstico, aunque la gente piense que no. Es muy hogareño, me enseña, es muy paciente y es un gran papá. Me va enseñando poco a poco cosas a las que yo no les sé muy bien todavía.

De todo lo que cocina, ¿qué es lo que más te gusta?
¡Sus crepas son buenísimas!

DSC_2286Eres muy activa en Twitter. ¿Qué piensas de las redes sociales?
A mí me ayudan muchísimo. Yo era de las que estaban un poco en contra de eso. No quería perder el tiempo, pero siento que es una forma de estar más cerca de la gente, de escuchar su opinión y compartir momentos. También a veces tienes ganas de quejarte y te quejas con todo el mundo. De repente les comparto proyectos y me gusta escuchar qué les parecen. Es como una medida de lo que funciona y lo que no. Es una herramienta de trabajo.

Cuando no trabajas ¿qué te gusta hacer?
Hacer ejercicio, soy bastante activa. Componer canciones y estar con mi novio y mi familia. Soy simple en la vida en general.

¿Te gusta leer? ¿Tienes algún escritor favorito?
Sí, tengo muchos. V. C. Andrews, me gustó mucho Flores en el ático. Me encanta la poesía: Sabines, Neruda, Borges. Siempre estoy cambiando.

Cuéntanos algo que nadie sepa de ti.
Soy bailarina frustrada, amo bailar desde muy chiquita. Estudie jazz, ballet, danza árabe, y cada vez que veo a una bailarina pienso que me hubiera encantado bailar más.

Tessa Ia

C18_port_logoTessa vive entre Nueva York y el DF, asiste a castings, actúa y aprende a ser adulta. Le gusta dedicarse a lo que la haga feliz.

Actualmente está trabajando en una serie. Antes de eso, tuvo la suerte de colaborar con el director, productor y guionista Moisés Aisemberg, a quien define como un genio.

Prefiere sentir que los personajes que interpreta son seres humanos, y no solo encarnaciones ideáticas de lo que un hombre puede llegar a ser.

Después de Lucía, en donde tuvo su primer protagónico, fue la película que la lanzó a la fama, y por eso guarda un lugar especial en su vida y en su corazón. Con este proyecto viajó a Cannes, entre otros lugares. Además, el interés que generó la película sobre el bullying, le brindó la oportunidad de dar pláticas al respecto en escuelas y universidades. Un tema muy fuerte, que según Tessa, la gente no siempre sabe abordar, y que ella conoce a fondo.

Todavía recuerda aquel momento en que, en lugar de acompañar al set a su mamá (Nailea Norvind), fue Nailea quien viajó con Tessa, para la filmación de The Burning Plain. Desde su cuarto de hotel en Nuevo México, ambas separaban las escenas de la joven actriz con ayuda de post-its.

IMG_5564 4Tessa, ¿cuándo supiste que te querías dedicar a la actuación?
Cuando hice The Burning Plain, me acuerdo perfecto. Pensé: “Este es el medio en el que quiero trabajar.” No había sensación más feliz que llegar a casa después de un día de llamado. Cuando hice Después de Lucía pensé: “Actuar. Si voy a estar en este medio, debe ser actuando.”

Tienes muchos seguidores en Twitter y hasta un club de fans en China. ¿Cómo te han ayudado las redes sociales en tu carrera?
Un día me ofrecieron una cuenta en Tencent Weibo, el equivalente a Twitter en China. La abrí y hoy en día tengo 196,462 seguidores, y la verdad no tengo idea si saben quién soy ni qué hago, jajaja. Creo que las redes sociales ayudan, y son importantes, porque te mantienen en contacto con la gente que te admira (o te critica), y así es más fácil dar a conocer tu trabajo. Hoy en día no es nada raro que te contacten para proyectos por medio de estas redes. Son oportunidades abiertas.

IMG_5041 47¿Con qué actores has disfrutado mucho trabajar?
He sido muy afortunada respecto a la gente con la que me ha tocado trabajar. Todos son gente que admiro, grandes actores y grandes personas en mi vida. Charlize Theron, Jennifer Lawrence, Chema Yazpik, Hernán Mendoza, mis compañeros en Después de Lucía: Tamara Yazbek, Paco Rueda.

¿Cómo te preparas para una audición?
Leo un millón de veces las escenas, tratando de entender al personaje, para después encarnarlo.

¿Quién es la persona más interesante que has conocido?
Mi abuela Eva. Siempre. Lo hizo todo en la vida, y eso es lo que yo quiero hacer.

¿Tienes amigos dentro del medio artístico?
Creciendo dentro del medio, obviamente encuentras amistades. Estas, específicamente, son especiales, porque es la gente que se dedica a lo mismo que tú y entiende lo que haces.

¿Cómo fue tu niñez?
Mi hermana y yo nos la vivíamos construyendo casitas de campaña en los camerinos de mi mamá, haciendo tarea y collages tras bambalinas, cuando ella estaba en funciones, y colgándonos de las gigantescas cámaras durante las grabaciones en el set. No cambiaría mi infancia por la de nadie.

IMG_7008 4Por ahí leímos que las dos planean una puesta en escena, la adaptación de un cuento que leían de pequeñas. ¿Cómo va eso?
Seguimos trabajando en el texto. Entre el trabajo y los viajes, últimamente no hemos podido sentarnos a dedicarle tiempo, pero sigue en pie.

¿Volverías a hacer telenovelas?
Mis verdaderas pasiones son el cine y el teatro. Mientras siga pudiendo vivir de ellos, ahí continuaré. Son incomparables. Son procesos muy diferentes y los amo por igual.

¿Te consideras una persona espiritual?
Creo que he encontrado una espiritualidad y una filosofía única y personal: simplemente creo en El Universo.

¿Cuál es tu libro o tu escritor favorito? ¿Qué estás leyendo actualmente?
Mis dos libros favoritos (¡qué difícil!) serían Demian de Hesse, y La insoportable levedad del ser de Milán Kundera.

IMG_7142 4¿Cuáles son tus placeres?
La nutella. Ver la sombra del agua reflejada en una pared. Prepararme el desayuno. Tronar como frenética el papel burbuja (¡¿cómo se llama?!).

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?
Básicamente divido mi tiempo libre entre leer, escribir, pintar, y ahora tocar el ukelele. Enfocarme en la gente que quiero, y dedicarle tiempo.

¿Qué te conmueve?
Los anuncios en Animal Planet, con los pingüinos llenos de petróleo, y los perros sin hogar.

¿Para qué eres buena?
Soy buena jugando Othello.

IMG_7044 4¿Para qué eres mala?
Soy mala ganando y perdiendo, jajaja.

Cuando viajas, ¿qué te gusta llevar?
Siempre viajo con un libro, mi libreta y una pluma.

Cuéntanos algo que nadie sepa de ti.
Algo que nadie sepa de mí… Si no hubiera sido actriz, me hubiera gustado ser astronauta.

¿Qué sigue para Tessa?
Sigo definiendo el proyecto que tomaré terminando la serie. Espero seguir cumpliendo metas y sueños. Ir hacia delante.