Diego Velázquez

En palabras de Diego Velázquez, “el hecho de que la fotografía constituya mucho más que un adecuado manejo de luz, sombra y en algunos casos color, no solo se debe a la educación visual trabajada por cualquier fotógrafo, sino a un conjunto de experiencias y emociones que culminan en la necesidad artística de poetizar momentos”.

DSC_493615Diego Velázquez, fotógrafo tapatío, utiliza el lente para recrear situaciones de conexión entre un encuadre deliberadamente pensado y una visión dirigida a la realización del retrato, la fotografía de moda y el desnudo. El placer del artista se hace sentir en sus fotografías: más allá de no seguir estándares populares,
Diego disfruta la libertad de desarrollar conceptos propios y materializar sus ideas a través de una imagen que refleje esta visión individual.

DSC_49365En su obra predomina la fotografía en blanco y negro, en ocasiones fragmentada. Así, tras una vertiente de objetividad, puede advertirse más claramente una intención de unidad y dualidad, haciendo evidente que las partes y el todo comparten información, y que guardan una relación simbiótica. Al observar la originalidad de cada retrato y la capacidad de poner en evidencia ciertos detalles de los personajes, se revela un trasfondo de perfeccionismo asociado con meticulosidad y emociones constreñidas, lo que desemboca en una experiencia visual.

DSC_49362La mayoría de los personajes están familiarizados con el modelaje comercial, pero la cámara de Diego Velázquez los muestra en una luz completamente distinta, bajo un enfoque más humano, obteniendo como resultado una fotografía con inclinación artística. Utiliza el desnudo como mero fin estético, aterrizándolo de manera natural, como atributo genérico de la condición humana, despojándolo de connotaciones sexuales y como medio para poetizar la intimidad de alguien.

Por tanto su trabajo es definido por él mismo como un vínculo entre el futuro y el pasado, como tiempo fragmentado, como la magia del recuerdo nítido que busca ser contado: “En el claroscuro de una imagen, en la proporción de luces y sombras, se manifiesta la armonía del conjunto”, asegura Diego Velázquez.

DSC_49369diegovelazquez.com.mx

Instagram: @diegovelzzaquez

Maj Lindström

Maj es fotógrafa y aunque nació en Estocolmo, Suecia, hace años que adoptó a México como lugar de residencia y porción sustancial de su identidad. Estudió en Barcelona en el Institut d’Estudis Fotografics de Catalunya (IEFC). Le apasionan la gente, sus historias y la intimidad y profundidad que puede plasmarse en un buen retrato. Actualmente está a cargo del registro de obra en el Museo de Arte de Zapopan (MAZ) y trabaja en “Accidentes caseros”, proyecto al lado de Rocío Sáenz, Sofía Crimen y Mapau Amezcua, entre otros.

WillemDafoe¿Cómo empezó tu interés por la fotografía?
Desde pequeña me ha fascinado la gente y sus historias, tanto, que a partir de los diez años comencé a escribir un diario, el cual mantuve por casi una década. La fotografía estaba implícita desde entonces, aunque de una manera menos obvia; es mi genuino interés por documentar y recordar lo que inicia mi camino como fotógrafa: tengo muy mala memoria, así que para acordarme de las cosas, necesito documentarlas.

Chavela¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?
Tengo una gran curiosidad e interés por la gente. Sé que puede sonar un tanto a cliché, pero me encanta descubrir a las personas a través del lente. Es maravilloso cómo la cámara es de cierta manera una máquina de la verdad. La fotografía te permite penetrar en otros mundos, mundos que de otro modo no conocerías, o al menos no de esa forma.

¿Qué es lo que menos te gusta?
Quizá tener que explicar mi trabajo. Más allá de no gustarme, la idea de expresarme en un idioma que no es del todo el mío, le resta espontaneidad y lo vuelve un tanto acartonado.

RichardTurpin1¿A quién admiras?
A Edmonia Lewis, porque representa la tenacidad, la libertad y la pasión de una mente creativa. A pesar de que tenía todo en su contra, Lewis luchó toda su vida por salir adelante, ser artista y alcanzar el éxito que le permitiera hacer lo que amaba.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?
Leer, bailar, reír y convivir con amigos.

¿Cuáles son tus lugares favoritos en Guadalajara?
Mi casa, las casas de mis amigos y la librería Gandhi, ¡ojalá fuera diez veces más grande!

Si quieres conocer más sobre el trabajo de esta fotógrafa visita www.majlindstrom.com.

Abel Anaya

Ha realizado trabajos para Nike, Microsoft y Converse. Sus fotos han aparecido en las revistas Vice y Wallpaper. Trabaja en solitario y, con solo 22 años, es ya uno de los favoritos de compañías de música, moda y entretenimiento que buscan conquistar un mercado joven. Les presentamos a Abel Anya y una muestra de su trabajo.

KIR_09¿Nos puedes decir algo sobre ti?
Mi nombre es Abel Anaya. Soy tapatío pero actualmente radico en el DF, tengo 22 años, soy diseñador gráfico de profesión y fotógrafo por pasión. Podría decir que soy un bipolar amante de la vida y a veces también un hater, pero mientras tenga la fotografía, haga lo que haga, estaré muy feliz.

¿Qué es la fotografía para ti?
La fotografía para mí es un medio con el cual me expreso y escapo de mis realidades. Adoro cómo una imagen puede contar verdades, pero también mentiras, cómo transforma y crea mundos inexistentes, captura momentos y cuenta historias.

FPT-0137 edit¿Desde cuándo te dedicas a la fotografía?
Profesionalmente llevo alrededor de cuatro años dedicándome a la fotografía de moda, retrato y publicidad, pero mis inicios se dieron desde los catorce o quince años, ya que me encantaba plasmar de todo en una fotografía. Mi primera cámara me la regaló mi papá de cumpleaños a los catorce y desde entonces no he parado.

¿Por qué te gusta toma retratos?
Es fascinante ver cómo actúan las personas frente a una cámara, ese momento de intimidad que se vive cuando estoy retratando a alguien es único a mi parecer. Siempre intento que mis retratos representen algo de mi persona y expresen tanto los sentimientos del otro como los míos.

PPMT-0005 edit¿Algún fotógrafo a quien admires?
Tengo muchísimos, de hecho cada día trato de descubrir a un fotógrafo nuevo que me inspire y motive a mejorar cada día. Es increíble cómo internet ha logrado globalizar este medio y me ha dado la oportunidad de conocer muchísimo talento de todo el mundo. Quienes más me motivan son aquellos jóvenes que no se han dado por vencidos y le han trabajado duro hasta lograr publicaciones en revistas reconocidas mundialmente. Uno de mis tops es Joey Lawrence, un joven que empezó a los diecinueve tomando fotos de bandas y ahora ya viaja por todo el mundo, creando unos retratos exquisitos de tribus y celebridades.

abelanaya.com
Instagram / @abelanayaa
Facebook / @abelanaya

Marcovich

DGCACHO_59 copy

 

Marco Antonio practica la fotografía como una forma de enfrentar sus circunstancias, de cuestionarse. La foto también le representa un pretexto para descubrir personas, visitar lugares nuevos. Es su forma de crear, desde hace ocho años. Cuando tenía quince, decidió que quería ser fotógrafo. Más tarde realizó estudios en la Academia de Artes Visuales, en la Escuela Activa de Fotografía, en el Laboratorio Mexicano de Imágenes y en la School of Visual Arts de Nueva York. Se inclina por el retrato, en donde la moda se convierte en el lenguaje complementario perfecto. Entre sus fotógrafos favoritos cuenta a Paolo Roversi, Ellen von Unwerth y Mario Sorrenti, a quienes toma como referentes culturales. Su principal fuente de inspiración se encuentra en lo que ha vivido y quiere vivir, en el cine y la literatura.

COLUM z MADELENE2marcovich.com / Instagram @_marcovich

Raúl Chapa

DSCF4790Brooklyn y Manhattan

DSC_0118 copyReserva Sian-Kan, Quintana Roo

DSC_0161Cayo Ambergris, Belice

DSCF4776Aeropuerto JFK, NYC

DSC_0181 copyXilitla, San Luis Potosí

DSCF7127Isla Carenero, Panamá

DSC_0188Reserva del Triunfo, Chiapas

DSC_0256 2Río de Janeiro, Brasil

Instagram o la nostalgia del presente

C18web_Inst_01Algunos puristas de la fotografía reclaman que con la digitalización y, aun peor, con las tecnologías masivas de comunicación —como Instagram— se ha vulgarizado la profesión. Quién sabe dónde haya quedado “la esencia” de lo análogo; el asunto es que, con mayor acceso a las herramientas fotográficas, los retos se complejizan, pues ahora “cualquiera” logra hacer que sus fotos parezcan las de un profesional (los filtros y las herramientas para editar son generosos). Además, al ser una plataforma tan abierta, las formas en que se puede usar Instagram son casi infinitas: fotógrafos “profesionales” que usan la aplicación como difusión de su trabajo; los que escanean sus fotos análogas y las comparten #sinfiltro; los que hacen de la selfie estampita religiosa; los que convierten su perfil en un escaparate de lo que van a comer o beber, de sus fiestas, viajes, conciertos, amigos, compras: un resumen puntual y obstinado de sus existencias.

C18web_Inst_02Así, más allá de coleccionar el mundo y hacer un registro sucesivo del tiempo, lo que Instagram ofrece es volvernos biógrafos de nuestro detenimiento. Narrar visualmente lo que contemplamos: construir escenarios que entrecrucen cotidianidades. En medio de circunstancias culturales caracterizadas por el exceso y la sobreproducción, detenerse resulta alentador.

Como menciona Elkin Rubiano, profesor de la Universidad de Bogotá, al hacer y subir una foto a Instagram intentamos “monumentalizar lo insignificante”. Quizá ahora seamos más conscientes de lo que nos rodea porque podemos capturarlo, editarlo, compartirlo y almacenarlo. La posibilidad de convertirnos en fotógrafos de tiempo completo nos hace revalorar lo abandonado, lo olvidado y lo que está atrapado en la rutina.

C18web_Inst_03Comenzar con retratar la genérica taza de café, los incansables atardeceres o la jacaranda floreciendo, para llegar a construir escenarios más complejos: la armonía que generan las sombras de los árboles reflejadas en el asfalto en ciertas horas del día; los juegos geométricos de los cables de luz; los ensambles de color y textura que se pueden hacer al acercarse un poco a las fachadas de los edificios; la desolación que provocan las piernas de algún desconocido; o, con agudas composiciones, ordenar cualquier elemento que se repita a nuestro alrededor: automóviles, nubes, latas en los pasillos del supermercado. La infinitud capaz de ser reconocida. Hacer de los rincones de nuestra cotidianidad monumentos donde otros no solamente pueden encontrarse, sino que pueden habitar.

José María Yazpik

José María Yazpik compartió con Cream algunas fotografías que para él representan la libertad.

C17_JMYDedicarte a lo que quieres.

Viajar libremente a donde quieras.

Dedicarle el tiempo que quieras a la gente que amas.

Dormir como y cuando quieras.

Ser dueño de tu tiempo.

Ana Hop

La libertad, para mí, está solo en el pensamiento. Fuera de él, estamos atados a mil otras cosas más, sobre las que podemos decidir, sin que por ello seamos completamente libres.

Estos retratos e imágenes representan sueños, lugares, tranquilidad. Es así como planteo la idea de libertad, con base en pensamientos.

2.2 2 3anahop.tumblr.com