Springfield, un corazón millennial

La marca nació en España en la década de los ochenta y el modelo que representa tiene mucho que ver con los valores actuales que cualquier joven busca. Con ideales como el espíritu libre, urbano y casual, Springfield tiene presencia global.  Son lideres en la industria de la moda y sus tiendas se pueden encontrar en más de 80 países. 

México es el punto de lanzamiento para sus primeras aperturas en América Latina y en Guadalajara ya existen 3 sucursales: Galerías, Midtown y la más reciente Galerías Santa Anita.

Espíritu libre y versátil.

Una de las razones para que Springfield sea líder dentro de la industria de la moda es que su estética e inspiraciones están basadas en conceptos contemporáneos que permite que sus consumidores encuentren lo que necesitan para llevar un estilo de vida actual y urbano. Su estética de inspiración americana hace que sus diseños siempre luzcan actuales y relajados. 

Con colecciones dinámicas y que reflejan el corazón de la marca en cada una de sus prendas, Springfield busca dar en el centro de la vida joven y dinámica de las grandes ciudades. 

Zero Gravity: 

¿Buscas sentirte cómodo todo el tiempo con tus jeans favoritos? Zero Gravity es la línea de jeans y prendas de mezclilla que te pueden llevar de la oficina a practicar hiking por la tarde sin necesidad de modificar tu vestuario. La forma en que estas prendas se adaptan a tu cuerpo te permite total libertad y ligereza de tus movimientos.

Keep It Warm: 

Para las épocas invernales y de aventura en entornos fríos las prendas Keep It Warm son ideales. Con características técnicas que se adaptan a climas difíciles, esta línea fue diseñada con tecnología funcional y cómoda. El uso de fibra Dupont es una de sus principales cualidades. Esta fibra no permite que la humedad entre a la prenda pero deja salir el sudor para mantener la temperatura corporal estable sin importar las condiciones externas del ambiente.

Reconsider: 

Parte de la filosofía de Springfield es la ecología. La materia prima con la que se diseña esta línea es totalmente ecológica y orgánica. El uso de técnicas convencionales es sustituido por tecnología innovadora que permite el ahorro de agua y evita productos químicos. Los jeans deslavados de está líneas son el mejor ejemplo, el efecto deslavado se hace con laser, ayudando a la conservación del medio ambiente. Su símbolo distintivo es el arbolito bordado en cada prenda de esta línea. 

Otras piezas claves. 

Springfield siempre está buscando la manera de innovar, es por eso que la búsqueda constante de colaboradores es crucial para sus t-shirts, una de las más emblemáticas de la marca esta representada por National Geographic. Este tipo de colaboraciones recauda una cantidad por cada pieza vendida y es donada en España para apoyar proyectos ecológicos. Cada ambientalista invitado propone un diseño relacionado con su trabajo y es así como la marca se posiciona como una de las que más se apoyan acciones eco en el mundo. 

Las t-shirts femeninas también cuentan con colaboraciones de mujeres que representan los ideales de la marca y que cada 6 meses se renuevan. 

Springfield también tiene una línea de perfumes masculinos y lo de esta temporada es la nostalgia. En esta ocasión se desarrollaron las fragancias Rewind y Play Again que prometen un agradable viaje a los recuerdos y a las vivencias que quedaron en el pasado.

Springfield es una marca fácil de llevar, casual y de alta tecnología.  Sus pilares de estilo representan una forma de vida joven, activa y multitask. Vivir al máximo y sin limitaciones es algo a lo que esta marca se adapta sin problemas. Así que ya sabes, si tu espíritu es libre, entonces Springfield es para ti. 

Bu Cuarón

Por Tessa Ia

Para un tigrillo, seguir las huellas de su padre no significa seguir el mismo camino; significa, dentro de las mismas, encontrar su propia grandeza reflejada. Sin dejar de caer en la inevitable pregunta acerca de su linaje, hoy y para siempre, me encuentro genuinamente intrigada por la génesis de los sueños de Bu. Le vi hace tiempo algún video en YouTube y terminé con más preguntas que respuestas. Redacto esas preguntas aquí y, si no terminan por satisfacer del todo la curiosidad, es porque se percibe infinitud dentro de ella. Hija de uno de los directores contemporáneos mexicanos más reconocidos internacionalmente, Alfonso Cuarón, Tessa Bu Cuarón, aparte de compartir nombre conmigo, tiene un universo entero dentro de ella, con el que, con suerte y a su tiempo, nos deleitará. Apréndanse su nombre.

Edad, color favorito y signo zodiacal:
Dieciséis. El color es difícil y depende, pero me gustan mucho amarillo, azul, rojo. Soy capricornio. 

¿Qué te inspira? 
Ver gente productiva, feliz y apasionada. Me gusta estar con gente apasionada incluso si es apasionada de algo que a mí no me interesa, porque me encanta platicar y vincular sobre argumentos de pasión, cultura y arte. Si estoy con gente musical, siempre siento una conexión diferente y me puedo relacionar con esa persona en otro nivel.

¿Cómo es tu proceso creativo? 
Mi teléfono está lleno de más de cuatrocientos audios vocales de mí en que zumbo y canto melodías, letras y acordes que vienen a mi cabeza en los peores momentos. A veces, si estoy con gente, voy al baño solo para grabar un sonido que me gusta porque no quiero olvidarlo, para que cuando llegue a casa pueda escuchar la melodía, tocar los acordes y comenzar a escribir.

¿Cómo descubriste tu interés por la música?
No diría que descubrí mi interés por la música porque siempre me ha gustado, y crecer en una familia realmente artística me ayudó a desarrollar mi gusto y estilo. Conseguí un iPod cuando tenía cinco años y estaba obsesionado con todos los diferentes tipos de música y sabía todas las canciones de los Beatles de memoria.

¿Un recuerdo bonito? 
El otro día cantando y bailando Eminem con mi hermano Olmo. Sabemos todas las palabras de memoria. 

Según tú, ¿a qué venimos al mundo?
“Aunque estamos mal hechos no estamos terminados; y es la aventura de cambiar y de cambiarnos la que hace que valga la pena este parpadeo en la historia del universo, este fugaz calorcito entre los seres que somos nosotros.” Eduardo Galeano

¿Qué artistas te inspiran?
La primera tiene que ser seguramente Rosalía. El poder que transmite en su música y especialmente en sus conciertos es único. Jessie Reyez también me encanta y sus letras son muy fuertes. James Blake me inspira muchísimo y su producción es increíble.

¿Cómo defines a tu padre? 
Lo defino como un padre. Es un padre normal que me cuida y me quiere como tiene que hacer. Me hacen mucho esta pregunta: “¿Cómo es tener un padre famoso?” Y nunca sé qué decir porque no lo veo como tal.

¿Qué preferirías, tener un estudio en la luna o en el fondo del mar?
En el fondo del mar.

Una palabra fonéticamente placentera:
Pantufla.

¿Dónde podemos escuchar tu música?
¡Se puede escuchar en todas las plataformas! Hasta ahora ha salido solamente una canción, “Psycho”, que fue para el álbum, inspirada en Roma, ¡pero pronto sacaré otras! ¡Ya las tengo listas!

Fotografía / Camila Urrea (@camilaurreaa)

Gael García Bernal

Por Darío Yazbek Bernal

No fue tarea fácil entrevistar a mi hermano. Siempre es complicado, porque hay demasiadas cosas que ya sé, y una cantidad interminable de preguntas. Pero pocas personas hay a quienes adore más en esta vida. Siempre me ha gustado escucharlo, y es por esto que acepté la invitación: para poder compartir esta plática con todos. Así que se puede decir que una parte de la entrevista es mía también, y espero no se vuelva demasiado local. 

A mi hermano lo conocí cuando nací, pues me lleva doce años exactos. Además de todo, nacimos el mismo día, con el mismo signo chino, y el mismo ascendente. Nunca he entendido bien el zodiaco pero me impresiona más el tino que tuvo mi mamá que otra cosa. Junto con mi hermana, crecimos los tres, dentro del revoltijo que es tener una mamá actriz y las claras diferencias de edades. Sin embargo, siempre tuvimos discusiones profundas, al principio propiciadas por él, que me recogía en la escuela e inspirado por sus clases de filosofía me planteaba problemas metafísicos mientras estábamos atrapados en el tráfico. Yo tomaba de mi agua de limón que se calentaba con el sol, mientras intentaba hacer sentido lógico a algo que me desesperaba, al no encontrar respuestas. Él se reía y profundizaba mientras yo le cambiaba el tema para platicar de futbol o para contarle chistes que improvisaba en ese momento. Creo que mis chistes eran pésimos, ya que siempre regresábamos a la filosofía. 

Pasó el tiempo y yo seguía intentando entrar en esas discusiones, hasta que lo logré (o al menos eso creo), y ya le puedo recomendar cantidad de libros y autores. Esta entrevista es una de esas conversaciones, donde el hilo conductor es el amor incondicional entre hermanos y el entusiasmo de entender las cosas, sin saber siquiera si se logró el cometido. 

Empieza con un proyecto que vi crecer en sus manos: Chicuarotes. Fue un proceso realmente orgánico, y no me refiero a que tuvo libre pastoreo, sino que le exigió a mi hermano su total devoción y cariño. Hacer una película es un proceso doloroso, que consume a los que se involucran con ella. Hay que aplaudir el hecho de que se concrete. Pero hacerla bien, escuchar el proyecto, y plasmar las ideas en algo visual y entretenido, es un hito de héroes. No lo digo porque sea mi hermano ni mucho menos, pero el producto final de la película es impresionante, por la generosidad de la historia, y por lo desgarradores que pueden ser unos minutos de histeria. Al hablar de ella podemos hablar de la condición humana, o de la situación del país, y hasta de las relaciones amorosas adolescentes. Al hablar de Chicuarotes hablamos de la vida, y espero así se transmitan las preguntas: aludiendo a nuestras conversaciones mientras nos entreteníamos en el tráfico en un carro sin radio, ya que siendo el DF en los noventa, algunos Cagaleras siempre te robaban el radio. 

Dentro del alma del proyecto y la parte que obviamente es manufactura, ¿dónde consideras que existe lo tuyo? ¿Dónde empieza Gael y dónde empieza Chicuarotes?

De alguna manera existe, es lugar común que delata que una película te desnuda completamente. O sea que hay tanto tiempo y tanto amor para acompañarlo, sostenerlo, llevarlo a cabo, convocar a todo mundo, creer en el proyecto, que pase algo que ojalá trascienda, creer que ahí va a haber un lugar en donde experimentar y que toda la experiencia va a ser fantástica… Como que toda la ilusión y la convicción del proyecto viene de un profundo amor que te delata, habla de quien eres. Veo la película y puedo apreciar un sentido del humor que es muy parecido al mío. Obviamente todas las decisiones las tomamos los colaboradores y yo, pero veo que es algo construido de parte mía, me veo muy ahí. Y, en una forma psicoanalítica y más aventurada, diría que también la película va un poco de la mano de un sentimiento, que ahora ya es otra cosa, pero alguna vez experimenté, que es la desesperanza. Ahora la vivo de otra forma, pero la desesperanza juvenil es algo que me pasó y de alguna manera siento que está retratada en Chicuarotes, con todo y que los personajes son increíblemente lejanos a mí. Con todo y que el Cagaleras creció en un entorno completamente desprovisto de amor y yo no. Yo crecí en un entorno muy amoroso y cálido. Yo veía otras posibilidades, siempre me causó misterio, incluso mucha impresión y pánico, el hecho de que hay gente que no puede ver más allá, por haber crecido en un lugar completamente violento.

Y la falta de horizonte, ¿no? De un futuro, de algo.

Sí, exacto, y no tiene nada que ver con el lugar. No es cuestión de un lugar, es cuestión natural del haber familiar, del cariño, del crecer con confianza. Alguien que me conozca bien puede ver ese puntito extra que yo no veo al estar tan dentro de mí. Puede encontrarle a la película algunas similitudes conmigo, en forma muy directa y muy relacionada con los proyectos en los que he participado como actor o los proyectos que he dirigido, está todo ahí revuelto.

Hablas mucho de la esperanza, porque conociéndote, obviamente, yo sé que tú ves mucho la esperanza y la parte buena y cómo se puede mejorar. ¿Dónde crees que está eso en la película? ¿Dónde crees que se plasma la luz, el cambio o alguna especie de futuro que tenga un buen augurio?

La esperanza es difícil de articular en palabras, lo que uno vive como esperanza. Uno puede sublimarla en lo cotidiano, pero siento que no se puede tocar, porque al intentar disectarla me doy contra pared, me empiezo a contradecir y empiezo a ver los grises y cómo en realidad esa esperanza que veo es una construcción del día a día para seguir adelante. No necesariamente es en blanco y negro la cosa. No podría asegurar que todo está bien, la desesperanza la vivo ahora de una forma, habiendo cumplido 40, jaja. Sigue siendo muy esperanzador lo cotidiano. En la película lo que me interesaba, y creo que por ahí va la función fantástica del cine o de la expresión artística, sea la que sea, es que puedes explorar la esperanza que existe empíricamente, aunque no la comprendas del todo. En la película siento que Sugheili es ese misterio y esa luz que guarda una esperanza. Ella la habita, es un misterio y es lo interesante de la película. Te hace cuestionarte qué pasa con esa fortaleza y ese seguir adelante. El arco dramático evolutivo de la Tonchi, enfocándonos en las mujeres, que de alguna manera son las que cargan ese peso de la esperanza en la película, ese lo entendemos más. Ella entiende algo y toma acción al respecto. La hermana también está buscando cómo sobrevivir de la misma forma que el Cagalera, pero le toca cargar con el muerto, literalmente. Sugheili en cambio guarda un misterio y sobrevive con ese misterio. Otra luz que hay ahí es el Moloteco, en cuestión de cómo aborda la fraternidad, él avanza desde ahí. Son espacios, indicios de que otra forma es posible. Y el hecho de que exista otra forma ya es una posibilidad que hace que exista esperanza de alguna manera. Hay varios indicios en la película que van por ahí. El accidente que había que provocar era evidenciar ese misterio, y simplemente señalarlo ya es suficiente.

¿Cuál es tu relación con la película terminada después de un proceso tan largo?, ¿cómo te sientes con ella?

Es extraño. El entendido sería que ya, a lo que sigue. Acabo la película y ya quedó caduco ese instante que fuimos. Lo que ha pasado es transversalmente opuesto, me ha interesado muchísimo más la película, los temas que aborda, el trabajo de todos, lo admiro muchísimo. Y le descubro capas a la película. Por ejemplo, la lectura del western es una que no había cachado y ahora veo. Hay un encuentro mitológico entre el padre y el Cagalera. De alguna manera he descubierto cómo la película pertenece mucho a la tesitura existencialista del cine de los 70, donde el héroe te traiciona, y eso es una majadería. Reflexiono mucho en torno al estado del cine y de la narrativa actual, la industria en la época de la posverdad. El número impresionante de opiniones y de información que podemos adquirir y con la que podemos interactuar todos los días, nos ha hecho simplificar nuestra narrativa. Temas específicos como la violencia en México. Hablamos tanto de ello y buscamos tanto y se aparece todos los días. Interactuamos tanto con ella que de alguna manera ya nuestra visión ante eso es un poco simplista, ya sabemos que tiene que parar. Eso nos ha hecho acotar un poco los ejes desde donde podemos hablar de ello. Porque cuando empezamos a ahondar en los grises, ¡hijo!, es una labor cansada y desesperanzadora. Si te asomas un poco al agujero, te das cuenta de que estamos muy adentro.

¿Qué rol crees que toma Chicuarotes en esa discusión de buscarle un sentido a lo que son muchas verdades que en realidad no son verdades?

Ahí es donde creo que la película, por describirlo de una manera un tanto perezosa, cumple con una función muy cinematográfica que te hace ver tres segundos, cinco segundos. Te hace echar un vistazo a algo que ya sabes, para que realmente digas a ver ¡espérate! Es algo que viene sucediendo, con lo que me relaciono, pero por qué carajos me tengo que enfrentar de esta forma a ello. Chicuarotes hace que evolucione esa perspectiva. Por un lado, podemos semánticamente manejar mucho razonamiento en torno a la violencia, la inseguridad, pero siento que la narrativa de salida o la solución se emplea de una forma tangencial, casi poética. Hay un libro nuevo de Srećko Horvat, un escritor croata, Poesía del futuro, que retoma lo que siempre se ha dicho: cómo la poesía de alguna manera te ayuda a llegar antes, la poesía anticipa. La poesía como objetivo artístico de cualquier área. Siento que la película abona a ese terreno fértil donde pueden crecer nuevas poesías, en torno a esos temas. Cumple con ese cometido, ese accidente que queremos generar. Me siento muy orgulloso de la película a la distancia. Me siento muy feliz y extrañamente esto te lo confieso a ti. Digo, cualquiera lo puede leer, pero no me he sentido nervioso en ningún momento con la película, al contrario, me he sentido feliz.

Te dejaste llevar por el tobogán, un poco como el espíritu de la película, ¿no?

¡Exacto! Y otra cosa que veo de la película es que hay también una natural inocencia que surge cuando hay jóvenes en cámara. Es una historia juvenil, tiene una inocencia muy bonita. Entrañable, no solo me remite al cine de los 70 en el sentido del antihéroe, sino que también me remite al cine de la pérdida de la inocencia, en un mundo actual, donde das un paso en falso hacia una narrativa plausible, como secuestrar a alguien. Es una posibilidad, ¿no?, para el Cagalera, y te enfrentas a lo peor de lo peor, lo peor de ti mismo, de la humanidad, de todo. Siento que la película genera lo que Bertolt Brecht proponía antes de mostrar sus obras de teatro: venimos con un problema para que ustedes se hagan cargo. 

La película en ese sentido presenta el problema y lo desmenuza de buena forma. Sí hay similitudes con el western, que encuentras en el espacio, que en este caso es San Gregorio, una periferia que circunda las sociedades desarrolladas, por así decirlo… creo que en el western pasa lo mismo: son estos espacios que no se ubican en un lugar muy definido. El desierto tiene este rollo espiritual y San Gregorio también lo tiene, de forma que se puede exponer este tipo de problemas, salirte del centro para verlo desde afuera. Esto me lleva un poco a la siguiente pregunta. 

Hablando de nuestro amigo Alain Badiou, él en una entrevista habla del tema del medio ambiente, de cómo se tiene que desarrollar una revolución tradicionalista. La búsqueda de un cambio que preserve. En este caso Chicuarotes habla de cómo se preservan las cosas para la supervivencia. Sin embargo, tiene que haber un cambio en cómo vemos eso. Obviamente tiene que ver con el aspecto familiar del Cagalera y también del medio ambiente y del espacio que es San Gregorio. ¿Cómo consideras tú que se podría dar una lectura de esto, o ser parte de un cambio de este tipo?

¡Ay, cabrón! Es la gran controversia de este momento en torno a encarar la emergencia climática. Está la división muy clara entre los que piensan que somos demasiados y ya es insostenible y cómo corresponde eso a todas las áreas, la conservación, si hacerse más pequeños es la solución. O la del otro lado, que es una versión más optimista y proactiva, que es la de, bueno, la ciencia nos va a salvar ¿no? Le vamos a encontrar la vuelta con nuevas tecnologías. San Gregorio es un paraje extraño que sufre las calamidades de humanos decidiendo establecerse en un lugar que está ganado al agua y que de alguna manera está directamente en el caudal de las aguas de la Ciudad de México. Esa ha sido su eterna controversia. A mí me parece que en la película ellos se están queriendo salir de un lugar que podría ser el paraíso, que podría ser uno de los lugares más bonitos de la tierra. El clima es perfecto, crecen las plantas muy bien. Hay mucha fauna, el agua puede correr. Las condiciones están dadas para una sustentabilidad, con un número determinado de personas, obviamente. El uso de las chinampas ha sido ancestral, rinde frutos literalmente y compagina muy bien con el medio ambiente, con las nuevas tecnologías que seguramente han aportado muchísimas ventajas para el desarrollo de la vida ahí. Siento que es una especie de cuña que la película otorga ante este tema, pero justo ahí es donde también despega ese encuentro de soluciones a la vez que evidencia una emergencia que, en términos conservadores, puede ser alguien que quiere conservar un lugar y también alguien que quiere conservar una narrativa jodida y despótica.

Es una revolución tradicionalista: conservemos las cosas que se tienen que conservar para sobrevivir, pero el problema es justo eso. ¿Cómo hacer un cambio positivo hacia eso? Un cambio hacia el conservadurismo ambiental. ¿Cómo encontramos las cosas que sí pueden ser verdad y además signifiquen un cambio constructivo de conservación?

Los medioambientalistas importantes han señalado mucho eso, cómo los negacionistas, por ejemplo, son conservadores. Es muy raro porque está atorado el lenguaje, ya no da para más.

El problema es que los conceptos de conservador y liberal ya no dan para la situación. En el mundo del Cagalera y el Moloteco todo se está cayendo, está en ruinas y se viene el terremoto, y todo mal. Sí hay un sentimiento en la película de que todo se está yendo a la chingada, de que hay una decadencia que terminará con una aniquilación total de la especie. Hay un tren de pensamiento de eso, de que no hay remedio. ¿En dónde ves tú como persona que esa aniquilación se puede revertir? ¿En dónde están los polos que podemos revertir? ¿En dónde podemos encontrar una narrativa distinta para cambiar ese sentimiento de que todo se está cayendo?

Esa es la desesperanza. Es muy difícil, muy complicado, porque hablar de forma abstracta es una cosa, pero siento que el Cagalera es el arquetipo de personaje que está caminando al borde del abismo de los monstruos y parece que la película es el momento en donde lo jalan y se lo llevan consigo. Hay un punto en donde él pudo haber tomado otras decisiones, pero no. Ahí es donde siento que es muy doloroso ver a alguien que parece ser insalvable, ¿no? Él, al tomar esta decisión terrible, casi al final de la película, al hacer eso con su novia y dejar que la lastimen para salvarse, ahí ya no hay vuelta atrás. Tendrá que luchar contra esos demonios que él mismo creó. Y es muy difícil, desde afuera, sacar a alguien de ahí.

¿Tendrá redención de alguna forma?

Quiero creer que sí y casi casi me niego a decir que no. Hay que lucharle y hacer el intento, pero está muy difícil, muy muy complicado. Lo que podemos hacer es crear toda esa red de contención y explorar la libertad para inspirar a otras personas a tomar esa libertad y responsabilidad que conlleva. ¡Vivir está cabrón!

¿Hablas de tomar la libertad nosotros para abrir el panorama de libertad a otros?

¡Exactamente! Sí, lo retomo de este lado más poético. Carlos Fuentes lo mencionaba una vez que estábamos hablando mucho de noticias, de lo que estaba sucediendo en el país y en el mundo entero. Hablábamos y empezamos a meternos en un callejón sin salida, y de repente dijimos: ¡ay, cabrón!, todo se va a ir a la chingada, el panorama se ve durísimo. ¡Qué difícil que no se puede llegar a solucionar todo! ¡Qué difícil que, por más red de apoyo, instituciones, si un niño crece en un entorno completamente violento, sea en México o en las sociedades más avanzadas, es un desastre! Mucha gente sobrevive a eso y obviamente entre mejores condiciones tengas, hay más posibilidades de sobrevivir a ese desamor, pero hay gente que no. Por eso Carlos Fuentes decía que hay que escribir más libros, hay que hacer más películas y más expresiones artísticas, las que sean, para instigar a que otras personas agarren esa libertad y puedan cambiar su entorno, su vida, y puedan ejercer esa libertad. Esa es una invitación desde la más pura libertad, casi anarquista. La poesía te la oportunidad de vivir varias vidas dentro de una vida. Obviamente la sociedad le teme a eso, pero pues es en donde está la salida.

¿Qué consideras tú como un momento cinematográfico? ¿Qué hace un momento de cine?

En el cine yo lo vivo como si de repente sucediera todo detrás de mí y en el momento en que me doy cuenta, de forma incauta e inocente, y digo wow, volteo, y me doy cuenta de que ya estaba construido. Como si la noción inconsciente de un momento de cine me llegara a destiempo. Sucede antes, y mucho después me doy cuenta.

¿Cuál era tu miedo más grande como director siendo actor?

Había un miedo puntual. A diferencia de muchas películas, esta era una película que necesitaba un gran actor para hacer el Cagalera. Es el eje de la película, alguien que fuese un personaje fascinante. Era un miedo que se terminó en el momento en que conocí a Benny. Dije: ya, aquí hay un gran mediocampista y es de los mejores mediocampistas con los que me ha tocado jugar, jaja. 

¿Cómo crees que la dirección te haya cambiado en tu parte de actor?

En una forma traicionera a veces. Por un lado, la primera vez que descubrí la dirección me di cuenta de muchísimas cosas como actor. Me di cuenta de que en realidad como actor no controlas nada. Y que todo es una especie de Frankenstein medio extraño, pero por otro lado me relajé más gracias a la dirección. En la actuación me enfoco solamente en la actuación. Cuando estoy actuando me enfoco en el personaje, me enfoco en disfrutar esto. Dirigir me ha hecho disfrutar muchísimo más actuar, pero ha hecho más complicado el hecho de que de repente, si hay una situación o dificultad en el set y los directores no están pudiendo dirigir, me frustro mucho porque dirigir es una cosa muy cercana a manejar un equipo, un caballo, son detalles que no se pueden escapar. Es mucho de instinto, tienes que dejar volar, es un tema muy complicado, por eso no todo mundo puede hacerlo o no todo mundo lo hace bien. Es cabrón dirigir y me ha ayudado mucho como actor.

¿Te pudo haber quitado un poco de esa ingenuidad virtuosa, pero también te dio un poco de calma para enfocarte?

Sí, había algo en la ingenuidad virtuosa: me sentía que yo controlaba todo, pero me di cuenta de que no.

Hay una idea que me gusta bastante, y es que todo mundo tiene el potencial de ser artista. ¿Tú crees eso o se nace con eso? 

Pues esto del arte puede venir de cualquier lado, me encanta eso. No cualquiera sino más bien de cualquier lado. Hay gente que manifiesta su vida a través de la estética y se vale de la estética como forma de interactuar con el mundo. Desde cómo hablas hasta cómo caminas. Hay gente que tiene más conexión con ese talante, con ese lado que puede venir de cualquier lugar. No sé a qué obedece, no tengo idea. Hay gente que nunca tuvo ningún acercamiento artístico y de alguna forma su arte se manifiesta de otra forma, muy constante y muy fuerte, muy potente y hace a la persona. Definitivamente creo que hay que crear las condiciones para que esto se dé, pero no te podría decir de dónde viene. Siento que no he leído, sentido ni escuchado nada que me haga tener la afirmación así tan clara. Quizá voy a sonar muy hippie, pero tal vez viene desde el amor.

¿O de la libertad?

Exactamente. ¿Qué no son lo mismo? 

Bueno, una última pregunta: ¿Qué futuro le deparas a la Selección Mexicana con el nuevo entrenador?

La verdad, un gran gran futuro, porque hay jóvenes que están jugando impresionante. Siento que tenemos un gran camino por delante. 

¿Ahí está la esperanza?

Sí, es que además está hecha de pura esperanza, jaja, vienen cosas interesantes. Va a estar bueno y nos puede dar buenas sorpresas. 

Fotografía / Ricardo Ramos

Realización y estilismo / Fernanda Aragonés

Asistencia de estilismo / Álvaro Valadez

Maquillaje / Zulema Ramirez

Locación / Hotel Demetria


Cream 34 / Nuevo talento

Nuestra edición 34 celebra el talento que llega. La grata sorpresa que viene tras el hallazgo de voces, ideas y proyectos que emergen constantemente para cuestionar, transformar o enriquecer su industria y el entorno. El increíble vértigo que provoca descubrirnos en un mar tan repleto de manos auténticas, brillantes y creativas.

Cuatro nombres que, aunque jóvenes, han sabido tomar un espacio sólido en el cine, el teatro o la danza; múltiples lentes que retratan nuestra contemporaneidad en su sentido más diverso, personal y complejo; tres artistas que, desde sus preguntas, trazan nuevas formas en la escena plástica de Guadalajara; espacios que aportan al nuevo carácter de nuestro país; nuevos genios de la cocina, diseñadores e iniciativas que nos devuelven las ganas de creer en el presente. Un nutrido ensamble de luces que, en tiempos recientes, han tomado su sitio en el horizonte creativo de México.

De nueva cuenta, estas páginas son un registro de lo mucho que disfrutamos descubrir y atesorar el talento. Seguimos trabajando con la misma pasión que nos acompaña en cada número. El mejor motor serán siempre las miradas ávidas, críticas y sensibles de todo aquel que se detiene y contempla junto con nosotros.

Sigamos leyendo.

Jorge Medina, Jocely Alatorre, Ashley Frangie

Las manos crean cosas únicas / Tequila Don Julio celebra el talento de México

C30_DonJulio_201“Para Tequila Don Julio es muy importante apoyar a aquellos diseñadores que rescatan los procesos artesanales y locales, que con su trabajo retoman técnicas y materiales típicos del país y la elaboración de un tequila cien por ciento artesanal.”

Luis Miguel Moreno, embajador de Tequila Don Julio

Desde el principio de su historia, Don Julio ha estado comprometido con la esencia del tequila, con el campo y el campesino. Esta marca producida por manos mexicanas inspira, celebra y promueve el orgullo del México contemporáneo. Como parte de esta convicción, Don Julio brinda su apoyo a esos mexicanos que redefinen sus industrias a nivel global y que ponen muy en alto el nombre de nuestro país.

Uno de los objetivos principales de la marca es rescatar los procesos de elaboración puramente artesanal y local. En una celebración de las personas, los artistas y los despachos que con su trabajo retoman técnicas y materiales típicos del país, Don Julio se ha unido a diversas plataformas de diseño, para apoyar a aquellos diseñadores que basan su propuesta en procesos artesanales y locales.

C30_DonJulio_DW_03Design Week México

En esta edición de DWM, Tequila Don Julio colaboró con FOAM, despacho de diseño cien por ciento mexicano, en la creación de una pieza exclusiva para la marca de tequila. El resultado se presentó en diferentes actividades durante la semana del diseño. Los invitados tuvieron la oportunidad de colaborar en la concepción de esta obra, cuya intención era culminar en una instalación única, creada por las manos de los diferentes asistentes mexicanos.

C30_DonJulio_DW_05Los jardines del Museo Tamayo fueron la sede del Proyecto Tamayo dwm, donde se presentó la pieza Don Julio, junto con una instalación temporal del reconocido arquitecto alemán Nikolaus Hirsch. La instalación se convirtió en un elemento social y central del Museo de Arte Contemporáneo y del Bosque de Chapultepec.

C30_DonJulio_DW_02Tequila Don Julio también se sumó a la proyección de Visión y Tradición, proyecto donde importantes diseñadores de Alemania y México retomaron técnicas y procesos artesanales del estado de Jalisco.

Premaco

Tequila Don Julio, en colaboración con la Galería Travesía Cuatro de Guadalajara y con José Noé Suro, director de Cerámica Suro, coleccionista y promotor de arte, presentó Unfolded Paintings. Esta exposición individual de Gonzalo Lebrija, curada por Paulina Ascencio y Geovana Ibarra, ccontó también con la presencia de invitados especiales como Moisés Micha, Viviana Kuri, José Dávila, Calvin Marcus, Jorge Méndez Blake y los miembros del Patronato del Museo de Arte de Arizona. Al concluir la exposición todos los invitados asistieron a la comida más importante de Premaco 2017, organizada por Don Julio en la Fábrica Suro.

C30_DonJulio_Car_04Caravana Americana

Don Julio entra en alianza con Caravana Americana para fomentar y posicionar a los diseñadores emergentes de México, mediante al Premio Don Julio. En esta edición de Caravana participaron diez de los mejores diseñadores en moda, objeto y joyería, seleccionados por Cecilia León de la Barra: 1/8 Takamura, Caralarga, Carla Fernández, Colectivo 1050, Cuchara Diseño, Iker Ortiz, Harriet Morris, Los Patrones + Christian Vivanco, Shelf by Ricardo Casas y Simple by Trista.

C30_DonJulio_105La mesa Skull de Shelf by Ricardo Casas fue la pieza ganadora del Premio Don Julio, elegida a través del voto de los asistentes a la feria. Tequila Don Julio apoyará al ganador con la comercialización de la pieza en las pop-up stores 2017 de Caravana Americana y patrocinará la participación de Shelf en la cuarta edición de esta importante feria del diseño. Así Don Julio se suma al esfuerzo de Caravana por dar visibilidad a los diseñadores emergentes ante nuevos mercados, para contribuir a la profesionalización de productores y diseñadores.

C30_DonJulio_Car_02

El Gran Premio de México

Tequila Don Julio fue la marca-bandera para celebrar el Gran Premio de México, por medio de Circuito de Autor, la fiesta de Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE). El evento automovilístico más esperado del año, así, también reconoce a importantes talentos mexicanos por su relevante trayectoria.

Pedro Friedeberg, Tequila Don Julio y el Gran Premio de México, festejaron y reconocieron a los mexicanos que, por medio de sus carreras, éxitos y estilo de vida artesanal, han logrado dar prestigio a nuestro país. Los mexicanos reconocidos durante este evento fueron Pedro Friedeberg (uno de los artistas surrealistas más importantes en México, creador del escenario del evento), Adrián Fernández (expiloto de la Fórmula), Ximena Sariñana (cantante y compositora) y Pablo Salas (chef de Amaranta).

Tequila Don Julio, fundado en 1942 por don Julio González, se ha caracterizado siempre por salvaguardar los procesos artesanales en la producción del tequila, cuidando desde la manera en que se cultiva el agave, hasta los procesos de cocción, fermentación, destilación y añejamiento. Tequila Don Julio es producido en Atotonilco, poblado que se encuentra en la denominada región Los Altos de Jalisco. En este lugar se dejan madurar los agaves entre seis y ocho años, para después jimar únicamente aquellos que están en su momento exacto de maduración.

José María Yazpik

C27_forro1 C27_forro4Yazpik llegó de muy buen humor a la cita de la entrevista y la sesión de fotos para nuestra edición de aniversario. ¿La razón? Ese día pasaría por su hija al colegio, después de no haberla visto a lo largo de cinco semanas, durante las cuales estuvo rodando en Ensenada. Por lo general no le gusta pasar mucho tiempo alejado de Leonor, que es el nombre de la pequeña, así que estaba impaciente por verla. Me platicó que tenían que hacer juntos la tarea, un proyecto sobre temas culinarios.

Chema está en un muy buen momento y se le nota. Con muchos proyectos en puerta, actualmente se encuentra en Buenos Aires filmando una película con Dolores Fonzi y Constanza Novick… Con Yazpik uno puede platicar como con un buen amigo, cero poses. Esto es algo de lo que me conto.

DSC_1342Estuviste hace poco en Ensenada grabando Everybody Loves Somebody, tu primera comedia romántica en inglés, que se estrena el próximo año. ¿Cómo te fue?

Me gustó muchísimo la experiencia, me encantó trabajar con Catalina, la directora, con Karla Souza y Ben O’Toole, que es el tercio en el triángulo amoroso, y con todo el elenco. Filmar en Baja California me encanta, la verdad me la pasé muy bien, porque aun siendo una película ligera, tenía su complejidad. Fue una muy bonita combinación. La película es bilingüe, Ben hablaba en inglés, Karla, Tiaré y yo switcheábamos, cuando estábamos con los estadounidenses hablábamos en inglés y cuando estábamos solos, en español. La película trata sobre una familia que vive en la frontera, entonces ese pochismo es muy común.

¿Por el momento te interesa la comedia?
Si, me quiero reír.

¿Con tanta tragedia mejor reír?
Exactamente, está rico de repente ser ligerito y pasársela bien. Es lo que quiero de ahora en adelante.

¿Qué personajes interesan por el momento?
Me interesan los personajes nostálgicos, pero dentro de la comedia, como uno que estoy escribiendo con un amigo, no sé si será la edad. Seguramente, pero se me antoja explorar la nostalgia, está muy presente en mi vida. Es una nostalgia bonita.

¿Actuación, dirección o producción?
Las tres cosas. La dirección nunca la he hecho, pero la haré pronto. Producción es lo que menos me gusta, porque es resolver problemas. A los productores les tengo mucho respeto, porque de repente los metemos en unos problemones y siempre están al pie del cañón.

Si ves hacia atrás en tu carrera ¿te arrepientes de algo?
Precisamente aunque a veces he tomado decisiones que por el resultado inmediato parece que fueron malas, a larga se convierten en aciertos, por aprendizajes o porque se abrieron otras puertas que no tenía yo forma de saber que se podían abrir. Entonces todo ha sido positivo.

Si ya no te pudieras dedicar a la actuación por algún motivo ¿qué harías?
Probablemente me dedicaría a la escritura, a escribir guiones. Es lo que he estado haciendo últimamente y me gusta mucho.

¿El guion qué estás haciendo es para película?
Si llevó dos años y medio trabajando en eso, pero no puedo decir nada todavía.

DSC_1346¿Cuál es el papel más divertido que has hecho? ¿Y el más oscuro?
El más divertido en teatro, en Cock. El más oscuro, en cine con El jesuita, esa todavía no se estrena.

¿Qué es lo que más te gustó de trabajar con Diego Luna en Mr. Pig?
Fue increíble. Ir a Guadalajara, estar un par de semanas en Los Altos y trabajar con mi amigo, ver su crecimiento y cómo ha cambiado. Conocer a Maya Rudolph y a Danny Glover. Y hacer una película muy extraña, pero muy bonita.

¿Y qué tal es Maya en la vida real?
Es un amor, súper linda y cariñosa. Y muy chistosa, de repente se avienta unas puntadas muy de Maya, jaja.

¿Te interesa la política? No dedicarte a eso obviamente, pero el tema.
Me gusta por lo que representa, por la negociación.

¿Y qué opinas de Donald Trump, tú siendo de Tijuana? Es un tema que no se puede dejar de tratar.
Sería catastrófico que llegara a la presidencia, pero ya de los gringos puedes esperar cualquier cosa. Si Bush estuvo ocho años en la Casa Blanca… Trump es mucho mucho peor, no creo que vaya a ganar, pero el que sea el candidato republicano es espeluznante.

¿Tu qué opinas de Trump, el personaje?
Siempre me ha parecido detestable, desde los 80 que llegue a vivir a San Diego, no entendí el fenómeno Donald Trump. Aparte se ha vuelto todavía más desagradable con los años. Sigue siendo una figura importante dentro de la cultura gringa. Pero también lo es Kim Kardashian. ¿Qué se puede esperar? De una cultura que se dedica a sacar basura y hacer a gente idiota muy muy famosa, lo que sea. No me sorprende, lo que me sorprende es que el resto del mundo esté tan tranquilito. Los gringos en una de esas sí votan por él. ¿Y el resto del mundo qué va a hacer? No sabemos cuál es su agenda diplomática, su propuesta, su opinión en cuanto a Medio Oriente. Las barbaridades que dice son como de niño de sexto de primaria, con todo respeto a los niños de sexto de primaria. El gobierno mexicano, callado. El único que dijo algo, que también dice puras barbaridades, fue Fox. Y ya se disculpó y quiere conocer a Trump.

Y hablando de México, ¿qué nos dices de Peña Nieto?
Mira, me voy a mantener en el sideline con nuestro “querido” Peña Nieto. No me parece correcto lo que está haciendo, pero tampoco sé si yo podría hacer un mejor trabajo al ser el capitán de un monstruo como lo es México, un lugar tan complejo y tan complicado. No es fácil para nadie.

La corrupción está metida en las entrañas de México. En todos los niveles, desde siempre. ¿Será que está podrido por dentro todo y nunca van a cambiar las cosas? Tendríamos que volver a empezar de nuevo y eso es prácticamente imposible, implica una visión fatalista.
Todo se resume en educación. Nosotros ya estamos perdidos y jodidos, pero si educamos a nuestros hijos para que tengan otro punto de vista y se comporten de otra manera, tal vez en tres generaciones o diez podamos ver un cambio.

DSC_1393Lo malo es que mientras hay gente haciendo esto que mencionas, otros siguen educando a sus hijos con las mismas costumbres nefastas de siempre…
Exactamente, en ese sentido sí soy fatalista. Para unificar ese criterio tendría que haber una reforma total de educación y eso jamás va a suceder. Los que están en el poder es justo lo que no quieren, que el pueblo esté educado.

¿Qué opinas de los millennials?
Si tu referencia es Facebook ¿cómo le haces? Yo me acabo de salir de Facebook porque ya no lo aguanté. Hace dos meses dije “ya no puedo más con esto”. Me deprime tremendamente, estoy perdiendo el tiempo con gente que me manda bendiciones.

¿Crees que la energía se concentra en tonterías?
Sí, es tremendo. Esperemos que haya un cambio dentro de esa generación. Yo todavía leo periódico, soy de otra generación. Las noticias que se leen ahora son nada, seguramente solo se leen los titulares.

Los maestros de las universidades están en crisis porque a sus estudiantes ya no les interesa aprender. Es muy difícil captar su atención y competir con los smartphones.

Una generación que carezca de profundidad será una generación perdida. Las cosas no se pueden quedar así.

¿Sabías que pronto salen al mercado, si no es que ya salieron para cuando se publique esta entrevista, minidrones para tomarte selfies? La evolución del narcisismo.
¿Qué tal los selfies y videos en los que no se ven nada: cara y cielo. No se ve nada más, jaja. Híjole con esos los jóvenes, solo se vuelven más manipulables para nuestros gobernantes. A nosotros nos tocó todavía ser parte de un mundo sin internet. Fuimos la última generación que vivió sin internet y luego el gran cambio. Tardaremos un par de generaciones en darnos cuenta de las cosas positivas y negativas. Mi hija tiene prohibido usar el iPad o el celular cuando estamos juntos o estamos comiendo.

¿Qué haces cuándo no estás trabajando?
Preparar mis proyectos, estar con mi hija. Llevármela de vacaciones a Tepoztlán, que le encanta. Estar con mi familia y mis amigos.

¿De amor vamos a hablar? Ya sabemos que estás muy enamorado de Johanna Murillo.
Sí, estoy enamorado desde hace como año y medio.

DSC_1334¿Te gustaría tener más hijos?
Sí, claro, me gustaría tener un hijo cada dos años, jaja. Es tan hermoso esto de la paternidad que quieres tener uno en cada etapa. Yo veo a la hija de mi hermana que tiene un año y se me antoja.

¿Y tu hija Leonor cómo está?
Me trae loco, ahora me manipula con un cinismo increíble. Me dice: “Oye, papá creo que tengo una idea que te va a gustar muchísimo. ¿Por qué no vamos al parque de juegos y puedes ver muchos perritos que sé que te gustan?” Y me empieza a armar un plan pero en puros lugares de niños, que quiere visitar. Lo que más hacemos es jugar luchas. Le encanta ver películas, vemos muchas películas. Está en la etapa de que empieza a hacer personajes, le gusta disfrazarse. Le voy a tener que hacer su forito en la casa.

¿Te ha visto actuar?
Sí, claro, ha ido al teatro. La he llevado a los foros donde trabajo.

La mayoría de tus películas no son para niños.
La única que he hecho para niños, por ella, es la de los perritos de Disney y le valió tres kilos cuando la vio. Dijo: ¿qué es esto? Se dio la media vuelta y se fue, jaja. Entiende lo que hago, su mamá también es actriz y desde chica ha estado en esto, pero apenas empieza a jugar con eso. El otro día me mandó un video de ella como momia, porque aparte le gusta disfrazarse y jugar el rol. Para Navidad quiere disfrazarse de policía y quiere una patrulla. Creo que empieza una etapa muy divertida. ¡A ella no le puedo decir que no a nada!

¿Cada cuánto tiempo la ves?
Nos turnamos, la típica, una semana y una semana. Pero cuando ella está trabajando o fuera yo me encargo todo el tiempo y viceversa. Tengo una relación muy sana. Ahorita me voy corriendo por ella a la escuela para ayudarla a hacer su tarea de la gastronomía en México. Tenemos una relación padre, en donde de repente puedo caerles un miércoles aunque no me toque. El otro día me dijo que fuéramos a ver una película de Disney, Frozen, yo le dije que en verano la iba a llevar a conocer castillos de verdad, donde vivieron princesas de verdad, a Europa.

DSC_1285Hablemos de Tequila. ¿Por qué decidiste trabajar con Don Julio?
Cuándo me ofrecieron ser embajador de Don Julio, me ofrecieron ser embajador de otras dos tequileras. Escogí Don Julio, porque es el tequila que tomo y que llevo tomando veinte años. Me gusta el blanco y el Don Julio 70, es imposible no tomarlo de lo mucho que me gusta. Las cosas chiquitas, íntimas, son las que me llaman la atención. Me gusta tomar tequila antes de comer y ya te sigues, jaja. Dependiendo de lo que tenga que hacer.

¿Qué significado tiene la amistad para ti?
Tengo mi grupo de amigos desde el kínder, los sigo viendo: amigos que me motivan y me centran cuando me descarrilo. Son una alegría constante. También están mis amigos actores con los que llevo veinte años de amistad.

¿Crees que la fama vuelve desconfiada a la gente, en el sentido de que ya no es tan fácil hacer amigos nuevos, porque ya no se sabe si te buscan por ti o por tu fama? ¿Te ha pasado?
A mí no me pasa, te das cuenta luego luego. Cuando eres el sabor del mes entonces sí se te acerca más gente, pero te das cuenta inmediatamente. Soy cerrado pero tengo mis grupitos, como por ejemplo mis compadres de Tijuana. Estamos en contacto todo el tiempo. Me echan una carrilla tremenda, no dejan de chingarme todo el día. La amistad es una de las cosas más valiosas que tengo.