HOMBRES SUPERSÓNICOS

El 14 de octubre de 1947 Chuck Yeager, piloto de prueba estadounidense, logró lo que hasta ese momento se había considerado imposible: traspasar en una aeronave la barrera del sonido. Sin lugar a dudas trascendió como uno de los grandes momentos de la aviación. Ese mismo día pero 65 años más tarde, es decir, este año, Yeager volvió a hacerlo: a sus 89 años ascendió de nueva cuenta en una aeronave, y volvió a romper la barrera sónica.

El mismo día que Yeager, Felix Baumgartner, un hombre austríaco, dentro del proyecto Red Bull Stratos, ascendió en un globo aerostático en una cápsula presurizada y con un traje similar al utilizado por los astronautas, a una altitud de 120,000 pies (39,045 metros) sobre el desierto de Nuevo México, o dicho de otro modo, a los límites de la atmósfera terrestre. Su intención con este ascenso era abrir su capsula, y realizar un salto base con paracaídas desde esa altura, esperando en su descenso romper con su cuerpo la barrera del sonido.

Indudablemente este recuento de la aventura de Felix suena como un suicidio anunciado, como una aventura predestinada al fracaso, con factores de riesgo incalculables y poca oportunidad de éxito: la velocidad, la fricción atmosférica, las fuerzas gravitacionales y el calor predecían una odisea con un posible final fatal.

La realidad es que tanto Felix como sus patrocinadores tenían 5 años de estudiar y preparar este osado reto, pero además contaban con la experiencia de Joe Kittinger, quien en 1960 había realizado un salto base desde una góndola abierta, desde 102,800 pies (31,341 metros) de altura. Desde mediados de los años cuarenta ha sido estudiado por las fuerzas aéreas como lograr la supervivencia de pilotos que tuviesen que abandonar sus aviones a gran altura. Kittinger logró establecer un importante récord, y además sentó las bases de los viajes al espacio, y del vuelo supersónico de Baumgartner.

Previo al salto, Felix sufrió un problema con su visor, pero logró ejecutar su proeza, una caída libre desde la estratosfera, un acontecimiento sin precedentes.

En la alta atmósfera hay poco oxigeno y lo delgado del aire aceleró a Baumgartner a una increíble velocidad de 1,342 kilómetros por hora, equivalente a Mach 1.2 por encima de la velocidad del sonido. Indudablemente, al iniciar su caída el cuerpo de Felix comenzó a girar de manera incontrolable a gran velocidad, y al encontrarse dentro de un traje presurizado y sin sensación del viento al caer, experimentó serios problemas para lograr estabilizarlo.

Ante la posibilidad de que perdiese el conocimiento, su sistema de paracaídas estaba diseñado para liberarse automáticamente, y siguiendo el modelo desarrollado en tiempos de Kittinger, se liberaron tres paracaídas, los primeros con la intención de estabilizarlo, y el último con la función de frenarlo y asistirlo en regresar sano y salvo a la superficie terrestre. Pese a la impresionante presión y velocidad a la que fue sometido, Baumgarten se mantuvo consciente y tras cuatro minutos y veinte segundos de caída libre, desplegó sus paracaídas, y después de nueve minutos de viaje, regreso a tierra, y pese a tan extenuante descenso, celebró su aterrizaje efusivamente y con plena conciencia de lo sucedido.

Felix y Yeager no sólo rompieron varios records, y han generado nueva información para la ciencia, sino que el 14 de octubre de 2012 será recordado como un gran día para el espíritu humano; un hito histórico que demuestra que el coraje, la curiosidad, la imaginación y la capacidad de nuestra especie puede lograr grandes cosas. Queda claro que siempre es posible superar obstáculos que parecen infranqueables, tanto de resistencia física, como desde el corazón, dejando claro que la juventud es un concepto mental.

Si quieres conocer mas sobre el proyecto visita: http://www.redbullstratos.com/

Síguelo en Twitter: @agusyanez

GUERRAS DE EXPRESIÓN E INFORMACIÓN

La Opinión Pública Internacional surge a través del desarrollo de los medios masivos de comunicación. Sin lugar a dudas, su relevancia y trascendencia se ha afianzado conforme han mejorado las tecnologías que permiten a la población global conocer la realidad de su entorno. Evidentemente, no es lo mismo la comunicación actual, con capacidad instantánea de interacción entre personas, a la realidad del pasado, en donde se dependía de la difusión institucional de la información.

Wikileaks es un sitio que se fundó en el año 2006, cuya función central es develar información sobre las actividades de gobiernos y empresas que se consideren incorrectas. En un principio, su enfoque giraba entorno a los regimenes totalitarios, pero ha iniciado acciones en contra de países supuestamente democráticos:
La divulgación de Wikileaks en el año 2010, de documentos confidenciales sobre acciones de Estados Unidos en torno a Iraq y Afghanistan, generó descontento en la opinión pública por las irregularidades reveladas, y la ira de los poderes de la Unión Americana.

Julian Assange, director y fundador de Wikileaks, se enfrentó inmediatamente después de la divulgación de estos documentos a una persecución internacional que se ha caracterizado por su arbitrariedad. Ésto ha preocupado a luchadores sociales y organizaciones civiles en el mundo, ya que es posible que se afecten las garantías de esta persona por la persecución al estilo «cacería de brujas” que se ha iniciado en su contra.

Toda persona tiene el derecho al debido proceso legal, y a conocer a su acusador y las conductas del que se le acusan. Sin embargo, este caso ha sido atípico, ya que se han demostrado grandes irregularidades en torno a esta persecución: Assange es acusado de haber violado a dos mujeres en Suecia, algo que resulta curioso, ya que según afirman las dos mujeres denunciantes de los delitos, las relaciones fueron consensuales. Sin embargo, tras la filtración de los documentos por Wikileaks relacionados con autoridades de Estados Unidos, Suecia solicitó formalmente la extradición de Assange a las autoridades de Gran Bretaña, en donde se encuentra esta persona. Pese a su interés en cooperar con las autoridades Suecas, y la presentación de múltiples recursos ante los tribunales Británicos, este país autorizó la extradición a Suecia.

Lo anterior es preocupante en razón de lo siguiente: En primer lugar, todo extranjero acusado de delitos en Suecia es retenido en prisión, no hay libertad bajo fianza.
Por otro lado, este país tiene un acuerdo de extradición sumaria con Estados Unidos, lo que implica que de manera muy dinámica podría ser autorizado el traslado.
Sin duda, la agenda secreta de todo este proceso es que Assange sea remitido a Estados Unidos, donde podría enfrentar la pena de muerte por el delito de Espionaje.
Al conocer que ya no había forma de que se detuviera la extradición, Assange se refugió en la embajada de Ecuador en Londres, con el pedimento de Asilo Político. Después de siete semanas de investigación por las autoridades del Ecuador, se otorgó esta protección. Cabe destacar que el artículo 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos garantiza la posibilidad de los individuos de solicitar asilo a los países cuando una persecución criminal atiende a cuestiones políticas y no jurídicas. Este derecho inalienable, garantiza que Gran Bretaña no puede arrestar a Assange mientras se encuentre dentro de la sede diplomática Ecuatoriana. Sin embargo, Gran Bretaña ha amenazado con “asaltar” la sede del Ecuador, sustentando dicha acción en una ley local, que violentaría la inviolabilidad de las sedes diplomáticas conforme a la Convención de Viena sobre Misiones Diplomáticas, de la cual es signatario este país.

Se ha generado un desencuentro diplomático entre los Británicos y el gobierno de Rafael Correa del Ecuador, el cual empieza a generar posicionamientos de diversos países y organizaciones internacionales. Pero la realidad de todo este conflicto se origina en la lucha por garantizar lo contenido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1947, en su artículo 19 el cual establece que toda persona tiene derecho a la libertad de expresión y de acceso a la información. Estos derechos forman parte de las obligaciones adquiridas por las naciones del mundo, las cuales deben atenderse en todo momento en su relación con la ciudadanía de los países y del mundo entero.

Sin duda, veremos en lo sucesivo como surge una guerra en la que se peleará la libertad de expresión y de acceso a la información, con los intereses de los países por controlar a los medios y limitar lo que se divulgue por estos. Lo anterior es preocupante ya que de lograr los gobiernos su objetivo, se estará atentando contra el bienestar colectivo, al crearse una visión limitada y parcializada sobre el acontecer mundial, lo que podrá influenciar a la opinión pública, con serias consecuencias para los pueblos del mundo.

Existen antecedentes peligrosos a este respecto: la Propaganda Nazi durante la década de los treintas, manipuló de tal forma al pueblo alemán, que se permitió el atropello genocida perpetrado por Hitler y los Nazis en Europa. En gran medida, las acciones de las Naciones Unidas mediante las Declaraciones y Tratados de Derechos Humanos, buscaron establecer mecanismos de control sobre los países en su relación con los pueblos, para garantizar que este tipo de abusos por el poder nunca volvieran a suscitarse.

La humanidad en su conjunto tienen derecho a saber que hacen los gobiernos y las grandes empresas. Existe la obligación supra-legal de informar y respetar el Derecho Internacional y los Derechos Humanos, Assange es sólo un mensajero, pero su lucha se ha convertido en el símbolo por la libertad de expresión y de acceso a la información; una labor monumental de enfrentamiento contra los poderosos del mundo. Por tanto, corresponde a la opinión pública exigir el respecto a las garantías y derechos, y a luchar por evitar el ascenso de tiranías y despotismos que atenten contra el bien colectivo.

Twitter: @agusyanez

DEL OCASO AL RENACIMIENTO SOCIAL

El 9 de noviembre del año 1989 marcó un hito histórico: la caída del muro del Berlín. Con ello, se dio por terminada la Guerra Fría entre los países de Europa Occidental y Estados Unidos, confrontados con el bloque Soviético durante décadas. Pero este suceso fue mucho más que la simple caída de un muro; marcó el inicio del declive definitivo del sistema económico del comunismo euroasiático. En Occidente se consideró como el triunfo definitivo del capitalismo como sistema económico, único e insuperable.

El capitalismo se sustenta en la existencia de las clases sociales, perfectamente distinguibles. Por un lado está el capital, que provee de recursos a los proyectos productivos, y por el otro, está la mano de obra que ejecuta dichos proyectos. Dentro de este sistema económico, la ambición y la riqueza han sido indispensables para impulsar el crecimiento de una nación.

Como poder legitimador dentro del capitalismo, se instala la llamada democracia participativa: se otorga a todo ciudadano el derecho al voto, mediante el cual elige representantes, y con ello se validan las acciones tomadas por los entes de gobierno dentro de los países. Se ha considerado este tipo de democracia como la alternativa más funcional de gobernanza, pues una democracia directa en sociedades con millones de habitantes no daría resultados.

Sin embargo, se observa a gran escala, cómo el derecho ciudadano a votar no tiene un impacto determinante en la vida social, ya que en muchas ocasiones se instalan gobiernos que traicionan las convicciones del electorado y, en la mayoría de los casos, fallan los mecanismos de control sobre los representantes sociales. En su lugar se instala el clientelismo de los grandes entes corporativos, quienes mediante donaciones a los políticos, obtienen privilegios y beneficios que los empoderan y los hacen cada vez más ricos.

En respuesta a esta situación, se han formado diversos movimientos globales que reclaman el fin a los privilegios dados a los poderosos, el fin al clientelismo político y una verdadera participación social en la toma de decisiones. Movimientos internacionales como los Indignados y OccupyWallSt han manifestado la inconformidad con el capitalismo y la legitimación que le da el poder electoral como está configurado actualmente. En México, como hicieron en 1968, los estudiantes han iniciado un movimiento para mostrar su inconformidad con este sistema, el movimiento #yosoy132 surgió de manera espontánea para expresar la inconformidad de los jóvenes con un sistema que los tiene olvidados, que no los representa y que los intenta manipular.

Este movimiento en México es innovador, ya que es realmente propositivo, no tiene ataduras políticas y su agenda es básicamente exigir imparcialidad de los medios, candidatos con propuestas reales y elecciones limpias. Un proyecto que es propiedad de los jóvenes, gestado en redes sociales, muy al estilo de los movimientos internacionales que surgieron a partir del año 2010.

Lo importante, más allá del éxito que pueda tener o no este movimiento, es entender lo sustancial: contrario a lo que se afirmó en 1989, el comunismo soviético no murió solo, simplemente murió antes. El capitalismo rapaz que aqueja actualmente a la humanidad es insostenible: no hay suficientes energéticos ni recursos naturales para continuar con el consumismo y la llamada “obsolescencia programada”, medida mediante la cual las empresas determinan que sus productos dejen de funcionar para que el consumidor tenga que volver a comprar otros. Un sistema económico que olvida a las masas y privilegia a unos cuantos, genera desigualdad y resentimiento, y por tanto, está eventualmente condenado a llegar a su fin. Quizá los movimientos sociales que vivimos son una clara señal de que nos encontramos ante la agonía final de este sistema económico y de organización social humana.

La pregunta obligada sería entonces: ¿qué pasará tras la muerte del capitalismo? Es forzoso crear un sistema social que cuide y escuche a todas las personas, garantice los derechos humanos, limite el poder de las empresas y cuide al planeta.

Ojalá que la juventud, en sus exigencias, en su gran capacidad de convocatoria mediante redes sociales, comprenda que la humanidad debe vivir con compasión y responsabilidad para lograr sobrevivir como especie, mantener sano al planeta y forjar nuevas alternativas de organización social justa y funcional: vivir una especie de “renacimiento social” en el siglo XXI.

Twitter: @agusyanez

EL CONSUMO RESPONSABLE COMO FUENTE DE PODER SOCIAL

El término “democracia” tiene su origen etimológico en el griego; demos significa pueblo, mientras que kratos es gobierno. Por tanto, esta forma de organización se refiere al “gobierno del pueblo”. En algún momento en la polis de Atenas, se ejerció una democracia directa, en donde la participación de los ciudadanos guiaba el diario acontecer del gobierno.

Actualmente, en muchos lugares del mundo los pueblos dicen organizarse con gobiernos democráticos. En el mundo contemporáneo encontramos que esta idea se realiza mediante la representación, en donde los ciudadanos sólo ejercen la democracia mediante el voto eventual. Esto, sin duda, limita mucho el poder del individuo en su capacidad de influir en el gobierno.

Sin embargo, sí existe una faceta de la vida moderna en donde la democracia se ejerce de manera directa: el consumo. Cada vez que una persona compra algo, vota por la empresa que produjo ese bien o servicio. Dentro del mercado, los ciudadanos del mundo damos nuestro aval a una empresa y desdeñamos a otras que no satisfacen nuestras necesidades.

Es por ello que resulta de vital importancia generar una cultura de consumo responsable a través de la educación y la transparencia corporativa. Un consumidor entendido, que comprenda el origen y proceso mediante el cual cada empresa fabrica sus productos, estará en posibilidad de elegir un modelo empresarial sobre otro, desde una escala macro. De esta forma se logra que las empresas se tornen responsables, ya que el consumidor tiene el poder de elección de un producto nutricional, ambiental y socialmente responsable sobre aquellos que no lo son.

Es necesario que se desarrolle una cultura en el consumidor que exija a las empresas y los gobiernos transparentar los procesos de todas las industrias. Tal es el caso de los alimentos, fármacos y cosméticos, cuyos procesos de elaboración urgen ser esclarecidos. Es vital saber los procedimientos de manufactura de cada producto y sus contenidos de sustancias químicas y transgénicas, así como contar con etiquetas que proporcionen información detallada sobre cada empresa y sus productos. Mediante estas medidas, se puede forjar una consciencia sobre el consumo local, el consumo sano, sustentable y nutritivo.

Es difícil entender el consumo inteligente como una faceta de la democracia dentro de la economía de mercado y el capitalismo, pero sin duda tiene consecuencias directas en la salud y en la responsabilidad empresarial.

Si quieres más información sobre el tema visita:

www.consumoresponsable.org

Twitter: @agusyanez

EL QUINTO PODER

Internet ha sido llamado “el quinto poder” ya que, al igual que la prensa, esta gran red se ha convertido en un factor clave para la estabilidad y gobernabilidad de los países.  Gracias a él, una persona se puede comunicar instantáneamente con cualquier otra  en el mundo, por lo que la comunicación de las ideas se realiza de manera horizontal, de persona a persona, dejando de lado los medios formales.

Este gran cambio en la forma en cómo se transmite la información ha permitido que movimientos sociales se den a conocer, se organicen, coordinen y que además, puedan compartir imágenes y videos con la población global.  En ningún otro momento de la historia el peso de la opinión pública internacional había sido tan relevante, al tener mayor acceso a la información y contar con los medios para expresarse.

Todo lo anterior, sin embargo, se puede perder en el futuro.

Internet se ha caracterizado, desde su implementación masiva, por ser una plataforma abierta, de dominio público y sin controles estrictos.  Es gobernado por un comité de técnicos en la informática, lo cual desplaza a la política  fuera del ciberespacio.

Sin embargo, la realidad es que los gobiernos de todo el mundo se encuentran en una situación de alerta:  la Primavera árabe, el movimiento de los Indignados, y la red Anonymous, son muestra clara de que cualquier gobierno del mundo puede perder el control de una sociedad, o incluso se teme la pérdida del control del mundo entero.

Los gobiernos justifican la necesidad de regular Internet, escudándose en los derechos de autor, mediante proyectos internacionales como el Anti-Counterfeiting Trade Agreement (ACTA), y en la más reciente batalla en Estados Unidos, en dos proyectos de ley:   Stop Online Piracy Act (SOPA) y Preventing Real Online Threats to Economic Creativity and Theft of Intellectual Property Act (PIPA), o incluso la iniciativa Döring en México.

Pero aún más preocupante es la actitud que diversas naciones ya han tomado frente a Internet: países como Rusia e India quieren dotar de poderes de regulación sobre esta red a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), una organización de las Naciones Unidas.

Lo anterior es una verdadera afronta al espacio público, que siempre ha sido la red mundial.  Dotar a la ITU con la capacidad de establecer reglas y condiciones al uso de Internet, derivará sin lugar a dudas en un Internet con impuestos y un alto grado de censura.

El argumento de los derechos de autor es absurdo: cuando en 1982 apareció el videocasete, la Asociación Americana del Cine (MPAA) lanzó un comunicado de prensa advirtiendo sobre el fin de la industria que sucumbiría ante este nueva amenaza.  Los esfuerzos desde entonces por controlar a cabalidad la piratería, han llevado siempre mensajes fatalistas, de destrucción de industrias, de pérdida de innovación y de la creatividad.  Pese a todo lo anterior, las industrias del cine, televisión, discográficas y de obras literarias siguen existiendo.

Los esfuerzos gubernamentales por adquirir la capacidad de controlar Internet no tratan por tanto, de proteger derechos, sino de suprimirlos.  Intentan controlar la información, y buscan forzar a las grandes masas a obtener sus noticias de medios oficiales, y no desde las redes.

La batalla se gesta ya y, a pesar de que los ataques sean virtuales, los efectos de esta guerra (World War Web), se sienten en el mundo real: como reacción a la clausura del sitio de descarga Megaupload por el FBI en Estados Unidos, Anonymous afectó sitios en la red de ese gobierno y de la industria de la música.

¿Hacia dónde se dirige la Red?  La realidad es que, por mayor control que los gobiernos pretendan ejercer, controlar Internet es como barrer una playa y quitarle toda la arena: una labor imposible.  Cada vez que el gobierno intente controlar , los genios de Internet encontrarán alternativas para evadirlo. Pensar en regular algo mediante las leyes tradicionales o como medio de censura, habla de lo poco que saben y de lo mal informados que están los líderes mundiales.  Mejor deberían aprender qué es Internet, aprender a usarlo, y luego opinar.

Twitter: @agusyanez

WIRIKUTA, ALMA NUESTRA

“Todo su sistema ritual está basado en la idea de la reciprocidad sacrificial con los ancestros que controlan el clima, así como la riqueza, la salud y el bienestar humano. Destruir sus principales sitios sagrados es derribar los cimientos de su cultura”. 1

Recuerdo un sábado por la noche y la casa de algún ex novio. Recuerdo que teníamos la costumbre de hacer fines de semana cinéfilos: escogíamos un director y veíamos toda su obra. Esta vez era el turno de Hayao Myazaki y su Princesa Mononoke. En la cual, a través de los ojos de Ashikata, nos muestra la lucha entre los guardianes ancestrales de un bosque sagrado y los habitantes de una ciudad minera, quienes ansiosos, desean devorar hasta el último recurso ahí encontrado.

Tras un desfile de míticos personajes y mucha sangre, Myazaki nos incita a tomar conciencia sobre la existencia de lo sublime, de esa otredad que no sólo nos complementa, sino que nos define e identifica -como especie, como cultura, como pueblo-, permitiéndonos devenir en la eternidad, aun durante la confusión y los cambios. Sobra decir que esta historia, hasta el día de hoy, me conmueve muchísimo.

En 1988 la UNESCO incorpora el sitio sagrado Wirikuta 2 y la ruta histórica cultural de los Wixárikas a la Red Mundial de Lugares Sagrados Naturales.

Veinte años después, en 2008 se firma el Pacto de Hauxa Manaká, para la Preservación y Desarrollo de la Cultura Wixárica. Documento con el cual los gobernadores tradicionales, y las autoridades civiles, así como el Gobierno Federal se comprometen a proteger y fortalecer la continuidad histórica de los lugares sagrados y las rutas de peregrinación del pueblo Wixárika.

Los gobiernos estatales de Zacatecas, Durango, Jalisco, Nayarit y San Luis Potosí acuerdan difundir y preservar esta cultura, para que así, continúe siendo patrimonio de la humanidad.
En ese entonces se puede ver a un Felipe Calderón sonriente y ataviado con la vestimenta propia de los huicholes, exponerse como un presidente indigenísta, totalmente implicado con su problemática y la resolución de ésta.

Para 2010, aquel relato una vez imaginado por Myazaki, encontrará resonancia en nuestro país: Wirikuta y la tradición Wixárika se ven amenazados debido a las 22 concesiones mineras otorgadas a la First Majestic Silver Corporation. Compañía canadiense que pretende extraer plata 3 a lo largo de las 6 mil 326 hectáreas adquiridas.
A partir de este momento y durante el último año y fracción, bajo el asombro y el disgusto, el pueblo Wixárica ha iniciado una lucha para hacer valer sus derechos, para ser escuchados, para demandar el cumplimiento de los diversos acuerdos que legalizan a Wirikuta como tierra sagrada y para hacernos tomar conciencia de que para ellos:

“Su concepción del mundo implica penetrar en territorio sagrado. Una entrega de todo el grupo peregrinante frente a lo divino y que esperan sea el móvil de lo divino hacia ellos. Quitarles esta oportunidad a estos grupos humanos, apropiarse indebidamente de su territorio, es troncharles sus esperanzas de vida. No es cuestión de fe. Es toda una forma de ser cultural, a la que tienen derecho.”4

Wirikuta representa una cosmogonía que nos involucra a todos, que nos da la oportunidad de pertenecer, de construir una nación incluyente, basta, enraizada.
Estamos ante un motivo abierto, que desafía el principio espiritual sobre el cual se edifica la cultura Wixárica, y esto nos concierne a todos.

1 Paul Liffman, antropólogo del Colegio de Michoacán y autor del libro Huichol Territory and the Mexican Nation
 
2 Wirikuta es uno de los sitios sagrados naturales más importantes del pueblo indígena Wixárika (huichol), originario de la Sierra Madre Occidental y reconocido en México y en América Latina por haber conservado en gran medida la naturaleza de su costumbre ancestral y continuar practicando sus tradiciones culturales y religiosas, siendo para la cosmogonía Wixárika, uno de los cinco puntos cardinales de donde emanaron los dioses y al que periódicamente se dirigen las distintas comunidades del pueblo Wixárika para recrear el recorrido que hicieron sus antepasados para dar origen del mundo. Es también una zona ecológica de primera importancia para la biodiversidad: su ecosistema único abarca los estados de San Luis Potosí en la sierra de Catorce y el bajío en los municipios de Charcas, Villa de la Paz, Villa de Ramos, Zacatón, Catorce, Matehuala y Villa de Guadalupe.
 
3 La extracción del metal incluye procesos químicos de beneficio en los minerales, incluso con el uso de cianuro, habla de un método de flotación, en donde se usan químicos altamente contaminantes como los Xantatos, afectando los acuíferos existentes que abastecen las comunidades aledañas a Real de Catorce, donde se utilizarán cerca de 10,000 litros de agua por cada tonelada extraída, de acuerdo a los estándares de uso de agua de una actividad minera similar.
 
4 Alfredo López Austin, investigador del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, y uno de los más destacados estudiosos mexicanos.

EN HONOR A GUY FAWKES Y LA CONSPIRACIÓN DE LA PÓLVORA

La “Primavera Árabe” y todos los movimientos sociales que han surgido a través de este año en el mundo han compartido algo en común: El uso de las redes sociales y del Internet como sistema de comunicación para organizarse. Sin embargo no ha sido el único uso que se ha dado al ciberespacio como mecanismo de protesta.

A partir del 2008 surgió un movimiento de protesta y ataque dentro del ciberespacio conocido como “Anonymous”. Este movimiento ha realizado ciberataques a diferentes sitios en Internet, con la intención de demostrar la vulnerabilidad de los sistemas de muy diversos sitios en dicha red.
Esta organización considerada como ciberterroristas, protestó eventos como la detención del creador de Wikileaks en el Reino Unido, y las acciones de diversos gobiernos y empresas privadas en perjuicio de la colectividad. Sus ataques son completamente descentralizados y han dejado inoperantes sitios en la red como los portales de Visa, PayPal e incluso de algunos entes del gobierno de Estados Unidos de América, México y Europa.
Resulta interesante que el nombre de dicha organización alude al anonimato, y esto es el centro de sus operaciones, ya que no le dan cara a su movimiento, y se limita su presencia en Internet a enseñar a cualquier usuario a realizar ataques cibernéticos. En razón de lo anterior, han surgido grupos de Anonymous en muchos lugares del mundo.
Además de convocar al público cibernauta a las protestas en contra de gobiernos y multinacionales, este grupo ha anunciado por medio de un video en Youtube, que destruirá a Facebook, sitio web que se vincula a la CIA estadounidense, el 5 de noviembre del presente año. Esta fecha coincide con el aniversario de “la conspiración de la pólvora” en que Guy Fawkes y otros intentaron en 1605 destruir el Parlamento Británico. Lo anterior fue la inspiración para la película V for Vendetta de 2006, en que precisamente un personaje con una máscara con el supuesto rostro de Fawkes destruye el Parlamento Británico, y cuya máscara ha sido adoptada por este grupo.
Es difícil predecir si realmente este grupo de hackers podrá cumplir el objetivo de destruir Facebook, pero lo que es claro y es un tema recurrente, es que los sistemas en Internet son muy vulnerables a los ataques perpetrados por estos piratas informáticos, y representan un riesgo para la seguridad de los sitios y de los usuarios de Internet. Tan es así, que inclusive los gobiernos han empezado a crear procuradurías para perseguir estas actividades, y a considerarlos delitos de ciberterrorismo.
Sin embargo y es importante precisarlo, es que a pesar de que existen hackers que roban información de los particulares para hacer mal uso de dicha información, este grupo anónimo se ha centrado en dañar a los grupos de poder en el mundo. Inclusive se ha vinculado con movimientos como OccupyWallStreet, en un espíritu de lucha por cambiar el status quo actual de la humanidad por medio de protestas, ya que indudablemente las políticas actuales de la mayoría de los gobiernos están enfocadas a privilegiar a los más ricos y poderosos del mundo.
Sin duda nos encontramos frente a la revolución del Siglo XXI. Un enfrentamiento entre ricos y pobres, y no entre países, movimientos sin liderazgo ni agendas políticas, que tienden a buscar cambiar la forma como opera el mundo en su conjunto. Quizá ahora se catalogue como piratas a los anónimos, pero es probable que la historia los reivindique como insurgentes y líderes de un gran cambio social en el mundo entero.

FACEBOOK, UNA CÁPSULA DE TIEMPO

El reloj marca que son las 12:05 de la madrugada, hoy es mi cumpleaños. Está oscuro y parece que muchos duermen; yo en cambio gustosa de los rituales de aniversario permanezco despierta. Me pongo un poco emocional, recapitulo sin grandes dramatismos mi vida, dejo de pensar y me quedo sola frente a la pantalla, quiero ser felicitada en el muro del Facebook. Inmediatamente los mensajes empiezan a aparecer. La emoción me tiene con los ojos abiertos y no se me ocurre hacer nada más que mirar atenta las felicitaciones.

Miro mi muro, subo la página, la bajo. Aparecen actividades recientes, comentarios de hace dos días, de hace cinco… y de hace diez. Como apagón de luz que vuelve, me surge una idea que deriva en preguntas sencillas que me estremecen. ¿Qué hacía yo hace un año en mi cumpleaños?, ¿Desde cuándo tengo Facebook? ¿Quién me felicitó en ese entonces por el muro?

Mostrar historias anteriores

6 de junio del 2007. Olga Villegas es ahora miembro de Facebook. Me acabo de regalar de cumpleaños una cápsula de tiempo, un diario, un muro con recados de mi vida más reciente, dos años escribiendo lo que siento, lo que pienso. Una Olga en pedazos. Un diario online sin saberlo.

Para llegar a mi primer día en Facebook (fue hace dos años y no tenía la menor idea de que esto era una “red social”) tuve que dar clic no se cuantas veces al final del muro a una opción que dice: Mostrar historias anteriores.

Una lectura rápida de mis comentarios me deja pasmada. Ya puedo ver y distinguir épocas de mi propia historia. En algún momento hago reiterados comentarios de inquietud con respecto a los “amigos” agregados cuando todavía era sorpresa aceptar desconocidos. Veo la recolección de “amigos” que no sabía de ellos desde hace 20 años, soy miembro de no se cuántas páginas y movimientos, y sigo descubriendo cosas nuevas de mis amigos más queridos.

Las grandes navidades del 2008, la boda de mi hermana, el final de una relación de amor, las nuevas amistades virtuales, el nacimiento de mi sobrina, mi viaje a San Miguel de Allende, el coquetear con R, mis últimos conciertos, mi placer por la comida, mis ideales sociales, los puntos suspensivos de una ilusión, mi exposición de foto, el desempleo de grandes colegas, la llegada de un cachorro a casa que hoy tiene casi dos años, todo esto está registrado con fecha exacta en mi muro.

No estoy segura de la magnitud de ésta red social. Si yo pude ver mi pasado en pedazos, mis contactos lo pueden hacer también. Tentador: yo podría recapitular la vida más reciente de cualquiera de mis amigos agregados. Por ahora no se para que. El punto es que el registro de nuestro día a día está ahí. Cada uno con su propia cápsula de tiempo.

THE WORLD


A principios del siglo XX, la gente requería de la prensa escrita para conocer el acontecer mundial. Sin duda, ya en aquellos días, la velocidad de las comunicaciones (asistida de instrumentos novedosos como el telégrafo y el teléfono), replicadas mediante la prensa escrita, generaba un entendimiento a gran escala de lo que sucedía a través del globo. Sin embargo, en muchas ocasiones, las noticias podían tardar días o semanas en conocerse a escala mundial. Esto, a pesar de que en las grandes urbes, los diarios en ocasiones salían en doble edición; la
matutina y la vespertina.
En la década de los veintes, surgió un nuevo elemento que revolucionó la comunicación: La Radio. Este nuevo invento, que trasladaba la voz y las ideas por el aire, acercó de manera aún mayor, a toda la humanidad. Poco después, aparece la televisión, y sin lugar a duda, el mundo dejó de ser inaccesible por su tamaño, por las distancias, y por el tiempo: Ahora el telespectador se podía trasladar a través de la vista, a cualquier lugar, a cualquier momento, a sentir por la visión la historia del mundo, y sin duda del ser humano.

Pese a que la modernidad cambió a la humanidad, la comunicación permaneció a través de todo el siglo veinte, como un monopolio de los medios y de las grandes empresas de la comunicación. La información que se transmitía, y por ende que se compartía con las masas, con los pueblos,era siempre lo que el poderoso quería que
escucharan. Todo aquel que buscaba dar a conocer ideas, debía luchar contra gigantescos obstáculos para compartir sus ideas y aspiraciones.

El mundo actual ha logrado finalmente romper con este cerco y control de los grandes consorcios. No es de extrañarse que en los últimos dos años hayan comenzado revoluciones y movimientos sociales por todo el mundo: Todo esto es una consecuencia de las redes sociales. Es indudable que los pueblos del mundo árabe, como punto de partida, estaban desde hace mucho tiempo cansados y resentidos por la calidad de sus gobiernos. Sin embargo no encontraban el camino para organizarse, para entenderse, para planear y proyectar un mundo mejor. Ahora tienen el elemento faltante, gran motor de escape del control.
Sin duda el mecanismo más extraordinario, a partir de su simpleza, es la red social conocida como Twitter.
La premisa es sencilla: Escribes mensajes de hasta 140 caracteres.
Es todo. Sin más complicación. La gente se sigue en Twitter, no son necesariamente amigos, se leen unos a otros, y en ocasiones, se leen mutuamente, y hasta se dialoga.
Su portabilidad permite portarla en todo momento, ya que los archivos que se generan y envían por Internet, tienen el mismo peso que un mensajito de celular, por lo que hasta los teléfonos más sencillos, son capaces de compartir 140 caracteres. Ahora el mundo dialoga.

Todo el que tiene algo que decir, lo puede hacer. Aún cuando uno se encuentra con mucha trivialidad en lo que se escribe, con los pensamientos cotidianos de muchos, también se discute y razonan las ideas, se contraponen posturas, se pelea y se acuerda.

Gracias a esta red, auxiliada de Facebook (red social con más de 500 millones de usuarios, de los cuales la mitad se conecta al menos una vez al día) conocemos al instante lo que sucede en todo el planeta, ya no existe en el mundo un monopolio de la información. En este sentido, se puede decir, la humanidad ha escalado un peldaño más hacía la libertad.
Gente tan extraordinaria como Yoani Sánchez comparten, a pesar de las dificultades técnicas que representa enviar un mensaje por Twitter desde Cuba, sus ideas, su lucha y su esperanza. Se logra generar en lo inmediato un entendimiento del pensar del otro. Crece de manera continua el gran inconciente social, y con ello, se gesta un nuevo mundo. Un lugar en donde sea imposible controlar a través de la desinformación.

¿Bueno? ¿Malo? Difícil de definir.Sin duda será un cambio. Estar adentro de los pensamientos de otros todo el día, puede resultar complicado. Se puede generar una cercanía distanciada, ajena, pero permanente. Esperemos que las siguientes generaciones sepan controlar el cúmulo de información al que siempre tendrán acceso inmediato.

Esto es sin duda, una revolución que inicia en ciento cuarenta caracteres, pero será difícil definir hacía donde irá.