La vida misma

El futbol me apasiona, no solo como deporte, sino como fenómeno social y como una indiscutible analogía de la vida misma y el amor. En este último rubro, por ejemplo, no se puede entrar al amor con temor. Tampoco a la cancha. Pensar en lo duro que es un partido y en las enormes posibilidades que hay de que te den un par de buenos golpes antes de meterte a jugar, es tan infructuoso como no jugar. En el amor, uno se arroja al vacío esperando que el ser amado lo sujete en el aire. Sin miedo. Con coraje y sobre todo con la esperanza de que ese amor perdure. Uno no debe pensar en los golpes que se hayan recibido en el pasado, porque lo único que se logra es no gozar plenamente del momento que se vive, pensando en los miedos de otros tiempos.

C25_Demián_limpia copyEl futbol es sin ninguna duda, un remanso para millones de trabajadores en el mundo que se parten el lomo toda la semana, esperando con ansias la llegada del fin de semana para darle sentido a su vida. Los aficionados de algunos países depositan toda la responsabilidad en once jugadores para poder ser felices. Muchos de ellos juran que si su equipo gana, ahora sí serán completamente felices. La única verdad es que si uno no es feliz con uno mismo, no habrá ningún sustituto que logre hacerlo feliz. Ni el triunfo de nuestro equipo favorito ni un auto nuevo de lujo. Si partimos de la base de que la felicidad no es un estado constante, sino que nos llega en pequeñas dosis de éxtasis de vez en cuando, entonces la verdadera posibilidad de la felicidad solo puede nacer del fondo de uno mismo. Es únicamente cuando somos completos en nuestra esencia, que podemos aspirar a disfrutar de todo lo que la vida ofrece. De manera que nuestros hobbies, nuestras pasiones, nuestros gustos e incluso nuestros más escondidos placeres, serán siempre un complemento de nuestro ser íntegro, y no la solución a nuestros días tristes. Si basamos nuestra total realización en elementos externos, perderemos de vista qué nos falta para ser seres completos.

Algo que resulta siempre extraño y a veces hasta sospechoso es el ataque feroz de muchos medios de comunicación contra atletas que le dan alegrías a este país tan falto de ellas. Puede ser que algo falte en sus vidas para estar completos. El ejemplo más claro es la lista exagerada de críticas hacia el Chicharito por las jugadas que no terminan en gol. Resulta increíble la cantidad de tiempo que invierten repitiendo una falla cuando la prensa alemana enaltece sus aciertos. Así son muchos mexicanos. Pareciera que les ofende mucho el triunfo de otro mexicano en el extranjero. Javier Hernández, el delantero mexicano más importante en los últimos diez años, está donde está porque nunca se detiene a perder el tiempo en nimiedades. Simplemente continúa su camino para ser un ser completo. Somos muchos los mexicanos que no nos detenemos ante la oleada de malas noticias, ni ante la ineptitud de quienes nos gobiernan, ni ante los egoísmos y las envidias. Todos los días salimos a la calle millones de mexicanos convencidos de que significamos esa diferencia vital. Por todos estos mexicanos, salud. Y que los chispazos de felicidad sean más constantes y duraderos.

Futbol y honor por Demián Bichir

C24_Demián_001a

Chivas, el equipo de mis amores y mis sobresaltos, permanecerá por lo menos un año más en primera división. ¡¡¿Qué?!! ¡¿En serio acabo de escribir esto?! Qué extraño se siente haber llegado a este punto. Qué raro tener que hablar de la posibilidad de descender, de uno de los equipos más importantes de México y sin duda el más querido. ¿Qué pasó? ¿Qué hubo mal? ¿En qué momento se desbordó el río que nos puso a la deriva? Seguro que, tanto directiva como jugadores y cuerpo técnico, han hecho ya su propio análisis asumiendo la parte que les toca. ¿Cuál es la parte que le toca a la afición? Gritarle “buuh” al rival, no a sus propios jugadores, como lo hizo con Giovanni en el último partido de la liguilla, un chico todo corazón que lo único que deseaba era dar su mejor partido. La afición se equivocó y tendrá que recapacitar.

Nada mejor que una severa crisis para mirar hacia arriba porque ya no hay más abajo. Tocar fondo es lo mejor que le puede pasar al ser humano para analizar las cosas a conciencia y sin sentimentalismos. Eso seguimos esperando que ocurra en nuestro país, en donde tocamos fondo desde hace ya veinte años, sin que se vea una salida clara. Si el Guadalajara anda mal, es malo para todo nuestro futbol porque Chivas sigue representando ese fiel de la balanza, en donde reina la adoración por jugadores foráneos que desafortunadamente no siempre llegan a México a marcar una diferencia importante ni a elevar el nivel del futbol nacional. Guadalajara es la otra Selección Nacional que juega solo con jugadores mexicanos, y en muchas ocasiones es la única Selección Nacional, porque no acepta jugadores naturalizados como lo hace la Selección Mayor.

No hay duda de que este torneo ha sido una prueba durísima para los verdaderos aficionados del Rebaño. Pero ha provocado también un examen profundo hacia las mismas entrañas de su directiva y presidencia. El mismo Jorge Vergara lanzó un mea culpa hace varios meses, en una conferencia de prensa en donde leyó un comunicado, reconociendo que la arrogancia no había sido su mejor consejera. En el futbol, como en la vida, uno es tan digno como sea capaz de dignificar a los demás. En el caso del futbol, uno solo es un gran vencedor cuando honra al rival vencido. Por eso los jugadores del Bilbao se le fueron encima a Neymar en la final de la Copa del Rey, porque toda la grandeza de este enorme jugador se vino abajo en un gesto infame que, lejos de resolver una situación crucial para el Barça, sirvió solo para burlarse de un equipo evidentemente reducido en su capacidad de respuesta ante la aplastante maquinaria de uno de los grandes equipos del mundo.

No hay un dios que premie la arrogancia, los dioses se enfurecen cuando lo tienes todo para triunfar dignamente y muestras ese lado pequeño de tu espíritu. Chivas llegó a ser más arrogante y pedante que el mismo América. Los famosos desplegados de Chivas, lejos de ser “divertidas ocurrencias pícaras”, eran insultantes y le arrebataban la dignidad al rival vencido. La única realidad es que los únicos que quedábamos mal, éramos nosotros. Orillarnos tan cerca al precipicio ha servido para que el Guadalajara recuperara el honor, la furia, el corazón y la garra para subsistir. Pero lo más importante es que este evento nos ha regresado a la base que ha caracterizado a Chivas toda su vida: la humildad para afrontar los retos, respetando y honrando a todos los rivales. Larga vida a este nuevo Guadalajara. Y respecto a México, seguimos esperando a los hombres íntegros que nos conduzcan con honorabilidad y honradez a un futuro mejor.

La política del olvido

El Aristegui- gate ha revuelto las aguas de la conciencia colectiva. Tal y como lo ha señalado Carmen, son muchas y muy perversas las fuerzas oscuras que manejan los hilos que conducen al país y que sin duda han tenido mucho que ver con este golpe bajísimo al periodismo libre. ¿Qué ha sido lo que les ha molestado tanto? ¿Las investigaciones a fondo de casos como la desaparición de los cuarenta y tres estudiantes normalistas? ¿O el caso de las famosas casas? La historia de México ha confirmado que muchos gobernantes apuestan por la política del olvido, por no tener la capacidad de resolver los diferentes problemas que tienen en sus manos. Desde los Acuerdos de San Andrés hasta Iguala. Creen firmemente que si los ignoran, desaparecerán.

Una de las pocas voces claras y críticas de nuestra realidad social y política ha sido amenazada con ser silenciada una vez más. mvs optó por prescindir de Carmen Aristegui, un elemento vital que le brindaba credibilidad y prestigio. Si como dice Carmen y sospechamos millones de mexicanos, esta decisión se debió a presiones externas llamadas de alto rango, por poner el dedo en la llaga en asuntos que evidentemente “incomodaron” a más de uno, entonces será una raya que se le cargará a mvs, no a Carmen, y son ellos quienes tendrán que vivir con dicha mancha y sus consecuencias.

Pero el verdadero problema reside en que esta resistencia constante de los gobernantes en México para dar el paso definitivo a la mayoría de edad, seguirá estancando al país en jugarretas que solo beneficien a unos cuantos. ¿Existen o no la libertad de expresión y el derecho a la información veraz, no manipulada? Voces como la de Carmen Aristegui son necesarias en nuestro país, porque su periodismo tiene como única bandera la búsqueda y difusión de la verdad, como contraste de tantos medios que solo dan noticias a medias.

Carmen es necesaria porque les recuerda a la clase política y medios de comunicación serviles, que no olvidamos. Que la política de enterrar los hechos que nos afectan ya no funciona en estos tiempos. No es la primera vez que han intentado callar a Aristegui, pero su voz encontrará salida como lo ha hecho antes. Mientras tanto, esta lucha no es solo de ella, la tenemos que adoptar todos los que queremos un país verdaderamente libre y no de telenovela. Las redes sociales toman más y más fuerza cada día. Ahí está Aristegui. Ahí se puede escuchar. Aristegui Noticias es una de esas vías. Subestimar su alcance sería un error. Aquí nadie olvida.C23_Demián_web

Crear un círculo virtuoso por Demián Bichir

Nosotros no deberíamos estar llorando la desaparición de 43 estudiantes mexicanos. Ninguno de esos jóvenes hubiera tenido que manifestarse para exigir que sus gobernantes cumplieran con las más elementales condiciones para que su gente se desarrolle de manera digna y feliz. ¿Por qué tenemos que vivir en un constante reclamo? ¿Qué no se supone que la voz del pueblo es la voz de Dios? Entonces, ¿cuándo tienen planeado bajar de su limbo y ejecutar las demandas del pueblo que los llevó a donde están? A menos claro, que no haya sido el pueblo quien los llevó a donde están. Mientras ser político en México siga significando convertirse en poderoso y multimillonario, no tendremos jamás gobernantes capaces y honestos.

Las reglas deberían cambiar. Habría que decirle a quien quiera dedicarse a la política que los sueldos serán muy bajos. Que la verdadera recompensa será la satisfacción de beneficiar a toda una nación. Habría que advertirles a los diputados que los servicios médicos a los que tendrán derecho serán exclusivamente en las clínicas del seguro social y los mismos hospitales y médicos que utiliza la clase trabajadora. Entonces sí, ellos mismos se encargarían de que fueran los mejores servicios de salud del país. Ahí está, dos pájaros de un tiro. Habría que establecer también que se acabaron los bonos de esto y de aquello. Una fiscalización verdadera sobre la riqueza y bienes patrimoniales de quien sea que quiera ser alcalde, presidente municipal, gobernador, diputado, senador o presidente de la República, debería ser establecida con un rigor a prueba de corruptelas.

C22_Demián_001La peor tragedia es que quienes se dedican al crimen organizado, ingresan a este con los mismos objetivos: alcanzar el poder y el dinero. Y en medio de todo esto, 43 estudiantes que reclamaban lo justo. Pero esas 43 voces se convirtieron en millones, adoptando sus reclamos y exigiendo que aparezcan. Nadie quiere pasar más tiempo en las calles. Esa energía hace falta en las aulas para generar científicos, artistas y atletas. Nadie quiere que las historias que nos manchan como nación se sigan escribiendo a costillas de jóvenes estudiantes. Es un círculo vicioso porque nadie quiere ceder. Ese círculo solo puede convertirse en virtuoso si los gobernantes dan el primer paso hacia un estado de derecho basado en la paz con justicia y dignidad.

Merecemos mejor destino por Demián Bichir

Ayotzinapa se convirtió volvió de pronto en un lugar conocido por todos, dentro y fuera de México. En la cultura del olvido que parece querer prevalecer aun en estos días en nuestro país, muchos funcionarios les ruegan a sus dioses que la flaca memoria del pueblo mexicano los ampare, para que los ilícitos que cometen se diluyan con el tiempo. Olvidan que, en estos tiempos, algo tan grave como la desaparición de seres humanos, no puede ocultarse tan fácilmente como antes. Ayotzinapa se ha convertido en la voz que reclama el retorno de sus hijos y el retorno de todos los hijos que no han sido encontrados a lo largo de tantos años. No solo es el grito solidario y cada vez más fuerte de la sociedad civil y de la comunidad internacional para exigir que se presenten con vida los 43 estudiantes “desaparecidos” desde hace varias semanas, sino que les recuerda de manera fuerte y clara a todos los niveles de gobierno, que esa voz no callará hasta encontrarlos y castigar a los responsables de su desaparición.

C21web_Demián_001aHemos dicho de manera firme que no aceptaremos menos que la verdad y que no nos moveremos de aquí hasta que se rindan cuentas claras sobre todas las exigencias que laceran a México. A los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa se unen miles de padres más, que siguen sin saber qué pasó con sus hijos. Desde los estudiantes desaparecidos en el ‘68 hasta los crímenes más recientes. El grito de estos padres no es sordo ni solitario. Tiene un eco que taladra muros, cruza fronteras, penetra embajadas y abre arterias, llenando la sangre palpitante de los justos contra los corruptos y quienes abusan del poder. En estos tiempos será muy difícil inventar nuevas “Pacas” y “sembrar” cuerpos sin rostro. En estos tiempos las revoluciones las hacen los ciudadanos del mundo, de manera pacífica, y se puede convocar a una idea en cuestión de segundos y hacerla atravesar el mar de inmediato.

La solidaridad del mundo es patente y en cada rincón del planeta se sabe ya de esta nueva vergüenza para nuestro pobre país. Pero Ayotzinapa no solo ha servido para desnudar un sistema judicial con infinidad de fisuras y ha puesto en evidencia al raquítico Estado de Derecho que impera en México, sino que ha servido para recordar que son muchos los casos pendientes en nuestra historia reciente. Desde el ‘68, el ‘71, Aguas Blancas, Acteal, la guardería abc, hasta Tlatlaya y Ayotzinapa, por ejemplo. México merece un mejor destino y gobiernos que estén a la altura de la grandeza de su gente. Los hay. Esta es su oportunidad para brillar y pasar a la historia como hombres y mujeres cabales. No como pillos vulgares. Los estamos esperando. Digan “presente”.

¿Para qué sirve el arte? Por Demián Bichir

C20_Demián_BEn estos tiempos revueltos y desoladores en los que, no importa a dónde volteemos la vista, nos topamos inevitablemente con toda clase de violencia, “más queda” (dijo el gran Cerati). El silencio que guardamos hacia cualquier tipo de injusticia o crisis humanitaria, nos convierte en cómplices de la brutalidad. Es importante no acostumbrarnos al horror. Es necesario gritar ¡no! cada vez que se abusa de un pueblo, de un vecino o de un hermano. Quienes piensen que lo que ocurre en la Franja de Gaza no afecta a todos, se equivocan. Quienes crean que la crisis humanitaria que viven miles de niños agolpados en la frontera de México con Estados Unidos, es problema de ellos y de nadie más, cavan su propia tumba hacia una muerte solitaria y triste.

La lista interminable de eventos dolorosos nos ha arrojado al nihilismo, encerrándonos en una burbuja gigante. Hemos tenido que cerrar los ojos para no llorar, taparnos los oídos para no escuchar los lamentos, porque nos quitarían el sueño para siempre. Y de pronto, en medio del caos, se escucha una melodía. De pronto, en medio de la lluvia de fuego, aparece un poema. De la nada surge una danza en medio de la terrible soledad que nos provoca el vacío de no saber quiénes somos. Ese pequeño instante en que la gente siente, se sorprende, se conmueve, reflexiona, ríe y también llora, es provocado por el arte. Esa capacidad especial de transformar lo común en belleza.

C20_Demián_AEl arte es el remedio más efectivo contra la estupidez humana. El arte regenera corazones corrompidos por el egoísmo. El arte sana las mentes heridas y las blinda contra las mentes obtusas. El arte todo lo puede, lo permite todo. Los seres humanos que desde niños fueron puestos en contacto con las artes, serán menos propensos a destruir y delinquir y tendrán siempre mayor capacidad para decir que sí y construir, tolerar y compartir.

Pobre del hombre que no tenga una canción. Pobre del hombre que no pueda nombrar tres libros favoritos. Pobre del hombre que no se haya parado jamás en un teatro para dejarse conmover. Pobres de las mujeres y los hombres que no se regalen el más mínimo contacto con las artes. Pobre de la gente que no haga de su vida un arte. Pobre de aquel que de su vida haga un camino vulgar.

Cada mañana de cambio de estación, es recomendable inyectarse una ampolleta intravenosa de arte como antídoto contra la barbarie.