c29_siddhartha_1

Siddhartha: lo que nos hace únicos

La capacidad de capturarnos en la soledad de nuestros sentimientos es una de las mayores virtudes que encontramos en las letras de Siddhartha. La necesidad de generar el sonido exacto para acompañarlas, lo ha llevado a un exigente trabajo en el estudio, donde se hace acompañar de los cómplices que le demanda su proceso creativo. No (se) da concesiones hasta cumplir el propósito. Decanta cada elemento hasta que la canción llega a su destino. El músico tapatío se ha consolidado, a través de sus cuatro discos en estudio, con un público que no solo se limita a nuestras fronteras, sino que se cuenta hacia el norte y el sur del continente. Cada vez es más frecuente su presencia en festivales de gran formato en las capitales de Latinoamérica, pero nunca descuida los shows propios, donde la conexión con la audiencia se vuelve íntima, conmovedora. A punto de la presentación de su nuevo material en la Ciudad de México (con entradas agotadas), Siddhartha toma el teléfono para esta conversación.

 El vuelo del pez fue un material que te dio prácticamente dos años de gira y de trabajo sobre el escenario. ¿Cómo alternaste esto con la realización de Únicos
La última etapa bajamos un poco el ritmo. Habíamos decidido parar por completo para dedicarle el tiempo a este proceso, pero también por otra parte no dejamos de recibir invitaciones y algunas eran difíciles de rechazar ya que eran ciudades importantes, lugares que nunca habíamos visitado o festivales en los que nos interesaba participar. Entonces hicimos algunos breaks en medio de estos shows, que fueran un poco más elegidos y aislados. Casualmente este álbum me fue mucho más ágil. En un periodo corto compuse la mayoría de los temas. Probablemente en tres o cuatro semanas se habrá gestado toda la parte creativa y de maqueteo y el resto del tiempo fue mucho más para aterrizar, elegir estas canciones y llevarlas a la postproducción y al estudio. El hecho de haber pasado tres años acumulando ideas y ganas de hacer cosas a nivel creativo, hizo que me diera más el tiempo. Además, hice este proceso en la playa en unas semanas que estuve ahí concentrado, lo cual hizo que fluyera mucho mejor. El disco empezó a gestarse en julio de 2015 y ya estaba finalizado entre abril y mayo del 2016. Para mis estándares eso fue bastante ágil.

Recuerdo los procesos de cada una de tus placas y justo han sido muy diferentes una de otra. ¿Qué tanto esos procesos se reflejaron en el resultado final?
Todo tiene que ver con el resultado, ya que tu estado anímico, el entorno en el que estás conviviendo, las personas y hasta el clima, influyen. Incluso es algo que podemos ver de acuerdo a la música de cada país, su lugar, su clima, su cultura. Acá sucede algo similar a un nivel más pequeño y más concentrado, pero sí creo que cada disco ha sido resultado del proceso, sin duda, pero también del ciclo. Todos han sido discos muy fotográficos. Le da mucha temática a estos ciclos que se abren o se cierran y que reflejan lo vivido durante ese trayecto tanto a nivel lírico como personal y musical. Todo influye, y el hecho de haber hecho este disco en estas condiciones —en la playa— se tradujo en un estado de ánimo que con todo y las curvas que tiene el disco, en general está enmarcado bajo ese contexto.

Un punto que es muy importante entre cada uno de estos discos y sus procesos es que has mostrado un crecimiento exponencial en todos los sentidos como artista, desde la creación y producción hasta los alcances que has logrado en cuanto a presentaciones, viajes e incluso al número de fans, todo ha sido un crecimiento constante.
Sí. Es algo que se deriva de un montón de factores. Desde que el proyecto comenzó ha ido subiendo escalones. A veces uno, a veces cinco, a veces diez, pero siempre en ascenso. Esto se debe también a que en mi búsqueda por hacer la música que disfruto, trato de hacerla cada vez mejor. Para mí es una especie de juego musical, tratar de cambiar las fichas pero siempre ir avanzando. También vas aprendiendo: en mi primer disco estaba en una etapa muy ingenua respecto a ser el protagonista del proyecto, al rol que jugaba en él para bien y para mal. Con el tiempo vas teniendo más claras tus ideas musicales y hacia dónde quieres ir y he tenido la suerte de que esto ha ido de la mano con una buena conexión con gente que disfruta de la música que hago, se ha viralizado, ha ido creciendo como supongo debe crecer toda la vida, siempre hacia adelante. Sigo en ese trayecto y todavía creo que me faltan un montón de cosas por hacer.

c29_siddhartha_2Justo ahora que mencionabas tu primer disco, estos cuatro materiales han servido —a mi entender— para repasar el concepto de “hazlo tú mismo”. En estos cuatro discos ha habido una transformación en tu relación con la industria musical.
Las necesidades de un proyecto se van cubriendo conforme al momento mismo. Al principio todo era sumamente artesanal y yo hacía gran parte de los aspectos del proyecto, en lo musical, en lo visual, la distribución, la promoción. Recuerdo que vendía mis discos yo mismo por MySpace, yo iba y los entregaba en un correo postal. En cuanto el proyecto empezó a tener más demanda y más público eso se tornó imposible, entonces empezamos a buscar nuevos métodos para hacer llegar la música hasta la gente y esto propició que hubiera personas interesadas en distribuir el disco, que se pusiera en tiendas y así poco a poco cada vez el proyecto se fue rodeando de aliados, amigos, gente que lo volteó a ver y a la que le interesó participar del segundo paso. Eso ha seguido sucediendo hasta el momento. Tuvimos tres discos independientes que trabajamos hasta donde pudimos y creo que llegamos lejos bajo este método, pero también eso empezó a tener una limitante. Hay más gente que quiere nuestro trabajo y por eso nos sumamos a la fila de una disquera. Era natural para poder seguir creciendo. Teníamos que repartir el trabajo, pero fuimos muy cuidadosos de con quién hacerlo, por qué hacerlo y bajo qué condiciones, porque ya llevamos un camino y un objetivo muy claro. Ahora hay la experiencia para saber qué queremos y hacia dónde vamos.

Todo esto se relaciona con algo que mencionabas: el público, y la conexión que has logrado con él. ¿Qué crees que hay en tu música para hacerlo sentir único?
Lo que más caracteriza mi música es que es honesta. Es música sin pretensión, siempre la he disfrutado, desde chico hago canciones y siento que tienen esa cierta ligereza. También acumulando muchas respuestas con gente que me ha transmitido ese sentimiento. Hay música que está hecha para el consumo masivo y hay música que puede llegar a ser consumida masivamente sin que su definición sea esa, que conecta con otro tipo de sensaciones humanas. Cuido mucho mi trabajo, trato de hacer un disco que tenga buena manufactura, que tenga calidad en todos los sentidos. No me conformo con el primer resultado, siempre estoy en la búsqueda de canciones que lleguen a su máxima expresión. Es un camino interminable pero conforme lo vas practicando vas llegando a lugares nuevos y creo que eso conecta.

Hay también una conexión interesante en las redes sociales, en donde de cierta manera ofreces seguimiento del trabajo musical y de los shows; frecuentemente hay información tuya y los fans responden interactuando contigo, e incluso muchos de ellos te piden que vayas a sus ciudades.
Las redes son parte del reflejo del crecimiento del proyecto. En ese sentido sigo generando el contenido de las redes. Tampoco soy una persona sumamente apasionada de todo el tiempo tener que decir algo; entiendo que es un buen método de comunicación con el público, pero el mensaje que doy en las redes es informativo y un poco personal de compartir la experiencia. Eso también ha hecho que haya buena conexión, la gente distingue entre lo espontáneo y lo comercial. Creo que es una manera de conocerte a través del público y también conocer a la gente que te escucha.

¿Cómo será el montaje en vivo para el tour de Únicos?
Llevamos algunos meses trabajando en la idea, es un concepto que visualmente va de la mano de todo el arte del disco y de la idea general de la temática de Únicos. En los discos anteriores no habíamos podido lograr replicar esa idea por toda la gira; de pronto es complicado por ciertas circunstancias o en algunos lugares. Ahora lo tenemos mucho más planeado en ese sentido. El nombre del disco tiene relación con todos los seres vivos, todas las cosas que si bien son parte de un todo también son únicas por el simple hecho de existir. Eso era una idea compleja de traducir a nivel visual y creo que ya lo logramos.

Siddhartha se presenta el 15 de diciembre en el Teatro Diana de Guadalajara.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario