ILUS SOBRE ELLA

SOBRE ELLA

Por lo general siempre escribo sobre pelis norteamericanas o géneros que no tocan los cineastas nacionales, pero en esta ocasión sobresale en la cartelera la ópera prima de Mauricio T. Valle, Sobre ella.

Sobre ella trata la historia de un grupo de amigos muy unidos, antes y después de un trágico accidente, y de cómo retoman las relaciones interpersonales a partir de ciertos hechos que marcan el destino de sus vidas.

Mauricio T. Valle, conocido más como actor que como director, hace un atrevido retrato de una juventud “privilegiada” en una ciudad en la cual el entorno modifica y dicta los destinos de sus protagonistas. Y aunque este retrato no hace una radiografía completa sobre una generación o grupo social, sí deja en claro la postura del director a la hora de hacer su narrativa, ya que nos cuenta la historia de una manera poco ortodoxa pero, una vez completa, entendemos cada uno de los episodios.

Lo que más me llama la atención del filme es el atrevimiento de contar historias de diferente manera, ya que más que una historia nueva o que no se haya visto, es la manera en la que es contada. En este sentido Mauricio T. Valle hace una clara referencia al cine independiente estadounidense y se vale de uno de los géneros que más ha llamado la atención en los últimos años por su estilo narrativo y su poco costo en relación con la producción, y se basa más en los diálogos para contar un contexto en vez de contextualizar a base de tomas y establishing shots.ILUS SOBRE ELLA

 

 

El estilo en el que este filme podría ser categorizado es  mumblecore, que es del cine indie caracterizado por hacer de la falta de medios un signo de distinción ético y estético, y por utilizar canales alternativos para su distribución. En el plano ético, más que un statement es una postura ante el cine independiente hecho específicamente para festivales como Sundance (que tratan de decir qué es cine independiente pero en realidad hay bastante dinero y marketing detrás de estas producciones: no son los grandes estilos de Hollywood pero tampoco son esas pequeñas casas productoras con crews pequeños para trabajar). Mumblecore, bautizado por un técnico de sonido al escuchar cómo los actores, más que hablar, murmuraban sus diálogos y por lo general (no en todos los casos) reúne a actores no profesionales, hay mucha improvisación, interpretaciones naturalistas, planos largos con cámara en mano y sin una mezcla de sonido perfecta, más bien el sonido suena sucio un poco a propósito.

Para el director tiene más sentido invertir en el soundtrack de su ópera prima que en la misma producción y esto porque la música hace una referencia contextual y emocional a las situaciones del filme, y en el mejor de los casos me parece que esas referencias musicales son más personales que generacionales, pero eso le imprime un toque personal al filme que lo hace más intimo y hay una relación inmediata entre el director y el espectador, ya que la historia en sí está llena de recuerdos y vivencias íntimas y personales de los protagonistas, vistas desde diferentes puntos de vista, que al final cuentan el mismo relato desde otra óptica.

Lo que me gusta del filme es el realismo y familiaridad con que están filmadas las escenas de fiestas, reuniones y pláticas, ya que por momentos podemos sentirnos parte de esos ambientes sin sentir que es una película, y más bien como si estuviéramos por momentos ahí dentro. Cuántas veces no hemos recordado todos aquellos episodios de nuestras vidas en los que la hermandad de un grupo de amigos es definida por el compartir desde los momentos más simples hasta los más complejos, y es cuando se forman esos lazos emocionales para así llevarlos en nuestra memoria y aquí el director hace uso de sus recursos emocionales para involucrarnos en todos los momentos.

Definitivamente, Sobre ella es lo más actual que se ha visto de cine mexicano contemporáneo en cuanto a narrativa y el principio de una larga y exitosa carrera para T. Valle detrás de la cámara.

 

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario