Solo en Las Alamandas

El mundo ha cambiado mucho en estos últimos meses con la llegada del covid. El turismo ha sido una de las áreas más afectadas. De pronto dejamos de viajar y la idea de volver a hacerlo nos hace sentir vulnerables. Por eso sugerimos empezar poco a poco por los lugares en nuestro país que nos hagan sentir seguros, lugares en los que se tenga privacidad y con la menor cantidad de gente posible.

Dentro de esas opciones está Las Alamandas, una propiedad con solo diecisiete suites en 700 hectáreas, en donde el distanciamiento social es natural. Las siete villas pueden estar separadas por patios o abiertas como casas privadas. La playa está a unos pasos de distancia y dado que la accesibilidad solo es posible desde la propiedad, los clientes pueden disfrutar de la elección de cuatro playas privadas y ser los únicos en una playa de más de un kilómetro de largo o en una pequeña y romántica playa.

Las Alamandas

Las comidas se pueden disfrutar en el restaurante Oasis al aire libre, frente al mar en el club de playa La Palapa, en la privacidad de la terraza de las habitaciones o suites, o como un picnic en una de las playas del hotel. El menú es una experiencia “de la granja a la mesa”, con opciones que cambian a diario, para ofrecer los mejores mariscos recién pescados, una selección de carnes, frutas y verduras cultivadas orgánicamente de nuestros huertos. Los platillos se pueden preparar para adaptarse a cada solicitud dietética, desde vegana hasta kosher.

Respirar el aire fresco y disfrutar de un baño en el mar o un paseo por la playa, son actividades ideales para desarrollar inmunidad a los virus, y todo esto se puede disfrutar con espacio más que suficiente.

Muchas suites tienen sus propios jacuzzis, y frente a la playa la Casa Isabel Master Suite tiene una generosa piscina con jacuzzi, ideal para familias, mientras que la Suite Presidencial frente a la playa es una suite de dos dormitorios con piscina privada.

La piscina cerca del club de playa tiene varias áreas de descanso y para tomar el sol, generosamente espaciosas, por lo que siempre se respeta el requisito de separación de seis pies.

Los huéspedes pueden disfrutar en privado de recorridos por la propiedad, cabalgatas, kayak, cocteles en el mirador Puesta de Sol. También pueden reservar el gimnasio y sala de vapor que son desinfectados antes de cada uso, o solicitar masajes con aceites esenciales, que crean inmunidad, en una pequeña palapa frente a la playa o en la privacidad de una suite, dados por terapeutas de ambos sexos que también han sido puestos en cuarentena.

Al llegar a la propiedad los huéspedes son recibidos con toallas de manos frescas, con aceite esencial antibacteriano y un gel antibacterial. Todo el equipaje se desinfecta antes de cargarlo en el automóvil y hay máscaras disponibles si alguien las desea.

Las Alamandas es ideal para una escapada romántica después del cierre, unas vacaciones familiares o para celebrar una boda pequeña.

Conoce más en alamandas.com

Deja un comentario