C17_TomD_head

Tom Dixon

Tom Dixon es un diseñador autodidacta, es decir que ha aprendido todo por sí mismo, fuera de las escuelas. Su trabajo ha sido expuesto y adquirido por museos globales como el MoMA en Nueva York y el Pompidou en París. Fue director creativo de la tienda Habitat y hoy lo es de la suya, especializada en iluminación, muebles, accesorios y diseño de interiores. Maison & Objet lo nombró Diseñador del Año 2014. El recién inaugurado restaurante parisino Eclectic es obra suya. Actualmente se encuentra trabajando en su primer proyecto hotelero: 340 habitaciones que abrirán sus puertas este verano en Londres.

296955_376438549144165_395052869_nEl pasado 26 de febrero, Tom Dixon estuvo en Guadalajara para presentar su nueva colaboración con Hennessy, la botella color cobre de edición especial que él diseñó. Me pidieron que lo entrevistara esa misma tarde, y fue entonces que me di cuenta de su magnitud como diseñador.

En la biblioteca Juan José Arreola, todas las paredes a la vista estaban cubiertas por papel tapiz en que se leía su nombre. Personas en traje (gracias a Dios no me puse jeans). Puertas de cristal permitían ver a Dixon, sentado en una silla grande, negra y acojinada, con una botella brillante en las manos. Algunos reporteros haciendo preguntas.

C17_TomD_01Me dirijo hacia él. Un barbón y perfumado hombre me detiene en la puerta: “¿Sí? ¿Quién eres? Será mejor que esperes unos minutos.” Observo a la reportera en turno: lleva una hoja de preguntas, un libro que se lee “Tom Dixon” y una Louis Vuitton en los brazos. Lo único que yo tengo en las manos es un anillo y mi iPhone para grabar la entrevista. Bravo, Julia, ¡bravo!

Se acerca José Luis (RP de Mr. Dixon), me hace saber que en dos minutos más me toca la silla caliente y le comento que no tenía idea de la botella. Tal vez escucha gotas de pánico en mi voz, porque me dice: “No te preocupes, él ahorita te cuenta, ¿sí sabías que ganó Wallpaper’s Designer of the Year en 2011, verdad?”. Gulp, no suelo ponerme nerviosa: me pongo nerviosa. Me había metido a tomdixon.com, había leído su biografía y ¿por alguna reverenda razón no leí que era el mejor? Respiro hondo, tomo un trago de agua y en dos pasos estoy parada frente a Tom y a otro señor.

José Luis explica: “Él es Olivier Paultes, uno de los enólogos de Hennessy, y te dará una introducción a la colaboración.” Mientras el célebre diseñador va al WC, Olivier me habla de la importancia que tiene la calidad dentro de la empresa: “Con esta botella queremos que nuestros clientes descubran nuestro coñac a través de todas sus facetas. La faceta visual se logra apreciar con la botella; el color cobre representa al del coñac y el relieve, a las cosechas de las uvas, de tal manera que uno va probando la bebida con los ojos.”

Por medio del olfato se pueden apreciar el poder y la energía que transmite Hennessy: la mezcla de pimienta negra, canela, frutas y confitura de albaricoque. Una parte de Hennessy está en el pasado, en la tradición, mientras que la otra va al futuro, a innovar, pero ambas reúnen siempre la mejor calidad posible. “La botella cambia, es diferente, pero el coñac sigue siendo el mismo. No tenemos el derecho de cambiar lo que nuestros clientes aman”, explica el francés. “Dixon estuvo un par de días en Chateau de Bagnolet, para inspirarse e impregnarse de nuestra filosofía.”

Paultes agrega que la edición Tom Dixon es nueva y especial, que lo escogieron a él porque para ellos es todo un artista: el mejor. A los cinco minutos, Tom está de regreso, se sienta con estilo y me deja preguntarle…

C17_TomD_02¿Cuándo supiste que querías ser diseñador?
Al día de hoy todavía no estoy seguro, ni si quiera ahora estoy realmente convencido de querer ser un diseñador. Cada vez hago algo distinto, eso es algo fascinante de lo que he construido, de mi profesión. A veces hago ingeniería, a veces hago comunicación, a veces hago negocios, a veces hago trabajo de fábrica y a veces estoy organizando cosas, pero de repente tengo una idea, la llevo a cabo y luego quiero comercializarla, ¿sabes?
Entonces en realidad nunca quise ser un diseñador, simplemente me encanta hacer.

¿Cuál es tu mayor inspiración?
Mi mayor inspiración suele ser una maquina, algún material, alguna nueva técnica o una fábrica en la que me gustaría trabajar. A veces me obsesiono con un material que jamás he usado, como el mármol o el cristal, pero en el presente ese material es el cobre, así que todo es cobre.

¿Admiras a alguien?
A muchas personas, es difícil mencionar a una sola. Siempre he admirado a gente fuera de mi profesión. Por el momento ha habido una corriente de escultores que han tenido mucho éxito en Gran Bretaña, sus obras me han gustado, son admirables.

Háblanos de tu colaboración con Hennessy.
Ha sido muy interesante viajar a través del tiempo y a Francia, a esa región del coñac, que transmite tanta tradición y experiencia. Es sorprendente ver las manos detrás de esta compañía global, la posibilidad de observar los dos lados de Francia en una bebida.

* * *

Mr. Dixon, quien fue reconocido con la Orden del Imperio Británico en 2001, me cuenta que hay algo único en la longevidad de Hennessy, de tal manera que la bebida siempre se encuentra en una continua reinvención. Él mismo espera adquirir esa cualidad con el paso del tiempo, esa habilidad de mantener una altísima calidad que nunca pase de moda.

Es su primera visita a México y dice que, aunque no ha observado nuestro país tanto como quisiera, le ha encantado. Después me confiesa su agotamiento: hace dos días llegó al DF, hoy a Guadalajara, son casi las 8 de la noche. La inauguración de La Singular y una elegante cena le espera. Rompiendo el hielo, Tom me susurra “¿Sabes cuál es mi actual ambición? Comer un taco en la calle.”

Le recomiendo mis tacos favoritos, entre risas me pongo de pie. Agradezco a Olivier Paultes y a Tom Dixon su tiempo, agradecen el mío, me felicitan por mi francés y salgo de la biblioteca. Volteo hacia el cielo nublado, mi mente repite: “Tom Dixon” y sigo sin creerlo.

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario