CREAM2

Vino con causa

Cuando hablo de vino es tal el placer que siento, que no me hace falta más: imagino el entorno perfecto, la mesa, la gente, el clima y el ambiente… Hablar de vino es hablar de buenos momentos. El vino es placer, es historia. Hoy les platico precisamente una historia que se genera alrededor de un vino, sin ser este el protagonista de ella.

Les voy a platicar de Pitaya, el rosado de la ahora multigalardonada vinícola, Casta de Vinos del Valle de Guadalupe. Claudia Horta, sommelier y propietaria de la bodega, se dio a la tarea de diseñar este vino cuando su querida comadre fue diagnosticada con cáncer de mama. Tras buscar cómo darle un chiqueo a su amiga, llegó a este hermoso resultado, un vino súper fresco, lleno de frutas tropicales, elegante y divertido: “Quería hacer un vino elegante y muy fresco, que me recordara a los rosados de Provence”, nos comentó Claudia cuando nos presentó la añada vigente, la 2015, allá en la bodega, en El Valle.

CREAM2Finalmente y después de una dura batalla, la comadre de Claudia falleció víctima de este maligno enemigo de la mujer. Claudia decidió en ese momento que las utilidades que Pitaya generara año con año se destinarían a apoyar a una paciente particular cada vez, y así fue como con el resultado de la añada 2014, se pudo apoyar a la primera mujer que se benefició de esta noble causa. Entonces, de esta manera, el vino cumplió su cometido una vez más: el de brindar placer y felicidad a alguien que quizá nunca lo imaginó. ¡Y así lo hará año con año!

Los invito a todos a probar Pitaya y más en esta temporada, pues durante el mes de octubre tenemos en todo el mundo campañas específicas de la lucha contra el cáncer de mama. Además el vino será el acompañante perfecto de unos buenos chiles en nogada, en súper boga también este otoño.

En dónde encontrarlo
Guadalajara: La Castellana, Vinos América, Ofelia Bistró, Polanco / Ciudad de México: La Castellana

¿Te gustó esta publicación? Compártela con tus amigos:

Deja un comentario